Soporte
Congregaci贸n para el Clero, Sacerdotes de la Antigua Alianza
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Sacerdotes de la Antigua Alianza

Congregaci贸n para el Clero

24 de noviembre de 1998

Desde los albores de su larga historia, la humanidad ha sentido siempre la necesidad de hombres que, mediante una misi贸n de muy diversos modos a ellos confiada, fueran como mediadores ante la divinidad y se relacionasen con Dios en nombre de todos los dem谩s.

Hombres encargados de ofrecer a Dios oraciones, sacrificios, expiaciones en nombre de todo el pueblo, el cual ha sentido siempre la obligaci贸n de rendir culto p煤blico a Dios, reconocer en El al Supremo Se帽or y primer principio, tender a El como fin 煤ltimo, darle gracias y hac茅rselo propicio y esto aunque, en muchas 茅pocas y lugares se hubiera oscurecido en gran medida el verdadero Dios con divinidades falsas.

Con los primeros fulgores de la Revelaci贸n divina aparece la misteriosa y venerable figura de Melquisedec (Cf. Gn 14,18), sacerdote y rey, a quien el autor de la Carta a los Hebreos ve como figura de Jesucristo (Cf. Hb 5,10; 6,20; 7, 1-11, 15).

Durante la traves铆a del Exodo por el desierto del Sina铆, Dios constituy贸 al pueblo de Israel como "un reino de sacerdotes y una naci贸n consagrada" (Ex 19,6). Pero dentro de ese pueblo, todo 茅l sacerdotal, escogi贸 una de las doce tribus, la de Levi, para el servicio lit煤rgico. Estos sacerdotes eran consagrados mediante un rito propio (cf Ex 29,1-30) y sus funciones, deberes y ritos vienen establecidos minuciosamente, sobre todo en el libro del Lev铆tico.

Los pertenecientes a esta tribu, sacerdotal por excelencia, no recibieron ninguna parte de heredad, cuando el pueblo lleg贸 a establecerse en la tierra prometida. Dios mismo fue la parte de su herencia (cf Jos 13,33).

Instituido para anunciar la Palabra de Dios (cf Ml 2,7-9) y para establecer la comuni贸n y la paz con Dios mediante los sacrificios y la oraci贸n, este sacerdocio fu茅 siempre fuente de esperanza, de gloria, de fuerza y de liberaci贸n dentro del pueblo de Israel, manteniendo la fe en el futuro Mes铆as.

El admirable templo de Salom贸n fue s铆mbolo e imagen de aquel sacerdocio tan lleno de majestad y misterio. Cuenta el historiador Flavio Josefo que el victorioso conquistador Alejandro Magno se inclin贸 reverentemente ante el Sumo Sacerdote (Cf. Antig眉edades Jud铆as, 11,8,5) y en el libro del profeta Daniel se narra el castigo infligido al rey Baltasar por haber profanado los vasos sagrados del templo en sus banquetes (cf. Dn 5, 1-30).

Sin embargo, este sacerdocio y estos sacrificios eran incapaces de realizar la salvaci贸n definitiva, que s贸lo podr铆a ser lograda por el sacrificio de Cristo Jes煤s (cf. Hb 5,3;7,27;10,1-4).

No obstante, la liturgia de la Iglesia ve en este sacerdocio de la Antigua Alianza una prefiguraci贸n del ministerio ordenado de la Nueva Alianza. En la ordenaci贸n consagratoria de los presb铆teros, por ejemplo, la Iglesia de rito latino ora:

"Se帽or, Padre Santo....en la Antigua Alianza se fueron perfeccionando a trav茅s de los signos santos los grados del sacerdocio....cuando a los sumos sacerdotes, elegidos para regir el pueblo les diste compa帽eros de menor orden y dignidad para que les ayudaran como cooperadores...".

Ser谩 un sacerdote de la Antigua Alianza, Zacar铆as, padre de Juan Bautista, quien anuncie solemnemente la llegada inminente "del Sol que surge de lo alto para iluminar a los que est谩n sentados en tinieblas y sombras de muerte, para enderezar nuestros pasos por el camino de la paz" (Lc 1,78-79).

Todas las prefiguraciones del sacerdocio de la Antigua Alianza encuentran su cumplimiento en Cristo Jes煤s, "Mediador 煤nico entre Dios y los hombres" (1Tm 2,5). S贸lo del hecho de prefigurar el sacerdocio de la Nueva y Eterna Alianza, el sacerdocio de la Antigua recibe su majestad y su gloria.

San Pablo resumir谩 con frase lapidaria la dignidad y las funciones del sacerdocio ministerial cristiano: "Que los hombres nos consideren como ministros de Cristo y dispensadores de los misterios de Dios" (1Co 4,1).

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico