Soporte
S.S. Benedicto XVI, √Āngelus, 25 de febrero de 2007, Plaza de San Pedro. I Domingo de Cuaresma
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

√Āngelus, 25 de febrero de 2007, Plaza de San Pedro. I Domingo de Cuaresma

Queridos hermanos y hermanas:

Este a√Īo el Mensaje para la Cuaresma se inspira en un vers√≠culo del evangelio de san Juan, que, a su vez, cita una profec√≠a mesi√°nica de Zacar√≠as: "Mirar√°n al que traspasaron" (Jn 19, 37). El disc√≠pulo amado, presente junto a Mar√≠a, la Madre de Jes√ļs, y otras mujeres en el Calvario, fue testigo ocular de la lanzada que atraves√≥ el costado de Cristo, haciendo brotar de √©l sangre y agua (cf. Jn 19, 31-34). Aquel gesto realizado por un an√≥nimo soldado romano, destinado a perderse en el olvido, permaneci√≥ impreso en los ojos y en el coraz√≥n del ap√≥stol, que deja constancia de ello en su evangelio. ¬°Cu√°ntas conversiones se han realizado a lo largo de los siglos precisamente gracias al elocuente mensaje de amor que recibe quien dirige la mirada a Jes√ļs crucificado!

Entremos, pues, en el tiempo cuaresmal con la "mirada" fija en el costado de Jes√ļs. En la carta enc√≠clica Deus caritas est (cf. n. 12) quise subrayar que, s√≥lo dirigiendo la mirada a Jes√ļs muerto en la cruz por nosotros, puede conocerse y contemplarse esta verdad fundamental: "Dios es amor" (1 Jn 4, 8. 16). "Desde esa mirada -escrib√≠- el cristiano encuentra la orientaci√≥n de su vivir y de su amar" (Deus caritas est, 12).

Contemplando al Crucificado con los ojos de la fe, podemos comprender en profundidad qu√© es el pecado, cu√°n tr√°gica es su gravedad y, al mismo tiempo, cu√°n inconmensurable es la fuerza del perd√≥n y de la misericordia del Se√Īor. Durante estos d√≠as de Cuaresma no apartemos el coraz√≥n de este misterio de profunda humanidad y de alta espiritualidad. Contemplando a Cristo, sint√°monos al mismo tiempo contemplados por √©l. Aquel a quien nosotros mismos hemos atravesado con nuestras culpas no se cansa de derramar en el mundo un torrente inagotable de amor misericordioso. Ojal√° que la humanidad comprenda que solamente de esta fuente es posible sacar la energ√≠a espiritual indispensable para construir la paz y la felicidad que todo ser humano busca sin cesar.

Pidamos a la Virgen María, que fue traspasada en el alma junto a la cruz del Hijo, que nos obtenga el don de una fe sólida. Que, guiándonos por el camino cuaresmal, nos ayude a dejar todo lo que nos aparta de la escucha de Cristo y de su palabra de salvación. A ella le encomiendo, en particular, la semana de ejercicios espirituales que comenzarán esta tarde, aquí en el Vaticano, y en los que participaré junto con mis colaboradores de la Curia romana.

Queridos hermanos y hermanas, os pido que nos acompa√Ī√©is con vuestra oraci√≥n, a la que corresponder√© de buen grado en el recogimiento del retiro, invocando la fuerza divina sobre cada uno de vosotros, sobre vuestras familias y sobre vuestras comunidades.

Despu√©s √Āngelus

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa√Īola, en especial a los alumnos de los Institutos de As Pontes de Garc√≠a Rodr√≠guez y de Ferrol; a los fieles de distintas parroquias de C√≥rdoba, Puente Genil y Arcos de la Frontera; a la Hermandad de Nuestro Padre Jes√ļs, de Marchena; as√≠ como al grupo de militares espa√Īoles del Ej√©rcito del Aire. Que la Virgen Mar√≠a nos acompa√Īe en nuestro camino de conversi√≥n cuaresmal para que, la escucha de la palabra de Dios y la gracia divina, nos ayuden a vencer las tentaciones, y nuestra vida sea testimonio del amor de Cristo. ¬°Feliz domingo!

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico