Soporte
Cardenal Norberto Rivera Carrera, La nueva evangelizaci贸n de Am茅rica Latina
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

La Nueva Evangelizaci贸n de Am茅rica Latina

1. Los retos para la Nueva Evangelizaci贸n de Am茅rica Latina

1.1. Proyecto divino-humano

Llegaron hasta la capilla. El jefe de los asaltantes exigi贸 a la superiora de la comunidad que abriera el sagrario. Ya hab铆an revisado toda la casa y no hab铆an encontrado el dinero. La superiora le asegur贸 que no lo hallar铆a en el sagrario. Ante la insistencia, lo abri贸. El ladr贸n, comprobada la ausencia del dinero, se santigu贸 con la mano que empu帽aba el arma, mientras dec铆a: 鈥淧erd贸name, Diosito鈥�.

No estamos satisfechos de la evangelizaci贸n incompleta en los cat贸licos de Am茅rica Latina. Todos deseamos lograr la Nueva Evangelizaci贸n en nuestro continente. 驴Lo lograremos? Podemos afirmarlo si nos apoyamos en la ayuda indefectible del Esp铆ritu Santo. Pero la ley de la Encarnaci贸n tambi茅n nos exige poner nuestra parte y nos pide una actitud positiva. La Iglesia la componemos Dios y los hombres. Dios pondr谩 su parte. 驴Y nosotros?

1.2. Los posibles caminos de la Nueva Evangelizaci贸n

La Nueva Evangelizaci贸n necesita de unas condiciones b谩sicas para realizarse. Podemos anotar las siguientes:

* Que haya s贸lido y coherente fundamento de nuestra acci贸n con las fuentes de la Revelaci贸n.

* Que todos los Pastores adquieran la convicci贸n interna y tomen las providencias necesarias para llevar a cabo esta misi贸n. Es m谩s dif铆cil lograr este punto, porque exigir谩 a algunos cambiar actitudes y rutinas adquiridas, aunque la mayor铆a dar谩 substanciosos pasos hacia adelante.

* Que se apliquen los medios pr谩cticos proporcionados a la meta deseada. Este punto es m谩s dif铆cil a煤n, porque exigir谩 a todos los agentes implicados en esta tarea eclesial, descubrir los medios adecuados, hacer el esfuerzo pr谩ctico para superar la apat铆a y la pereza, y poner actitudes de sincera comuni贸n.

1.3. Algunos par谩metros de an谩lisis hist贸rico m谩s relevantes

Predomina una pastoral despersonalizada. Si analizamos la primera evangelizaci贸n, el medio b谩sico fue el di谩logo del hombre con Dios y con sus hermanos. No fue el 煤nico medio, pero logr贸 la aut茅ntica comunicaci贸n del Evangelio. El di谩logo entre los hombres y con Dios es un camino tan obvio que no ha recibido actualmente la atenci贸n e importancia merecida. En muchos sectores de la Iglesia, los ministros se ven obligados a una acci贸n masiva, de prisa y corriendo, despersonalizada. 驴Cu谩ntos bautizados conocen por su nombre a su obispo? 驴Qu茅 porcentaje de creyentes ha dialogado personal y detenidamente con su p谩rroco, al menos una vez al a帽o? La comunicaci贸n personal del Evangelio, el intercambio de los valores cristianos, la donaci贸n aut茅ntica y el compromiso de evangelizadores y evangelizados sigue siendo fundamental.

Padecemos una secularizaci贸n galopante. La primera evangelizaci贸n se realiz贸 por agentes y hacia destinatarios que ten铆an a Dios como el valor m谩ximo de la existencia humana. Pero la evangelizaci贸n no ha corrido a la misma velocidad que el desarrollo de la cultura superprofana. La vertiginosa secularizaci贸n va entrando en Am茅rica Latina. Presiona con la mentalidad t茅cnica y econ贸mica y con la invasi贸n de valores materiales.

Los laicos son una potencia evangelizadora. Los primeros evangelizadores fueron sacerdotes y religiosos. Cl茅rigos y consagrados constitu铆an la fuerza activa de las misiones eclesiales. Hoy, los laicos han madurado en su personalidad, son hijos de su tiempo y han adquirido conciencia clara de su papel dentro de la Iglesia. Esta conciencia ha implicado un tr谩nsito brusco de una actitud pasiva a una actitud de participaci贸n.

Padecemos carencia de agentes integrales. La historia de las conversiones durante la primera evangelizaci贸n se logr贸 con el testimonio de los aut茅nticos cristianos. M谩s conquist贸 el testimonio sincero del agente evangelizador comprometido que miles de discursos. En muchos casos, adem谩s, los misioneros eran hijos de familias arist贸cratas que entregaban desinteresadamente su vida a la evangelizaci贸n. Podemos dar el t铆tulo de aristos (lo mejor) a la mayor铆a con todo merecimiento. Sin embargo, es frecuente encontrar hoy agentes evangelizadores poco formados, sea espiritual o humanamente.

Las sectas fundamentalistas impregnan el ambiente. La evangelizaci贸n fundante sembr贸 la fe sobre el mundo pagano. Y no hubo competencia. La Corona espa帽ola, decididamente opuesta al protestantismo naciente, difunde el Evangelio sin m谩s obst谩culo que el paganismo. Ahora, sin embargo, nos encontramos con el protestantismo devaluado de las sectas fundamentalistas. Esta competencia en la labor evangelizadora est谩 apoyada adem谩s por el capitalismo liberal, tanto en las concepciones culturales materialistas como en el apoyo econ贸mico y estrat茅gico.

Vivimos en un continente com煤n. La primera evangelizaci贸n actu贸 sobre una amplia variedad de pueblos, de culturas, de lenguas. La Nueva Evangelizaci贸n se enfrenta hoy a un continente muy uniformado en idioma y en substratos culturales, pues el mestizaje y las leyes sociales que mantuvo Espa帽a produjeron unos comunes dominadores, no lejanos de los establecidos por Portugal.

驴Cu谩l fue y es el apoyo de la autoridad pol铆tica y de las fuerzas culturales? La primera evangelizaci贸n avanz贸 con el apoyo de las autoridades pol铆ticas. Hoy, la Nueva Evangelizaci贸n encuentra desigual respaldo de las personas establecidas en los gobiernos latinoamericanos y mermado apoyo de los hombres de cultura, muy viciados de iluminismo racional, cuando no de marxismo. Evangelizar hoy tiene menos respaldo humano. Dicho de otro modo, la primera evangelizaci贸n no tuvo obst谩culos en la comunidad civil. Hoy tiene muchos.

1.4. Par谩metros sociol贸gicos que repercuten en la evangelizaci贸n

La masificaci贸n de los bautizados exige una acci贸n pastoral dirigida a masas multitudinarias. El urbanismo desmedido y la movilidad de las personas no permite aprovechar la estructura territorial como antes. Experimentamos disminuci贸n y debilitamiento de la primitiva intimidad en la comunidad cristiana. Urge desarrollar las estructuras actuales o encontrar nuevas estructuras con m谩s vitalidad, sin necesidad de destruir lo existente.

Es manifiesta la necesidad de pertenencia. El hombre actual se enfrenta cada d铆a con problemas tan variados y complicados que no puede evitar sentirse inseguro e incompleto para resolverlos por s铆 solo. Una vez m谩s el hombre solo, acosado y amenazado, busca instintivamente el apoyo y el refuerzo de otros que, en situaciones parecidas, piensen como 茅l y est茅n dispuestos a aunar esfuerzos en soluciones comunes. Pero la comunidad crece cada d铆a. El cat贸lico siente el anonimato dentro del cuerpo eclesial. El desarrollo de las sectas se ha motivado mucho por esta exigencia natural de las personas de pertenecer a un grupo social definido. La Nueva Evangelizaci贸n necesita atender esta necesidad de pertenencia.

Hay una labor del sacerdote archisolicitado. Una mirada al funcionamiento normal de nuestras parroquias presenta a la mayor铆a de los fieles condenados a vivir una religiosidad muy limitada, marginada de las verdaderas experiencias cristianas. Est谩n alejados de la atenci贸n personal de los Pastores. El obispo desconoce a sus fieles; los sacerdotes act煤an demasiado ocupados por la multiplicidad de exigencias. La amplitud de la demanda suele ser tan grande que les imposibilita dar mejor servicio de la Palabra, del Pan, del Perd贸n. No pueden entrar en relaci贸n personal y profunda con quienes reciben su atenci贸n. La Nueva Evangelizaci贸n puede romper esta barrera con el crecimiento de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Pero, 驴qu茅 hacer mientras no haya un n煤mero suficiente de sacerdotes y almas consagradas?

La religiosidad popular corre riesgo de anemia. Fruto casi obligado de estas consideraciones es el debilitamiento y limitaci贸n de la religiosidad popular, y la Nueva Evangelizaci贸n requiere una religiosidad fuerte que puede lograrse con una religiosidad popular revitalizada.

Nos faltan niveles intermedios de evangelizaci贸n. El proceso acelerado de secularizaci贸n y descristianizaci贸n produce efectos disolventes en quienes no tienen preparaci贸n. Los estudios teol贸gicos han alcanzado niveles estimad铆simos en este siglo y los Papas han enriquecido ampl铆simamente el bagaje de contenido doctrinal para la Iglesia. Pero los estudiosos y los grandes documentos de la Iglesia no llegan a las masas porque la disminuci贸n de vocaciones ha debilitado a los agentes encargados de conectar al v茅rtice eclesial con la base. La Nueva Evangelizaci贸n requiere de agentes que act煤en como eslabones intermedios en la estructura social de la comunidad cat贸lica.

Vivimos en una sociedad que todav铆a depende prioritariamente de la familia. El cambio cultural no lo pueden lograr factores externos, pues son transitorios y de influjo superficial. El cambio lo provocan las personas capaces y activas. Pero todas las personas dependen religiosamente de la familia, pues en ella se transmiten fundamentalmente los valores y antivalores y la fe es un valor. La Nueva Evangelizaci贸n debe tener su eje en la familia.

Es tambi茅n una sociedad en manos femeninas. La transmisi贸n de valores tiene prioritario lugar en la familia y depende principalmente de la mujer. Es un dato fenomenol贸gico constatado: la mujer es el agente vital en la transmisi贸n de la fe. Esto no quiere decir que s贸lo ella debe transmitirla; pero, de todos modos, ocupa un papel neur谩lgico en la acci贸n evangelizadora. Antes, el p谩rroco daba solidez y estabilidad necesaria a tantas mujeres que fueron foco de la evangelizaci贸n hogare帽a o parroquial. Ahora, con la disminuci贸n proporcional de vocaciones, falta la acci贸n de evangelizadores varones que d茅 apoyo a tantas mujeres comprometidas en la evangelizaci贸n. La mujer se convierte, pues, en destinataria y agente privilegiado de la Nueva Evangelizaci贸n.

2. Fundamentos teol贸gicos y pastorales para una Nueva Evangelizaci贸n de Am茅rica Latina

2.1. Fundamentos eclesiol贸gicos para una Nueva Evangelizaci贸n de Am茅rica Latina

Necesitamos una eclesiolog铆a de comuni贸n y de comunicaci贸n, porque la evangelizaci贸n necesita de la colaboraci贸n de todos1. La eclesiolog铆a del anuncio nos recuerda que la acci贸n evangelizadora es comunicar el Evangelio2 y esta comunicaci贸n se realiza por la palabra, por las obras-testimonio y por los valores-fuerza que impulsan la vida espiritual. Una buena evangelizaci贸n no puede prescindir de los tres elementos.

Estimulemos la eclesiolog铆a de la misi贸n, pues nuestra labor pide la transmisi贸n del mensaje evang茅lico m谩s all谩 de las fronteras de la comunidad eclesial3. La Nueva Evangelizaci贸n busca llegar a todos los hombres del continente4.

2.2. Fundamentos cristoc茅ntricos

La evangelizaci贸n debe ser una acci贸n cristoc茅ntrica. Cristo debe ser el criterio, el centro y el modelo de toda acci贸n evangelizadora. Podemos considerar este cristocentrismo desde varios 谩ngulos:

* Cristo Profeta: Cristo habla de las cosas de Dios en nombre de 脡l. La evangelizaci贸n deber谩 imitarle con la acci贸n directa de la palabra.

* Cristo Redentor-Sacerdote: La acci贸n evangelizadora debe sacrificar lo propio por otros. Exigir谩 vivir la renuncia, la pobreza y la humildad evang茅licas5.

* Cristo Pastor dedicado a los dem谩s: La evangelizaci贸n necesita de agentes dedicados con tiempo 铆ntegro y cualificado para el servicio de los otros6.

* Mariolog铆a Guadalupana. El Nican Mopohua expresa: 芦驴No soy yo tu madre?禄. La evangelizaci贸n debe realizarse seg煤n el modelo de la fe y docilidad de Mar铆a, por encima del orgullo y de la autosuficiencia humanos.

2.3. Otros fundamentos teol贸gicos

Buscar la salvaci贸n integral. Porque la realidad dolorida y cambiante de Am茅rica Latina pide una visi贸n de la Nueva Evangelizaci贸n que parta de una soteriolog铆a integral. La acci贸n evangelizadora debe ofrecer al hombre un desarrollo terrestre y trascendente7.

Impulsar la liturgia y la religiosidad popular como puntos de llegada y arranque. No podemos eliminarlas ni reducir la vida cristiana a ellas. Se trata de vivir el Evangelio fuera del templo, no dejar tampoco de frecuentarlo para vivir la celebraci贸n de la historia de salvaci贸n.

Abarcar todos los valores y luchar por ellos. Debemos regirnos por una 茅tica de compromiso interior y de axiolog铆a convencida. Porque no basta cumplir unas leyes o polarizar el Evangelio en unos valores exclusivos. Requerimos de una visi贸n global y convencida de la vida cristiana, s贸lida de opciones y abierta a su jerarqu铆a exigente, no acomodaticia o circunstancial. Porque as铆 es el Evangelio. S贸lo podemos evangelizar con agentes evangelizadores que mantengan firmes los valores esenciales, a pesar de la corriente adversa.

2.4. Algunos criterios pastorales

Promover la pastoral evangelizadora eficaz. Debemos poner el acento de la eficacia evangelizadora en la gracia. Pero este criterio debe complementarse con la visi贸n cat贸lica de la necesidad de intervenci贸n de la libertad humana. No vamos a quitarle a Dios su papel, pero no podemos caer en un luteranismo que elimine la parte humana de la acci贸n eclesial.

Demos prioridad al agente evangelizador. La evangelizaci贸n para ser eficaz debe atender al elemento principal, so pena de quedarse a la mitad de camino, y el elemento principal es el agente evangelizador. No podemos pensar que sean las estructuras sociales o eclesiales, 茅stas tienen su importancia pero dependen de la acci贸n del agente. Estructuras sin agentes no producen frutos. Tampoco podemos buscar una evangelizaci贸n por los solos medios exteriores, sino por la acci贸n de los agentes8.

El agente laico es el punto de apoyo primordial. Sabemos que la evangelizaci贸n requiere la corresponsabilidad de jerarqu铆a y laicado para vivir la comuni贸n eclesial9. Este principio exigir谩 a algunos Pastores que den m谩s protagonismo a la acci贸n de los laicos en su pastoral10, y no s贸lo en teor铆a o en unos cuantos sectores de la pastoral diocesana o parroquial. Requiere tambi茅n que los laicos presten obediencia y docilidad a sus Pastores, porque la corresponsabilidad no elimina los carismas11. De todos modos, es bueno destacar que el laico tiene un papel insustituible en la evangelizaci贸n12, sea por sus caracter铆sticas, sea por el designio de Dios.

Demos importancia vital a la familia en la evangelizaci贸n. Hemos dado prioridad al agente sobre las estructuras. Pero, si una estructura social debe privilegiarse, debe ser la familia. La evangelizaci贸n debe atender m谩s a la estructura familiar que a otras estructuras sociales, porque 茅stas son tornadizas e inestables. Y la familia no.

Promovamos una evangelizaci贸n de la libertad de garantizar un compromiso personal por encima de mecanismos pasajeros o tornadizos. En negativo, debemos evitar los procesos que mueven a las personas espont谩neamente pero sin una motivaci贸n consciente.

Procuremos estructurar los procesos evangelizadores sobre las metas principalmente, es decir, no apoyarnos prioritariamente s贸lo en t茅cnicas, en estructuras o en programas, sino subordinar y actualizar 茅stos a las metas. Porque el mundo cambia muy r谩pidamente y los m茅todos y programas quedan obsoletos f谩cilmente, pero las metas, siempre nos guiar谩n en todo momento.

Cultivemos, finalmente, el sentido de vigilancia ante la propia limitaci贸n y ante el ambiente distorsionador o provocativo, es decir, procuremos lograr una actitud cristiana que tenga el equilibrio entre el esp铆ritu cr铆tico y el abandono en los designios de Dios. Porque la salvaci贸n de los seres humanos y la construcci贸n del reino de Dios puede malograrse por nuestras peque帽eces y puede engrandecerse con la fuerza invisible de Dios.


1

Ver Christifideles laici, 15, 23; Redemptoris missio, 27.

2

Ver Redemptoris missio, 20.

3

Ver Juan Pablo II, Discurso a los obispos del CELAM, Santo Domingo, 12/10/1984.

4

Ver Redemptoris missio, 23.

5

Ver Redemptoris missio, 11.

6

Ver Christifideles laici, 14.

7

Ver Redemptoris missio, 11, 14.

8

Ver Gaudium et spes, 42.

9

Ver Apostolicam actuositatem, 10, 22, 24, 25, 31.

10

Ver Redemptoris missio, 2.

11

Ver Christifideles laici, 20.

12

Ver Christifideles laici, 28, 30.
Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico