Soporte
S.S. Benedicto XVI, 脕ngelus, 20 de julio de 2008
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

脕ngelus, 20 de julio de 2008

Viaje Apost贸lico a Sydney (Australia)
con ocasi贸n de la XXIII Jornada Mundial de la Juventud
(13 - 21 de julio de 2008)

Hip贸dromo de Randwick

Queridos j贸venes amigos

Nos disponemos ahora a recitar juntos la hermosa oraci贸n del 脕ngelus. En ella reflexionaremos sobre Mar铆a, mujer joven que conversa con el 谩ngel, que la invita, en nombre de Dios, a una particular entrega de s铆 misma, de su vida, de su futuro como mujer y madre. Podemos imaginar c贸mo debi贸 sentirse Mar铆a en aquel momento: totalmente estremecida, completamente abrumada por la perspectiva que se le pon铆a delante.

El 谩ngel comprendi贸 su ansiedad e inmediatamente intent贸 calmarla: 芦No temas, Mar铆a鈥� El Esp铆ritu Santo vendr谩 sobre ti, y la fuerza del Alt铆simo te cubrir谩 con su sombra禄 (Lc 1,30.35). El Esp铆ritu fue quien le dio la fuerza y el valor para responder a la llamada del Se帽or. El Esp铆ritu fue quien la ayud贸 a comprender el gran misterio que iba a cumplirse por medio de Ella. El Esp铆ritu fue el que la rode贸 con su amor y la hizo capaz de concebir en su seno al Hijo de Dios.

Esta escena es quiz谩s el momento culminante de la historia de la relaci贸n de Dios con su pueblo. En el Antiguo Testamento, Dios se revel贸 de modo parcial y gradual, como hacemos todos en nuestras relaciones personales. Se necesit贸 tiempo para que el pueblo elegido profundizase en su relaci贸n con Dios. La Alianza con Israel fue como un tiempo de hacer la corte, un largo noviazgo. Luego lleg贸 el momento definitivo, el momento del matrimonio, la realizaci贸n de una nueva y eterna alianza. En ese momento Mar铆a, ante el Se帽or, representaba a toda la humanidad. En el mensaje del 谩ngel, era Dios el que brindaba una propuesta de matrimonio con la humanidad. Y en nombre nuestro, Mar铆a dijo s铆.

En los cuentos, los relatos terminan en este momento: 芦y desde entonces vivieron felices y contentos禄. En la vida real no es tan f谩cil. Fueron muchas las dificultades que Mar铆a tuvo que superar al afrontar las consecuencias de aquel 芦s铆禄 al Se帽or. Sime贸n profetiz贸 que una espada le traspasar铆a el coraz贸n. Cuando Jes煤s ten铆a doce a帽os, Ella experiment贸 las peores pesadillas que los padres pueden tener, cuando tuvo a su hijo perdido durante tres d铆as. Y despu茅s de su actividad p煤blica, sufri贸 la agon铆a de presenciar su crucifixi贸n y muerte. En las diversas pruebas Ella permaneci贸 fiel a su promesa, sostenida por el Esp铆ritu de fortaleza. Y por ello tuvo como recompensa la gloria.

Queridos j贸venes, tambi茅n nosotros debemos permanecer fieles al 芦s铆禄 con que acogimos el ofrecimiento de amistad por parte del Se帽or. Sabemos que 脡l nunca nos abandonar谩. Sabemos que 脡l nos sostendr谩 siempre con los dones del Esp铆ritu. Mar铆a acogi贸 la propuesta del Se帽or en nombre nuestro. Dirij谩monos, pues, a Ella y pid谩mosle que nos gu铆e en las dificultades para permanecer fieles a esa relaci贸n vital que Dios estableci贸 con cada uno de nosotros. Mar铆a es nuestro ejemplo y nuestra inspiraci贸n; Ella intercede por nosotros ante su Hijo, y con amor materno nos protege de los peligros.

Despu茅s del 脕ngelus

Queridos amigos:

Llega ahora el momento de deciros adi贸s o, m谩s bien, hasta la vista. Os doy las gracias a todos por haber participado en la Jornada Mundial de la Juventud 2008, aqu铆 en Sidney, y espero que nos volvamos a ver dentro de tres a帽os. La Jornada Mundial de la Juventud 2011 tendr谩 lugar en Madrid, en Espa帽a. Hasta ese momento, recemos los unos por los otros, y demos ante el mundo un alegre testimonio de Cristo. Que Dios os bendiga.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico