Soporte
Luigi Peroni, Las virtudes heroicas del padre P铆o, fundamento de su santidad
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Las virtudes heroicas del Padre P铆o, fundamento de su santidad

Vivi贸 de modo eminente las virtudes teologales: fe inquebrantable, esperanza firme y caridad sin l铆mites

Las virtudes heroicas del padre P铆o se manifiestan de forma impresionante a lo largo de su vida, desde la ni帽ez hasta la muerte, pues, sin buscarse a s铆 mismo, cumpli贸 escrupulosamente, sin l铆mites y sin ahorrar sacrificios, los intereses de Dios.

El largo itinerario de su vida se puede resumir en pocas palabras: prolongadas oraciones, adoraci贸n eucar铆stica, rezo del rosario, presencia puntual en el servicio del altar y del confesonario, poco descanso, poqu铆simo alimento, ninguna interrupci贸n peri贸dica del trabajo para recuperar fuerzas.

En la terrible oscuridad de la noche del esp铆ritu, su fe inquebrantable oblig贸 a su raz贸n humana a someterse totalmente a la Verdad eterna; esa fe se mostr贸 firm铆sima cuando su inteligencia, de manera dolorosa, se hallaba en las tinieblas, su voluntad en la aridez, su memoria en el vac铆o y su coraz贸n en la extrema desolaci贸n.

Su esperanza tampoco atraves贸 momentos de abatimiento, y su voluntad, aun sometida a mil pruebas, permaneci贸 siempre firme, confiando. contra toda esperanza, en el poder y en la bondad de Dios. Escribi贸 a su confesor: 芦En medio del sufrimiento y la profunda oscuridad en que me encuentro inmerso continuamente, nunca pierdo la esperanza禄. Fue esta s贸lida virtud de su alma la que lo capacit贸 para abandonarse totalmente en manos de Dios.

La virtud de la caridad impuls贸 su voluntad a amar sin fronteras a Dios por s铆 mismo; vivi贸 de caridad sobrenatural. Y, aunque practic贸 de forma eminente la fe y la esperanza (芦Dios a煤n no visto禄 y 芦Dios a煤n no alcanzado禄), demostr贸 con la vivencia de la caridad que tend铆a a unirse a Dios 芦como ya pose铆da禄. Y dado que 芦el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en 茅l禄 (1 Jn 4. 16). pudo distribuir a manos llenas los frutos del amor de Dios.

Esta es la fuerza que lo impulsaba a dedicar tanto tiempo al confesonario, a la direcci贸n espiritual, a la correspondencia epistolar con las personas que le ped铆an consejo, y al cuidado de quienes ten铆an necesidad de ayuda material. Pero no parec铆a resentirse de este inmenso sacrificio. Escribi贸 a su confesor: 芦Me consumo de amor al pr贸jimo...禄, 芦me veo arrastrado vertiginosamente a vivir para los hermanos...禄, 芦por ellos me atormenta un fuego devorador...禄.

La virtud de la prudencia se hallaba profundamente arraigada en 茅l: era cauto, paciente: estaba atento para no dejarse enga帽ar; sab铆a distinguir muy bien entre la prudencia que procede del Esp铆ritu de Dios y la que proviene del esp铆ritu del mundo. Eso quedaba de manifiesto sobre todo cuando deb铆a juzgar la conducta moral y religiosa del pr贸jimo: cuando deb铆a encontrarse con personas que afirmaban tener visiones, revelaciones. sue帽os o locuciones: no siempre las aceptaba como aut茅nticas.

En el ejercicio de la justicia, que tiene preeminencia sobre las otras tres virtudes morales, era escrupuloso en las valoraciones, tenaz y resuelto en las apreciaciones, sereno e imparcial al juzgar.

La fortaleza fue una virtud connatural en 茅l; domin贸 tanto el apetito irascible, que daba la impresi贸n de que las contrariedades, las pruebas m谩s amargas y las persecuciones con que fue martirizado no le afectaban para nada. Conserv贸 siempre el dominio de si mismo y nunca se mostr贸 como una ca帽a agitada por el viento.

La pasi贸n por el placer sensible, es decir, el apetito concupiscible no le perturb贸 nunca; conserv贸 siempre la inocencia bautismal. Escribi贸 a su confesor: 芦El esp铆ritu maligno, con toda clase de fantas铆as, trata de introducir en el coraz贸n pensamientos impuros.., contra la santa castidad... Preferir铆a la muerte antes que ofender deliberadamente a mi querido Jes煤s con un solo pecado, aunque fuera venial...禄. A sus hijos espirituales les transmiti贸 su rechazo de los pensamientos contra la castidad.

Consider贸 la pobreza como el tesoro escondido, por el que vale la pena desprenderse de todo.

Sufr铆a a causa de los gastos que se hac铆an para embellecer el convento, que consideraba superfluos y 芦contrarios a la sencillez y pobreza ser谩fica禄.

Fue humilde, con una humildad admirable. Era mortificado en todo: inteligencia, voluntad y sentidos. Sent铆a dolor por 芦su infidelidad al autor de la vida禄; se consideraba 芦una criatura mezquina禄, llena de miserias, in煤til para todo.

Su d贸cil sumisi贸n a la voz de la Iglesia era incondicional y su obrar era un 芦sentire cum Ecclesia禄. La obediencia a quien tuviera cualquier grado de autoridad no era considerada por el padre P铆o como la sumisi贸n a una orden humana, sino como la ejecuci贸n inmediata de la voluntad de Dios. Siempre obedeci贸, incluso a personas enemigas suyas, sin cr铆tica, sin rencor, sin desprecio y sin protestas.

Ahora, por sus heroicas virtudes, el padre P铆o es inscrito en el cat谩logo de los santos. Su mensaje al mundo se ha cumplido: un mensaje de reafirmaci贸n de los valores sobrenaturales, exigencia de autenticidad, de verdad, de humildad de vida y de caridad.

Consultas

© Copyright 2012. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico