Soporte
Rvdo. P. Jürgen Daum, Domingo IV del Tiempo Ordinario (Ciclo C). «Ningún profeta es bien recibido en su patria»
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

Domingo IV del Tiempo Ordinario. «Ningún profeta es bien recibido en su patria»

I. LA PALABRA DE DIOS

Jer 1,4-5.17-19: “Lucharán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo”

En tiempos del rey Josías, recibí esta palabra del Señor:

«Antes de formarte en el vientre materno, te escogí; antes de que salieras del seno materno, te consagré: te nombré profeta de las naciones.

Y tú, ármate de valor, ponte de pie y diles lo que yo te mando. No les tengas miedo, que si no, yo te haré temblar ante ellos. Mira; yo te convierto hoy en ciudad fortificada, en columna de hierro, en muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes y príncipes de Judá, frente a los sacerdotes y la gente del campo.

Lucharán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo para librarte».

Sal 70,1-6.15.17: “Mi boca contará tu salvación, Señor”

A ti, Señor, me acojo:
no quede yo derrotado para siempre;
tú que eres justo, líbrame y ponme a salvo,
inclina tu oído, y sálvame.

Sé tú mi roca de refugio,
el alcázar donde me salve,
porque mi peña y mi alcázar eres tú,
Dios mío, líbrame de la mano perversa.

Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza
y mi confianza, Señor, desde mi juventud.
En el vientre materno ya me apoyaba en ti,
en el seno tú me sostenías.

Mi boca contará tu auxilio,
y todo el día tu salvación.
Dios mío, me instruiste desde mi juventud,
y hasta hoy relato tus maravillas.

1Cor 12,31-13,13: “Si no tengo amor, no soy nada”

Hermanos:

Ambicionen los carismas mejores. Y aún les voy a mostrar un camino más excelente.

Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.

Ya podría tener el don de profecía y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada.

Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es grosero ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.

Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites.

El amor no pasa nunca.

¿El don de profecía?, se acabará. ¿El don de lenguas?, enmudecerá. ¿El saber?, se acabará.

Porque limitado es nuestro saber y limitada es nuestra profecía; pero, cuando venga lo perfecto, lo limitado se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice un hombre acabé con las cosas de niño.

Ahora vemos confusamente en un espejo; entonces veremos cara a cara. Mi conocer es por ahora limitado; entonces podré conocer como Dios me conoce.

En una palabra, quedan tres cosas: la fe, la esperanza, el amor, pero la más grande de todas es el amor.

Lc 4,21-30: “Lo llevaron a un barranco con intención de despeñarlo”

En aquel tiempo, comenzó Jesús a decir en la sinagoga:

—«Hoy se cumple esta Escritura que acaban de oír».

Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios. Y decían:

—«¿No es éste el hijo de José?»

Y Jesús les dijo:

—«Sin duda me recitarán aquel refrán: “Médico, cúrate a ti mismo”; haz también aquí en tu tierra lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaúm».

Y añadió:

—«Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Les garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elías, cuando no hubo lluvia del cielo tres años y seis meses, y el hambre azotó a todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, más que Naamán, el sirio».

Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo sacaron fuera del pueblo y lo llevaron a un barranco del monte sobre el que estaba edificada la ciudad con intención de despeñarlo.

Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.

II. APUNTES

El Domingo pasado escuchábamos cómo Jesús, como era su costumbre, acudió a la sinagoga de Nazaret un sábado. Como bien sabemos, Nazaret era el pueblo en el que el Señor se había criado. ¿Cuántas veces habría asistido a esta misma sinagoga a lo largo de su vida, desde que era un niño? En esta ocasión, sin embargo, había una diferencia fundamental: luego de acudir a Judea, para ser bautizado por Juan, luego de pasar cuarenta días en el desierto y vencer las tentaciones del diablo, el Señor «volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la región. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan» (Lc 4,14). Con esta fuerza del Espíritu con que ha iniciado su ministerio público y con esta fama que va creciendo y se va extendiendo, el Señor vuelve nuevamente a Nazaret y acude aquel sábado a la sinagoga.

Con la venia del jefe de la sinagoga se levantó para hacer la lectura y el comentario público del texto sagrado ante la asamblea reunida. Le entregaron el rollo del profeta Isaías y lo desenrolló, hallando la profecía que hablaba del futuro Mesías. Entonces, teniendo todos los ojos fijos en Él, declaró con solemnidad en su comentario: «Hoy se cumple esta Escritura que acaban de oír» (Lc 4,21). De este modo afirmaba que la profecía tenía su cumplimiento en Él. El Mesías anunciado y prometido por Dios a su pueblo, el Ungido con la fuerza del Espíritu, estaba ya con ellos: era Jesús de Nazaret.

Sus palabras llenas de gracia y sabiduría causaron en un primer momento una gran admiración entre sus oyentes. La primera reacción era favorable y positiva. Una consideración inmediata, sin embargo, los hizo cambiar de actitud: pero, «¿no es éste el hijo de José?» ¿Cómo era posible que alguien que había vivido entre ellos desde pequeño y nunca se había distinguido especialmente entre sus paisanos pudiese de pronto alzarse entre ellos y afirmar solemnemente que Él es el Mesías enviado por Dios? Surgió la desconfianza entre ellos, y la incredulidad dio paso a la dureza de corazón. No estaban dispuestos a aceptar tan fácilmente que Él fuese el Mesías enviado por Dios mientras no fuesen ellos mismos testigos de los signos y señales con los que —según la fama que ya para entonces lo precedía— ya se había manifestado en otros pueblos vecinos de Galilea. Ni sus palabras llenas de sabiduría ni tampoco los testimonios que había escuchado sobre Él eran suficientes. Ellos necesitaban ver por sí mismos una alguna señal inequívoca.

El Señor no hace lo que le piden, no hace milagros para que le crean, sino que espera que crean en Él para hacer milagros. La fe no debe brotar de los milagros, sino que antecede a los milagros. La fe es creer en el Señor Jesús por ser quien es y porque Él es de fiar. Así, pues, lejos de ceder a sus exigencias les echa en cara su dureza de corazón. Su prédica se torna entonces hostil e insoportable a sus oídos, de modo que en vez de convertirse de su incredulidad «se pusieron furiosos» y movidos por la ira lo sacaron fuera del pueblo con intención de despeñarlo por un barranco.

Resulta curioso cómo el Señor Jesús se libera tan fácilmente de la turba virulenta que ya estaba a punto de arrojarlo por el precipicio: «pasando en medio de ellos, continuó su camino». ¿Cómo lo hizo? ¿No es acaso un milagro liberarse tan tranquilamente de una multitud enardecida? El Señor tiene el dominio absoluto sobre la situación. El mensaje parece claro: nadie tiene poder alguno para hacerle daño o para quitarle la vida si Él mismo no lo permite (ver Jn 10,17-18). Y su hora no ha llegado aún.

En la vida del Señor Jesús se realiza también el destino de todos los profetas auténticos: ser bandera discutida, signo de contradicción. Todo profeta enviado por Dios está llamado a denunciar el mal para enderezar los senderos torcidos, por ello su prédica no puede esperar la adhesión entusiasta de las masas y multitudes. Muchos dirán acaso “qué bien habla”, pero cuando sus palabras como espada de doble filo penetren hasta las coyundas de su ser y denuncien sus tinieblas, invitándolos a abandonar las sendas torcidas y convertirse de su mala conducta para caminar a la luz de los designios divinos, lejos de escucharlo con humildad y cambiar de vida buscarán quitar de en medio a quien denuncia su maldad: «Es un reproche de nuestros criterios, su sola presencia nos es insufrible… Condenémosle a una muerte afrentosa» (Sab 2,14.20).

El Señor sabe bien que «ningún profeta es bien recibido en su tierra». La tarea del profeta no es fácil. Al mensajero divino que es fiel a su misión no le espera una multitudinaria acogida, fama, aplausos, reconocimiento de las multitudes o de los poderosos. Un profeta encontrará resistencia y oposición a veces muy dura, y la oposición más fuerte parece ser de los de su propia casa, es decir, de aquellos que viven con él y “ya lo conocen”.

Uno de aquellos profetas terriblemente maltratado por los jefes de su pueblo fue Jeremías (Primera lectura). Ante su llamado, experimenta miedo, temor profundo. Sabe o intuye que será rechazado. No resulta fácil aceptar la misión de ser profeta, pues implica tener que asumir la incomodidad de tener que denunciar el mal, de enfrentar la dureza de corazón de tantos, los fracasos en el anuncio, la oposición, la persecución y hasta muerte violenta. Ante esa perspectiva, ¿cómo no comprender el miedo que surge en el corazón del profeta? Dios comprende los temores que experimenta el joven Jeremías, por eso lo alienta y le promete asistirlo, fortalecerlo, hacerlo fuerte a la hora de proclamar todo lo que Él le mande: «Lucharán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo para librarte».

III. LUCES PARA LA VIDA CRISTIANA

Si el Señor Jesús encontró oposición, ¿no la encontraré yo también cuando anuncie al Señor y su Evangelio? Si Él fue rechazado por algunos, calumniado y perseguido, ¿no lo seré yo también como discípulo suyo? Sí, también yo, si vivo como discípulo suyo, si asumo la misión de anunciar su Evangelio, experimentaré en no pocas ocasiones la oposición y el rechazo de muchos. El Señor lo ha advertido: «El discípulo no es más que su Maestro» (Mt 10,24).

La conciencia de esta oposición que encontraremos no sólo en el mundo, sino incluso a veces entre nuestros propios familiares o amigos, no debe llevarnos a acobardarnos, desistiendo en el empeño de llevar una vida cristiana coherente y desistiendo de anunciar el Evangelio. Más allá de la resistencia de quienes se aferran a sus propias expectativas sobre nosotros, o a sus propios criterios errados o ideologías, o incluso a sus propios vicios y pecados, muchos están esperando que les anunciemos el Evangelio como testigos veraces y valientes del Señor, para decidirse también ellos a seguirlo y emprender así el Camino que conduce a la Vida plena.

El Señor Jesús sabe bien de las dificultades que encontraremos en el camino y por eso Él mismo nos alienta en todo momento: «No se turbe vuestro corazón ni se acobarde» (Jn 14,27), «en el mundo tendrán tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo» (Jn 16,33). Y como a su profeta Dios nos dice también a nosotros: «Lucharán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo para librarte» (Jer 1,19). Así pues, si Dios está con nosotros, ¿quién podrá contra nosotros? (ver Rom 8,31). ¡Qué importante es confiar en Dios en los momentos de prueba, y mantenernos siempre fieles al Señor!

Cuando confiados en el Señor vencemos nuestros miedos e inseguridades y nos lanzamos a anunciar el Evangelio dando testimonio de nuestra fe, descubrimos que verdaderamente Dios está con nosotros (ver Jer 1,17-19), que Él nos da la fuerza necesaria para el anuncio y que incluso Él mismo pone en nuestra boca las palabras adecuadas cuando no sabemos qué decir: «el Espíritu de vuestro Padre [es] el que hablará en ustedes» (Mt 10,20)

Como cristianos que somos no podemos quedarnos callados, no podemos escondernos ni acobardarnos, no podemos renunciar a la misión que Él nos ha confiado a todos de anunciar el Evangelio. No podemos defraudar al Señor por miedo al “qué dirán”, por evitar el conflicto o la incomodidad, por respetar lo “políticamente correcto”, por juzgar que “yo no soy capaz”, por ceder a la cobardía o al “complejo” de ser y mostrarme creyente. A los discípulos de Cristo se nos pide hoy dar razón de nuestra fe, hablar venciendo nuestros temores e inseguridades, dar testimonio valiente del Señor y defender a la Iglesia nuestra Madre con pasión.

Así pues, alentado por el Señor, no temas dar razón de tu fe. Y si sucede que alguna vez te quedas callado porque careces del conocimiento debido y no sabes qué responder, investiga luego, pregunta, infórmate mejor, para que la próxima vez que te encuentres en una situación similar no te falte el conocimiento necesario para defender la fe y anunciar al Señor y su Evangelio.

IV. PADRES DE LA IGLESIA

San Beda: «Que Cristo es llamado profeta en las Escrituras, lo atestigua Moisés, cuando dice: “Dios os suscitará un profeta de entre vuestros hermanos” (Dt 18,15)».

San Ambrosio: «El Señor, pues (que había enseñado a los apóstoles con su ejemplo cómo debe tratarse a los demás), ni rechaza a los que quieren estar con Él, ni obliga a los que no quieren; ni hace oposición a los que le arrojan, ni desoye a los que le piden. Y no es pequeña la envidia que se levanta, cuando olvidándose todos de la caridad del Salvador, convierten los motivos de gratitud en odios acerbos».

San Ambrosio. «Entiéndase también que no sufrió la pasión de su cuerpo por necesidad, sino voluntariamente. Porque cuando quiere, es prendido; y cuando quiere, se escapa».

San Beda: «No había venido aún la hora de su Pasión, que debía tener lugar durante la preparación de la Pascua; tampoco se encontraba en el lugar en donde debía suceder la Pasión, el cual no se figuraba en Nazaret, sino en Jerusalén, con la sangre de las víctimas; ni tampoco había elegido esta clase de muerte, puesto que todos los siglos anunciaban que sería crucificado».

V. CATECISMO DE LA IGLESIA

Los Misterios de la vida oculta de Jesús

531: Jesús compartió, durante la mayor parte de su vida, la condición de la inmensa mayoría de los hombres: una vida cotidiana sin aparente importancia, vida de trabajo manual, vida religiosa judía sometida a la ley de Dios, vida en la comunidad. De todo este período se nos dice que Jesús estaba «sometido» a sus padres y que «progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres» (Lc 2,51-52).

Cristo es el Ungido

436: Cristo viene de la traducción griega del término hebreo «Mesías» que quiere decir «ungido». No pasa a ser nombre propio de Jesús sino porque Él cumple perfectamente la misión divina que esa palabra significa. En efecto, en Israel eran ungidos en el nombre de Dios los que le eran consagrados para una misión que habían recibido de Él. Éste era el caso de los reyes, de los sacerdotes y, excepcionalmente, de los profetas. Éste debía ser por excelencia el caso del Mesías que Dios enviaría para instaurar definitivamente su Reino. El Mesías debía ser ungido por el Espíritu del Señor a la vez como rey y sacerdote, pero también como profeta. Jesús cumplió la esperanza mesiánica de Israel en su triple función de sacerdote, profeta y rey.

«Ningún profeta es bien recibido en su patria»

64: Por los profetas, Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación, en la espera de una Alianza nueva y eterna destinada a todos los hombres, y que será grabada en los corazones. Los profetas anuncian una redención radical del pueblo de Dios, la purificación de todas sus infidelidades, una salvación que incluirá a todas las naciones.

65: «De una manera fragmentaria y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros padres por medio de los profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por su Hijo» (Heb 1,1-2). Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es la Palabra única, perfecta e insuperable del Padre.

530: La Huida a Egipto y la matanza de los inocentes manifiestan la oposición de las tinieblas a la luz: «Vino a su Casa, y los suyos no lo recibieron» (Jn 1,11). Toda la vida de Cristo estará bajo el signo de la persecución. Los suyos la comparten con Él (ver Jn 15,20). Su vuelta de Egipto recuerda el éxodo y presenta a Jesús como el liberador definitivo.

VI. PALABRAS DE LUIS FERNANDO FIGARI (transcritas de textos publicados)

«Desde hace ya muchos años el mysterium iniquitatis adquiere muchas máscaras y se disfraza, revestido de muchas mentiras, con el objeto de atacar a la Iglesia y a sus hijos. Que “el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar”, es una realidad incontestable. Pero las máscaras aunque parezcan nuevas son máscaras, y eso las pone en evidencia.

Las campañas contra la Iglesia y sus hijos han marcado el siglo XX que ha terminado, y se prolongan en el presente...

Recientes artículos y libros están poniendo al descubierto una feroz actitud de intolerancia contra la Iglesia. Se está empezando a desentrañar la madeja de los infundados ataques, de calumnias, de posturas y pseudotestimonios que ponen al descubierto la terrible magnitud de odio, rechazo y marginación de la que ha venido siendo víctima la Iglesia. Se calcula que han sido cuarenta y cinco millones de cristianos que han encontrado la muerte violenta entre 1900 y 2000 (ver Antonio Socci, I nuovi perseguitati. Indagine sulla intolleranza Anticristiana nel Nuovo Secolo del Martirio, Piemme, Casale Monferrato 2002). De ellos la amplia mayoría son hijos e hijas de la Iglesia Católica. Particularmente intensa es la persecución abierta o encubierta contra los católicos. La razón de esa cruz está en lo que es la Iglesia y en su irradiación. También otros cristianos han sido asesinados por quienes reclaman en los países de mayoría cristiana todo tipo de libertades y derechos, que niegan en los suyos. Y no sólo se niegan los elementales derechos humanos de los católicos y de los cristianos en general, sino que la persecución apunta directamente a la Iglesia...

La Iglesia Católica es la conciencia de la humanidad. En una sociedad donde se ha perdido el norte, Ella es la brújula que señala el camino. Cuando se arrasa con la razón sale en defensa de ella. Cuando se atenta contra la vida sale en defensa de ella. Cuando se violan los derechos humanos sale en defensa de ellos. Cuando se mancilla la dignidad de la persona, sale en defensa de ella. Por eso, quienes han optado por un camino contrario al que el Señor Jesús ha revelado para la realización del ser humano, buscan desprestigiar a la Iglesia y a sus hijos, buscan mancillarla, silenciarla, calumniarla, perseguirla, asesinar a sus hijos.

Lo del martirio no es nuevo, se estiman en setenta millones los católicos asesinados de una u otra forma a lo largo de diecinueve siglos, dejando para el siglo XX el baldón de obtener el primer lugar en la historia de la persecución religiosa. Las calumnias y mentiras no son tampoco novedad, el mismo Señor Jesús ha sido y es víctima de ello. También Él advirtió: “Ya le basta al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su amo. Si al dueño de la casa le han llamado Beelzebul, ¡cuánto más a sus domésticos!”. Las conjuras e intrigas tampoco son novedad, nuevamente miremos al Señor, leamos los Evangelios, observemos la conducta de fariseos y levitas. Éstos son hechos. Ésta es la historia real. Éstos son los sucesos que los hijos de la Iglesia debemos tener presente para no dejarnos impresionar por la sociedad consumista, por esa curiosa conspiración del silencio, por la manipulación de hechos y noticias, por la inversión de la escala de valores, por campañas encubiertas de pensamiento light cuyos efectos sobre la niñez y la juventud son trágicos, etc...

Pero, la realidad integral es diversa. La realidad es cruciforme, tiene una dimensión vertical y una horizontal. Es necesario tener la visión completa. El Señor Jesús, luz del mundo, está presente...

Hay que tener viva esperanza en la vida plena que espera al que es fiel y coherente al camino señalado por el Señor: “Su señor le dijo: ‘¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor’”. Así como esa confortadora sentencia de Jesús: “En el mundo tendréis tribulación, pero yo soy la victoria que ha vencido al mundo”.

La conciencia misionera de la Iglesia debe invitarnos a un anuncio lleno de parresía, de ardor por dar testimonio del Señor Jesús, de vivir el amor a la Iglesia, de cuidar la identidad cristiana propia, y en la familia educar a los hijos con amor tierno y auténtico respeto a amar a Dios y a su Iglesia.

La Nueva Evangelización es una de las respuestas inspiradas por el Espíritu Santo. Está pidiendo a gritos artesanos para realizarla en estos tiempos, testigos que den, de persona a persona, la versión personal de su encuentro con el Señor y lo que significa, en una labor evangelizadora y catequética, que ha sido la principal entre los cristianos desde los primeros tiempos...

La gran respuesta evangelizadora es acoger la gracia y responder al llamado al encuentro con el Señor. Poner los medios, superar los obstáculos mediáticos, aquellos de los mensajes contra-culturales que han adormecido las conciencias y oscurecido la visión, cuya tecnología, no pocas veces, incluso afecta el uso recto de la razón, desperdiciando el poder del entendimiento en vanas reflexiones, en charlatanerías que huyen de lo fundamental del ser humano, y se refugian en falaces pensamientos. El consumismo y el subjetivismo han debilitado la conciencia y la personalidad de las personas que responden más a impulsos de apetitos inferiores que a la recta integralidad del ser humano y a los dinamismos que desde su mismidad le señalan un camino exigente y no pocas veces a contracorriente del permisivismo moral hoy reinante, pero que es el sendero que lleva a la realización y la plenitud.

Esa respuesta, superando los obstáculos puestos en el camino, es el acoger la vocación universal a la santidad, de la que tanto nos ha hablado el Concilio Vaticano II... Es un aspecto fundamental de la vida cristiana recorrer ese sendero. Precisamente por ello es que hay que ir al encuentro del Señor Jesús».

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico