Soporte
S.S. Benedicto XVI, Saludo del Santo Padre durante la visita de cortes铆a a Su Beatitud Cris贸stomos II, Arzobispo de Chipre en el Arzobispado ortodoxo de Nicosia
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Saludo del Santo Padre durante la visita de cortes铆a a Su Beatitud Cris贸stomos II, Arzobispo de Chipre en el Arzobispado ortodoxo de Nicosia

Viaje Apost贸lico a Chipre (4 鈥� 6 de junio de 2010)

Beatitud

Le saludo con afecto fraterno en el Se帽or Resucitado y le agradezco su amable recibimiento.

Recuerdo con gratitud su visita a Roma hace tres a帽os, y me alegro de encontrarlo hoy de nuevo en su querida patria. A trav茅s de usted, quiero hacer llegar mi saludo al Santo S铆nodo, y a todos los sacerdotes, di谩conos, monjes, monjas y fieles laicos de la Iglesia de Chipre.

Antes que nada, quisiera expresar mi gratitud por la hospitalidad que la Iglesia de Chipre dispens贸 generosamente a la Comisi贸n Conjunta Internacional para el Di谩logo Teol贸gico con ocasi贸n del encuentro del a帽o pasado en Pafos. De la misma manera, agradezco el apoyo que la Iglesia de Chipre ha dado siempre a los trabajos del di谩logo, mediante la claridad y apertura de sus aportaciones. Que el Esp铆ritu Santo dirija y consolide esta gran iniciativa eclesial, que pretende restaurar la comuni贸n plena y visible entre las Iglesias de Oriente y Occidente, una comuni贸n que debe ser vivida en fidelidad al Evangelio y a la tradici贸n apost贸lica, apreciando las leg铆timas tradiciones de Oriente y Occidente, y abierta a la diversidad de dones con los que el Esp铆ritu edifica la Iglesia en unidad, santidad y paz.

Este esp铆ritu de fraternidad y comuni贸n se manifiesta tambi茅n en la generosa contribuci贸n que, en nombre de la Iglesia de Chipre, Vuestra Beatitud envi贸 a quienes el a帽o pasado se vieron afectados por el terremoto de L鈥橝quila, cerca de Roma, cuyas necesidades est谩n muy presentes en mi coraz贸n. En este mismo esp铆ritu, me uno a su oraci贸n para que todos los habitantes de Chipre encuentren, con la ayuda de Dios, la sabidur铆a y la fuerza necesaria para trabajar juntos por una soluci贸n justa de los problemas pendientes, luchar por la paz y la reconciliaci贸n, y construir para las futuras generaciones una sociedad que se distinga por el respeto de los derechos de todos, incluyendo los derechos inalienables de libertad de conciencia y de culto.

Tradicionalmente, se considera a Chipre parte de Tierra Santa, y la situaci贸n de conflicto permanente en Oriente Medio es, sin duda, un motivo de reflexi贸n para todos los fieles cristianos. Ninguno puede quedar indiferente ante la necesidad de apoyar, con todos los medios posibles, a los cristianos de esta atormentada regi贸n, de manera que estas antiguas Iglesias puedan vivir en paz y prosperidad. Las comunidades cristianas de Chipre pueden encontrar un campo muy fruct铆fero para la cooperaci贸n ecum茅nica en la oraci贸n y el trabajo conjunto por la paz, la reconciliaci贸n y la estabilidad en la tierra bendecida por la presencia terrena del Pr铆ncipe de la Paz.

Con estos sentimientos, agradezco una vez m谩s a Vuestra Beatitud su fraterna acogida, y le aseguro mi oraci贸n por usted y por todo el clero y los fieles de la Iglesia de Chipre. Que la alegr铆a del Se帽or resucitado est茅 siempre con vosotros.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico