Soporte
S.S. Juan Pablo II, Homil铆a de S.S. Juan Pablo II en la Vigilia Pascual del 2002
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Homil铆a durante la Vigilia Pascual

S谩bado, 30 de marzo de 2002

1. 鈥淵 dijo Dios: Que exista la luz. Y la luz existi贸鈥� (Gn 1, 3). Una explosi贸n de luz, que la palabra de Dios sac贸 de la nada, rompi贸 la primera noche, la noche de la creaci贸n.

Como dice el ap贸stol Juan: 鈥淒ios es Luz, en 茅l no hay tiniebla alguna鈥� (1 Jn 1, 5). Dios no ha creado la oscuridad, sino la luz. Y el libro de la Sabidur铆a, revelando claramente que la obra de Dios tiene siempre una finalidad positiva, se expresa de la siguiente manera: 鈥溍塴 todo lo cre贸 para que subsistiera, las criaturas del mundo son saludables, no hay en ellas veneno de muerte ni imperio del Hades sobre la tierra鈥� (Sab 1, 14).

En aquella primera noche de la creaci贸n hunde sus ra铆ces el misterio pascual que, tras el drama del pecado, representa la restauraci贸n y la culminaci贸n de aquel comienzo primero. La Palabra divina ha llamado a la existencia a todas las cosas y, en Jes煤s, se ha hecho carne para salvarnos. Y, si el destino del primer Ad谩n fue volver a la tierra de la que hab铆a sido hecho (cf. Gn 3, 19), el 煤ltimo Ad谩n ha bajado del cielo para volver a 茅l victorioso, primicia de la nueva humanidad (cf. Jn 3, 13; 1 Co 15, 47).

2. Hay otra noche como acontecimiento fundamental de la historia de Israel: la salida prodigiosa de Egipto, cuyo relato se lee cada a帽o en la solemne Vigilia pascual.

鈥淓l Se帽or hizo soplar durante toda la noche un fuerte viento del este que sec贸 el mar y se dividieron las aguas. Los israelitas entraron en medio del mar a pie enjuto, mientras que las aguas formaban muralla a derecha e izquierda鈥�(Ex 14, 21-22). El pueblo de Dios ha nacido de este 鈥渂autismo鈥� en el Mar Rojo, cuando experiment贸 la mano poderosa del Se帽or que lo rescataba de la esclavitud para conducirlo a la anhelada tierra de la libertad, de la justicia y de la paz.

Esta es la segunda noche, la noche del 茅xodo.

La profec铆a del libro del 脡xodo se cumple hoy tambi茅n en nosotros, que somos israelitas seg煤n el esp铆ritu, descendientes de Abraham por la fe (cf. Rm 4, 16). Como el nuevo Mois茅s, Cristo nos ha hecho pasar en su Pascua de la esclavitud del pecado a la libertad de los hijos de Dios. Muertos con Jes煤s, resucitamos con 脡l a un vida nueva, por la fuerza del Esp铆ritu Santo. Su Bautismo se ha convertido en el nuestro.

3. Tambi茅n recibir茅is este Bautismo, que engendra el hombre a una vida nueva, vosotros, queridos Hermanos y Hermanas catec煤menos provenientes de diversos pa铆ses: de Albania, China, Jap贸n, Italia, Polonia y Rep煤blica Democr谩tica del Congo. Dos de vosotros, una mam谩 japonesa y otra china, llevan consigo tambi茅n a su hijo, de tal manera que, en la misma celebraci贸n, las madres ser谩n bautizadas junto con sus hijos.

鈥淓n esta noche de gracia鈥�, en la que Cristo ha resucitado de entre los muertos, se realiza en vosotros un 鈥溍﹛odo鈥� espiritual: dej谩is atr谩s la vieja existencia y entr谩is en la 鈥渢ierra de los vivos鈥�. Esta es la tercera noche, la noche de la resurrecci贸n.

4. 鈥溌u茅 noche tan dichosa! S贸lo ella conoci贸 el momento en que Cristo resucit贸 de entre los muertos鈥�. As铆 se ha cantado en el Preg贸n pascual, al comienzo de esta Vigilia solemne, madre de todas las Vigilias.

Despu茅s de la noche tr谩gica del Viernes Santo, cuando el 鈥減oder de las tinieblas鈥� (cf. Lc 22, 53) parec铆a prevalecer sobre Aquel que es 鈥渓a luz del mundo鈥� (Jn 8, 12), despu茅s del gran silencio del S谩bado Santo, en el cual Cristo, cumplida su misi贸n en la tierra, encontr贸 reposo en el misterio del Padre y llev贸 su mensaje de vida a los abismos de la muerte, ha llegado finalmente la noche que precede el 鈥渢ercer d铆a鈥�, en el que, seg煤n las Escrituras, el Se帽or habr铆a de resucitar, como 脡l mismo hab铆a preanunciado varias veces a sus disc铆pulos.

鈥溌u茅 noche tan dichosa en que une el cielo con la tierra, lo humano y lo divino!鈥� (Preg贸n pascual).

5. Esta es la noche por excelencia de la fe y de la esperanza. Mientras todo est谩 sumido en la oscuridad, Dios 鈥� la Luz 鈥� vela. Con 脡l velan todos los que conf铆an y esperan en 脡l.

隆Oh Mar铆a!, esta es por excelencia tu noche. Mientras se apagan las 煤ltimas luces del s谩bado y el fruto de tu vientre reposa en la tierra, tu coraz贸n tambi茅n vela. Tu fe y tu esperanza miran hacia delante. Vislumbran ya detr谩s de la pesada losa la tumba vac铆a; m谩s all谩 del velo denso de las tinieblas, atisban el alba de la resurrecci贸n.

Madre, haz que tambi茅n velemos en el silencio de la noche, creyendo y esperando en la palabra del Se帽or. As铆 encontraremos, en la plenitud de la luz y de la vida, a Cristo, primicia de los resucitados, que reina con el Padre y el Esp铆ritu Santo, por los siglos de los siglos. 隆Aleluya!

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico