Soporte
S.S. Benedicto XVI, Discurso del Santo Padre durante la Bendición de las primeras piedras de las iglesias de los latinos y de los greco-melquitas en Betania, al otro lado del Jordán
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Discurso del Santo Padre durante la Bendición de las primeras piedras de las iglesias de los latinos y de los greco-melquitas en Betania, al otro lado del Jordán

Peregrinación a Tierra Santa (8-15 de mayo de 2009)

Alteza real;
queridos hermanos en el episcopado;
queridos amigos:

Con gran alegr√≠a espiritual vengo a bendecir las primeras piedras de las dos iglesias cat√≥licas que se construir√°n al lado del r√≠o Jord√°n, un lugar marcado por muchos acontecimientos memorables en la historia b√≠blica. El profeta El√≠as, tesbita, proced√≠a de esta regi√≥n, que no est√° lejos del norte de Galaad. Aqu√≠ cerca, frente a Jeric√≥, las aguas del Jord√°n se abrieron ante El√≠as, a quien el Se√Īor se llev√≥ en un carro de fuego (cf. 2 R 2, 9-12). Aqu√≠ el Esp√≠ritu del Se√Īor llam√≥ a Juan, hijo de Zacar√≠as, a predicar la conversi√≥n de los corazones. Juan Evangelista enmarc√≥ tambi√©n en esta zona el encuentro entre el Bautista y Jes√ļs, que en su bautismo fue "ungido" por el Esp√≠ritu de Dios, el cual baj√≥ en forma de paloma, y fue proclamado Hijo predilecto del Padre (cf. Jn 1, 28; Mc 1, 9-11).

He tenido el honor de ser recibido en este importante lugar por sus majestades el rey Abdal√° II y la reina Rania. Quiero expresar una vez m√°s mi sincera gratitud por la cordial hospitalidad que me han brindado durante mi visita al reino hachemita de Jordania.

Saludo con alegr√≠a a Su Beatitud Gregorio III Laham, patriarca de Antioqu√≠a para la Iglesia greco-melquita. Tambi√©n saludo con afecto a Su Beatitud Fouad Twal, patriarca latino de Jerusal√©n. Extiendo de coraz√≥n mis mejores deseos a Su Beatitud Michel Sabbah, a los obispos auxiliares presentes, en particular al arzobispo Yasser Ayyach y al reverendo Salim Sayegh, a quien doy las gracias por sus amables palabras de bienvenida. Me alegra saludar a todos los obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos que nos acompa√Īan hoy. Alegr√©monos al reconocer que estas dos iglesias, una latina y otra greco-melquita, servir√°n para edificar, cada una seg√ļn las tradiciones de su propia comunidad, la √ļnica familia de Dios.

La primera piedra de una iglesia es s√≠mbolo de Cristo. La Iglesia se apoya en Cristo, est√° sostenida por √©l y no se puede separar de √©l. √Čl es el √ļnico cimiento de toda comunidad cristiana, la piedra viva, rechazada por los constructores pero preciosa a los ojos de Dios y elegida por √©l como piedra angular (cf. 1 P 2, 4-5.7). Con √©l tambi√©n nosotros somos piedras vivas para la construcci√≥n del edificio espiritual, morada de Dios (cf Ef 2, 20-22; 1 P 2, 5). San Agust√≠n sol√≠a hacer referencia al misterio de la Iglesia como Christus totus, el Cristo total, el Cuerpo de Cristo pleno y completo, Cabeza y miembros. Esta es la realidad de la Iglesia: es Cristo y nosotros, Cristo con nosotros. √Čl es con nosotros como la vid con sus sarmientos (cf. Jn 15, 1-8). La Iglesia es en Cristo una comunidad de vida nueva, una realidad din√°mica de gracia que brota de √©l. A trav√©s de la Iglesia, Cristo purifica nuestro coraz√≥n, ilumina nuestra mente, nos une con el Padre y, en el √ļnico Esp√≠ritu, nos impulsa a la pr√°ctica diaria del amor cristiano. Confesamos esta gozosa realidad como Iglesia una, santa, cat√≥lica, y apost√≥lica.

Entramos en la Iglesia por el bautismo. La memoria del Bautismo de Cristo est√° muy presente ante nosotros en este lugar. Jes√ļs se puso en la fila con los pecadores y acept√≥ el bautismo de penitencia de Juan como un signo prof√©tico de su pasi√≥n, muerte y resurrecci√≥n para el perd√≥n de los pecados. A lo largo de los siglos, numerosos peregrinos han venido al Jord√°n buscando la purificaci√≥n, renovar su fe y estar m√°s cerca del Se√Īor. As√≠ lo hizo la peregrina Egeria, que dej√≥ un escrito sobre su visita al final del Siglo IV. El sacramento del Bautismo, que saca su poder de la muerte y resurrecci√≥n de Cristo, ser√° apreciado particularmente por las comunidades cristianas que se reunir√°n en las iglesias que se van a construir. Que el Jord√°n os recuerde siempre que hab√©is sido lavados en las aguas del Bautismo y que os hab√©is convertido en miembros de la familia de Jes√ļs. Vuestra vida, por obediencia a su Palabra, se transforma en su imagen y semejanza. Al esforzaros por ser fieles a vuestro compromiso bautismal de conversi√≥n, testimonio y misi√≥n, sabed que cont√°is con la fuerza del don del Esp√≠ritu Santo.

Queridos hermanos y hermanas, que la contemplaci√≥n orante de estos misterios os llene de alegr√≠a espiritual y de valent√≠a moral. Con el ap√≥stol San Pablo, os exhorto a crecer en toda la gama de nobles actitudes que se conocen con el nombre bendito de agape, amor cristiano (cf. 1 Co 13, 1-13). Promoved el di√°logo y la comprensi√≥n en la sociedad civil, especialmente al reivindicar vuestros derechos leg√≠timos. En Oriente Medio, marcado por el tr√°gico sufrimiento, por a√Īos de violencia y tensiones sin resolver, los cristianos est√°n llamados a dar, inspir√°ndose en el ejemplo de Jes√ļs, su contribuci√≥n de reconciliaci√≥n y paz con el perd√≥n y la generosidad. Seguid dando gracias a quienes os gu√≠an y sirven fielmente como ministros de Cristo. Hac√©is bien en aceptar su gu√≠a en la fe, conscientes de que al recibir la ense√Īanza apost√≥lica que transmiten, acog√©is a Cristo y acog√©is a Aquel ‚ÄĒel √önico‚ÄĒ que lo envi√≥ (cf. Mt 10, 40).

Queridos hermanos y hermanas, ahora vamos a bendecir estas dos piedras, el inicio de los dos nuevos edificios sagrados. Que el Se√Īor sostenga, fortalezca e incremente las comunidades que en ellos le rendir√°n culto. Y que √©l os bendiga a todos con su don de paz. Am√©n.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico