Soporte
José Gros y Raguer, San Roberto Belarmino
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

San Roberto Belarmino

Nace hacia el a√Īo 1542 en Montepulciano. Profes√≥ en la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs a sus diecisiete a√Īos y residi√≥ en los Pa√≠ses Bajos. De joven se mostr√≥ orador f√°cil y fogoso. Fue llamado a Roma por el Papa Gregorio XIII para fundar la famosa c√°tedra ¬ęde controversias¬Ľ, en la que destac√≥ como te√≥logo de gran erudici√≥n y lucidez, y de la que brot√≥ la obra que lleva el mismo t√≠tulo. Ocup√≥ los cargos de Director Espiritual y Rector del Colegio Romano. Clemente VIII le nombr√≥ Cardenal y se vali√≥ de su colaboraci√≥n para la edici√≥n de la ¬ęVulgata Clementina¬Ľ. Gobern√≥ durante unos a√Īos el arzobispado de Capua. Termin√≥ sus d√≠as en Roma, retirado junto a los novicios de la Compa√Ī√≠a. Mor√≠a el 17 de septiembre de 1621. Mereci√≥ los elogios de ¬ęte√≥logo eminent√≠simo, defensor ac√©rrimo de la fe cat√≥lica, var√≥n discreto, humilde, extraordinariamente limosnero¬Ľ. P√≠o XI le beatific√≥ en 1923, le canoniz√≥ en 1930 y le declar√≥ Doctor de la Iglesia en 1931. - Fiesta: 13 de mayo. Misa propia.

Tras las asambleas y las guerras de religi√≥n, hab√≠an de desfilar los santos, en la Reforma que se hab√≠a propuesto llevar a cabo la Iglesia del siglo XVI. Con el amor manifestado pr√°cticamente hasta lo heroico, pondr√≠an broche de oro y signo de eficacia cristiana al magno monumento tridentino. A esta cima hab√≠a de llegar aquel ni√Īo de familia de nobles y de Papas, que todos los d√≠as iba a la iglesia con su madre, Cintia Cervina, en Montepulciano. All√≠ va asimilando la austeridad y serenidad de esp√≠ritu que ofrecer√° luego como preciado servicio, en dif√≠ciles encomiendas, a la Santa Madre Iglesia.

Desde peque√Īo se siente Roberto metido en ambiente de lucha: las competiciones escolares de su lugar natal le preparan a la persistencia en ser fiel a su vocaci√≥n de jesuita, que brota en su alma a los diecis√©is a√Īos y que se ve combatida por las dudas de su padre.

Un anhelo de renuncia, en b√ļsqueda de la tranquilidad del alma frente a lo caduco, le lleva a las puertas de la Compa√Ī√≠a; la semilla silenciosamente plantada por su madre germina √° tiempo de sobreponerse a la ambici√≥n que rodea por todos los lados al joven amador de los cl√°sicos.

Comienza sus estudios en Italia, empezando ya a descollar por su c√°lida oratoria vertida en platicas y sermones. Pero su magisterio sagrado llega al cenit en el p√ļlpito de San Miguel de Lovaina y en su Universidad. Aqu√≠ combate con √©xito y valent√≠a las confusas doctrinas del rector Miguel Bayo y a sus sermones acuden, en multitud, estudiantes de todos los pa√≠ses y de todas las confesiones, como representando al aplauso universal.

Un alto personaje canta las maravillas del joven predicador en su cara, y Belarmino, desconocido por su interlocutor, tempera las alabanzas.

Su fama de teólogo se propaga aceleradamente. Las Universidades europeas le reclaman con urgencia. Borromeo le quiere tener a su lado. Por fin, es Roma la que adquiere la riqueza de la presencia del santo apologista.

A los siete a√Īos de sus primeras lides lovainenses, en 1576, acude a la cita pontificia y abre en el Colegio Romano de la Compa√Ī√≠a, la C√°tedra De Controversiis para exponer la verdadera doctrina contra los errores teol√≥gicos que en mayor o menor grado, se hallaban diseminados en casi todos los centros universitarios de su tiempo.

Sus clar√≠simas lecciones, exposici√≥n de la verdad positiva, √≠ntegra, total, se plasman en tres colosales vol√ļmenes que difunden por toda Europa la saludable teolog√≠a y levantan clamores de aprobaci√≥n en todos los esp√≠ritus rectos. Desde entonces el nuevo profesor pasa a ser tenido como uno de los grandes defensores de la Iglesia romana, admirado por su m√©todo, apto, por su vasta erudici√≥n, por su sinceridad ingenua, por su dignidad en la pol√©mica. Y adem√°s se le escucha y se le medita, siguiendo numerosas conversiones a la lectura del ¬ęBelarmino¬Ľ, como se llamaba al libro de las ¬ęControversias¬Ľ.

En veinte a√Īos se vio precisado a editarlo casi cada a√Īo, obligado por los requerimientos de sus alumnos.

San Francisco de Sales no sub√≠a al p√ļlpito, en su campa√Īa contra los calvinistas, sin armarse previamente de la Biblia y el ¬ęBelarmino¬Ľ. Al libro de Teolog√≠a para los doctos no tard√≥ en seguir el Catecismo para el pueblo sencillo, y fue la ¬ęDoctrina cristiana breve¬Ľ para los ni√Īos, acompa√Īada de una Declaraci√≥n m√°s copiosa para los maestros. El √©xito del librito super√≥ al de las ¬ęControversias¬Ľ y ha sido reeditado casi hasta nuestros d√≠as.

Roberto no perdía la paz del alma ante el aplauso colectivo y seguía trabajando por la Iglesia en todos los campos adonde se le llamó.

Los j√≥venes jesuitas se vieron beneficiados con su consejo valios√≠simo durante los a√Īos que estuvo al frente de la direcci√≥n espiritual y disciplinaria del Colegio Romano. Entre sus hijos espirituales brill√≥ especialmente Luis Gonzaga, que fue llevado a las cumbres de la santidad por Belarmino.

El secreto estaba en que Roberto, adem√°s de te√≥logo y polemista, era tambi√©n un santo. Al posesionarse del cargo de Rector, las habitaciones rectorales se vieron de la noche a la ma√Īana desnudadas de suntuosidades y adornos, quedando reducido su moblaje a lo indispensable.

Tal austeridad recibi√≥ dura prueba cuando, en el a√Īo 1599, Clemente VIII quiso premiar sus servicios a la Iglesia con el capelo cardenalicio. Empez√≥ a disculparse ante el Pont√≠fice por causa de su profesi√≥n religiosa, pero √©ste le interrumpi√≥: ¬ęEn virtud de santa obediencia y bajo pena de pecado mortal, te mando que aceptes¬Ľ.

El jesuita acepta, pero en su interior promete con firmeza que su ritmo de vida no cambiará lo más mínimo ni cederá un ápice en austeridad, humildad y pobreza.

Con el mismo desinter√©s y amor sigue sirviendo a la Iglesia en las Congregaciones y Comisiones cardenalicias, y el excedente de sus rentas es distribuido entre los pobres. Lo dijo y lo vivi√≥: ¬ęHe nacido como pobre gentilhombre, he vivido pobre religioso, quiero vivir y morir como pobre cardenal¬Ľ. Un verdadero grito de pobreza evang√©lica en el ambiente de su siglo.

Se ha hecho famosa la plegaria que constantemente sal√≠a de sus labios durante los C√≥nclaves a los que asisti√≥ y en los que su candidatura hubiera podido prosperar a no ser por su obstinaci√≥n en la renuncia: ¬ęL√≠brame, Se√Īor, del Papado¬Ľ.

No faltó en su policroma existencia el tiempo dedicado al pastoreo directo de las almas. Fue en Capua donde emuló a su compatriota Carlos Borromeo por el gobierno amoroso, abnegado, reformador.

Paulo V le volvi√≥ a retener en Roma, ya hasta el final. A su lado, a√ļn se sinti√≥ fuerte para combatir en favor de los derechos de la Iglesia.

Intervino en las pol√©micas con Jacobo de Inglaterra y la Rep√ļblica veneciana. Con el primero se trataba de defender el poder indirecto del Papa sobre las potestades de la tierra.

La doctrina serena y equilibrada de Belarmino le había costado la enemiga de los galicanos y del Papa Sixto V, pero al fin apareció claramente su acierto en tan difícil cuestión.

Agotado por tantas luchas, pidi√≥ como √ļnico favor, al nuevo Papa Gregorio XV, la gracia de retirarse con sus hermanos los novicios, para prepararse a morir. Pero a√ļn no supo estarse sin mover la pluma, y ahora salieron de ella suaves efluvios espirituales, con sabor de autobiograf√≠a: Tratados sobre la ascensi√≥n a Dios, la felicidad de los santos, y un √ļltimo op√ļsculo, en el que derrama sus l√°grimas y gemidos ante la tierra y el cielo.

Era su √ļltima batalla, ahora consigo mismo, purificaci√≥n serena y sencilla, como fue toda su existencia y su ejecutoria eclesi√°stica. Y, rogando no se le tributase ning√ļn honor, recibi√≥ a la muerte, tan anhelada.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico