Soporte
S.S. Benedicto XVI, √Āngelus, 23 de enero de 2011
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

√Āngelus, 23 de enero de 2011

Queridos hermanos y hermanas:

En estos d√≠as, del 18 al 25 de enero, se est√° llevando a cabo la Semana de oraci√≥n por la unidad de los cristianos. El tema de este a√Īo es un pasaje del libro de los Hechos de los Ap√≥stoles, que resume en pocas palabras la vida de la primera comunidad cristiana de Jerusal√©n: ¬ęPerseveraban en la ense√Īanza de los Ap√≥stoles, en la comuni√≥n, en la fracci√≥n del pan y en las oraciones¬Ľ (Hch 2, 42). Es muy significativo que hayan propuesto este tema las Iglesias y comunidades cristianas de Jerusal√©n, reunidas en esp√≠ritu ecum√©nico. Sabemos cu√°ntas pruebas deben afrontar los hermanos y hermanas de Tierra Santa y Oriente Medio. Por tanto, su servicio es todav√≠a m√°s valioso, avalorado por un testimonio que, en ciertos casos, ha llegado hasta el sacrificio de la vida. Por eso, mientras acogemos con alegr√≠a los puntos de reflexi√≥n que nos dan las comunidades que viven en Jerusal√©n, les expresamos nuestra cercan√≠a, y esto se convierte en un factor m√°s de comuni√≥n para todos.

Tambi√©n hoy, para ser en el mundo signo e instrumento de √≠ntima uni√≥n con Dios y de unidad entre los hombres, los cristianos debemos basar nuestra vida en estos cuatro ¬ęejes¬Ľ: la vida fundada en la fe de los Ap√≥stoles transmitida en la Tradici√≥n viva de la Iglesia, la comuni√≥n fraterna, la Eucarist√≠a y la oraci√≥n. S√≥lo de este modo, permaneciendo firmemente unida a Cristo, la Iglesia puede cumplir eficazmente su misi√≥n, pese a los l√≠mites y las faltas de sus miembros, pese a las divisiones, que ya el Ap√≥stol Pablo tuvo que afrontar en la comunidad de Corinto, como recuerda la segunda lectura b√≠blica de este domingo, donde dice: ¬ęOs ruego, hermanos, en nombre de nuestro Se√Īor Jesucristo, que dig√°is todos lo mismo y que no haya divisiones entre vosotros. Estad bien unidos con un mismo pensar y un mismo sentir¬Ľ (1, 10). El Ap√≥stol, en efecto, hab√≠a sabido que en la comunidad cristiana de Corinto hab√≠an surgido discordias y divisiones; por eso, con gran firmeza, a√Īade: ¬ę¬ŅEst√° dividido Cristo?¬Ľ (1, 13). Al decir esto, afirma que toda divisi√≥n en la Iglesia es una ofensa a Cristo; y, al mismo tiempo, que es siempre en √©l, √ļnica Cabeza y √ļnico Se√Īor, en quien podemos volver a encontrarnos unidos, por la fuerza inagotable de su gracia.

Esta es, pues, la llamada siempre actual del Evangelio de hoy: ¬ęConvert√≠os, porque est√° cerca el reino de los cielos¬Ľ (Mt 4, 17). El compromiso serio de conversi√≥n a Cristo es el camino que lleva a la Iglesia, con los tiempos que Dios disponga, a la plena unidad visible. Un signo de ello son los encuentros ecum√©nicos que en estos d√≠as se multiplican en todo el mundo. Aqu√≠, en Roma, adem√°s de estar presentes varias delegaciones ecum√©nicas, comenzar√° ma√Īana una sesi√≥n de encuentro de la Comisi√≥n para el di√°logo teol√≥gico entre la Iglesia cat√≥lica y las antiguas Iglesias orientales. Y pasado ma√Īana concluiremos la Semana de oraci√≥n por la unidad de los cristianos con la solemne celebraci√≥n de las V√≠speras en la fiesta de la Conversi√≥n de San Pablo. Que en este camino nos acompa√Īe siempre la Virgen Mar√≠a, Madre de la Iglesia.

Despu√©s del √Āngelus

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa√Īola presentes en esta oraci√≥n mariana, en particular a los alumnos y profesores del Instituto Maestro Domingo, de Badajoz. En el transcurso de esta Semana de oraci√≥n por la unidad de los cristianos, la liturgia nos urge, con el ap√≥stol Pablo, a poner siempre el coraz√≥n en la salvaci√≥n que Cristo ofrece, identific√°ndonos cada d√≠a m√°s con √Čl y apart√°ndonos de todo lo que causa divisi√≥n. Que la amorosa intercesi√≥n de la Sant√≠sima Virgen Mar√≠a, aliente a todos los disc√≠pulos de su divino Hijo a edificar sin discordias el Reino de Dios, siendo en todas partes sal de la tierra y luz del mundo. Feliz domingo.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico