Soporte
S.S. Benedicto XVI, Audiencia general. Miércoles 25 de abril de 2007. Orígenes: vida y obra
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Audiencia general. Miércoles 25 de abril de 2007

Orígenes: vida y obra

Queridos hermanos y hermanas:

En nuestras meditaciones sobre las grandes personalidades de la Iglesia antigua, conocemos hoy a una de las m√°s destacadas. Or√≠genes de Alejandr√≠a es, en realidad, una de las personalidades determinantes para todo el desarrollo del pensamiento cristiano. Recoge la herencia de Clemente de Alejandr√≠a, sobre quien meditamos el mi√©rcoles pasado, y la proyecta al futuro de manera tan innovadora que lleva a cabo un cambio irreversible en el desarrollo del pensamiento cristiano. Fue un verdadero "maestro"; as√≠ lo recordaban con nostalgia y emoci√≥n sus disc√≠pulos: no s√≥lo era un brillante te√≥logo, sino tambi√©n un testigo ejemplar de la doctrina que transmit√≠a. Como escribe Eusebio de Cesarea, su bi√≥grafo entusiasta, "ense√Ī√≥ que la conducta debe corresponder exactamente a la palabra, y sobre todo por esto, con la ayuda de la gracia de Dios, indujo a muchos a imitarlo" (Hist. Eccl. VI, 3, 7).

Durante toda su vida anhelaba el martirio. Cuando ten√≠a diecisiete a√Īos, en el d√©cimo a√Īo del emperador Septimio Severo, se desat√≥ en Alejandr√≠a la persecuci√≥n contra los cristianos. Clemente, su maestro, abandon√≥ la ciudad, y el padre de Or√≠genes, Le√≥nidas, fue encarcelado. Su hijo anhelaba ardientemente el martirio, pero no pudo realizar este deseo. Entonces escribi√≥ a su padre, exhort√°ndolo a no desfallecer en el supremo testimonio de la fe. Y cuando Le√≥nidas fue decapitado, el joven Or√≠genes sinti√≥ que deb√≠a acoger el ejemplo de su vida. Cuarenta a√Īos m√°s tarde, mientras predicaba en Cesarea, declar√≥: "De nada me sirve haber tenido un padre m√°rtir si no tengo una buena conducta y no honro la nobleza de mi estirpe, esto es, el martirio de mi padre y el testimonio que lo hizo ilustre en Cristo" (Hom. Ez. 4, 8).

En una homil√≠a sucesiva ‚ÄĒcuando, gracias a la extrema tolerancia del emperador Felipe el √Ārabe, parec√≠a haber pasado la posibilidad de dar un testimonio cruento‚ÄĒ Or√≠genes exclama: "Si Dios me concediera ser lavado en mi sangre, para recibir el segundo bautismo habiendo aceptado la muerte por Cristo, me alejar√≠a seguro de este mundo... Pero son dichosos los que merecen estas cosas" (Hom. Iud. 7, 12). Estas frases revelan la fuerte nostalgia de Or√≠genes por el bautismo de sangre. Y, al final, este irresistible anhelo se realiz√≥, al menos en parte. En el a√Īo 250, durante la persecuci√≥n de Decio, Or√≠genes fue arrestado y torturado cruelmente. A causa de los sufrimientos padecidos, muri√≥ pocos a√Īos despu√©s. Ten√≠a menos de setenta a√Īos.

Hemos aludido a ese "cambio irreversible" que Or√≠genes inici√≥ en la historia de la teolog√≠a y del pensamiento cristiano. ¬ŅPero en qu√© consiste este "cambio", esta novedad tan llena de consecuencias? Consiste, principalmente, en haber fundamentado la teolog√≠a en la explicaci√≥n de las Escrituras. Hacer teolog√≠a era para √©l esencialmente explicar, comprender la Escritura; o podr√≠amos decir incluso que su teolog√≠a es una perfecta simbiosis entre teolog√≠a y ex√©gesis. En verdad, la caracter√≠stica propia de la doctrina de Or√≠genes se encuentra precisamente en la incesante invitaci√≥n a pasar de la letra al esp√≠ritu de las Escrituras, para progresar en el conocimiento de Dios. Y, como escribi√≥ von Balthasar, este "alegorismo", coincide precisamente "con el desarrollo del dogma cristiano realizado por la ense√Īanza de los doctores de la Iglesia", los cuales ‚ÄĒde una u otra forma‚ÄĒ acogieron la "lecci√≥n" de Or√≠genes.

As√≠ la tradici√≥n y el magisterio, fundamento y garant√≠a de la investigaci√≥n teol√≥gica, llegan a configurarse como "Escritura en acto" (cf. Origene: il mondo, Cristo e la Chiesa, tr. it., Mil√°n 1972, p. 43). Por ello, podemos afirmar que el n√ļcleo central de la inmensa obra literaria de Or√≠genes consiste en su "triple lectura" de la Biblia. Pero antes de ilustrar esta "lectura" conviene echar una mirada de conjunto a la producci√≥n literaria del alejandrino. San Jer√≥nimo, en su Ep√≠stola 33, enumera los t√≠tulos de 320 libros y de 310 homil√≠as de Or√≠genes. Por desgracia, la mayor parte de esta obra se ha perdido, pero incluso lo poco que queda de ella lo convierte en el autor m√°s prol√≠fico de los tres primeros siglos cristianos. Su radio de inter√©s va de la ex√©gesis al dogma, la filosof√≠a, la apolog√©tica, la asc√©tica y la m√≠stica. Es una visi√≥n fundamental y global de la vida cristiana.

El n√ļcleo inspirador de esta obra es, como hemos dicho, la "triple lectura" de las Escrituras desarrollada por Or√≠genes en el arco de su vida. Con esta expresi√≥n aludimos a las tres modalidades m√°s importantes ‚ÄĒno son sucesivas entre s√≠; m√°s bien, con frecuencia se superponen‚ÄĒ con las que Or√≠genes se dedic√≥ al estudio de las Escrituras. Ante todo ley√≥ la Biblia con el deseo de buscar el texto m√°s seguro y ofrecer su edici√≥n m√°s fidedigna. Por ejemplo, el primer paso consiste en conocer realmente lo que est√° escrito y conocer lo que esta escritura quer√≠a decir inicialmente.

Or√≠genes realiz√≥ un gran estudio con este fin y redact√≥ una edici√≥n de la Biblia con seis columnas paralelas, de izquierda a derecha, con el texto hebreo en caracteres hebreos ‚ÄĒmantuvo tambi√©n contactos con los rabinos para comprender bien el texto original hebraico de la Biblia‚ÄĒ, despu√©s el texto hebraico transliterado en caracteres griegos y a continuaci√≥n cuatro traducciones diferentes en lengua griega, que le permit√≠an comparar las diversas posibilidades de traducci√≥n. De aqu√≠ el t√≠tulo de "Hexapla" ("seis columnas") atribuido a esta gran sinopsis. Lo primero, por tanto, es conocer exactamente lo que est√° escrito, el texto como tal. En segundo lugar Or√≠genes ley√≥ sistem√°ticamente la Biblia con sus c√©lebres Comentarios, que reproducen fielmente las explicaciones que el maestro daba en sus clases, tanto en Alejandr√≠a como en Cesarea. Or√≠genes avanza casi vers√≠culo a vers√≠culo, de forma minuciosa, amplia y profunda, con notas de car√°cter filol√≥gico y doctrinal. Se esfuerza por conocer bien, con gran exactitud, lo que quer√≠an decir los autores sagrados.

Por √ļltimo, incluso antes de su ordenaci√≥n presbiteral, Or√≠genes se dedic√≥ much√≠simo a la predicaci√≥n de la Biblia, adapt√°ndose a un p√ļblico muy heterog√©neo. En cualquier caso, tambi√©n en sus Homil√≠as se percibe al maestro totalmente dedicado a la interpretaci√≥n sistem√°tica del pasaje b√≠blico analizado, fraccionado en los sucesivos vers√≠culos. En las Homil√≠as Or√≠genes aprovecha tambi√©n todas las ocasiones para recordar las diversas dimensiones del sentido de la sagrada Escritura, que ayudan o expresan un camino en el crecimiento de la fe: la primera es el sentido "literal", el cual encierra profundidades que no se perciben en un primer momento; la segunda dimensi√≥n es el sentido "moral": qu√© debemos hacer para vivir la palabra; y, por √ļltimo, el sentido "espiritual", o sea, la unidad de la Escritura, que en todo su desarrollo habla de Cristo. Es el Esp√≠ritu Santo quien nos hace entender el contenido cristol√≥gico y as√≠ la unidad de la Escritura en su diversidad.

Ser√≠a interesante mostrar esto. En mi libro Jes√ļs de Nazaret he intentado se√Īalar en la situaci√≥n actual estas m√ļltiples dimensiones de la Palabra, de la sagrada Escritura, que ante todo debe respetarse precisamente en el sentido hist√≥rico. Pero este sentido nos trasciende hacia Cristo, a la luz del Esp√≠ritu Santo, y nos muestra el camino, c√≥mo vivir. Por ejemplo, eso se puede percibir en la novena Homil√≠a sobre los N√ļmeros, en la que Or√≠genes compara la Escritura con las nueces: "La doctrina de la Ley y de los Profetas, en la escuela de Cristo, es as√≠ ‚ÄĒafirma Or√≠genes en su homil√≠a‚ÄĒ: la letra, que es como la corteza, es amarga; luego, est√° la c√°scara, que es la doctrina moral; en tercer lugar se encuentra el sentido de los misterios, del que se alimentan las almas de los santos en la vida presente y en la futura" (Hom. Num. IX, 7).

Sobre todo por este camino Or√≠genes llega a promover eficazmente la "lectura cristiana" del Antiguo Testamento, rebatiendo brillantemente las teor√≠as de los herejes ‚ÄĒsobre todo gn√≥sticos y marcionitas‚ÄĒ que opon√≠an entre s√≠ los dos Testamentos, rechazando el Antiguo. Al respecto, en la misma Homil√≠a sobre los N√ļmeros, el Alejandrino afirma: "Yo no llamo a la Ley un "Antiguo Testamento", si la comprendo en el Esp√≠ritu. La Ley es "Antiguo Testamento" s√≥lo para quienes quieren comprenderla carnalmente", es decir, qued√°ndose en la letra del texto. Pero "para nosotros, que la comprendemos y la aplicamos en el Esp√≠ritu y en el sentido del Evangelio, la Ley es siempre nueva, y los dos Testamentos son para nosotros un nuevo Testamento, no a causa de la fecha temporal, sino de la novedad del sentido... En cambio, para el pecador y para quienes no respetan el pacto de la caridad, tambi√©n los Evangelios envejecen" (Hom. Num. IX, 4).

Os invito ‚ÄĒy as√≠ concluyo‚ÄĒ a acoger en vuestro coraz√≥n la ense√Īanza de este gran maestro en la fe, el cual nos recuerda con entusiasmo que, en la lectura orante de la Escritura y en el compromiso coherente de la vida, la Iglesia siempre se renueva y rejuvenece. La palabra de Dios, que ni envejece ni se agota nunca, es medio privilegiado para ese fin. En efecto, la palabra de Dios, por obra del Esp√≠ritu Santo, nos gu√≠a continuamente a la verdad completa (cf. Benedicto XVI, Discurso a los participantes en el congreso internacional con motivo del XL aniversario de la constituci√≥n dogm√°tica "Dei Verbum": L'Osservatore Romano, edici√≥n en lengua espa√Īola, 23 de septiembre de 2005, p. 3). Pidamos al Se√Īor que nos d√© hoy pensadores, te√≥logos y ex√©getas que perciban estas m√ļltiples dimensiones, esta actualidad permanente de la sagrada Escritura, su novedad para hoy. Pidamos al Se√Īor que nos ayude a leer la sagrada Escritura de modo orante, para alimentarnos realmente del verdadero pan de la vida, de su Palabra.


Saludos

Saludo a los peregrinos de lengua espa√Īola, especialmente a los sacerdotes que participan en un curso de actualizaci√≥n, a las religiosas de la Compa√Ī√≠a de Mar√≠a, a los fieles de Palencia, La Coru√Īa, Toledo y Madrid, as√≠ como a los de Honduras, M√©xico y otros pa√≠ses de Am√©rica Latina. Os invito a acoger en vuestros corazones las ense√Īanzas de este gran "maestro" en la fe. √Čl nos recuerda que la Iglesia siempre se renueva y rejuvenece con la lectura orante de la sagrada Escritura y el coherente compromiso de vida.

(En italiano)

(A la peregrinación de la región del Trivéneto)

Permaneced fieles a vuestras fecundas tradiciones cristianas que han inspirado y dado vida a significativas obras de caridad. Acompa√Īad a las generaciones j√≥venes, anim√°ndolas a seguir el Evangelio y ayudadles a convencerse de que tambi√©n hoy vale la pena consagrarse totalmente al Se√Īor en la vida sacerdotal y religiosa. Me complace pensar en el gran n√ļmero de misioneros de vuestras regiones que han llevado la buena nueva de la salvaci√≥n a tierras lejanas: que su ejemplo sirva de est√≠mulo a todos para testimoniar por doquier el amor de Dios.

Saludo, por √ļltimo, a los j√≥venes, a los enfermos y a los reci√©n casados. Celebramos hoy la fiesta de san Marcos evangelista, colaborador del ap√≥stol san Pedro. Queridos j√≥venes, os exhorto a entrar en la escuela de Cristo para aprender a seguir fielmente sus huellas. A vosotros, queridos enfermos, os invito a acoger con confianza vuestras pruebas y a transformarlas en don de amor a Cristo para la salvaci√≥n de las almas. A vosotros, queridos reci√©n casados, os deseo que viv√°is el matrimonio como camino de fe, haci√©ndoos cada vez m√°s servidores convencidos del evangelio de la vida.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico