Soporte
Luis Fernando Figari, Vallejo y Espronceda
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Vallejo y Espronceda

Eran tiempos escolares cuando empec√© a familiarizarme con las obras de C√©sar Vallejo. Y entre lecturas, an√°lisis, conversaciones, los a√Īos han ido pasando con Vallejo no tan lejano. Y es que la po√©tica del vate liberte√Īo est√° muy ligada a las manifestaciones culturales de estas tierras. Para profundizar en la idiosincrasia de Am√©rica Latina y en el drama humano de la b√ļsqueda de Dios, la obra de Vallejo constituye un lugar importante.

√öltimamente he venido revisando unas p√°ginas sobre Vallejo para su publicaci√≥n. Al hacerlo me he tropezado con el asunto de las fuentes de su po√©tica. Que si hay en √©l ecos de Rub√©n Dar√≠o y los modernistas latinoamericanos. Que si el futurismo, vanguardismo, ultra√≠smo y otros "ismos" han dejado su huella en ese estilo tan hondamente personal de Vallejo. S√≠, pero integrados en su t√©cnica, en sus ritmos, en sus ejercicios ling√ľ√≠sticos. Antenor Orrego no ces√≥ de proclamar que su originalidad est√° fermentada por lo aut√≥ctono y por lo ib√©rico en una Am√©rica nueva que busca nuevas formas de expresi√≥n. Y, salvando el mejor sentido de sus expresiones, tiene raz√≥n.

Espronceda

Al releer "El romanticismo en la poes√≠a castellana" de Vallejo, me tropec√© con un entusiasmo que otrora no llam√≥ mi atenci√≥n. Se trata de Jos√© de Espronceda (1808-1842), un poeta rom√°ntico espa√Īol. Para el vate de Santiago de Chuco, en Espronceda "se cumple de una manera amplia y definitiva la doctrina rom√°ntica", "es el jefe del romanticismo castellano". No es su inventor, sino que, al decir de C√©sar Vallejo, "coje el estandarte de la rebeli√≥n, y levant√°ndose con √©l, hacia una altura donde no lleg√≥ nadie antes, lo bate al lado del sol, como un √°guila victoriosa, y lo deja clavado arriba mientras √©l vuela a la Gloria". Se entusiasma al grado de considerar que Espronceda en su corta vida "hab√≠a realizado una definitiva misi√≥n en el progreso humano".

Tal vez su "personalismo", su "subjetivismo art√≠stico", "las llamas torturantes de una filosof√≠a pesimista hasta el escepticismo", la sinceridad al presentarse en su poes√≠a "tal como es en s√≠ mismo", llaman la atenci√≥n de Vallejo al punto de hacer una apolog√≠a del poeta espa√Īol, defendiendo su originalidad creativa. Lo hace en su tesis para Bachiller en Letras.

Pasional

Vallejo no es hombre de quietudes, sino de pasiones intensas, de hondos conflictos, m√ļltiples, dolorosos, ag√≥nicos, jerem√≠acos, de decires que quieren arrancar del lenguaje nuevos signos comunicativos para transmitir mismidades. Ante lo que considera el psiquismo de Espronceda volcado en poema, rompiendo las leyes del lenguaje po√©tico, Vallejo sentencia: "A un nuevo pensamiento, a una nueva cuesti√≥n, eterna, universal, hab√≠a de exigirse una elocuci√≥n nueva, un nuevo modo de expresi√≥n".

De manera especial, Vallejo se encanta con "El Diablo Mundo", al que califica de "grandioso poema, hijo de las entra√Īas de la humanidad, al mediar la centuria pasada, y que de este modo aventaja en espontaneidad de motivo y en sentimiento cristiano, al Fausto de Goethe". Adem√°s del vate liberte√Īo, ¬Ņa qui√©n se le ocurrir√≠a hacer tama√Īa tasa?

Parece ser "El Diablo Mundo" un poema de 1840, que Espronceda deja inconcluso. Vallejo distancia el romanticismo del espa√Īol de otros rom√°nticos que sacrifican el fondo a la forma. Para √©l es un "canto sacudido, descuidado, franco, tumultuosamente melodioso, imagen de la emoci√≥n, palpitaci√≥n intensa del pensamiento grande y hermoso, como un ardoroso toque de sol, dentro del cristal transparente de la palabra, que se estremece y brilla; canto que se escucha repercutir en el fondo m√°s √≠ntimo del coraz√≥n, como la orquesta de la vida universal, en la que vibran desde las silenciosas l√°grimas, todas las notas de la gama del coraz√≥n humano, hasta las carcajadas del placer".

Temas comunes

Sorprende en la lectura de Espronceda la presencia de numerosos temas y sobre todo perspectivas que se encontrar√°n en la po√©tica vallejiana. Espronceda aparece para Vallejo como quien expresa lo que √©l va experimentando. O al menos un viajero cuyo recorrido poetizado le resulta muy connatural. Hay quien dice que su poema mejor logrado ser√≠a "El estudiante de Salamanca". Pero Vallejo, presta atenci√≥n a "El Diablo Mundo", considerando que los dem√°s poemas del bardo espa√Īol responden m√°s o menos "al mismo esp√≠ritu" de √©ste √ļltimo.

"¬ŅQui√©n calmar√° mi dolor? ¬ŅQui√©n enjugar√° mi llanto?" "¬ŅD√≥nde estoy? Tal vez baj√© a la mansi√≥n del espanto, tal vez yo mismo cree tanta visi√≥n, sue√Īo tanto, que donde estoy ya no s√©". "¬ŅQui√©nes sois genios sombr√≠os que junto a m√≠ os agolp√°is?" "¬°Ay! ¬°Cuan terrible condici√≥n me aqueja para llorar y maldecir nacido, v√≠ctima yo de mi fatal deseo, que cumplirse jam√°s mis ansias veo!" Unos escasos ejemplos de temas que de alguna manera est√°n tambi√©n en la po√©tica de Vallejo. Debo decir que en verdad sorprende el influjo del rom√°ntico Espronceda en el poeta de Santiago de Chuco. No tanto sobre la t√©cnica sino m√°s bien sobre la tem√°tica y sus perspectivas.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico