Soporte
S.S. Benedicto XVI, Audiencia general. Mi茅rcoles 18 de octubre de 2006. Judas Iscariote y Mat铆as
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Audiencia general

Mi茅rcoles, 18 de octubre de 2006

Judas Iscariote y Mat铆as

Queridos hermanos y hermanas:

Al terminar hoy de recorrer la galer铆a de retratos de los Ap贸stoles llamados directamente por Jes煤s durante su vida terrena, no podemos dejar de mencionar a quien siempre aparece en 煤ltimo lugar en las listas de los Doce: Judas Iscariote. Y queremos referirnos tambi茅n a la persona que despu茅s fue escogida para sustituirlo, es decir, Mat铆as.

Ya s贸lo el nombre de Judas suscita entre los cristianos una reacci贸n instintiva de reprobaci贸n y de condena. El significado del apelativo "Iscariote" es controvertido: la explicaci贸n m谩s com煤n dice que significa "hombre de Keriot", aludiendo a su pueblo de origen, situado cerca de Hebr贸n y mencionado dos veces en la sagrada Escritura (cf. Jos 15, 25; Am 2, 2). Otros lo interpretan como una variaci贸n del t茅rmino "sicario", como si aludiera a un guerrillero armado de pu帽al, llamado en lat铆n "sica". Por 煤ltimo, algunos ven en ese apodo la simple trascripci贸n de una ra铆z hebreo-aramea que significa: "el que iba a entregarlo". Esta designaci贸n se encuentra dos veces en el cuarto Evangelio: despu茅s de una confesi贸n de fe de Pedro (cf. Jn 6, 71) y luego durante la unci贸n de Betania (cf. Jn 12, 4).

Otros pasajes muestran que la traici贸n se estaba gestando: "aquel que lo traicionaba", se dice de 茅l durante la 煤ltima Cena, despu茅s del anuncio de la traici贸n (cf. Mt 26, 25) y luego en el momento en que Jes煤s fue arrestado (cf. Mt 26, 46. 48; Jn 18, 2. 5). Sin embargo, las listas de los Doce recuerdan la traici贸n como algo ya acontecido: "Judas Iscariote, el mismo que lo entreg贸", dice Marcos (Mc 3, 19); Mateo (Mt 10, 4) y Lucas (Lc 6, 16) utilizan f贸rmulas equivalentes. La traici贸n en cuanto tal tuvo lugar en dos momentos: ante todo en su gestaci贸n, cuando Judas se pone de acuerdo con los enemigos de Jes煤s por treinta monedas de plata (cf. Mt 26, 14-16), y despu茅s en su ejecuci贸n con el beso que dio al Maestro en Getseman铆 (cf. Mt 26, 46-50).

En cualquier caso, los evangelistas insisten en que le correspond铆a con pleno derecho el t铆tulo de Ap贸stol: repetidamente se le llama "uno de los Doce" (Mt 26, 14. 47; Mc 14, 10. 20; Jn 6, 71) o "del n煤mero de los Doce" (Lc 22, 3). M谩s a煤n, en dos ocasiones Jes煤s, dirigi茅ndose a los Ap贸stoles y hablando precisamente de 茅l, lo indica como "uno de vosotros" (Mt 26, 21; Mc 14, 18; Jn 6, 70; 13, 21). Y Pedro dir谩 de Judas que "era uno de los nuestros y obtuvo un puesto en este ministerio" (Hch 1, 17).

Se trata, por tanto, de una figura perteneciente al grupo de los que Jes煤s se hab铆a escogido como compa帽eros y colaboradores cercanos. Esto plantea dos preguntas al intentar explicar lo sucedido. La primera consiste en preguntarnos c贸mo es posible que Jes煤s escogiera a este hombre y confiara en 茅l. Ante todo, aunque Judas era de hecho el ec贸nomo del grupo (cf. Jn 12, 6; 13, 29), en realidad tambi茅n se le llama "ladr贸n" (Jn 12, 6). Es un misterio su elecci贸n, sobre todo teniendo en cuenta que Jes煤s pronuncia un juicio muy severo sobre 茅l: "隆Ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado!" (Mt 26, 24). Es todav铆a m谩s profundo el misterio sobre su suerte eterna, sabiendo que Judas "acosado por el remordimiento, devolvi贸 las treinta monedas de plata a los sumos sacerdotes y a los ancianos, diciendo: "Pequ茅 entregando sangre inocente"" (Mt 27, 3-4). Aunque luego se alej贸 para ahorcarse (cf. Mt 27, 5), a nosotros no nos corresponde juzgar su gesto, poni茅ndonos en el lugar de Dios, infinitamente misericordioso y justo.

Una segunda pregunta ata帽e al motivo del comportamiento de Judas: 驴por qu茅 traicion贸 a Jes煤s? Para responder a este interrogante se han hecho varias hip贸tesis. Algunos recurren al factor de la avidez por el dinero; otros dan una explicaci贸n de car谩cter mesi谩nico: Judas habr铆a quedado decepcionado al ver que Jes煤s no inclu铆a en su programa la liberaci贸n pol铆tico-militar de su pa铆s.

En realidad, los textos evang茅licos insisten en otro aspecto: Juan dice expresamente que "el diablo hab铆a puesto en el coraz贸n a Judas Iscariote, hijo de Sim贸n, el prop贸sito de entregarlo" (Jn 13, 2); de manera semejante, Lucas escribe: "Satan谩s entr贸 en Judas, llamado Iscariote, que era del n煤mero de los Doce" (Lc 22, 3). De este modo, se va m谩s all谩 de las motivaciones hist贸ricas y se explica lo sucedido bas谩ndose en la responsabilidad personal de Judas, que cedi贸 miserablemente a una tentaci贸n del Maligno. En todo caso, la traici贸n de Judas sigue siendo un misterio. Jes煤s lo trat贸 como a un amigo (cf. Mt 26, 50), pero en sus invitaciones a seguirlo por el camino de las bienaventuranzas no forzaba las voluntades ni les imped铆a caer en las tentaciones de Satan谩s, respetando la libertad humana.

En efecto, las posibilidades de perversi贸n del coraz贸n humano son realmente muchas. El 煤nico modo de prevenirlas consiste en no cultivar una visi贸n de las cosas meramente individualista, aut贸noma, sino, por el contrario, en ponerse siempre del lado de Jes煤s, asumiendo su punto de vista. D铆a tras d铆a debemos esforzarnos por estar en plena comuni贸n con 茅l.

Recordemos que incluso Pedro quer铆a oponerse a 茅l y a lo que le esperaba en Jerusal茅n, pero recibi贸 una fort铆sima reprensi贸n: "Tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres" (Mc 8, 33). Tras su ca铆da, Pedro se arrepinti贸 y encontr贸 perd贸n y gracia. Tambi茅n Judas se arrepinti贸, pero su arrepentimiento degener贸 en desesperaci贸n y as铆 se transform贸 en autodestrucci贸n. Para nosotros es una invitaci贸n a tener siempre presente lo que dice san Benito al final del cap铆tulo V de su "Regla", un cap铆tulo fundamental: "No desesperar nunca de la misericordia de Dios". En realidad, "Dios es mayor que nuestra conciencia", como dice san Juan (1 Jn 3, 20).

Recordemos dos cosas. La primera: Jes煤s respeta nuestra libertad. La segunda: Jes煤s espera que queramos arrepentirnos y convertirnos; es rico en misericordia y perd贸n. Por lo dem谩s, cuando pensamos en el papel negativo que desempe帽贸 Judas, debemos enmarcarlo en el designio superior de Dios que gu铆a los acontecimientos. Su traici贸n llev贸 a la muerte de Jes煤s, quien transform贸 este tremendo suplicio en un espacio de amor salv铆fico y en entrega de s铆 mismo al Padre (cf. Ga 2, 20; Ef 5, 2. 25). El verbo "traicionar" es la versi贸n de una palabra griega que significa "entregar". A veces su sujeto es incluso Dios en persona: 茅l mismo por amor "entreg贸" a Jes煤s por todos nosotros (cf. Rm 8, 32). En su misterioso plan de salvaci贸n, Dios asume el gesto injustificable de Judas como ocasi贸n de la entrega total del Hijo por la redenci贸n del mundo.

Como conclusi贸n, queremos recordar tambi茅n a quien, despu茅s de Pascua, fue elegido para ocupar el lugar del traidor. En la Iglesia de Jerusal茅n la comunidad present贸 a dos disc铆pulos; y despu茅s echaron suertes: "Jos茅, llamado Barsab谩s, por sobrenombre Justo, y Mat铆as" (Hch l, 23).

Precisamente este 煤ltimo fue el escogido y de este modo "fue agregado al n煤mero de los doce Ap贸stoles" (Hch 1, 26). No sabemos nada m谩s de 茅l, salvo que fue testigo de la vida p煤blica de Jes煤s (cf. Hch 1, 21-22), si茅ndole fiel hasta el final. A la grandeza de su fidelidad se a帽adi贸 despu茅s la llamada divina a tomar el lugar de Judas, como para compensar su traici贸n.

De aqu铆 sacamos una 煤ltima lecci贸n: aunque en la Iglesia no faltan cristianos indignos y traidores, a cada uno de nosotros nos corresponde contrarrestar el mal que ellos realizan con nuestro testimonio fiel a Jesucristo, nuestro Se帽or y Salvador.


Saludos

Saludo cordialmente a los visitantes de lengua espa帽ola, en especial a los diversos grupos parroquiales de Espa帽a, as铆 como a los peregrinos de M茅xico y de otros pa铆ses latinoamericanos. Os animo a que, siguiendo el ejemplo de los Ap贸stoles, deis un testimonio de Cristo cada vez m谩s fiel y coherente, transmitiendo a otros la alegr铆a de la fe y el amor. Que Dios os bendiga.

(En eslovaco)

Queridos hermanos y hermanas, con gratitud os imparto la bendici贸n apost贸lica a vosotros y a vuestros seres queridos en la patria. 隆Alabado sea Jesucristo!

(En polaco)

En esta semana se cumple el aniversario de la elecci贸n de mi amado predecesor Juan Pablo II a la Sede de Pedro. Os deseo a vosotros, aqu铆 presentes, y a toda la comunidad cristiana, que el testimonio de vida y el rico magisterio pastoral del venerado siervo de Dios den frutos con actos de amor y de fe. Que Dios os bendiga.

(En italiano)

Me dirijo por 煤ltimo a los j贸venes, a los enfermos y a los reci茅n casados. Contemplando el admirable ejemplo de san Lucas evangelista, os invito a vosotros, queridos j贸venes, a ser heraldos valientes de Cristo, Palabra de salvaci贸n "que no pasa"; a vosotros, queridos enfermos, os exhorto a afrontar los sufrimientos con esp铆ritu de fe y esperanza cristiana; y a vosotros, queridos reci茅n casados, os deseo que encontr茅is siempre en el Se帽or crucificado y resucitado el amor divino que hace fuerte y fecunda vuestra uni贸n.

* * *

Me ha entristecido profundamente la noticia del accidente que se produjo ayer en el Metro de Roma. En este momento de dolor, estoy particularmente cerca de los que se han visto afectados por este tr谩gico suceso. Deseo expresarles sentimientos de consuelo y afecto, asegur谩ndoles un recuerdo especial en mi oraci贸n.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico