Soporte
S.S. Benedicto XVI, Audiencia general. Mi茅rcoles 13 de diciembre de 2006. Timoteo y Tito, los m谩s 铆ntimos colaboradores de San Pablo
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Audiencia general

Timoteo y Tito, los m谩s 铆ntimos colaboradores de san Pablo

Queridos hermanos y hermanas:

Despu茅s de haber hablado ampliamente del gran ap贸stol Pablo, hoy nos referiremos a dos de sus colaboradores m谩s 铆ntimos: Timoteo y Tito. A ellos est谩n dirigidas tres cartas tradicionalmente atribuidas a san Pablo, dos de las cuales est谩n destinadas a Timoteo y una a Tito.

Timoteo es nombre griego y significa "que honra a Dios". San Lucas lo menciona seis veces en los Hechos de los Ap贸stoles; san Pablo en sus cartas lo nombra en 17 ocasiones (adem谩s, aparece una vez en la carta a los Hebreos). De ello se deduce que para san Pablo gozaba de gran consideraci贸n, aunque san Lucas no nos ha contado todo lo que se refiere a 茅l. En efecto, el Ap贸stol le encarg贸 misiones importantes y vio en 茅l una especie de alter ego, como lo demuestra el gran elogio que hace de 茅l en la carta a los Filipenses. "A nadie tengo de tan iguales sentimientos (is贸psychon) que se preocupe sinceramente de vuestros intereses" (Flp 2, 20).

Timoteo naci贸 en Listra (a unos 200 kil贸metros al noroeste de Tarso) de madre jud铆a y de padre pagano (cf. Hch 16, 1). El hecho de que su madre hubiera contra铆do un matrimonio mixto y no hubiera circuncidado a su hijo hace pensar que Timoteo se cri贸 en una familia que no era estrictamente observante, aunque se dice que conoc铆a las Escrituras desde su infancia (cf. 2 Tm 3, 15). Se nos ha transmitido el nombre de su madre, Eunice, y el de su abuela, Loida (cf. 2 Tm 1, 5).

Cuando san Pablo pas贸 por Listra al inicio del segundo viaje misionero, escogi贸 a Timoteo como compa帽ero, pues "los hermanos de Listra e Iconio daban de 茅l un buen testimonio" (Hch 16, 2), pero "lo circuncid贸 a causa de los jud铆os que hab铆a por aquellos lugares" (Hch 16, 3). Junto a Pablo y Silas, Timoteo atraves贸 Asia menor hasta Tr贸ada, desde donde pas贸 a Macedonia. Sabemos que en Filipos, donde Pablo y Silas fueron acusados de alborotar la ciudad y encarcelados por haberse opuesto a que algunos individuos sin escr煤pulos explotaran a una joven como adivina (cf. Hch 16, 16-40), Timoteo qued贸 libre. Despu茅s, cuando Pablo se vio obligado a proseguir hasta Atenas, Timoteo se reuni贸 con 茅l en esa ciudad y desde all铆 fue enviado a la joven Iglesia de Tesal贸nica para tener noticias y para confirmarla en la fe (cf. 1 Ts 3, 1-2). Volvi贸 a unirse despu茅s al Ap贸stol en Corinto, d谩ndole buenas noticias sobre los tesalonicenses y colaborando con 茅l en la evangelizaci贸n de esa ciudad (cf. 2 Co 1, 19).

Volvemos a encontrar a Timoteo en 脡feso durante el tercer viaje misionero de Pablo. Probablemente desde all铆, el Ap贸stol escribi贸 a Filem贸n y a los Filipenses, y en ambas cartas aparece tambi茅n Timoteo como remitente (cf. Flm 1; Flp 1, 1). Desde 脡feso Pablo lo envi贸 a Macedonia junto con un cierto Erasto (cf. Hch 19, 22) y despu茅s tambi茅n a Corinto con el encargo de llevar una carta, en la que recomendaba a los corintios que le dieran buena acogida (cf. 1 Co 4, 17; 16, 10-11).

Tambi茅n aparece como remitente, junto con san Pablo, de la segunda carta a los Corintios; y cuando desde Corinto san Pablo escribe la carta a los Romanos, transmite saludos de Timoteo y de otros (cf. Rm 16, 21). Desde Corinto, el disc铆pulo volvi贸 a viajar a Tr贸ada, en la orilla asi谩tica del mar Egeo, para esperar all铆 al Ap贸stol, que se dirig铆a hacia Jerusal茅n al concluir su tercer viaje misionero (cf. Hch 20, 4).

Desde ese momento, respecto de la biograf铆a de Timoteo las fuentes antiguas s贸lo nos ofrecen una menci贸n en la carta a los Hebreos, donde se lee: "Sabed que nuestro hermano Timoteo ha sido liberado. Si viene pronto, ir茅 con 茅l a veros" (Hb 13, 23).

Para concluir, podemos decir que Timoteo destaca como un pastor de gran importancia. Seg煤n la posterior Historia eclesi谩stica de Eusebio, Timoteo fue el primer obispo de 脡feso (cf. 3, 4). Algunas reliquias suyas se encuentran desde 1239 en Italia, en la catedral de T茅rmoli, en Molise, procedentes de Constantinopla.

Por lo que se refiere a Tito, cuyo nombre es de origen latino, sabemos que era griego de nacimiento, es decir, pagano (cf. Ga 2, 3). San Pablo lo llev贸 consigo a Jerusal茅n con motivo del as铆 llamado Concilio apost贸lico, en el que se acept贸 solemnemente la predicaci贸n del Evangelio a los paganos, sin los condicionamientos de la ley de Mois茅s.

En la carta que dirige a Tito, el Ap贸stol lo elogia defini茅ndolo "verdadero hijo seg煤n la fe com煤n" (Tt 1, 4). Cuando Timoteo se fue de Corinto, san Pablo envi贸 a Tito para hacer que esa comunidad rebelde volviera a la obediencia. Tito restableci贸 la paz entre la Iglesia de Corinto y el Ap贸stol, el cual escribi贸 a esas Iglesia: "El Dios que consuela a los humillados, nos consol贸 con la llegada de Tito, y no s贸lo con su llegada, sino tambi茅n con el consuelo que le hab铆ais proporcionado, comunic谩ndonos vuestra a帽oranza, vuestro pesar, vuestro celo por m铆 (...). Y mucho m谩s que por este consuelo, nos hemos alegrado por el gozo de Tito, cuyo esp铆ritu fue tranquilizado por todos vosotros" (2 Co 7, 6-7. 13).

San Pablo volvi贸 a enviar a Tito 鈥攁 quien llama "compa帽ero y colaborador" (2 Co 8, 23)鈥� para organizar la conclusi贸n de las colectas en favor de los cristianos de Jerusal茅n (cf. 2 Co 8, 6). Ulteriores noticias que nos refieren las cartas pastorales lo presentan como obispo de Creta (cf. Tt 1, 5), desde donde, por invitaci贸n de san Pablo, se uni贸 al Ap贸stol en Nic贸polis, en Epiro, (cf. Tt 3, 12). M谩s tarde fue tambi茅n a Dalmacia (cf. 2 Tm 4, 10). No tenemos m谩s informaci贸n sobre los viajes sucesivos de Tito ni sobre su muerte.

Para concluir, si consideramos juntamente las figuras de Timoteo y de Tito, nos damos cuenta de algunos datos muy significativos. El m谩s importante es que san Pablo se sirvi贸 de colaboradores para el cumplimiento de sus misiones. 脡l es, ciertamente, el Ap贸stol por antonomasia, fundador y pastor de muchas Iglesias. Sin embargo, es evidente que no lo hac铆a todo 茅l solo, sino que se apoyaba en personas de confianza que compart铆an sus esfuerzos y sus responsabilidades.

Conviene destacar, adem谩s, la disponibilidad de estos colaboradores. Las fuentes con que contamos sobre Timoteo y Tito subrayan su disponibilidad para asumir las diferentes tareas, que con frecuencia consist铆an en representar a san Pablo incluso en circunstancias dif铆ciles. Es decir, nos ense帽an a servir al Evangelio con generosidad, sabiendo que esto implica tambi茅n un servicio a la misma Iglesia.

Acojamos, por 煤ltimo, la recomendaci贸n que el ap贸stol san Pablo hace a Tito en la carta que le dirige: "Es cierta esta afirmaci贸n, y quiero que en esto te mantengas firme, para que los que creen en Dios traten de sobresalir en la pr谩ctica de las buenas obras. Esto es bueno y provechoso para los hombres" (Tt 3, 8). Con nuestro compromiso concreto, debemos y podemos descubrir la verdad de estas palabras, y realizar en este tiempo de Adviento obras buenas para abrir las puertas del mundo a Cristo, nuestro Salvador.


Saludos

A los fieles congregados en la bas铆lica vaticana

Os agradezco vuestra presencia y me alegra dar a cada uno mi cordial bienvenida. Saludo ante todo a los fieles de las di贸cesis de Calabria, que han venido aqu铆 acompa帽ando a sus obispos con ocasi贸n de la visita "ad limina Apostolorum". Queridos amigos, la Iglesia que vive en Calabria y que est谩 aqu铆 representada en sus componentes vivos 鈥攐bispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos鈥� debe seguir desempe帽ando un papel fundamental en la sociedad calabresa. Me refiero ante todo a su misi贸n evangelizadora, m谩s urgente que nunca en nuestro tiempo para afrontar los actuales desaf铆os culturales, sociales y religiosos.

Por tanto, no os cans茅is de sacar con valent铆a del Evangelio la luz y la fuerza para promover una aut茅ntica renovaci贸n moral, social y econ贸mica de vuestra regi贸n. Sed testigos gozosos de Cristo e incansables constructores de su reino de justicia y de amor.

Por 煤ltimo, expreso mi sincera gratitud a Calabria por el regalo del 谩rbol de Navidad, 谩rbol grande y hermoso, que precisamente hoy ha sido colocado en la plaza de San Pedro. Lo he visto desde mi ventana.

Saludo tambi茅n a los numerosos estudiantes aqu铆 presentes. En este tiempo de Adviento, Mar铆a nos acompa帽a hacia el encuentro con Jes煤s, en el misterio de su Nacimiento. A ella, a quien ayer veneramos con el t铆tulo de Virgen de Guadalupe, patrona del continente americano, os encomiendo a todos vosotros, queridos muchachos. La invitaci贸n que dirigi贸 en Can谩 a los servidores: "Haced lo que 茅l os diga" (Jn 2, 5), os impulse a abrir el coraz贸n a la palabra de Cristo y hacerla fructificar en vuestra vida. Os bendigo a todos con afecto.

En la sala Pablo VI

Saludo cordialmente a los visitantes de lengua espa帽ola. En especial a la parroquia Santa Mar铆a Reina, de Barcelona, a la estudiantina de la Universidad aut贸noma de Quer茅taro (M茅xico) 鈥攎uchas gracias por vuestro canto鈥�, as铆 como a los dem谩s peregrinos de Espa帽a y Latinoam茅rica. Siguiendo el ejemplo de aquellos primeros colaboradores de los Ap贸stoles, os animo a anunciar, con valent铆a y entrega en vuestra vida, a Cristo, el 煤nico Salvador de los hombres. Muchas gracias por vuestra visita.

(En italiano)

Saludo, por 煤ltimo, a los enfermos y a los reci茅n casados. A vosotros, queridos enfermos, que en vuestra experiencia de la enfermedad compart铆s con Cristo el peso de la cruz, os deseo que las pr贸ximas fiestas navide帽as os proporcionen serenidad y consuelo. A vosotros, queridos reci茅n casados, que acab谩is de fundar vuestra familia, os invito a crecer cada vez m谩s en el amor que Jes煤s nos ha dado en su Navidad.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico