Inicio | Documentos | Citas Bíblicas y Comentarios | Guía para la Oración | Cantos | Imágenes

Cantos para el Tiempo Pascual

Himnos:

Glorias:

Aleluyas:

Marianos:


Especial sobre la Virgen María - Cantos Marianos




CANTANDO LA ESPERANZA

NUESTRA ALEGRÍA Y NUESTRA ESPERANZA
ESTÁ PUESTA EN JESÚS
Y CON MARÍA EL NUEVO DÍA
CELEBRAMOS HOY. (2v)

1. Es la Fe fortaleza,
rompe todas las tristezas.
Siempre firme la Esperanza,
no se agota, no se cansa.

2. Y el más grande, el Amor,
trae perdón, trae a Dios.

YO NO OLVIDO A LOS HOMBRES

1. No, yo no dejo la tierra.
No, yo no olvido a los hombres.
Aquí, yo he dejado la guerra;
arriba, están vuestros nombres.

«¿Qué hacéis mirando al cielo,
varones, sin alegría?»
Lo que ahora parece un vuelo
ya es vuelta y es cercanía.

EL GOZO ES MI TESTIGO; LA PAZ, MI PRESENCIA VIVA,
QUE AL IRME SE VA CONMIGO LA CAUTIVIDAD CAUTIVA.

2. El cielo ha comenzado,
vosotros sois mi cosecha.
El Padre ya os ha sentado
conmigo, a su derecha.

Partid frente a la aurora,
salvad a todo el que crea.
Vosotros marcáis mi hora;
comienza vuestra tarea.

EL PEREGRINO DE EMAÚS

POR EL CAMINO DE EMAÚS
UN PEREGRINO IBA CONMIGO.
NO LO CONOCÍ AL CAMINAR;
AHORA SÍ, EN LA FRACCIÓN DEL PAN.

1. «¿Qué llevabas conversando?»,
me dijiste buen amigo,
y me detuve, asombrado,
a la vera del camino.
«¿No sabes lo que ha pasado
ayer en Jerusalén,
a Jesús de Nazaret,
a quien clavaron en cruz?
Por eso me vuelvo triste
a la aldea de Emaús.»

2. Van tres días que se ha muerto
y se acaba mi esperanza.
Dicen que algunas mujeres
al sepulcro fueron de alba.
Pedro, Juan y algunos otros
hoy también allá buscaron.
Mas se acaba mi confianza:
no encontraron a Jesús.
Por eso me vuelvo triste
a la aldea de Emaús.

3. «¡Oh tardíos corazones!,
que ignoráis los profetas!
En la Ley ya se anunció
que el Mesías padeciera,
y por llegar a su gloria
escogiera la aflicción.»
En la tarde de aquel día
yo sentí que con Jesús
nuestro corazón ardía
a la vista de Emaús.

4. Hizo señas de seguir
más allá de nuestra aldea,
y la luz del sol poniente
pareció que se muriera.
«¡Quédate forastero,
ponte a la mesa y bendice!»
Y al destello de su luz,
en la bendición del pan,
mis ojos conocerán
al Amigo de Emaús.

CAMINO DE EMAÚS

1. Un día caminaban dos amigos a Emaús,
lloraban su tristeza por la muerte de Jesús.
De pronto en el camino una sombra se acercó,
la noche de su pena con su luz se iluminó. (2v)

2. Morir tiene sentido, como el grano que al caer
se muere la semilla para luego florecer.
Jesús murió clavado en el madero de la cruz,
su muerte nos da vida y la noche se hace luz. (2v)

3. El grano se hace espiga, la semilla se hace flor,
la muerte engendra vida en la victoria del Señor.
Ya puedo hallar sentido a nuestra muerte y al dolor:
Jesús nos ha asumido en el Calvario redentor. (2v)

4. Nosotros, peregrinos, peregrinos en la fe,
esperamos anhelantes la victoria que nos dé.
Queremos, Madre nuestra, que nos guías a Jesús,
nos lleves a adherirnos al impulso de su amor. (2v)

VEN, ESPÍRITU SANTO

VEN, ESPÍRITU SANTO,
VEN A ILUMINAR
NUESTRA INTELIGENCIA,
Y A PRESERVARNOS DEL MAL.

1. Tú, promesa del Padre,
Don de Cristo Jesús,
ven y danos tu fuerza
para llevar nuestra cruz.

2. Tú, llamado Paráclito,
nuestro Confortador,
ven y habita en nosotros
por la fe y por el amor.

3. Haz que cada cristiano,
bajo tu inspiración,
sea testigo de Cristo
con la palabra y la acción.

4. Guiados por el Espíritu
hacia Cristo Jesús,
caminemos con júbilo
a la Patria de la Luz.

GLORIA

GLORIA A DIOS EN EL CIELO,
Y EN LA TIERRA PAZ A LOS HOMBRES
QUE AMA EL SEÑOR. (2v)

S: Por tu inmensa gloria
T: te alabamos, te bendecimos.
S: Te adoramos,
T: te glorificamos, te damos gracias. (2v)

GLORIA A DIOS EN EL CIELO …

S: Señor Dios, Rey Celestial,
Dios Padre Todopoderoso,
Señor Hijo Único Jesucristo,
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre.
Tú que quitas el pecado del mundo,

T: ten piedad de nosotros;
S: Tú que quitas el pecado del mundo,
T: atiende nuestra súplica;
S: Tú que estás sentado a la derecha del Padre,
T: ten piedad de nosotros.

GLORIA A DIOS EN EL CIELO …

S: Porque sólo Tú
T: sólo eres Santo, Señor, Tú sólo,
S: sólo Tú, Señor,
T: sólo Tú Altísimo Jesucristo, (2v)

S: con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre.
T: Amén.

GLORIA AL SEÑOR

GLORIA AL SEÑOR
EN LO ALTO DE LOS CIELOS,
Y EN LA TIERRA PAZ
A LOS QUE AMA EL SEÑOR. (2v)

1. Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos, te damos gracias,
Señor Dios, Rey Celestial.

2. Dios Padre todopoderoso.
Señor Hijo único, Jesucristo,
Señor Dios, Cordero de Dios,
Hijo del Padre:
Tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
Tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
Tú que estás a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros.

3. Porque sólo Tú eres santo,
sólo Tú, Señor,
sólo Tú, Altísimo Jesucristo,
con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre. Amén.

ALELUYA, EL SEÑOR RESUCITÓ

1. El Señor nuestro Dios resucitó,
a la muerte venció por su gran amor,
a la muerte venció.

ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA.

2. Los pecados de los hombres Él cargó,
muriendo en la Cruz nos reconcilió,
muriendo en la Cruz.

3. A María como Madre nos dejó,
la piedad filial nos enseñó,
la piedad filial.

4. Y al Espíritu Divino del Amor,
a la Iglesia envió, su Pueblo congregó,
a la Iglesia envió.

ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA. (2v)

ALÉGRATE, MARÍA

ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA. (2v)

1. Porque Cristo nuestro hermano
ha resucitado, María, alégrate. (2v)

2. Porque Cristo nuestro hermano
nos ha redimido, María, alégrate. (2v)

3. Porque en Cristo nuestro hermano
hemos renacido, María, alégrate. (2v)

4. Porque en Cristo nuestro hermano
todos somos hijos, María, alégrate. (2v)

ALELUYA, CANTAD

ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA

1. Cantad cristianos, cantad al Señor,
que el Rey de los cielos, nuestro Redentor,
había muerto y resucitó. Aleluya.

2. El gran destierro del hombre acabó,
por fin la casa del Padre se abrió,
sobre la muerte la vida triunfó. Aleluya.

3. Resucitado en aurora triunfal,
nos da la vida el cordero pascual,
vida divina, la vida inmortal. Aleluya.

4. Cantemos todos los hijos de Dios,
las maravillas que hizo el Señor,
a Él por siempre la gloria y honor. Aleluya.

YO LO RESUCITARÉ

YO LO RESUCITARÉ (3v)
EN EL DÍA FINAL.

1. Yo soy el Pan de vida.
El que viene a Mí no tendrá hambre.
El que viene a Mí no tendrá sed.
Nadie viene a Mí,
si mi Padre no lo llama.

2. El Pan que yo daré
es mi Cuerpo, Vida del mundo.
El que coma de mi Carne,
el que beba de mi Sangre
tiene ya la vida eterna.

3. Si tú no te alimentas,
del Cuerpo del Hijo del Hombre,
y no bebes de su Sangre,
no tendrás parte con Él,
no tendrás la vida eterna.

4. Yo soy la Resurrección,
el Camino y la Verdad.
Todo aquel que crea en Mí,
aunque muera, tendrá vida,
porque tiene vida eterna.

5. Sí, Señor, yo creo
que Tú eres el Hijo de Dios,
que enviado por tu Padre
has venido al mundo
para darnos vida eterna.

REGINA CAELI

Regina caeli, laetare, ALLELUIA,
quia quem meruisti portare, ALLELUIA,
resurrexit sicut dixit, ALLELUIA.
Ora pro nobis Deum, ALLELUIA.

OH NOCHE SANTA

S: ¡Oh Noche santa, más brillante que el sol!
T: ¡Noche de gloria, más blanca que la luz!
S: ¡Noche que sola mereciste saber
T: cuál fue la hora del triunfo de Jesús!
S: Esta es la noche que nos libra del mal.
T: Hoy es la Pascua, el Paso del Señor.
S: ¡Oh Noche virgen que nos haces velar!
T: ¡Fiesta de bodas, regalo del Señor!
S: Noche que borras el pecado de Adán.
T: Noche que alumbras la nueva Creación.
S: ¡Oh Noche santa, oh Misterio Pascual!
T: ¡Oh maravilla, la obra del Señor!

ESTA ES LA LUZ DE CRISTO

1. Esta es la luz de Cristo, yo la haré brillar. (3v)

BRILLARÁ, BRILLARÁ, SIN CESAR. (2v)

2. Llevo mi luz por la ciudad, yo la haré brillar. (3v)
3. Soy cristiano y esa luz, yo la haré brillar. (3v)
4. Yo siempre la protegeré y la haré brillar. (3v)
5. Toma hermano esta luz y hazla tú brillar. (3v)

CRISTO, LUZ DEL PADRE

OH CRISTO, TÚ ERES
LUZ SANTA Y ALEGRE DEL PADRE,
GRANDE, INMORTAL, SALVADOR.

1. ¡Oh Cristo!, luz eterna.
2. Tu luz nos lleva al Padre.
3. Tú eres nuestra Pascua.
4. Triunfaste de la muerte.
5. Tu muerte es nuestra Vida.
6. Señor resucitado.
7. A Ti se dé la gloria.
8. Venciste al pecado.
9. Disipas nuestras sombras.
10. Nos has reconciliado.
11. Rescatas nuestras vidas.
12. Borraste nuestras culpas.
13. Expulsas las tinieblas.
14. Eres la luz del mundo.
15. Nos das la vida eterna.
16. Alégrate, María.

RESUCITÓ

RESUCITÓ. RESUCITÓ. RESUCITÓ. ¡ALELUYA!
ALELUYA. ALELUYA. ALELUYA. ¡RESUCITÓ!

1. La muerte, ¿dónde está la muerte?,
¿dónde está mi muerte?,
¿dónde su victoria?

2. Gracias sean dadas al Padre,
que nos pasó a su Reino,
donde se vive de amor.

3. Alegría, alegría, hermanos,
que si hoy nos queremos
es que resucitó.

4. Si con Él morimos, con Él vivimos,
con Él cantamos:
¡ALELUYA!

CRISTO RESUCITÓ

CRISTO RESUCITÓ, CRISTO RESUCITÓ.
CRISTO VENCIÓ A LA MUERTE. CRISTO RESUCITÓ.
CRISTO VENCIÓ AL PECADO. CRISTO RESUCITÓ.

1. Mira el sepulcro vacío.
La roca de gloria estalló.
¡Qué absurdo pensar que entre piedras
se entierra la fuerza de Dios!
Mira a los hombres corriendo,
soldados que el miedo asustó.
Llorando sin fe las mujeres.
A veces sin fe lloro yo.

2. Tiene sentido mi vida.
También yo resucitaré.
Sin Pascua que es vida y promesa
sería mentira mi fe.
Toca y aprieta mi carne
—dice a Tomás que dudó—.
Soy yo quien murió por salvarte,
tu amigo que resucitó.

EN LA MAÑANA DE RESURRECCIÓN

1. En la mañana de resurrección
caminan al sepulcro donde está el Redentor.
Se preguntan al marchar:
«¿Quién moverá, quién abrirá
la tumba donde está el Señor?»

EL SEÑOR NUESTRO DIOS RESUCITÓ.
¡ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA!

2. En la mañana de resurrección
vivimos la esperanza de un futuro mejor.
Ser testigos del Señor
exige cambiar, exige luchar
por un mundo de justicia y paz.

3. En la mañana de resurrección,
la gloria de Quien vence manifiesta su Amor.
Y el Señor nos pide hoy
vivir el amor, como Él lo vivió,
portando la Reconciliación.

ACUÉRDATE DE JESUCRISTO

ACUÉRDATE DE JESUCRISTO,
RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS.
ÉL ES NUESTRA SALVACIÓN,
NUESTRA GLORIA PARA SIEMPRE.

1. Si con Él morimos, viviremos con Él.
Si con Él sufrimos, reinaremos con Él.

2. En Él nuestras penas, en Él nuestro gozo,
en Él la esperanza, en Él nuestro amor.

3. En Él toda gracia, en Él nuestra paz,
en Él nuestra gloria, en Él la salvación.

CRISTO GLORIOSO

1. Este es un día para cantar,
ninguna pena hay que guardar,
CRISTO GLORIOSO RESUCITÓ,
NOS TRAJO A TODOS LA SALVACIÓN. (2v)

2. Hagamos rondas para rezar,
para cantar y para bailar,
¡CAMBIA PENAS POR ALEGRÍAS,
CRISTO NOS TRAJO EL NUEVO DÍA!. (2v)

¿DÓNDE ESTÁ, MUERTE, TU VICTORIA?

¿DÓNDE ESTÁ, MUERTE, TU VICTORIA?
¿DÓNDE ESTÁ, MUERTE, TU AGUIJÓN?
TODO ES DESTELLO DE SU GLORIA,
CLARA LUZ, RESURRECCIÓN.

1. Fiesta es la lucha terminada,
vida es la muerte del Señor,
día, la noche engalanada,
gloria eterna de su amor.

Fuente perenne de la vida,
luz siempre viva de su don,
Cristo es ya vida siempre unida
a toda vida en aflicción.

2. Cuando la noche se avecina,
noche del hombre y su ilusión,
Cristo es ya luz que lo ilumina
sol de su vida y corazón.

Demos al Padre la alabanza
por Jesucristo, Hijo y Señor;
denos su Espíritu esperanza
viva y eterna de su amor.

NUESTRA PASCUA INMOLADA

NUESTRA PASCUA INMOLADA, ALELUYA,
ES CRISTO EL SEÑOR, ALELUYA, ALELUYA.

1. Pascua sagrada, ¡oh fiesta de la luz!,
despierta tú que duermes,
y el Señor te alumbrará.

2. Pascua sagrada, ¡oh fiesta universal!,
el mundo renovado
canta un himno a su Señor.

3. Pascua sagrada, ¡victoria de la Cruz!
La muerte, derrotada,
ha perdido su aguijón.

4. Pascua sagrada, ¡oh noche bautismal!
Del seno de las aguas
renacemos al Señor.

5. Pascua sagrada, ¡eterna novedad!
Dejad al hombre viejo,
revestíos del Señor.

6. Pascua sagrada. La sala del festín
se llena de invitados
que celebran al Señor.

7. Pascua sagrada. ¡Cantemos al Señor!
Vivamos la alegría
dada a luz en el dolor.

FLOR DE RESURRECCIÓN

LA BELLA FLOR QUE EN EL SUELO
PLANTADA SE VIO MARCHITA,
YA TORNA, YA RESUCITA,
YA SU AROMA INUNDA EL CIELO.

1. Del todo estuvo cubierto,
pero no fructificó
del todo, hasta que quedó
en un árbol seco injerto.
Y, aunque a los ojos del suelo
se puso después marchita,
ya torna, ya resucita,
ya su aroma inunda el cielo.

2. Toda es de flores la fiesta,
flores de finos olores,
mas no se irá todo en flores,
porque flor de fruto es ésta.
Y, mientras su Iglesia grita
mendigando algún consuelo,
ya torna, ya resucita,
ya su aroma inunda el cielo.

3. Que nadie se sienta muerto
cuando resucita Dios,
que, si el barco llega al puerto,
llegamos junto con vos.
Hoy la cristiandad se quita
sus vestiduras de duelo.
Ya torna, ya resucita,
ya su aroma inunda el cielo.

COMO UNA NUEVA AURORA

CRISTO, EL SEÑOR,
COMO LA PRIMAVERA,
COMO UNA NUEVA AURORA,
RESUCITÓ.

1. Cristo, nuestra Pascua,
es nuestro rescate,
nuestra salvación.

2. Es grano en la tierra,
muerto y florecido,
tierno pan de amor.

3. Se rompió el sepulcro,
se movió la roca,
y el fruto brotó.

4. Dueño de la muerte,
en el árbol grita
su resurrección.

5. Humilde en la tierra,
Señor de los cielos,
su cielo nos dio.

6. Ábranse de gozo
las puertas del Verbo,
que al hombre salvó.

7. Gloria para siempre
al Cordero humilde
que nos redimió.

ESTAREMOS AQUÍ REUNIDOS

ESTAREMOS AQUÍ REUNIDOS (VARIANTE: HOY ESTAMOS AQUÍ REUNIDOS)
COMO ESTABAN EN JERUSALÉN,
ESPERANDO AL ESPÍRITU SANTO
CON MARÍA, LA MADRE DE DIOS.

1. Nadie para el viento que pasa,
sopla siempre donde él quiere ir;
se parece al Espíritu Santo
al hacer a la Iglesia crecer.

2. Hecha de hombres la Iglesia es divina;
el Espíritu Santo la conduce,
como fuego que a todos ilumina,
que es pureza, que es vida, que es luz.

3. Con la imagen de lenguas ardientes,
que es amor y comunicación,
va mostrando a todas las gentes
el misterio de la comunión.

4. Cuando Él derrama sus gracias
vuelve al pueblo un sólo corazón;
así crece la fe en sus hijos,
un sólo Dios, la Santa Trinidad.

VEN, ESPÍRITU SANTO CREADOR

1. Ven, Espíritu Santo Creador;
ven, visita nuestro espíritu
y llena de fecunda gracia celestial
los corazones que creaste para Ti.

2. Eres en verdad el Paráclito,
dádiva de Dios Altísimo,
fuente de agua viva, fuego, caridad
y de nuestro espíritu divina unción.

3. Eres de siete dones el dador,
dedo de la diestra paternal,
del Padre y de Jesús promesa amable y fiel
y el que a nuestra palabra das inspiración.

4. A nuestros sentimientos da tu luz,
llena de tu amor el corazón,
conforta nuestra corporal debilidad
con el poder transformador de tu virtud.

5. Pon en fuga al espíritu del mal
y concédenos pronto la paz,
para que bajo tu constante dirección
vivir podamos evitando todo mal.

6. A Dios Padre danos a conocer
y a su Hijo único también,
y en Ti, Espíritu, tengamos siempre fe,
que dentrambos procedes por eterno amor.

7. A Dios Padre se dé gloria y honor
y a su Hijo que resucitó,
así como al Espíritu Confortador,
por los siglos y siglos de la eternidad. Amén.

SANTA MARÍA DE LA ESPERANZA

SANTA MARÍA DE LA ESPERANZA
MANTÉN EL RITMO DE NUESTRA ESPERA. (2v)

1. Nos diste al esperado de los tiempos,
mil veces prometido en los profetas.
Y nosotros de nuevo deseamos
que vuelva a repetirnos sus promesas.

2. Brillaste como aurora del gran día,
plantaba Dios su tienda en nuestro suelo.
Y nosotros soñamos con su vuelta,
queremos la llegada de su Reino.

3. Viviste con la cruz de la esperanza,
tensando en el amor la larga espera.
Y nosotros buscamos con los hombres
el nuevo amanecer de nuestra tierra.

4. Esperaste cuando todos vacilaban,
el triunfo de Jesús sobre la muerte.
Y nosotros esperamos que su vida
anime nuestro mundo para siempre.

MUJER FUERTE

CANTEMOS AL SEÑOR UN CANTO NUEVO
UN CANTO A LA MUJER,
PORQUE ELLA ES EL PILAR
DE NUESTRA HISTORIA
LA ROCA DE LA FE.

1. Una Mujer quisiste que sirviera
para ahuyentar las sombras de la noche.
Una Mujer nos trajo Luz al mundo,
por ella Dios bajó a ver a los hombres.

2. Una Mujer quisiste que quitara
la espada de la mano del tirano;
por la Mujer nos vino Jesucristo
que nos libró glorioso del pecado.

3. Es la Mujer María siempre Virgen,
Mujer Fuerte probada en los dolores.
El Poderoso Dios quiso encarnarse
en el espejo y Madre de los hombres.

MARÍA TESTIGO

DICHOSO QUIEN EN SU VIDA
VIVE COMO VIVIÓ MARÍA: (2v)
SIEMPRE AMANDO A LOS DEMÁS,
SIEMPRE SIRVIENDO A LOS DEMÁS. (2v)

1. Con tu entrega permitiste
que nos acompañe Dios,
y creciendo Él a tu lado
compartía nuestra vida.

2. En tu canto de alabanza
retrataste nuestro mundo,
donde siempre los pequeños
del Señor son preferidos.

3. Que sigamos la Palabra
de Dios Padre que nos ama,
por María todos sepan
que su Amor a todos llega.

AVE MARIS STELLA

1. Luz de la mañana,
de la mar estrella,
flor radiante y bella,
Reina soberana.

MADRE QUE NOS AMAS,
VIRGEN NAZARENA,
ROSA Y AZUCENA,
GUARDA NUESTRAS ALMAS.

2. Deja que te encuentre,
Madre y Virgen tierna.
La Palabra Eterna
se encarnó en tu vientre.

3. La primera Eva
nos llevó a la muerte.
Por tu «Fiat» fuerte
hasta Dios nos llevas.

GLORIOSA AZUCENA PURA

1. Gloriosa Azucena Pura
que entre hombre y Dios me dio todo,
tuyo tu pueblo que llora,
sumido en la noche oscura.

LLENA DE GRACIA ES MARÍA.
NOCHE Y DÍA CANTEMOS SU LETANÍA.
¡OH, MARÍA!, ¡OH, MARÍA! (variante: ¡ALELUYA!, ¡ALELUYA!)

2. Consuelo de luz no llores,
la noche se torna aurora,
cuando tus ojos, Señora,
vuelves a los pecadores.

3. Celestial Embajadora,
a vos confío mi suerte;
en la hora de mi muerte,
ven a llevarme, Señora.

EL NOMBRE DE MARÍA

1. Venturoso el mortal que, amante, guía
María los pasos al peregrinar
que el nombre de la Virgen es María
y estrella significa en turbio mar.
¡Oh tú que remas con trabajo y arte
contra el negro huracán que te persigue,
si del revuelto mar quieres salvarte
esa estrella contempla y su luz sigue!

2. María es nombre junto a Dios propicio;
luz que al mundo ilumina; hoguera lenta
que enciende la virtud, consume el vicio
y a todo el ser y espíritu calienta.
Ese nombre de amor que hasta en reflejos
presta a la oscura noche luz brillante,
que nunca sea de tu boca lejos,
que del corazón distante nunca esté.

3. Si te amenaza en la mundanal pelea
ya calumnia, ya rencor, busca esa guía,
si atribulada tu constancia ondea,
si te rinde el dolor llama a María.
María es la salud, la paz amiga.
María es la esperanza, el bien más caro;
en seguirla doquier nunca hay fatiga,
ni naufragios jamás bajo su amparo.

4. ¡Inmensurable bendición del Hijo
que nos asume al vientre virginal
y nos concede la esperanza de un bien fijo
por el sendero de la piedad filial!
Que el nombre de la Virgen es María,
que estrella significa en turbio mar;
¡Venturoso el mortal que, amante, guía
María los pasos al peregrinar!

MADRE NUESTRA

1. María Inmaculada, Madre de mi Esperanza
tu «Fiat» permitió, que en el mundo se encarne Dios.
De tu seno nació, con nosotros se quedó,
por eso en Ti ponemos, toda nuestra confianza;
Madre guíanos por la reconciliación.

Madre, eres fortaleza de mi corazón,
nunca me abandones en la duda y el temor.
Con valor, con verdad, con firmeza, con amor,
como Tú, digo yo «fiat» al Señor.

2. Madre dolorosa, María Virgen Fiel,
atravesó una espada tu amoroso corazón.
Tu vida fue constante alegría y dolor.
Cristo crucificado murió por mis pecados
y fue al pie de la cruz donde nos diste a luz.

Madre buena, acércame al Reconciliador
ten piedad de mí que soy un pobre pecador.
En las penas y alegrías, en el gozo y el dolor,
como Tú, digo yo «fiat» al Señor.

3. «Madre, este es tu hijo; hijo, Ella es tu Madre»
fueron las palabras de Cristo en el madero.
Él mismo te confió llevarnos hacia Dios;
de nuevo estás sufriendo los dolores de parto
hasta ver en nosotros al Señor conformado.

Madre, enséñame a ser apóstol del Señor
para secundarte con amor en tu misión
de anunciar, de actuar, de vivir como Jesús.
Como Tú, digo yo «fiat» al Señor.

VIRGEN FIEL

1. Sin Ti ver no podría lo más profundo de mi Señor
ni adherirme ni conformarme, ni secundarte en tu misión.
El Hijo en Ti se hizo carne y por tu «Sí» nos reconcilió;
auxíliame en mi combate para acoger tan grande don.

SALVE SANTA MARÍA INMACULADA DEL DOLOR,
VIRGEN FIEL TODA TU VIDA, MAESTRA DEL AMOR.
TU ARDIENTE CORAZÓN A TU HIJO ME REMITE.
MADRE SANTA, MADRE HUMILDE,
CÚBREME CON TU MANTO PROTECTOR.
(2v)

2. El dolor bien conociste, como el anciano advirtió:
«una espada estará en tu alma»; bajo el madero se cumplió.
Y allí, Bienaventurada, te llamaron Madre nuestra.
Madre mía Inmaculada, guíame a la reconciliación.

MADRE DE LA ESPERANZA

1. A la Madre que sufrió dolor,
hoy alegre la vemos Señor,
contemplando con tierno amor,
el misterio Reconciliador.
Hoy María cantas junto a Dios,
pues tus hijos hoy libres ya son.
En la tierra ya reina la luz
al pecado la vida venció.

2. Hoy victoria podemos cantar
las cadenas rotas ya están,
Madre mía acabó la prisión
alegría, aleluya al Señor.
Pues por mí el Señor resucitó,
Madre mía de mi corazón
que yo nunca me aleje de Ti,
siempre mire tu rostro de amor.

3. Quiero que este himno triunfal
cante la alegría pascual,
que la Virgen comparte hoy
la que con esperanza vivió.
Y esta Madre me enseña a ser fiel
en momentos de tribulación.
La alegría nunca la dejó
ni su fe en las promesas de Dios.

4. Vives la alegría-dolor
conservando en tu corazón,
experiencias del amor de Dios
que llenaron tu vida de luz.
Con ternura y amor maternal
nos conduces al Señor Jesús,
por la senda de amorización
que nos lleva hacia la plenitud.
(2v)

PUREZA INMACULADA

1. Pureza Inmaculada, espejo del Señor,
¡oh gran canal de gracia, unido al Redentor!
Belleza sin mancilla, encanto virginal,
Tú eres la alegría, la gloria del mortal.

CELEBREMOS A MARÍA, CONCEBIDA SIN PECADO
Y ADOREMOS A SU HIJO JESÚS, NUESTRO SEÑOR

2. Dichosa por los siglos los pueblos te dirán:
Tú fuiste de Dios vivo la aurora celestial.
Infunde en nuestro pecho, la fuerza de tu amor.
Feliz Madre del Verbo, custodia del Señor.

3. Hermosa y pura Luna, recoges del Señor
la luz que ilumina y guía al pecador.
¡Oh dulce flama ardiente!, perfecto don de Dios
aleja las tinieblas, las sendas del error.

  1. ¡Oh Santa Inmaculada!, ternura maternal
    bendita cual ninguna sin culpa original.
    Sellada fuente pura, ¡oh Madre del Amor!,
    de ti nació la Vida, el Reconciliador.

REINA DEL CIELO

REINA DEL CIELO ALÉGRATE, ALÉGRATE, MARÍA,
PORQUE EL SEÑOR RESUCITÓ, ALELUYA.

1. Después del sufrimiento
gozando está glorioso, aleluya.

2. Ya que con Él sufriste,
con Él reinando gozas, aleluya.