Soporte
S.S. Juan Pablo II, Discurso de Juan Pablo II pronunciado durante el encuentro con los sacerdotes y los religiosos de Siria
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Discurso del Santo Padre durante el encuentro con los sacerdotes y los religiosos de Siria

Peregrinación Jubilar Tras las Huellas de San Pablo

Santidad;
Beatitudes;
eminencias y excelencias;
hermanos y hermanas en Cristo:

1. Mientras se acerca la tarde del d√≠a del Se√Īor, estamos reunidos en este lugar sagrado -la catedral siro-ortodoxa de San Jorge- para celebrar la luz inextinguible de la sant√≠sima Trinidad. La plenitud de la luz del "Se√Īor Dios, aquel que es, que era y que va a venir" (Ap 1, 8), brilla en el rostro de Jesucristo (cf. 2 Co 4, 6). Por medio de √©l, en el Esp√≠ritu Santo, glorificamos a Dios, por nuestra sublime herencia de fe y por la llamada al ministerio de verdad y amor que nos convierte en servidores del Evangelio.

Mi coraz√≥n est√° lleno de gratitud a Dios porque he podido venir a Damasco como peregrino tras las huellas de san Pablo. Precisamente en el camino de Damasco el Ap√≥stol de los gentiles fue llamado por Jesucristo; y aqu√≠ recibi√≥ la luz del Esp√≠ritu Santo y fue bautizado. Aqu√≠ el Esp√≠ritu Santo nos ha reunido ahora para esta oraci√≥n com√ļn, con el fin de escuchar la palabra de Dios, implorar su perd√≥n por nuestros pecados y divisiones, y alabar su infinita misericordia. En la paz de Cristo resucitado, oremos con un solo coraz√≥n y una sola mente, deseosos de acoger la invitaci√≥n del gran te√≥logo y m√≠stico sirio Ab√Ľ al-Faraj, que exhorta a los creyentes a "destruir en lo m√°s √≠ntimo de su coraz√≥n las ra√≠ces de la enemistad entre los cristianos" (Libro de la Paloma, IV).

2. Con afecto fraterno saludo a Su Santidad Moran Mar Ignace Zlkka I Iwas, que nos acoge en esta magn√≠fica catedral. Me complace especialmente poder corresponder a las visitas que Su Santidad y su predecesor, Moran Mar Ignace Jacob III, me hicieron a Roma. Estos contactos mutuos ayudan a sostener y profundizar nuestro amor fraterno; sellan el acuerdo de nuestras Iglesias sobre la profesi√≥n com√ļn de fe en el misterio del Verbo encarnado, verdadero Dios y verdadero hombre; y nos animan a proseguir la cooperaci√≥n pastoral que empezamos hace diecisiete a√Īos con nuestra Declaraci√≥n com√ļn. Santidad, la gran apertura ecum√©nica de su Iglesia es fuente de profunda alegr√≠a para muchos y aliciente para avanzar continuamente por el camino hacia la comuni√≥n plena (cf. Ut unum sint, 62-63). Es signo de la vitalidad espiritual y pastoral de su Iglesia, que confirman tambi√©n las numerosas vocaciones al sacerdocio y a la vida mon√°stica.

Con el mismo v√≠nculo fraterno saludo a Su Beatitud el patriarca Ignace IV y a Su Beatitud el patriarca Gr√©goire III, as√≠ como a los metropolitas y a los obispos que los acompa√Īan. Saludo igualmente a los patriarcas y obispos que han venido de los pa√≠ses vecinos, y les agradezco que nos honren con su presencia. Saludo con amor fraterno a Su Beatitud el patriarca em√©rito Ignace Moussa I Daoud. Cuando lo nombr√© prefecto de la Congregaci√≥n para las Iglesias orientales y lo cre√© cardenal, no s√≥lo dese√© valerme de su experiencia y sabidur√≠a, sino tambi√©n rendir homenaje a las Iglesias de Oriente y, en particular, a la Iglesia que est√° en Siria.

Saludo cordialmente a los sacerdotes, a los monjes y monjas, a los religiosos y religiosas, y a todos los fieles aquí presentes: me alegra de verdad estar entre vosotros.

3. La alegr√≠a de la Pascua floreci√≥ en el √°rbol de la cruz. Aqu√≠, en Damasco, durante una visi√≥n, el Se√Īor orden√≥ al disc√≠pulo Anan√≠as que buscara a Saulo, el perseguidor de la Iglesia. A pesar de sus dudas y temores, Anan√≠as obedeci√≥ y se dirigi√≥ sin vacilar al enemigo de los cristianos como a un "hermano" (Hch 9, 17). Aqu√≠ vemos dos caracter√≠sticas esenciales de la misi√≥n de la Iglesia: obediencia valiente a la palabra de Dios y deseo de perdonar y reconciliarse. Cuando Dios act√ļa, lo imposible resulta posible. Tenemos el deber de decir "s√≠" a la voluntad salv√≠fica de Dios y aceptar este plan misterioso con todo nuestro ser.

Cuando Ananías fue a verlo, Pablo estaba en oración (cf. Hch 9, 11). En cierto sentido, se estaba preparando para recibir la misión que lo uniría definitivamente a la cruz: "Yo le mostraré todo lo que tendrá que padecer por mi nombre" (Hch 9, 16). Existen otras dos características de nuestra llamada al seguimiento de Cristo: oración y fortaleza ante las dificultades. Quizá hoy más que nunca las características de nuestra fidelidad a Dios serán: rezar, llevar la cruz, cumplir la voluntad de Dios y honrar a todos como hermanos y hermanas. Al seguir este camino, iremos tras las huellas de "una gran nube de testigos" (Hb 12, 1), incluyendo innumerables monjes y monjas que llegaron antes que vosotros a estas tierras. Por la providencia de Dios, todo el Oriente Próximo está profundamente marcado por la cultura del monaquismo sirio y por su ardiente testimonio.

4. Aquí, en Damasco, deseo rendir homenaje a toda la tradición siria, con su rica unidad en la diversidad. Los santos Pablo, Ignacio de Antioquía, Efrén, Juan Crisóstomo, Simeón el Estilita, Juan Damasceno y muchos otros, son maestros luminosos para todos nosotros. En ellos vemos que la obediencia de la fe y el sufrimiento de la cruz jamás dejan de dar frutos de salvación.

La maravillosa creatividad de vuestra tradici√≥n se manifiesta en la figura de san Efr√©n de Nisibi, el "arpa del Esp√≠ritu Santo", cuyas obras se tradujeron r√°pidamente a todas las lenguas de la antig√ľedad cristiana. Ojal√° que este intercambio de dones no cese jam√°s. Espero ardientemente que en todas partes los cristianos abran una vez m√°s su coraz√≥n a los tesoros espirituales y doctrinales de las Iglesias de tradici√≥n siria.

Entre los numerosos seguidores del Cordero figura el incomparable santo de vuestro pa√≠s, Sime√≥n el Estilita, que fue en su tiempo un icono vivo de santidad y ahora es venerado por la Iglesia en todo el mundo. Su oraci√≥n era incesante y su caridad universal, pues acog√≠a a quienes acud√≠an a √©l de lugares cercanos y lejanos, tanto a las personas m√°s importantes como a las m√°s humildes. Adem√°s, llevaba en su cuerpo las llagas del Se√Īor crucificado (cf. Teodoreto de Ciro, Historia religiosa, 26). En su biograf√≠a, escrita por sus disc√≠pulos quince a√Īos despu√©s de su muerte, se describe la extraordinaria vocaci√≥n de san Sime√≥n con estas palabras: "Por el sufrimiento de su siervo, Dios quiso despertar al mundo de su profundo sue√Īo". El mundo actual necesita despertarse al amor de Dios y a su plan salv√≠fico. La lectura del evangelio nos ha exhortado: "Alzad vuestros ojos y ved los campos, que blanquean ya para la siega" (Jn 4, 35). Ya es hora de recoger la cosecha, porque el coraz√≥n humano tiene siempre hambre de aquel que es "el camino, la verdad y la vida" (Jn 14, 6). Un testimonio com√ļn de los cristianos es esencial para que crea el mundo del tercer milenio (cf. Jn 17, 21). Que el Esp√≠ritu Santo apresure el d√≠a de nuestra uni√≥n plena.

5. Al concluir nuestro breve encuentro, hago m√≠as las palabras que pronuncia el obispo o el sacerdote al final de la liturgia divina seg√ļn el rito sirio occidental: "Id en paz, queridos hermanos, porque os encomendamos a la gracia y a la misericordia de la santa y gloriosa Trinidad. (...)

Salvados por la cruz victoriosa del Se√Īor y sellados con el santo bautismo, que la sant√≠sima Trinidad borre vuestros pecados, perdone vuestras ofensas y conceda paz a las almas de vuestros difuntos". Que todas estas bendiciones se derramen sobre vosotros por la poderosa intercesi√≥n de los santos, de los m√°rtires y de la sant√≠sima Madre de Dios, la Theot√≥kos Yoldat Aloho. Am√©n.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico