Soporte
Santa Sede, Pedro Poveda
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

Pedro Poveda, Presbítero y mártir

Fundador de la Institución Teresiana, juntamente con la sierva de Dios María Josefa Segovia.

Nació en Linares (Jaén) el día 3 de Diciembre de 1847. Recibió el bautismo una semana después, y de la confirmación el 5 de abril de 1875. Fue el mayor de seis hermanos. Ingresó en el seminario de Jaén y luego, por dificultades económicas de la familia, se traslado al de Guadix (Granado),donde le fue concebida una beca por el obispo de esta diócesis, el siervo de Dios Maximiano Fernández del Rincón. Allí termino sus estudios y el 17 de abril de 1897. Sábado santo, fue ordenado sacerdote.

Desempeño su ministerio sacerdotal como vicesecretario del obispo y secretario del Gobierno eclesiástico, profesor y director espiritual del seminario; impulso las conferencias de San Vicente de Paúl y la Obra de la Propagación de la Fe, y organizo misiones y catequesis con los seminaristas. También se dedico al estudio y en 1900 obtuvo el titulo de licenciado en teología.

Desde 1902, a partir de la misión cuaresmal, predicada en la colaboración con el capellán de Ermita nueva de las Cuevas de Guadix, incorporo a sus actividades la de promover humana y cristianamente a estos habitantes, con paro, hambre, analfabetismo y soledad, y comenzó a establecer relaciones entre la ciudad y la periferia. Con ayudas de entidades públicas y de particulares, pudo construir las «Escuelas del Sagrado Corazón de Jesús», pagar a los maestros, dar de comer a algunos niños y crear clases nocturnas y talleres para adultos, realizando una importante tarea humanitaria, educativa y de formación profesional y cristiana en este amplio sector de la población, marginado y carente de recursos. Guadix le reconoció esta importante tarea, nombrándolo «Hijo adoptivo predilecto» y dedicándole una calle de la localidad.

En 1905 se trasladó a Madrid con el deseo de hacer otra fundación para niños de la calle, que nos fue posible. En 1905 se traslado a Madrid con el deseo de hacer otra fundación para niños de la calle, que no fue posible. En 1906 fue nombrado canónigo de la basílica de Santa Maria de Covadango (Asturias), donde permaneció siete años. Atento siempre al entorno en que vivía por exigencia de su fe, se preocupo pronto por los peregrinos que se acercaban a la Virgen, y escribió libros para orientar su vida cristiana y su oración.

En Covadonga, «mirando a la Santina», descubrió la llamada que en adelante daría sentido a su vida: la importancia de la función social de la educación y de la que los maestros estuvieran bien preparados profesionalmente, vivieran su fe de modo coherente y responsable, fueran solidarios y supieran cooperar. Tuvo la audacia de proponer un amplio plan de formación y coordinación del profesorado católico y, dispuesto siempre a «comenzar haciendo», fundó academias para estudiantes de magisterio, centros pedagógicos y revistas, germen de la Institución Teresiana.

Para impulsar mejor estas fundaciones, que agrupaban a personas dedicadas a evangelizar en el mundo de la educación y de la cultura, en 1913 se trasladó a Jaén, donde fue canónigo de la catedral, se hizo maestro y trabajo como profesor del seminario y de las escuelas primera directora general de la Institución Teresiana.

El desarrollo de esta obra, que se amplio con nuevas academias y centros pedagógicos en distintas provincias y, en 1914, en Madrid con la primera residencia universitaria femenina de España, favoreció que la institución Teresiana fuera reconocida civilmente en 1917 en Jaén y obtuviera aprobación eclesiástica diocesana como Asociación de seglares. Se acogía a la titularidad de Teresa de Jesús, «doctora y santa».

Atento siempre a las necesidades de su entorno, en Jaén fue también decano espiritual del centro obrero, miembro de la Junta de reclusos y libertos, vocal de la Junta provincial de beneficencia, y socio de la Asociación de la prensa y de la Real Sociedad de amigos del país. En 1912 se había inscrito en la Unión apostólica de sacerdotes seculares de carácter internacional, a la que perteneció siempre.

En 1921 fue nombrado capellán real, lo que le obligo a residir en Madrid. Allí se dedico también a consolidar la Institución Teresiana, que obtuvo aprobación pontificia en 1924 como «Pia Unión»

Don Pedro Poveda fue maestro de oración, pedagogo de la vida cristiana y de las relaciones entre la fe y de la ciencia, supo ofrecer su institución para la formación integral de la mujer estudiosa. Colaboro con la acción católica como consiliario de padres de familia y organizador de las estudiantes universitarias; fue uno de los fundadores, en 1929, de la «Federación de amigos de la enseñanza». (FAE); organizo semanas pedagógicas y educativas; promovió planes para la creación de escuelas en zonas rurales desfavorecidas y elaboro un proyecto de Universidad católica en España, como comenzaba a existir en algunos países europeos. Además, desde 1930 perteneció a la hermandad del refugio y piedad, para atender a pobres, vagabundos y enfermos.

Entre 1931 y 1936 escribió abundantemente sobre «espíritu y ciencia», que definía como la «forma sustancial» de la Teresiana.

En esos años difíciles de persecución a la Iglesia en España, insto continuamente a la no violencia. Decía: «La mansedumbre, la afabilidad, la dulzura son las virtudes que conquistan el mundo». A la vez, su deseo de vivir la Fe hasta la entrega de la propia vida si fuese necesario, manifestando en algunas ocasiones, había llegado a construir en el una verdadera espiritualidad martirial.

Fue Beatificado por el Papa Juan Pablo II en Roma el día 10 de Octubre de 1993 por sus virtudes y su martirio. Sus reliquias se encuentran en la casa de espiritualidad de Santa Maria de los Negrales (Madrid) y su memoria litúrgica se viene celebrando el día 28 de Julio.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico