Soporte
Penitenciar铆a Apost贸lica, El don de la Indulgencia
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

El don de la indulgencia

La celebraci贸n del A帽o jubilar no s贸lo constituye una ocasi贸n singular para aprovechar el gran don de las indulgencias, que el Se帽or nos hace mediante la Iglesia, sino que tambi茅n es una feliz oportunidad para volver a presentar a la consideraci贸n de los fieles la catequesis sobre las indulgencias. Por eso, la Penitenciar铆a apost贸lica publica, para utilidad de cuantos realizan las visitas jubilares, este aviso sagrado.

Indicaciones de 铆ndole general sobre las indulgencias

1. El C贸digo de derecho can贸nico (c. 992) y el Catecismo de la Iglesia cat贸lica (n. 1471), definen as铆 la indulgencia: 芦La indulgencia es la remisi贸n ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediaci贸n de la Iglesia, la cual, como administradora de la redenci贸n, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos禄.

2. En general, para lucrar las indulgencias hace falta cumplir determinadas condiciones (las enumeramos en los n煤meros 3 y 4) y realizar determinadas obras (en los n煤meros 8, 9 y 10 se indican las que corresponden al A帽o santo).

3. Para lucrar las indulgencias, tanto plenarias como parciales, es preciso que, al menos antes de cumplir las 煤ltimas exigencias de la obra indulgenciada, el fiel se halle en estado de gracia.

4. La indulgencia plenaria s贸lo se puede obtener una vez al d铆a. Pero, para conseguirla, adem谩s del estado de gracia, es necesario que el fiel

鈥攖enga la disposici贸n interior de un desapego total del pecado, incluso venial;

鈥�se confiese sacramentalmente de sus pecados;

鈥�reciba la sagrada Eucarist铆a (ciertamente, es mejor recibirla participando en la santa misa, pero para la indulgencia s贸lo es necesaria la sagrada Comuni贸n);

鈥�ore seg煤n las intenciones del Romano Pont铆fice.

5. Es conveniente, pero no necesario, que la confesi贸n sacramental y especialmente la sagrada Comuni贸n y la oraci贸n por las intenciones del Papa, se hagan el mismo d铆a en que se realiza la obra indulgenciada; pero es suficiente que estos sagrados ritos y oraciones se realicen dentro de algunos d铆as (unos veinte) antes o despu茅s del acto indulgenciado. La oraci贸n seg煤n la mente del Papa queda a elecci贸n de los fieles, pero se sugiere un Padrenuestro y un Avemar铆a. Para varias indulgencias plenarias basta una confesi贸n sacramental, pero para cada indulgencia plenaria se requiere una distinta sagrada Comuni贸n y una distinta oraci贸n seg煤n la mente del Santo Padre.

6. Los confesores pueden conmutar, en favor de los que est茅n leg铆timamente impedidos, tanto la obra prescrita como las condiciones requeridas (obviamente, excepto el desapego del pecado, incluso venial).

7. Las indulgencias siempre son aplicables o a s铆 mismos o a las almas de los difuntos, pero no son aplicables a otras personas vivas en la tierra.

Aspectos propios del A帽o jubilar

Cumplidas las necesarias condiciones, indicadas en los n煤meros 3 y 4, los fieles pueden lucrar la indulgencia jubilar realizando una de las siguientes obras, enumeradas aqu铆 en tres categor铆as:

8. Obras de piedad o religi贸n

鈥擮 hacer una peregrinaci贸n piadosa a un santuario o lugar jubilar (para Roma: una de las cuatro bas铆licas patriarcales, es decir, San Pedro, San Juan de Letr谩n, Santa Mar铆a la Mayor y San Pablo. O tambi茅n a la bas铆lica de Santa Cruz de Jerusal茅n, a la bas铆lica de San Lorenzo en Campo Verano, al santuario de la Virgen del Amor Divino o a una de las catacumbas cristianas), participando en la santa misa o en otra celebraci贸n lit煤rgica (Laudes o V铆speras) o en un ejercicio de piedad (v铆a crucis, rosario, rezo del himno Ak谩thistos, etc.);

鈥攐 hacer una visita piadosa, en grupo o individualmente, a uno de esos lugares jubilares, participando en la adoraci贸n eucar铆stica y en meditaciones piadosas, concluy茅ndolas con el Padrenuestro, el Credo y una invocaci贸n a la Virgen Mar铆a.

9. Obras de misericordia o caridad

鈥擮 visitar durante un tiempo conveniente, a hermanos necesitados o que atraviesan dificultades (enfermos, detenidos, ancianos solos, discapacitados, etc.), como realizando una peregrinaci贸n hacia Cristo presente en ellos;

鈥攐 apoyar con un donativo significativo obras de car谩cter religioso o social (en favor de la infancia abandonada, de la juventud en dificultad, de los ancianos necesitados, de los extranjeros que, en los diversos pa铆ses, buscan mejores condiciones de vida);

鈥攐 dedicar una parte conveniente del propio tiempo libre a actividades 煤tiles para la comunidad u otras formas similares de sacrificio personal.

10. Obras de penitencia

Al menos durante un d铆a

鈥攐 abstenerse de consumos superfluos (fumar, bebidas alcoh贸licas, etc.);

鈥攐 ayunar;

鈥攐 hacer abstinencia de carne (u otros alimentos, seg煤n las indicaciones de los Episcopados), entregando una suma proporcional a los pobres.

Dado en Roma, en la sede de la Penitenciar铆a apost贸lica, el 29 de enero de 2000.

Card. William Wakefield Baum
Penitenciario mayor

Mons. Luigi de Magistris
Obispo titular de Nova
Regente

Publicado en L鈥橭sservatore Romano (edici贸n en lengua espa帽ola), 18 de febrero de 2000.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico