Soporte
S.S. Benedicto XVI, Regina coeli. Domingo de la Ascenci贸n del Se帽or, 4 de mayo de 2008
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Regina caeli. Domingo de la Ascensi贸n del Se帽or, 4 de mayo de 2008

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy se celebra en varios pa铆ses, entre los cuales Italia, la solemnidad de la Ascensi贸n de Cristo al cielo, misterio de la fe que el libro de los Hechos de los Ap贸stoles sit煤a cuarenta d铆as despu茅s de la Resurrecci贸n (cf. Hch 1, 3-11); por eso, en el Vaticano y en algunas naciones del mundo ya se celebr贸 el jueves pasado. Despu茅s de la Ascensi贸n, los primeros disc铆pulos permanecieron reunidos en el Cen谩culo, en torno a la Madre de Jes煤s, en ferviente espera del don del Esp铆ritu Santo, prometido por Jes煤s (cf. Hch 1, 14). En este primer domingo de mayo, mes mariano, tambi茅n nosotros revivimos esta experiencia, experimentando m谩s intensamente la presencia espiritual de Mar铆a. La plaza de San Pedro se presenta hoy como un "cen谩culo" al aire libre, lleno de fieles, en gran parte miembros de la Acci贸n cat贸lica italiana, a los cuales me dirigir茅 despu茅s de la oraci贸n mariana del Regina caeli.

En sus discursos de despedida a los disc铆pulos, Jes煤s insisti贸 mucho en la importancia de su "regreso al Padre", coronamiento de toda su misi贸n. En efecto, vino al mundo para llevar al hombre a Dios, no en un plano ideal 鈥攃omo un fil贸sofo o un maestro de sabidur铆a鈥�, sino realmente, como pastor que quiere llevar a las ovejas al redil. Este "茅xodo" hacia la patria celestial, que Jes煤s vivi贸 personalmente, lo afront贸 totalmente por nosotros. Por nosotros descendi贸 del cielo y por nosotros ascendi贸 a 茅l, despu茅s de haberse hecho semejante en todo a los hombres, humillado hasta la muerte de cruz, y despu茅s de haber tocado el abismo de la m谩xima lejan铆a de Dios.

Precisamente por eso, el Padre se complaci贸 en 茅l y lo "exalt贸" (Flp 2, 9), restituy茅ndole la plenitud de su gloria, pero ahora con nuestra humanidad. Dios en el hombre, el hombre en Dios: ya no se trata de una verdad te贸rica, sino real. Por eso la esperanza cristiana, fundamentada en Cristo, no es un espejismo, sino que, como dice la carta a los Hebreos, "en ella tenemos como una ancla de nuestra alma" (Hb 6, 19), una ancla que penetra en el cielo, donde Cristo nos ha precedido.

驴Y qu茅 es lo que m谩s necesita el hombre de todos los tiempos, sino esto: una s贸lida ancla para su vida? He aqu铆 nuevamente el sentido estupendo de la presencia de Mar铆a en medio de nosotros. Dirigiendo la mirada a ella, como los primeros disc铆pulos, se nos remite inmediatamente a la realidad de Jes煤s: la Madre remite al Hijo, que ya no est谩 f铆sicamente entre nosotros, sino que nos espera en la casa del Padre. Jes煤s nos invita a no quedarnos mirando hacia lo alto, sino a estar juntos, unidos en la oraci贸n, para invocar el don del Esp铆ritu Santo. En efecto, s贸lo a quien "nace de lo alto", es decir, del Esp铆ritu Santo, se le abre la entrada en el reino de los cielos (cf. Jn 3, 3-5), y la primera "nacida de lo alto" es precisamente la Virgen Mar铆a. Por tanto, nos dirigimos a ella en la plenitud de la alegr铆a pascual.

Despu茅s del Regina Caeli

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa帽ola, en particular a los fieles de las parroquias del Sagrado Coraz贸n de Jes煤s, de Albacete, y de San Juan Bautista, de Fuensalida, en Toledo. En este d铆a, en el que en algunos lugares se celebra la solemnidad de la Ascensi贸n del Se帽or a la derecha del Padre, os invito a exultar de gozo por este gran misterio, que acrecienta nuestra esperanza de llegar tambi茅n nosotros, como miembros de su cuerpo, a donde nos ha precedido 茅l, que es nuestra Cabeza. 隆Feliz domingo a todos!

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico