Soporte
S.S. Benedicto XVI, √Āngelus, 30 de agosto de 2009
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

√Āngelus, 30 de agosto de 2009

Palacio Apostólico de Castelgandolfo

Queridos hermanos y hermanas:

Hace tres d√≠as, el 27 de agosto, celebramos la memoria lit√ļrgica de Santa M√≥nica, madre de San Agust√≠n, considerada modelo y patrona de las madres cristianas. Muchas noticias sobre ella nos proporciona su hijo en el libro autobiogr√°fico Las confesiones, obra maestra entre las m√°s le√≠das de todos los tiempos. Aqu√≠ conocemos que San Agust√≠n bebi√≥ el nombre de Jes√ļs con la leche materna y fue educado por su madre en la religi√≥n cristiana, cuyos principios quedaron en √©l impresos incluso en los a√Īos de desviaci√≥n espiritual y moral. M√≥nica jam√°s dej√≥ de orar por √©l y por su conversi√≥n, y tuvo el consuelo de verle regresar a la fe y recibir el bautismo. Dios oy√≥ las plegarias de esta santa mam√°, a quien el obispo de Tagaste hab√≠a dicho: "Es imposible que se pierda un hijo de tantas l√°grimas". En verdad, San Agust√≠n no s√≥lo se convirti√≥, sino que decidi√≥ abrazar la vida mon√°stica y, al volver a √Āfrica, fund√≥ √©l mismo una comunidad de monjes. Conmovedores y edificantes son los √ļltimos coloquios espirituales entre √©l y su madre en la quietud de una casa de Ostia, a la espera de embarcarse rumbo a √Āfrica. Santa M√≥nica ya hab√≠a llegado a ser, para este hijo suyo, "m√°s que madre, la fuente de su cristianismo". Su √ļnico deseo durante a√Īos hab√≠a sido la conversi√≥n de Agust√≠n, a quien ahora ve√≠a orientado incluso a una vida de consagraci√≥n al servicio de Dios. Por lo tanto pod√≠a morir contenta, y efectivamente falleci√≥ el 27 de agosto del a√Īo 387, a los 56 a√Īos, despu√©s de haber pedido a sus hijos que no se preocuparan por su sepultura, sino que se acordaran de ella, all√≠ donde estuvieran, en el altar del Se√Īor. San Agust√≠n repet√≠a que su madre lo hab√≠a "engendrado dos veces".

La historia del cristianismo est√° constelada de innumerables ejemplos de padres santos y de aut√©nticas familias cristianas que han acompa√Īado la vida de generosos sacerdotes y pastores de la Iglesia. Pensemos en San Basilio Magno y San Gregorio Nacianceno, ambos pertenecientes a familias de santos. Pensemos, cercan√≠simos a nosotros, en los esposos Luigi Beltrame Quattrocchi y Maria Corsini, que vivieron entre finales del siglo XIX y mediados de 1900, beatificados por mi venerado predecesor Juan Pablo II en octubre de 2001, coincidiendo con los veinte a√Īos de la exhortaci√≥n apost√≥lica Familiaris consortio. Este documento, adem√°s de ilustrar el valor del matrimonio y los deberes de la familia, llama a los esposos a un particular compromiso en el camino de santidad que, sacando gracia y fortaleza del sacramento del matrimonio, les acompa√Īa a lo largo de toda su existencia (cf. n. 56). Cuando los c√≥nyuges se dedican generosamente a la educaci√≥n de los hijos, gui√°ndolos y orient√°ndolos en el descubrimiento del designio de amor de Dios, preparan ese f√©rtil terreno espiritual en el que brotan y maduran las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Se revela as√≠ hasta qu√© punto est√°n √≠ntimamente unidas y se iluminan rec√≠procamente el matrimonio y la virginidad, a partir de su enraizamiento com√ļn en el amor esponsal de Cristo.

Queridos hermanos y hermanas: en este A√Īo sacerdotal oremos para que, "por intercesi√≥n del santo cura de Ars, las familias cristianas sean peque√Īas iglesias en las que todas las vocaciones y todos los carismas, donados por el Esp√≠ritu Santo, se acojan y valoren" (de la Oraci√≥n por el A√Īo sacerdotal). Que nos obtenga esta gracia Mar√≠a sant√≠sima, a la que ahora invocamos juntos.

Despu√©s del √Āngelus

El pr√≥ximo martes, 1 de septiembre, se celebrar√° en Italia la Jornada para la salvaguarda de la creaci√≥n. Es una cita significativa, de relevancia tambi√©n ecum√©nica, que este a√Īo tiene como tema la importancia del aire, elemento indispensable para la vida. Como hice en la audiencia general del mi√©rcoles pasado, exhorto a todos a un compromiso mayor por la tutela de la creaci√≥n, don de Dios. En particular, animo a los pa√≠ses industrializados a cooperar responsablemente por el futuro del planeta y para que no sean las poblaciones m√°s pobres las que paguen el precio m√°s alto de los cambios clim√°ticos.

(En lengua francesa)

La liturgia de este domingo nos invita a escuchar con atención la Palabra de Dios para ser fieles a ella poniéndola en práctica cada día. Es para nosotros fuente de sabiduría, de luz, de entendimiento y de vida. Sepamos dedicar tiempo para acoger esta Palabra y para meditarla a fin de que pueda echar raíces en lo más profundo de nuestra vida cotidiana. Así nuestra existencia dará fruto y expresará el amor de Dios por cada hombre.

(En lengua inglesa)

Que vuestra estancia en Castelgandolfo y en Roma profundice vuestra comprensi√≥n integral de nuestra fe y fortalezca en vosotros el deseo de ser constantes, con las palabras y los hechos, en el seguimiento del coraz√≥n y del esp√≠ritu de nuestro Se√Īor.

(En lengua alemana)

En el Evangelio de hoy se nos dice: no son las reglas exteriores las que hacen bueno al hombre, sino que lo bueno debe venir del interior, del centro de su ser. Pero el interior del hombre ‚ÄĒel coraz√≥n, como lo llama la tradici√≥n‚ÄĒ est√° a su vez a la b√ļsqueda de un centro donde poder tener apoyo, orientaci√≥n y amor. Este centro es la Palabra de Dios, la palabra de la verdad, que nos ha llamado a la existencia y que llevar√° nuestra vida a cumplimiento. Roguemos al Se√Īor que siembre "en nuestro coraz√≥n el amor por su nombre", por √©l mismo, para que "crezca en nosotros lo que es bueno y santo".

(En lengua polaca)

La semana pasada hemos recordado la memoria de Santa Mónica y de su hijo San Agustín, por cuya conversión ella oró sin cesar. Que esta actitud recuerde a los padres su especial papel en la educación de los hijos y en su formación en la relación con Dios. Os bendigo a todos de corazón, de manera particular a los padres, a los profesores y a los alumnos que se preparan para el inicio del nuevo curso.

(En lengua espa√Īola)

En el evangelio proclamado este domingo vemos c√≥mo la gente, asombrada ante las palabras y los hechos de Jes√ļs, dec√≠a de √©l: "Todo lo ha hecho bien". Pidamos por intercesi√≥n de la Virgen Mar√≠a poder gozar igualmente de una experiencia viva y real del misterio y de la Persona de Cristo, que nos colma de su amor y su vida a trav√©s de la liturgia, la Palabra divina y la oraci√≥n.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico