Soporte
S.S. Benedicto XVI, 脕ngelus, 25 de enero de 2009. Fiesta de la Conversi贸n de San Pablo
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

脕ngelus, 25 de Enero de 2009. Fiesta de la Conversi贸n de San Pablo

Queridos hermanos y hermanas:

En el evangelio de este domingo resuenan las palabras de la primera predicaci贸n de Jes煤s en Galilea: "Se ha cumplido el plazo; est谩 cerca el reino de Dios: convert铆os y creed en el Evangelio" (Mc 1, 15). Y precisamente hoy, 25 de enero, se celebra la fiesta de la "Conversi贸n de San Pablo". Una coincidencia feliz, especialmente en este A帽o paulino, gracias a la cual podemos comprender el verdadero significado de la conversi贸n evang茅lica 鈥�metanoia鈥� considerando la experiencia del Ap贸stol. En verdad, en el caso de San Pablo, algunos prefieren no utilizar el t茅rmino "conversi贸n", porque 鈥攄icen鈥� 茅l ya era creyente; m谩s a煤n, era un jud铆o fervoroso, y por eso no pas贸 de la no fe a la fe, de los 铆dolos a Dios, ni tuvo que abandonar la fe jud铆a para adherirse a Cristo. En realidad, la experiencia del Ap贸stol puede ser un modelo para toda aut茅ntica conversi贸n cristiana.

La conversi贸n de San Pablo se produjo en el encuentro con Cristo resucitado; este encuentro fue el que le cambi贸 radicalmente la existencia. En el camino de Damasco le sucedi贸 lo que Jes煤s pide en el evangelio de hoy: Saulo se convirti贸 porque, gracias a la luz divina, "crey贸 en el Evangelio". En esto consiste su conversi贸n y la nuestra: en creer en Jes煤s muerto y resucitado, y en abrirse a la iluminaci贸n de su gracia divina. En aquel momento Saulo comprendi贸 que su salvaci贸n no depend铆a de las obras buenas realizadas seg煤n la ley, sino del hecho de que Jes煤s hab铆a muerto tambi茅n por 茅l, el perseguidor, y hab铆a resucitado.

Esta verdad, que gracias al bautismo ilumina la existencia de todo cristiano, cambia completamente nuestro modo de vivir. Convertirse significa, tambi茅n para cada uno de nosotros, creer que Jes煤s "se entreg贸 a s铆 mismo por m铆", muriendo en la cruz (cf. Ga 2, 20) y, resucitado, vive conmigo y en m铆. Confiando en la fuerza de su perd贸n, dej谩ndome llevar de la mano por 茅l, puedo salir de las arenas movedizas del orgullo y del pecado, de la mentira y de la tristeza, del ego铆smo y de toda falsa seguridad, para conocer y vivir la riqueza de su amor.

Queridos amigos, hoy, al concluir la Semana de oraci贸n por la unidad de los cristianos, la invitaci贸n a la conversi贸n, confirmada por el testimonio de San Pablo, cobra una importancia especial tambi茅n en el plano ecum茅nico. El Ap贸stol nos indica la actitud espiritual adecuada para poder avanzar por el camino de la comuni贸n. "No es que ya haya alcanzado la meta 鈥攅scribe a los Filipenses鈥�, o que sea ya perfecto, sino que contin煤o mi carrera por si consigo conquistarla, habiendo sido yo mismo conquistado por Cristo Jes煤s" (Flp 3, 12). Ciertamente, nosotros, los cristianos, a煤n no hemos alcanzado la meta de la unidad plena, pero si nos dejamos convertir continuamente por el Se帽or Jes煤s, llegaremos seguramente a ella. La Sant铆sima Virgen Mar铆a, Madre de la Iglesia una y Santa, nos obtenga el don de una verdadera conversi贸n, para que se realice cuanto antes el anhelo de Cristo: "Ut unum sint". A ella le encomendamos el encuentro de oraci贸n que presidir茅 esta tarde en la bas铆lica de San Pablo extramuros, en el que participar谩n, como todos los a帽os, los representantes de las Iglesias y comunidades eclesiales presentes en Roma.

Despu茅s del 脕ngelus

Se celebra hoy la Jornada mundial de los enfermos de lepra, iniciada hace 55 a帽os por Ra煤l Follereau. La Iglesia, siguiendo las huellas de Jes煤s, presta siempre una atenci贸n particular a las personas afectadas por esta enfermedad, como lo atestigua tambi茅n el mensaje difundido hace algunos d铆as por el Consejo pontificio para la pastoral de la salud. Me alegra que las Naciones Unidas, con una reciente Declaraci贸n del Alto Comisionado para los derechos humanos, hayan solicitado a los Estados la tutela de los enfermos de lepra y de sus familiares. Por mi parte, les aseguro mi oraci贸n y renuevo mi aliento a cuantos luchan con ellos para su plena curaci贸n y una buena inserci贸n social.

* * *

Los pueblos de varios pa铆ses de Asia oriental se preparan para celebrar el primer d铆a del a帽o lunar. Les deseo que vivan con alegr铆a esta fiesta. La alegr铆a es expresi贸n de estar en armon铆a consigo mismos, y esto s贸lo puede derivar de estar en armon铆a con Dios y con su creaci贸n. Que la alegr铆a est茅 siempre viva en el coraz贸n de todos los ciudadanos de esas naciones, tan queridas por m铆, y se irradie al mundo.

* * *

Y ahora saludo con gran afecto a los ni帽os y a los muchachos de la Acci贸n cat贸lica de Roma y de algunas parroquias y escuelas de la ciudad, que han dado vida a la tradicional "Caravana de la paz". Saludo al cardenal vicario, que los ha acompa帽ado. Queridos muchachos, os agradezco vuestra fidelidad al compromiso en favor de la paz, un compromiso que no se basa tanto en palabras cuanto en opciones y en gestos, como dir谩 una representante vuestra, Miriam, que viene de Eritrea, pero ahora es romana y os hablar谩. Le doy la palabra. (Un ni帽a de la Acci贸n cat贸lica lee el mensaje)

Queridos muchachos, con la ayuda de Jes煤s sed siempre constructores de paz en casa, en la escuela, en el deporte y en todas partes. Gracias una vez m谩s.

(En castellano)

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua espa帽ola, en particular a los fieles de las parroquias de San Bartolom茅, San Andr茅s y Nuestra Se帽ora de los 脕ngeles, de Murcia, presentes en esta oraci贸n mariana. La invitaci贸n a la conversi贸n y a la fe en el Evangelio, que Jes煤s proclam贸 al comienzo de su ministerio p煤blico, no ha perdido su actualidad y nos recuerda que tambi茅n nosotros estamos llamados a dejar todo lo que sea contrario a nuestra condici贸n de disc铆pulos del Se帽or y a identificarnos cada vez m谩s con sus sentimientos. Que a ello nos ayude el ejemplo del ap贸stol San Pablo, que acogi贸 con docilidad la palabra de Cristo y la puso en pr谩ctica con fidelidad y coherencia. 隆Feliz domingo!

Al final, el Santo Padre a帽adi贸:

Tenemos aqu铆 dos palomas. Ahora soltaremos las palomas de la paz que han tra铆do los muchachos de Roma.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico