Soporte
L'Osservatore Romano, Historia de las Di贸cesis Cat贸licas en Rusia
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Historia de las di贸cesis cat贸licas en Rusia

El reproche que con insistencia algunos dirigin a la Iglesia cat贸lica es que ha 芦invadido禄 el territorio ruso, que ellos consideran 芦ortodoxo禄. En realidad, ese fen貌meno comenz贸 en los siglos pasados y no ciertamente por voluntad de la Iglesia cat贸lica. Al contrario, fue un acontecimiento muy doloroso, porque las deportaciones programadas primero por los Zares y luego por Stalin afectaron a fieles cat貌licos provenientes de naciones europeas, oblig谩ndolos a dispersarse por todo el inmenso territorio ruso.

Para una primera ralaci贸n documentada y detallada de dicha 芦invasi贸n禄 cat贸lica en Rusia, basta consultar el anuario de la archidi贸cesis de Mohilev del a帽o 1858, en el que, entre otras cosas, figura la cl脿usula siguiente: 芦Se puede imprimir con la obligaci贸n de presentar al Comit茅 de censura un n煤mero de ejemplares previstos por la ley禄.

Seg煤n el mencionado anuario, resulta que en 1858, en el territorio de la actual Rep煤blica Rusia hab铆a 112.799 fieles cat贸licos, pertenecientes a la archidi贸cesis de Mohilev, con 21 parroquias en la zona y una decena en la zona asi谩tica.

El 3 de diciembre de 1773, la emperatriz Catalina II hab铆a instituido, con decreto y sin previo acuerdo con la Santa Sede, el 芦episcopado bielorruso禄, con sede en Mohilev.

Posteriormente, y anticipado la decisi贸n de la Santa Sede, Catalina II, con decreto del 28 de enero de 1782, suprimi贸 el 芦episcopado bielorruso禄, creando en su lugar el arzobispado de Mohilev, destinado a comprender en sus confines todo el imperio ruso. Una vez establecidas relaciones diplom谩ticas con la Rusia zarista, el Papa P铆o VI, con la Bula Onerose pastorelis del 15 de abril de 1783, autoriz贸 al nuncio en Polonia, mons. Giovanni Archetti, a que procediera a la erecci贸n can贸nica del arzobispado de Mohilev. El nuncio llev贸 a t茅rmino el encargo, y con el documento Pastoralis sollicitudo, del 21 de diciembre de 1783, erigi贸 la archidi贸cesis de Mohilev, la cual se convirti贸 as铆 en la mayor circunscripci贸n eclesi谩stica del mundo, coincidiendo con los confines del Imperio ruso y comprendiendo todas las provincias, incluso las de la parte oriental

Hay que tener presente que la ortodoxia era considerada com煤nmente la religi贸n tradicional de los rusos y, en consecuencia la Iglesia ortodoxa, desde el momento de la creaci贸n del Santo S铆nodo en lugar del suprimido Patriarcado de Mosc煤 en el a帽o 1720, era considerada Iglesia de Estado.

El poder civil y sobre todo el Zar, en virtud de la 芦estatalizaci贸n禄 de la Iglesia, defin铆an como deb铆an ser las relaciones entre la Iglesia ortodoxa y la cat贸lica. Efectivamente, con el Decreto de Tolerancia de Nicolas II, del 28 de abril de 1905 se establecieron los criterios de base para regular las relaciones rec铆procas entre las dos Iglesias en el imperio ruso. Sin embargo, el periodo de tolerancia dur贸 demasiado poco para que se pudiese elaborar una plataforma de colaboraci贸n.

El aumento num茅rico de los fieles cat贸licos en el imperio ruso hay que atribuirlo a varios factores, entre ellos, la ocupaci贸n rusa de los grandes territorios del Estado polaco-lituano, como consecuencia de las tres reparticiones de ese pa铆s; la llegada de los colonos alemanes; las deportaciones en masa de los cat贸licos del reino de Polonia a los territorios del imperio ruso; la emigraci贸n Rusa de polacos y lituanos a causa del desempleo. Tambi茅n la llegada de los cat贸licos a los territorios de Siberia tuvo como factores determinantes la colonizaci贸n alemana y las deportaciones en masa, en su mayor parte de polacos.

De este modo, el catolicismo se fue difundiendo primero en los territorios del imperio zarista y luego en los del imperio sovi茅tico.

En el a帽o 1915 hab铆a registradas en la aprte europea de la actual Rusia m谩s de 80 parroquias con casi 220.000 fieles cat贸licos, y en la parte siberiana m谩s de 40 parroquias con casi 140.000 fieles. De estas cifras queda excluida la di贸cesis de Tiraspol, con sede en Saratov, porque a ella pertenc铆an los territorios del Volga (Povolze) y de Ucrania del sur, y por ello es dif铆cil diferenciar los datos estad铆sticos relativos a Rusia de los concernientes a Ucrania.

A comienzos de la d茅cada de 1920, y ya despu茅s de las primeras v铆ctimas del r茅gimen bolchevique, la administraci贸n de la Iglesia cat贸lica en al Rusia actual se presentaba configurada del siguiente modo:

La archidi贸cesis de Mohilev se extend铆a por todo el territorio de la Rusia europea y de la Bielorrusia oriental.

A la di贸cesis de Tiraspol, con sede en Saratov, pertenec铆an los territorios del Volga (Povolze) y de Ucrania del sur.

La di贸cesis de Vladivostok, instituida el 2 de febrero de 1923, se extend铆a por el territorio de la Siberia central y del Extremo oriente.

El vicariato ap贸stolico de Siberia, erigido el 1 de diciembre, abarcaba las regiones de Irkutsk, Tomsk y Omsk.

En resumen, se puede decir que a comienzos de la d茅cada de 1920 hab铆a en el territorio de Rusia alrededor de 1.650.000 cat贸licos, atendidos en 580 parroquias o iglesias por 397 sacerdotes.

Hasta la d茅cada de 1950 el n煤mero de los cat贸licos aument贸 de modo significativo, porque millones de personas fueron obligadas, con la violencia y el terror, a trasladarse a los territorios se Siberia y Kazajst谩n, y con esas deportaciones se formaron grandes aglomeraciones de cat贸licos tambi茅n en Siberia.

Sin embargo, es dif铆cil, en la situaci贸n actual, determinar el n煤mero exacto de los cat贸licos presentes en el territorio de la Federaci贸n Rusa. Se puede afirmar, no lejos de la verdad, que actualmente en toda la Federaci贸n Rusa el n煤mero de los cat贸licos es aproximadamente 1.300.000.

Con la elevaci贸n de las cuatro administraciones apost贸licas actuales a di贸cesis y la creaci贸n de la sede metropolitana en la Federaci贸n Rusa, Su Santidad Juan Pablo II quiere responder concretamente a la solicitud pastoral con respecto a cuantos han elegido y reconocido libremente en la Iglesia cat贸lica la propia 芦casa禄 o 芦familia禄. No se trata propiamente de introducir nuevas estructuras eclesi谩sticas en aquellos territorios, sino m谩s bien de restaurar las ya existentes, adapt谩ndolas a la situaci贸n presente.

El incremento actual del n煤mero de cat贸licos en la Federaci贸n Rusa no es consecuencia ciertamente del paso de los fieles ortodoxos a la Iglesia cat贸lica. Los nuevos cat贸licos provienen m谩s bien de ambientes habitualmente alejados de toda religi贸n. Al entrar en contacto con la Iglesia cat贸lica, solicitan el bautismo y formar parte de ella. Ello es suficiente para descartar toda hip贸tesis o acusaci贸n de proselitismo que con frecuencia se formulan con cierta aproximaci贸n, evidentemente bas谩ndose en una inadecuada o parcial lectura de los hechos. Por tanto, no se puede aceptar la equiparaci贸n que hacen algunos entre el fen贸meno del proselitismo y la obligaci贸n misionera de la Iglesia. Los disc铆pulos de Cristo no pueden olvidar el mandamiento del Se帽or a los Ap贸stoles: 芦Id, pues, y haced disc铆pulos a todas las gentes bautiz谩ndolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Esp铆ritu Santo禄 (Mt. 28, 19)

Es preciso hacer notar tambi茅n que en los ambientes religiosos y culturales de la ortodoxia, no pocos consideran que Rusia puede beneficiarse de la presencia en su territorio de comunidades cat贸licas num茅ricamente modestas, pero religiosamente con vitalidad. Estas de ning煤n modo pretenden cambiar la identidad cultural de un pais que se consideran capaces de hacerlo.

Hist贸ricamente ha sucedido que en el territorio del que hablamos se ha abatido en varias ocasiones la dura tormenta de la persecuci贸n religiosa. El renacimiento eclesial que sigui贸 a la ca铆da de un ordenamiento estatal contrario a la dignidad y a la libertad del hombre es una empresa que requiere unidad de intentos para llevar la palabra de vida y los dones de gracia a cuantos no conocen a Cristo y el Evangelio, en la comuni贸n que brota del 煤nico bautismo.

Rusia ha firmado Convenciones internacionales que prev茅n, entre otras cosas, el derecho a la libertad de conciencia y de religi贸n, atribuy茅ndolo no a los territorios, sino a la persona humana individual y las comunidades de creyentes son los titulares de ese derecho y no los territorios o las naciones. Tambi茅n en ese sentido, y fiel a la ense帽anza del concilio Vaticano II, la Iglesia cat贸lica respeta la inicitaiva de la Iglesia ortodoxa de eirigir las estructuras de gobierno pastoral que considera necesarias para asegurar la asistencia religiosa a sus fieles esparcidos por todo el mundo respeto cuando se trata de organizar una adecuada asistencia religiosa para sus fieles que aun descendiendo, en gran parte, de padres de nacionalidad diversa, con cuidadanos rusos a todos los efectos y en general no hablan m谩s que ruso.

Consultas

漏 Copyright 2002. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. Fuente : 'L'Osservatore Romano, 22 de febrero de 2002 '. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada integralmente por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos losderechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Patrimonio cultural com煤n. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico