Soporte
S.S. Juan Pablo II, Cristo es el salvador del mundo
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Cristo es el salvador del mundo

Alocuci贸n : Palabras pronunciadas al final del rezo del v铆a crucis en el Coliseo

El Viernes santo, 29 de marzo, el Santo Padre Juan Pablo II, como en los a帽os anteriores, acudi贸 a la bas铆lica de San Pedro, a las doce de la ma帽ana, para administrar el sacramento de la penitencia en uno de los confesonarios situados en la parte derecha del crucero, la de san Proceso y san Martiniano. Durante una hora confes贸 a nueve personas (cinco mujeres y cuatro hombres) de varias nacionalidades y lenguas.

Por la tarde, a las cinco, presidi贸 en el templo vaticano la celebraci贸n de la Pasi贸n: liturgia de la Palabra, adoraci贸n de la cruz y rito de Comuni贸n. Intervino la Capilla Sixtina, dirigida por el maestro Giuseppe Liberto. En ella actuaron de ministros once seminaristas de la Congregaci贸n de la Pasi贸n de Jesucristo. Pronunci贸 la homil铆a el p. Raniero Cantalamessa, o.f.m.cap., predicador de la Casa pontificia. Junto al Papa se hallaban los cardenales di谩conos Fran莽ois-Xavier Nguy锚n Van Thu芒n y Agostino Cacciavillan, presidentes, respectivamente, del Consejo pontificio Justicia y paz, y de la Administraci贸n del patrimonio de la Sede apost贸lica; asistieron, adem谩s, otros veintisiete cardenales y veintis茅is arzobispos y obispos, as铆 como una gran asamblea de fieles, que llenaba la bas铆lica.

Al final de la liturgia de la Palabra, tuvo lugar la oraci贸n universal, cuyas introducciones se hicieron en franc茅s, ingl茅s, polaco, ruso, alem谩n, portugu茅s, filipino, suahili, 谩rabe y espa帽ol. El cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregaci贸n para la doctrina de la fe y vicedecano del Colegio cardenalicio, ley贸 en lat铆n las oraciones por las diversas intenciones.

Luego tuvo lugar el rito de la adoraci贸n de la cruz. El cardenal Joseph Ratzinger mostr贸 a los fieles la cruz y la fue descubriendo, mientras la asamblea entonaba el "Ecce lignum crucis...". El Romano Pont铆fice bes贸 la cruz. Seguidamente, se acercaron a adorar la cruz los cardenales, arzobispos y obispos; el decano del Cuerpo diplom谩tico acreditado ante la Santa Sede, con una representaci贸n de embajadores; los can贸nigos de la bas铆lica vaticana; una representaci贸n de las 脫rdenes religiosas y algunos fieles laicos, en representaci贸n de la asamblea. Ochenta y cinco sacerdotes distribuyeron la comuni贸n.

Por la noche, Juan Pablo II acudi贸 al Coliseo, para el rezo del v铆a crucis. Lleg贸 a las nueve y cuarto de la noche y ocup贸 el lugar que le estaba reservado en la terraza del Palatino, desde donde sigui贸 todas las estaciones. Participaron miles de fieles; varios millones, de m谩s de cien pa铆ses, siguieron la ceremonia por mundovisi贸n. El cardenal Camillo Ruini, vicario del Papa para la di贸cesis de Roma, llev贸 la cruz durante la primera y la segunda estaci贸n; en las restantes se sucedieron fieles de Italia, Madagascar, Mongolia y Colombia (Fanny Carrillo Vera Pamplona, que la llev贸 en la novena y en la d茅cima); finalmente, en las 煤ltimas estaciones la tomaron los frailes franciscanos de Tierra Santa. El Papa, este a帽o, la tom贸 en la 煤ltima estaci贸n. Acompa帽aban la cruz, con antorchas encendidas, dos j贸venes. Los textos de las meditaciones de las 14 estaciones (que ofrecemos en las p谩ginas 6-9) las compusieron catorce periodistas acreditados ante la Sala de prensa de la Santa Sede, de diferentes pa铆ses y lenguas: dos de Estados Unidos, dos de Italia y dos de la Rep煤blica Federal de Alemania; uno de cada uno de los siguientes pa铆ses: Espa帽a (脕ngel G贸mez Fuentes), Federaci贸n Rusa, Jap贸n, M茅xico (Valentina Alazraki), Polonia y Portugal; las estaciones en las que interven铆an las mujeres (la Virgen, las disc铆pulas que siguieron al Maestro hasta el Calvario, las Hijas de Jerusal茅n) se las encomendaron a las periodistas; las ilustraciones estaban tomadas de una serie de esmaltes de Limoges, pintadas en cobre, conservados en el Museo Vaticano, obra de artistas an贸nimos del siglo XVI. El Santo Padre, al final del v铆a crucis, prescindi贸 del discurso que llevaba preparado e improvis贸 la meditaci贸n que publicamos. Luego imparti贸 la bendici贸n. Antes de volver al Vaticano, salud贸 al alcalde de Roma, Walter Veltroni, y a los periodistas que hab铆an compuesto el v铆a crucis.

"Adoramus te, Christe". Hoy, Viernes santo, en el centro de toda la liturgia se encuentra: "Adoramus te, Christe".

La Iglesia no pronuncia hoy las palabras sacramentales de la Eucarist铆a: "Hoc est corpus meum, quod pro vobis tradetur... Hic est enim calix Sanguinis mei, novi et aeterni testamenti, qui pro vobis et pro multis effundetur in remissionem peccatorum".

La Iglesia canta: "Ecce lignum crucis, in quo salus mundi pependit. Venite, adoremus. Adoramus te, Christe".

El centro de la liturgia de hoy es este. El v铆a crucis en el Coliseo nos lleva tambi茅n a esto: "Per sanctam crucem tuam redemisti mundum; redemisti mundum".

Despu茅s de la muerte en cruz, el cuerpo de Cristo fue sepultado. Esta tumba, este sepulcro, cerca del G贸lgota, se ha convertido en lugar de un misterioso cambio.

"Mors et vita duello conflixere mirando: dux vitae mortuus, regnat vivus".

Como Cristo hab铆a anunciado, "tertia die resurrexit". As铆 nosotros caminamos en esta jornada, en este Viernes santo, cerca del G贸lgota, cerca de la tumba abierta, cerca de la tumba vac铆a, con gran esperanza.

Ma帽ana, S谩bado santo, es el d铆a del silencio, de la misteriosa atenci贸n al manifestarse del misterio de la Resurrecci贸n. "Tertia die", el domingo por la ma帽ana, el que fue crucificado y sepultado saldr谩 de la tumba.

"Mors et vita duello conflixere mirando: dux vitae mortuus, regnat vivus".

Y nosotros lo esperamos, "tertia die", el domingo por la ma帽ana, como vencedor de la muerte, como Salvador del mundo.

"Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum".

Que el Se帽or nos inspire un profundo silencio y una profunda esperanza, para llegar a aquel momento, cuando las mujeres encuentren la tumba vac铆a: "No est谩 aqu铆. Ha resucitado". Resurrexit! "No est谩 aqu铆". Resurrexit!

隆Alabado sea Jesucristo!

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico