Soporte
Jos茅 Gros y Raguer, San Ram贸n Nonato
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

San Ram贸n Nonato

Religioso y Cardenal.

Patr贸n de las embarazadas y parturientas.

Taumaturgo y fraile mercedario, Cardenal, emparentado con la noble familia catalana de los Cardona. Naci贸 en el lugar de Portell, cerca de Cervera, y muri贸 en el castillo de la villa de Cardona. Su nombre en el siglo era el de Ram贸n Sarroy. 鈥� Fiesta: 31 de agosto. Misa propia.

La Madre Iglesia, en la festividad de San Ram贸n Nonato le invoca con estas palabras: 芦Oh Dios, que hiciste a tu confesor San Ram贸n admirable en libertar a los fieles de la cautividad de los imp铆os; conc茅denos por su intercesi贸n que, rotas las cadenas de los pecados, cumplamos con libertad de esp铆ritu siempre tu sant铆sima voluntad禄.

La Iglesia, con estas palabras nos describe brevemente los rasgos m谩s sobresalientes de su personalidad: San Ram贸n es el alma privilegiada que rebosa caridad, su identificaci贸n con Jesucristo es tal que llega a sentir como propios los dolores sufridos por sus hermanos. 脡l, pertenece a aquella pl茅yade de santos que fueron las lumbreras espirituales del medievo, es uno m谩s 鈥攅xquisito鈥� entre los muchos frutos de santidad que atesora el siglo XIII.

La historia de su nacimiento llega hasta nosotros envuelta con la evidente luz de lo sobrenatural: el milagro. Cuando Ram贸n vino al mundo su madre hab铆a muerto hac铆a ya veinticuatro horas, consider谩ndose sin vida al propio ni帽o. Su nombre hace alusi贸n a las circunstancias de su venida al mundo. Nonato, significa: no nacido (no nat, en catal谩n). No naci贸, porque le sacaron violentamente del seno de su madre muerta. La daga de un cazador fue el instrumento que sirvi贸 para salvar la vida de la criatura.

Era un ni帽o todav铆a, cuando su padre, temiendo se inclinara hacia la vida religiosa, debido a su gran piedad y afici贸n a los estudios, lo envi贸 a una heredad que pose铆a para que cuidara de ella, con el 煤nico fin de distraerle de sus inclinaciones.

Pero un d铆a Ram贸n oy贸 hablar de Pedro Nolasco, un hombre de Dios que buscaba corazones generosos para formar su Orden de los Caballeros de la Merced. Y se entrevist贸 con 茅l en Barcelona, quedando prendido de su misma llama: 隆Redimir cautivos!

Por otra parte, era la Virgen Sant铆sima la Patrona de la nueva Orden; y Ella hab铆a sido, desde su m谩s tierna edad, su m谩s profundo y dulce cari帽o, y su consuelo.

Ram贸n Nonato es uno de los grandes devotos marianos... Mar铆a fue siempre su madre, su protectora, su aut茅ntica consejera; Ella supli贸 con creces a aquella que jam谩s hab铆a conocido en la tierra; Ella le ayud贸 entonces a conseguir sus deseos: por mediaci贸n del Conde de Cardona, su padrino, obtuvo el consentimiento de su padre para ingresar en la Orden Mercedaria.

Veneraba a la nueva milicia mariana. Su obediencia, mortificaci贸n y humildad, fueron extraordinarias. Todos los caballeros le quer铆an y todos los pobres segu铆an sus pisadas; todos solicitaban sus consejos.

Una y otra vez entr贸 Ram贸n Nonato en tierra de moros en busca de cautivos y cristianos. Rescat贸los en Valencia, en las ciudades andaluzas y en las costas africanas.

Disput贸 con los rabinos en las sinagogas, regate贸 con los pr铆ncipes y sus consejeros.

Dar oro por almas era su mayor felicidad, pero el oro no abundaba siempre, y a veces fue necesario fundir la plata de los c谩lices y cruces, porque era mejor salvar un alma que adornar un altar.

Y cuando no hab铆a dinero, ni c谩lices, ni cruces, que sirvieran para rescatar de manos de los imp铆os a sus hermanos cristianos, Ram贸n se entregaba a s铆 mismo como reh茅n. Su compasi贸n por los pobres presos le hab铆a llevado hasta el sacrificio sublime y generoso de darse por ellos.

Al entrar en las mazmorras se le hab铆a oprimido el coraz贸n viendo los rostros escu谩lidos, las miradas febriles, las espaldas llagadas de aquellos desdichados. Unos estaban a punto de morir de hambre, otros corr铆an peligro de apostatar, y todos dirig铆an hacia 茅l sus ojos suplicantes, abrasados en el deseo de ver pronto su patria. Y Ram贸n ocupaba su lugar, para que les concedieran la apetecida libertad y el retorno junto a los suyos...

Veamos prisionero al Santo, en Argel: dorm铆a en un s贸tano, com铆a pan de cebada, trabajaba en las murallas de la ciudad y compart铆a los sufrimientos de los dem谩s cautivos. Su ejemplar conducta influy贸 en los infieles; procuraba tambi茅n de palabra convertirlos a la fe cristiana. Enterado de ello el gobernador, amenaz贸le con nuevos tormentos.

Dice la tradici贸n que para que permaneciera inactivo en su apost贸lica tarea, fue conducido a la plaza p煤blica, donde un verdugo le barren贸 los labios con un hierro candente.

Los constantes suplicios que sufr铆a, iban embelleciendo el alma del cautivo y los sufrimientos empezaban a destruir su cuerpo, cuando lleg贸 a Argel el mercedario portador del rescate prometido, para que Ram贸n tambi茅n fuese liberado.

Vuelto a Catalu帽a, su nombre comenz贸 a resonar por el mundo entero. Antes de su cautiverio en Morer铆a, hab铆a alcanzado ya gran prestigio, predicando por la redenci贸n de los desgraciados cristianos ca铆dos en manos de los sarracenos, y recogiendo subsidios, junto con otros esclarecidos varones. Ahora, regresado de sus d铆as martiriales, su fama se extendi贸 con rapidez y sin l铆mites. A lo cual contribuy贸 evidentemente la distinci贸n que se dign贸 conferirle el Pont铆fice Gregorio IX, cre谩ndole Cardenal en 1237.

El nuevo t铆tulo no le desvi贸 de su vida sencilla y penitente. Retir贸se a su convento de Barcelona, donde vivi贸 con gran modestia, sin que su pariente, el conde de Cardona, le pudiese jam谩s convencer de que admitiese algunas comodidades en el vivir, propias de su dignidad; ni adornase su celda con mayor decoro. Toda su obsesi贸n fue santificarse m谩s y m谩s, consagrado a la oraci贸n y a la caridad para con los pobres, necesitados y enfermos.

Un ejemplo de su inagotable magnanimidad: Habiendo hallado a un pobre transido de fr铆o, descubierta la cabeza, movi贸se a compasi贸n y lo abraz贸; y como nada pod铆a darle en aquel momento, le entreg贸 su propio capelo, muy disgustado por no haberlo podido socorrer con m谩s eficacia.

A la noche siguiente, estando en contemplativa oraci贸n, recibi贸 la visi贸n de la Sant铆sima Virgen, que coloc贸 en su cabeza una corona de flores. Ram贸n la hubiera preferido de espinas; y por eso el Se帽or, accediendo al deseo heroico de su siervo, le envi贸 dolores punzantes como si espinas traspasaran sus sienes.

El Papa lo llam贸 a su lado. Ram贸n, con el deseo de complacerle, emprendi贸 el camino a Roma; pero apenas lleg贸 a Cardona, le invadi贸 una alt铆sima fiebre, imposibilit谩ndole el viaje. Agrav贸se su estado enormemente. En tales condiciones, pareci贸 conveniente administrarle los Sacramentos; mas el sacerdote llamado a hacerlo hab铆ase ausentado, quedando, de momento, Ram贸n sin poder ser complacido.

Insistiendo el enfermo en que quer铆a recibir el Santo Vi谩tico, refiere una piadosa tradici贸n que se lo administraron unos 谩ngeles, muriendo a poco santamente, a sus treinta y seis a帽os.

Disput谩ronse la sepultura del Santo la familia de Cardona, el clero de Barcelona y la Orden Mercedaria. Un nuevo prodigio resolvi贸 el asunto.

Encerraron el cuerpo en una caja, coloc贸se 茅sta sobre una mula ciega, dej谩ndola caminar sin gu铆a ni conductor, y el animal par贸, tras cruzar campos y montes y sigui茅ndole piadoso gent铆o, ante la ermita o capilla de San Nicol谩s, del paraje natal del Santo, testigo mudo, en otros d铆as, de su piedad juvenil. All铆 fue, con reverencia, enterrado.

San Pedro Nolasco, el glorioso Fundador y General de la Orden de la Merced, sabedor del milagroso suceso, pidi贸 le fuese cedida la capilla con una porci贸n de terreno, donde estableci贸 un Convento Mercedario.

En la iglesia del mismo se guardan celosamente los despojos de San Ram贸n Nonato, honra de su comarca y de la Iglesia Universal. Su intercesi贸n es invocada principalmente en los partos, y el Santuario es visitado por multitud de devotos, conocedores de sus innumerables favores y milagros.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico