Soporte
S.S. Benedicto XVI, Discurso del Santo Padre durante la celebraci贸n ecum茅nica en el 谩rea arqueol贸gica de la iglesia de Agia Kiriaki Chrysopolitissa - Paphos
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Discurso del Santo Padre durante la celebraci贸n ecum茅nica en el 谩rea arqueol贸gica de la iglesia de Agia Kiriaki Chrysopolitissa - Paphos

Viaje Apost贸lico a Chipre (4 鈥� 6 de junio de 2010)

Queridos hermanos y hermanas en Cristo

鈥淎 vosotros gracia y paz abundantes鈥� (1 P 1, 2). Saludo con gran alegr铆a a todos vosotros que represent谩is las comunidades cristianas de Chipre.

Agradezco a Su Beatitud Cris贸stomo II sus amables palabras de bienvenida; doy las gracias tambi茅n a nuestro anfitri贸n, Su Eminencia Georgios, Metropolita de Pafos, y a cuantos han hecho posible este encuentro. Me es grato, adem谩s, saludar cordialmente a los cristianos de otras confesiones aqu铆 presentes, as铆 como a los pertenecientes a las comunidades armenia, luterana y anglicana.

Verdaderamente es una gracia extraordinaria que podamos estar reunidos en oraci贸n en esta iglesia de la Agia Kiriak矛 Chrysopolitissa (Iglesia de la Sant铆sima Se帽ora recubierta de Oro). Acabamos de o铆r la lectura de los Hechos de los Ap贸stoles, que nos ha recordado que Chipre fue la primera etapa en los viajes misioneros del Ap贸stol Pablo (cf. Hch 13, 1-4). Pablo, 鈥渟eparado鈥� por el Esp铆ritu Santo, junto a Bernab茅, oriundo de Chipre, y Marcos, el futuro evangelista, desembarcaron en Salamina, donde comenzaron a anunciar la palabra de Dios en las sinagogas. Atravesaron la isla y llegaron a Pafos, y all铆, muy cerca de donde estamos ahora, predicaron en presencia del Proc贸nsul romano Sergio Paulo. As铆, desde aqu铆, el mensaje del Evangelio empez贸 a difundirse por todo el imperio, y la Iglesia, fundamentada en la predicaci贸n apost贸lica, fue capaz de echar ra铆ces en todo el mundo conocido.

Con raz贸n, la Iglesia en Chipre puede sentirse orgullosa de sus v铆nculos directos con la predicaci贸n de Pablo, Bernab茅 y Marcos, y de su comuni贸n con la fe apost贸lica, una comuni贸n que la une a todas las Iglesias que tienen la misma norma de fe. 脡sta es la comuni贸n, real aunque imperfecta, que ya hoy nos une, y que nos impulsa a superar nuestras divisiones y a luchar por recuperar aquella plena unidad visible, que el Se帽or quiere para todos sus seguidores. Porque, en palabras de Pablo, hay 鈥渦n solo cuerpo y un solo Esp铆ritu, como una sola es la esperanza de la vocaci贸n a la que hab茅is sido convocados. Un Se帽or, una fe, un bautismo鈥� (Ef 4, 4-5).

La comuni贸n eclesial en la fe apost贸lica es un don y a la vez una llamada a la misi贸n. El pasaje de los Hechos que hemos escuchado nos ha presentado una imagen de la unidad de la Iglesia en oraci贸n y de su apertura a la misi贸n bajo la inspiraci贸n del Esp铆ritu. Como Pablo y Bernab茅, todo cristiano, mediante el bautismo, es 鈥渟eparado鈥� para que d茅 testimonio prof茅tico del Se帽or resucitado y de su Evangelio de reconciliaci贸n, misericordia y paz. En este contexto, la Asamblea Especial del S铆nodo de los Obispos para el Medio Oriente, que se reunir谩 en Roma el pr贸ximo octubre, reflexionar谩 sobre el papel crucial de los cristianos en esta regi贸n, les animar谩 en su testimonio evang茅lico y ayudar谩 a potenciar el di谩logo y la colaboraci贸n entre los cristianos de la zona. De modo significativo, los trabajos del S铆nodo se ver谩n enriquecidos por la presencia de delegados fraternos de otras Iglesias y Comunidades cristianas de la regi贸n, como signo del compromiso com煤n al servicio de la palabra de Dios y de nuestra docilidad a la acci贸n de su gracia reconciliadora.

La unidad de todos los disc铆pulos de Cristo es un don que hemos de pedir al Padre, con la esperanza de que reforzar谩 el testimonio del Evangelio en el mundo actual. El Se帽or rez贸 por la santidad y la unidad de sus disc铆pulos precisamente para que el mundo crea (cf. Jn 17, 21). La l煤cida conciencia de que las divisiones entre los cristianos eran un obst谩culo para la propagaci贸n del Evangelio dio origen, en la Conferencia Misionera de Edimburgo, hace ahora cien a帽os, al movimiento ecum茅nico moderno. Hoy podemos estar agradecidos al Se帽or que, mediante su Esp铆ritu, nos ha hecho redescubrir 鈥揺specialmente en los 煤ltimos decenios鈥� el rico patrimonio apost贸lico que comparten Oriente y Occidente, e intentar, mediante un di谩logo paciente y sincero, encontrar las v铆as para acercarnos los unos a los otros, superando las controversias del pasado y tendiendo a un futuro mejor.

La Iglesia en Chipre, que hace de puente entre Oriente y Occidente, ha contribuido mucho a este proceso de reconciliaci贸n. El camino hacia la plena comuni贸n no estar谩 libre de dificultades, pero la Iglesia Cat贸lica y la Iglesia Ortodoxa de Chipre est谩n decididas a avanzar en el di谩logo y la colaboraci贸n fraterna. Que el Esp铆ritu Santo ilumine nuestras mentes y fortalezca nuestra determinaci贸n, de manera que juntos podamos llevar el mensaje de la salvaci贸n a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, que tienen sed de la verdad que realmente hace libres y salva (cf. Jn 8, 32), la verdad que se llama Jesucristo.

Queridos hermanas y hermanos, no puedo terminar sin recordar a los santos que adornan a la Iglesia de Chipre, en particular a San Epifanio, obispo de Salamina. La santidad es el signo de la plenitud de la vida cristiana, de una profunda docilidad interior al Esp铆ritu Santo que nos llama a la conversi贸n y a la renovaci贸n constante, as铆 como a que nos esforcemos por configurarnos cada vez m谩s con Cristo nuestro Salvador. Conversi贸n y santidad son tambi茅n los medios privilegiados para abrir la mente y el coraz贸n a la voluntad del Se帽or que quiere la unidad de su Iglesia. A la vez que damos gracias por el encuentro de hoy y por el amor fraterno que nos une, pedimos a los santos Bernab茅 y Epifanio, Pedro y Pablo, y a todos los santos de Dios, que bendigan nuestras comunidades, que nos conserven en la fe de los Ap贸stoles, y que gu铆en nuestros pasos por el camino de la unidad, la caridad y la paz.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico