Soporte
S.S. Benedicto XVI, Regina Coeli. Domingo de la Misericordia divina, 30 de marzo de 2008
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Regina Caeli. Domingo de la Misericordia divina, 30 de marzo de 2008

Queridos hermanos y hermanas:

Durante el jubileo del a帽o 2000, el amado siervo de Dios Juan Pablo II estableci贸 que en toda la Iglesia el domingo que sigue a la Pascua, adem谩s de Dominica in Albis, se denominara tambi茅n Domingo de la Misericordia Divina. Esto sucedi贸 en concomitancia con la canonizaci贸n de Faustina Kowalska, humilde religiosa polaca, celosa mensajera de Jes煤s misericordioso, que naci贸 en 1905 y muri贸 en 1938.

En realidad, la misericordia es el n煤cleo central del mensaje evang茅lico, es el nombre mismo de Dios, el rostro con el que se revel贸 en la Antigua Alianza y plenamente en Jesucristo, encarnaci贸n del Amor creador y redentor. Este amor de misericordia ilumina tambi茅n el rostro de la Iglesia y se manifiesta mediante los sacramentos, especialmente el de la Reconciliaci贸n, y mediante las obras de caridad, comunitarias e individuales.

Todo lo que la Iglesia dice y realiza, manifiesta la misericordia que Dios tiene para con el hombre. Cuando la Iglesia debe recordar una verdad olvidada, o un bien traicionado, lo hace siempre impulsada por el amor misericordioso, para que los hombres tengan vida y la tengan en abundancia (cf. Jn 10, 10). De la misericordia divina, que pacifica los corazones, brota adem谩s la aut茅ntica paz en el mundo, la paz entre los diversos pueblos, culturas y religiones.

Como sor Faustina, Juan Pablo II se hizo a su vez ap贸stol de la Misericordia divina. La tarde del inolvidable s谩bado 2 de abril de 2005, cuando cerr贸 los ojos a este mundo, era precisamente la v铆spera del segundo domingo de Pascua, y muchos notaron la singular coincidencia, que un铆a en s铆 la dimensi贸n mariana 鈥攅ra el primer s谩bado del mes鈥� y la de la Misericordia divina. En efecto, su largo y multiforme pontificado tiene aqu铆 su n煤cleo central; toda su misi贸n al servicio de la verdad sobre Dios y sobre el hombre y de la paz en el mundo se resume en este anuncio, como 茅l mismo dijo en Cracovia-Lagiewniki en el a帽o 2002 al inaugurar el gran santuario de la Misericordia Divina: 芦Fuera de la misericordia de Dios no existe otra fuente de esperanza para el hombre禄 (Homil铆a durante la misa de consagraci贸n del santuario de la Misericordia Divina, 17 de agosto: L'Osservatore Romano, edici贸n en lengua espa帽ola, 23 de agosto de 2002, p. 4). As铆 pues, su mensaje, como el de santa Faustina, conduce al rostro de Cristo, revelaci贸n suprema de la misericordia de Dios. Contemplar constantemente ese Rostro es la herencia que nos ha dejado y que nosotros, con alegr铆a, acogemos y hacemos nuestra.

Sobre la Misericordia divina se reflexionar谩 de modo especial durante los pr贸ximos d铆as con ocasi贸n del primer Congreso apost贸lico mundial sobre la Misericordia divina, que tendr谩 lugar en Roma y se inaugurar谩 con la santa misa que, si Dios quiere, presidir茅 el mi茅rcoles 2 de abril por la ma帽ana, en el tercer aniversario de la piadosa muerte del siervo de Dios Juan Pablo II. Ponemos el Congreso bajo la protecci贸n celestial de Mar铆a sant铆sima, Mater misericordiae. A ella le encomendamos la gran causa de la paz en el mundo, para que la misericordia de Dios realice lo que resulta imposible a las solas fuerzas humanas, e infunda en los corazones la valent铆a del di谩logo y de la reconciliaci贸n.

Despu茅s del Regina caeli

Dirijo ante todo un cordial saludo a los numerosos peregrinos que en este momento est谩n reunidos en la plaza de San Pedro, de modo especial a cuantos han participado en la santa misa celebrada en la iglesia del Esp铆ritu Santo en Sassia por el cardenal Tarcisio Bertone con ocasi贸n de la fiesta de la Misericordia divina. Queridos hermanos y hermanas, que la intercesi贸n de santa Faustina y del siervo de Dios Juan Pablo II os ayuden a ser aut茅nticos testigos del amor misericordioso. Como ejemplo para imitar me complace indicar hoy a la madre Celestina Donati, fundadora de la congregaci贸n de las Hijas Pobres de San Jos茅 de Calasanz, que hoy ser谩 proclamada beata en Florencia.

(En castellano)

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa帽ola. Queridos hermanos, en este domingo dedicado a la Misericordia divina, agradezcamos a Dios Padre el amor que nos ha manifestado en la muerte y resurrecci贸n de su propio Hijo, y pidamos a la Virgen Mar铆a que interceda por nosotros para que sepamos reconocer en Cristo resucitado la fuente de la esperanza y de la alegr铆a verdadera. 隆Feliz domingo!

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico