Soporte
Conferencia Episcopal de El Salvador, Remar mar adentro
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

Remar mar adentro

Mensaje de los obispos de la Conferencia episcopal de El Salvador a los fieles del país.

Queridos hermanos y hermanas:

Hace un año nuestro país sufrió los devastadores efectos de dos terremotos que dejaron un saldo doloroso en vidas humanas y pérdidas materiales. Junto a la respuesta solidaria de la Iglesia católica, nos hicimos presentes también con nuestra palabra de pastores. Ahora, al clausurar tres días de reunión, los obispos de El Salvador nos dirigimos nuevamente a ustedes, en el día en que Su Santidad Juan Pablo II preside en Asís una histórica Jornada de oración por la paz en el mundo.

Nuestra reunión ha tenido como tema central el estudio y la aplicación de las orientaciones que el Santo Padre nos dio en su discurso del pasado 23 de noviembre, con ocasión de la visita oficial que realizamos a Roma. Su enseñanza servirá de base para una carta pastoral que publicaremos oportunamente. Mientras tanto deseamos compartir con ustedes algunas reflexiones.

El encuentro con el papa una experiencia inolvidable

Después de la entrevista personal con el Vicario de Cristo y de celebrar juntos la Eucaristía en su capilla privada, recibimos sus luminosas enseñanzas, que con filial adhesión nos proponemos aplicar en las Iglesias particulares que el Señor nos ha confiado.

El Papa nos invitó a construir un futuro de paz, después de haber puesto fin a largos años de guerra fratricida, y a superar las adversidades de las tragedias del año pasado. Al evocar su segunda visita a nuestra patria, volvió a repetir las palabras que entonces pronunció durante la ceremonia de despedida: «Me voy con una gran confianza en el futuro de esta amada tierra». Recordó enseguida su llamado a la solidaridad cuando tuvo noticias de los terremotos del año pasado, para luego añadir que «los mismos salvadoreños, con las ricas cualidades que les distinguen, han de ser los protagonistas y artífices principales de la reconstrucción del país, comprometiéndose, con su esfuerzo y su tesón, a superar esa situación tan difícil, agravada, entre otras causas, por la pobreza extrema de muchos, el desempleo o la falta de vivienda digna» (Discurso del Santo Padre a la Conferencia Episcopal de El Salvador, n. 3).

Igualmente inspirada fue su palabra sobre la misión que tenemos los obispos de «impulsar y vivificar la evangelización», a fin de «acrecentar la fe de los fieles, haciendo madurar en ellos las enseñanzas del Evangelio mediante la predicación íntegra del misterio de Cristo» (ib., n 4.). Para alcanzar esta meta nos exhortó a «dar a la palabra de Dios y a su privilegiado que le corresponde» (ib.). Esto implica entregarse generosamente al «ministerio de la predicación, la catequesis y la enseñanza, para que todos los fieles "tengan vida y la tengan en abundancia"» (ib.), empleando también para ello los medios modernos de comunicación social.

Reconstruir el país desde sus cimientos

Por nuestra parte, através del obispo presidente de la Conferencia, reconocimos ante el Vicario de Cristo que aún teníamos pendiente la tarea que nos dejó durante su segunda visita: poner en marcha una «pedadogía del perdón», puesto que, como él nos señaló en su discurso, debemos seguir acompañando a nuestro pueblo «como ministros de la reconciliación, para que la grey que os ha sido encomendada, superando las dificultades del pasado, avance por los caminos de la concordia y el amor sincero entre todos, sin excepción» (ib., n.2). el mensaje para la Jornada de la paz del presente año nos muestra el camino, porque «no hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón».

También le dijimos que es admirable la fe de los salvadoreños, como quedó demostrado ante las pruebas del año pasado. Nos conmueve ver, por ejemplo, cómo al campesino le duele más perder su templo que su propia casa. La tarea de reconstrucción en la que estamos empeñados tiene que llegar hasta los fundamentos mismos de la sociedad, fortaleciendo su profunda identidad cristiana. Ciertamente necesitamos miles de casas dignas y seguras, pero debemos construir al mismo tiempo una nueva sociedad fundada en valores como la fraternidad, la solidaridad, la justicia y el pleno respeto a la dignidad de la persona humana. Pero hay que ir fortaleciendo de las comunidades cristianas, para que sean signos vivos del amor de Dios en medio de nuestra realidad.

Algunas tareas prioritarias

La tarea es inmensa y supeior a nuestras fuerzas humanas. Pero el Santo Padre nos anima a «remar mas adentro» confiados en la palabra infalible del Señor. El Papa, supremo pastor de la Iglesia, nos ilumina al mismo tiempo el camino con sabias orientaciones. Inspirados en ellas les invitamos a entrar en el mar profundo de la realidad de nuestra patria;en ella estamos llamados a ser testigos del amor de Dios y mensajeros de su palabra de salvación. Los desafios son muchos, pero nos parecen más urgentes los que enumeramos a continuación:

a) Contribuir desde nuestra identidad cristiana a la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

Juan Pablo II señaló problemas sociales como la pobreza extrema, el desempleo y la falta de vivienda digna. Nuestro corazón de pastores no puede permanecer indiferente ante tan doloroso drama humano, que se vuelve aún más preocupantes por la grave situación económica, la inseguridad y el desaliento general. Como pastores nos comprometemos a realizar de la mejor manera la tarea que nos corresponde, según la exhortación del Vicario de Jesucristo: «"Con vuestra palabra, valiente y oportuna, y teniendo siempre presentes las exigencias del bien común, debéis animarla todos, empezando por los responsables de la vida política, administrativa y judicial de la nación, a promover mejores condiciones de vida, de trabajo o de vivienda» (ib. n.2).

b) Un segundo desafío es la promoción y defensa de la familia, célula básica de la Iglesia y de la sociedad.

Que padece amenazada como nunca antes. El matrimonio como institución sufre nuevos embates a través de los mensajes que se difunden en algunos medios de comunicación social y por el comportamiento de figuras destacadas de la sociedad. Además, hay intentos de implantar una educación sexual de los niños y adolecentes sin tener en cuenta las normas morales y el papel. Al cumplirse veinte años de la exhortación postsinodal Familiaris consortio, alzamos la voz para decir con el Papa: «¡ Familia, sé lo que eres! ». ¿ Y qué es la familia según el plan de Dios? La respuesta es maravillosa y estimulante: la familia está llamada a ser comunión de personas que refleja el misterio de Dios uno y trino, santuario de la vida y del amor, Iglesia doméstica, célula básica de la sociedad. Exhortamos a cada parroquia a organizar la pastoral familiar porque «la humanidad se juega mucho en la institución familiar, llegando hasta hipotecar su futuro si no se la defiende y promueve adecuadamente (ib., n. 8).

c) Finalmente, señalamos como proceder desafío la formación de laicos maduros, capaces de asumir los retos del presente, y del futuro, cumpliendo así la misión que les corresponde en la transformación del paìs. El Papa y la Conferencia episcopal esperamos mucho de las cristianas y cristianos que asumen plenamente su vocación baustimal: «En la medida en que los laicos cristianos vivan cada vez más abiertos a la presencia y a la gracia en lo profundo de su corazón, serán más capaces de ofrecer a sus hermanos el testimonio de una vida renovada, tendrán la libertad y la fuerza de espíritu necesarias para transformar las relaciones sociales y la sociedad misma según los designios de Dios» (ib. n. 9).

Consultas

© Copyright 2002. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. 'Fuente: L'Osservatore Romano, 24 de Enero de 2002'. La versión electrónica de este documento ha sido realizada integralmente por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos losderechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Patrimonio cultural común. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico