Soporte
Concilio Vaticano II, Documentos del Concilio Vaticano II
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

Perfectae caritatis

Decreto sobre la renovación y adaptación de la vida religiosa.

1. El sagrado Concilio puso de manifiesto en la Constitución «De Ecclesia» que el seguir la caridad perfecta por los consejos evangélicos procede de la doctrina y de los ejemplos del Divino Maestro, y que aparece como señal gloriosa del reino de los cielos. Ahora se propone tratar de la vida y disciplina de los institutos, cuyos miembros profesan la castidad, la pobreza y la obediencia, y a proveer a sus necesidades, como aconsejan los tiempos en que vivimos.

Desde los principios de la Iglesia hubo hombres y mujeres que se propusieron seguir a Cristo con mayor libertad por la práctica de los consejos evangélicos, e imitarle más de cerca, y cada uno a su manera llevaron una vida consagrada a Dios, muchos de los cuales, por inspiración del Espíritu Santo, o vivieron en la soledad, o fundaron familias religiosas, que la Iglesia recibió y aprobó gustosa con su autoridad. De aquí, por disposición divina, surgió una admirable variedad de grupos religiosos, que contribuyó mucho a que la Iglesia no sólo esté dispuesta para toda obra buena (cf. 2Tim 3,17) y preparada para la obra del ministerio para la edificación del Cuerpo de Cristo (cf. Ef 4,12), sino que también aparezca adornada con la variedad de los dones de sus hijos, como una esposa ataviada para su esposo (cf. Ap 21,2), y por ella se manifieste la multiforme sabiduría de Dios (cf. Ef 3,10).

En tan grande variedad de dones, todos cuantos son llamados por Dios a la práctica de los consejos evangélicos y la profesan fielmente, se entregan de una manera peculiar al Señor, siguiendo a Cristo, que, virgen y pobre (cf. Mt 8,20; Lc 9,58), redimió y santificó a los hombres por la obediencia hasta la muerte de Cruz (cf. Fil 2,8). Impulsados así por la caridad, que el Espíritu Santo difunde en sus corazones (cf. Rom 5,5), viven cada vez más para Cristo y para su Cuerpo, que es la Iglesia (cf. Col 1,24). Por consiguiente, cuanto más fervientemente se unen a Cristo por su entrega personal durante toda la vida, tanto más se enriquece la vida de la Iglesia y más vigorosamente se fecunda su apostolado.

Mas para que este valor primordial de la vida consagrada por la profesión de los consejos evangélicos y su necesaria función redunde en mayor bien de la Iglesia en las presentes circunstancias, este sagrado Concilio establece lo siguiente, que no se refiere más que a los principios generales de una renovación adecuada de la vida y disciplina de las religiones, y -conservando su propia naturaleza-, de las sociedades de vida común sin votos y de los institutos seculares. Las normas particulares, para la oportuna exposición y aplicación de los mismos, las establecerá después del Concilio la autoridad competente.

Principios generales para una renovación adecuada

2. La renovación adecuada de la vida religiosa abraza a un tiempo, por una parte, la vuelta a las fuentes de toda vida cristiana y a la primitiva inspiración de los institutos, y, por otra, una adaptación de los mismos a las diversas condiciones de los tiempos. Renovación que hay que promover bajo el impulso del Espíritu Santo y la dirección de la Iglesia, a tenor de los principios siguientes:

a) Siendo la última norma de la vida religiosa el seguir a Cristo según el Evangelio, ésta ha de ser la regla suprema para todos los institutos.

b) Contribuye al bien de la Iglesia el que cada instituto tenga su carácter y su fin peculiar. Por tanto, hay que reconocer y observar fielmente el espíritu y los fines propios de los fundadores, lo mismo que las sanas tradiciones; todo lo cual constituye el patrimonio de cada instituto.

c) Participen todos los institutos de la vida de la Iglesia, y hagan suyos y fomenten con todas las fuerzas, según su propio carácter, los proyectos y propósitos de ella, como en materia bíblica, litúrgica, dogmática, pastoral, ecuménica, misional y social.

d) Promuevan los institutos entre sus miembros el debido conocimiento de la condición de los hombres y de los tiempos, y de las necesidades de la Iglesia; de forma que, enjuiciando sabiamente a la luz de la fe las circunstancias del mundo de hoy, y llenos de celo apostólico, puedan ayudar más eficazmente a los hombres.

e) Ordenándose la vida religiosa sobre todo a que sus miembros sigan a Cristo, y se unan a Dios por la práctica de los consejos evangélicos, hay que pensar seriamente que las mejores acomodaciones a las necesidades presentes no surtirán efecto, si no se vivifican con una renovación espiritual, a la que siempre hay que atribuir la fuerza principal aun en la ejecución de las obras externas.

Criterios prácticos para la adecuada renovación

3. En todas partes, y principalmente en tierras de misión, la norma de vida, de oración y de trabajo ha de estar en consonancia con las condiciones físicas y síquicas actuales de los miembros, y también, según lo requiera el carácter de cada instituto, con las necesidades del apostolado, con las exigencias de la cultura y con las circunstancias sociales y económicas.

El régimen de los institutos ha de revisarse también a la luz de estos mismos criterios.

Por lo cual, se revisen adecuadamente las constituciones, directorios, libros de costumbres, de preces, de ceremonias, y otros semejantes, y, suprimidas las prescripciones anticuadas, se adapten a los documentos de este sagrado Concilio.

Quiénes han de hacer la renovación

4. Sin la cooperación de todos los miembros del instituto no puede conseguirse la renovación eficaz, ni la recta acomodación.

El establecer las normas de la renovación adecuada, dictar leyes y dar lugar a la experiencia suficiente y prudente, pertenece tan sólo a las autoridades competentes, sobre todo a los capítulos generales, salva, en cuanto sea precisa, la aprobación de la Santa Sede o de los ordinarios del lugar, según el derecho. Mas los superiores, en lo que atañe a la orientación de todo el instituto, deben consultar y oír convenientemente a sus súbditos.

Para la renovación adecuada de los monasterios de monjas se podrán recabar también los votos y proposiciones de los consejos de las federaciones y de otras asambleas legítimamente convocadas.

Pero piensen todos que la esperanza de la renovación hay que ponerla más en la diligente observancia de las constituciones que en la multiplicación de las leyes.

Algunos elementos comunes a todas las formas de la vida religiosa

5. Piensen los miembros de cualquier instituto que ante todo por la profesión de los consejos evangélicos respondieron a la vocación divina, de forma que, no sólo muertos al pecado (cf. Rom 6,11), sino también renunciando al mundo, vivan para solo Dios. Entregaron toda su vida a su servicio, lo cual constituye una cierta consagración peculiar, que se funda íntimamente en la consagración del bautismo y la expresa más plenamente.

Pero como esta donación de sí mismo ha sido aceptada por la Iglesia, sepan que también han quedado entregados a su servicio.

Esta servidumbre para con Dios debe urgir y estimular en ellos la práctica de las virtudes, sobre todo de la humildad, de la obediencia, de la fortaleza y de la castidad, con las cuales se hacen partícipes del anonadamiento de Cristo (cf. Fil 2,7-8) y de su vida en espíritu (cf. Rom 8,1-13).

Los religiosos, pues, fieles a su profesión, dejándolo todo por Cristo (cf. Mc 10,28), síganle a Él (cf. Mt 19,21) como la única cosa necesaria (cf. Lc 10,42), oyendo sus palabras (cf. Lc 10,39), solícitos de los intereses de Cristo (cf. 1Cor 7,32).

Por lo cual, los miembros de cualquier instituto, buscando ante todo y únicamente a Dios, deben unir la contemplación para adherirse a Él con la mente y el corazón, con el amor apostólico que les impulse a asociarse a la obra de la redención y a extender el Reino de Dios.

Ante todo hay que cultivar la vida espiritual

6. Los que profesan los consejos evangélicos, busquen y amen sobre todas las cosas a Dios, que nos amó primero (cf. 1Jn 4,10), y procuren fomentar en todas las circunstancias la vida escondida con Cristo en Dios (cf. Col 3,3), de donde dimana y se estimula el amor del prójimo para la salvación del mundo y edificación de la Iglesia. Esta caridad, por su parte, anima y dirige el mismo cumplimiento de los consejos evangélicos.

Por lo cual, los miembros de los institutos han de cultivar asiduamente el espíritu de oración, y la oración misma, bebiendo en las límpidas fuentes de la espiritualidad cristiana. Tengan continuamente en sus manos la Sagrada Escritura, para conseguir con su lectura y meditación «el sublime conocimiento de Cristo» (Fil 3,8). Realicen interior y exteriormente la sagrada liturgia, máxime el sacrosanto misterio de la Eucaristía, según la mente de la Iglesia, y nutran su vida espiritual con este riquísimo venero.

Nutridos así en la mesa de la Ley divina y del altar sagrado, amen fraternalmente a los miembros de Cristo, veneren y aprecien con amor filial a los pastores, acrecienten de día en día su vivir y sentir con la Iglesia, y entréguense totalmente a su misión.

Institutos puramente contemplativos

7. Los institutos puramente contemplativos, cuyos miembros, dados totalmente a Dios en la soledad, en el silencio, en la oración constante y en la austera penitencia, por mucho que urja la necesidad el apostolado activo, ocupan siempre una parte preeminente en el Cuerpo Místico de Cristo, en que «todos los miembros no tienen la misma función» (Rom 12,4). Ya que ellos ofrecen a Dios un eximio sacrificio de alabanza, enriquecen al pueblo de Dios con frutos espléndidos de santidad, lo arrastran con su ejemplo y lo dilatan con una misteriosa fecundidad apostólica. De esta forma son el honor de la Iglesia y torrente de gracias celestiales. Pero su género de vida ha de revisarse a la luz de los principios y criterios expuestos para la adecuada renovación, permaneciendo, con todo, inviolable su retiro del mundo y los ejercicios propios de la vida contemplativa.

Institutos dedicados a la vida apostólica

8. Hay en la Iglesia muchísimos institutos, clericales o laicales, entregados a diversas obras de apostolado, con dones diferentes, según la gracia que se les ha dado: el que tiene el ministerio, sirviendo, el que enseña, enseñando, el que exhorta, exhortando, el que da con sencillez, el que practica la misericordia con alegría (cf. Rom 12,5-8). «Hay diversidad de dones, pero uno mismo es el Espíritu» (1Cor 12,4).

En estos institutos la acción apostólica y benéfica pertenece a la naturaleza misma de la vida religiosa, en cuanto que constituye un sagrado ministerio y una obra de caridad que les han sido confiados por la Iglesia y deben ser ejercitados en su nombre. Por tanto, toda la vida religiosa de los miembros ha de estar informada de espíritu apostólico, y toda su obra apostólica ha de estar animada por el espíritu religioso. Consiguientemente, para que los religiosos respondan sobre todo a su vocación de seguir a Cristo, y sirvan a Cristo mismo en sus miembros, su acción apostólica ha de proceder de la unión íntima con Él. De donde dimana el acrecentamiento de la caridad para con Dios y para con el prójimo.

Por lo cual, dichos institutos han de acoplar convenientemente sus reglas y costumbres a las exigencias del apostolado que desarrollan. Pero como la vida religiosa apostólica reviste formas variadas, es preciso que su adecuada renovación tenga en cuenta esta diversidad, y que la vida de los miembros en los diversos institutos, al servicio de Cristo, se sustente con sus medios propios y adecuados.

Hay que observar fielmente la vida monástica y conventual

9. Consérvense fielmente y brille cada día más en su espíritu genuino, tanto en Oriente como en Occidente, la venerable institución de la vida monástica, que, a través de los siglos, ha logrado méritos extraordinarios en la Iglesia y en la sociedad humana. El deber principal de los monjes es ofrecer a la Divina Majestad un servicio humilde y noble a la vez dentro de los claustros del monasterio, ya estén íntegramente dedicadas al culto divino en una vida escondida, ya emprendan legítimamente algunas obras de apostolado y de caridad cristiana. Salvo, pues, el carácter propio de la institución, renueven sus antiguas tradiciones benéficas y adáptenlas a las actuales necesidades de las almas, de forma que los monasterios resulten como centros de edificación del pueblo cristiano.

También las religiones que por sus reglas e instituciones asocian íntimamente la vida apostólica con el oficio coral y las observancias monásticas, han de acomodar su género de vida a las exigencias de un apostolado que les sea compatible, de modo que conserven con fidelidad su forma de vida, puesto que redunda en mucho bien de la Iglesia.

La vida religiosa laical

10. La vida religiosa laical de hombres o mujeres, constituye en sí un estado completo de profesión de los consejos evangélicos, por lo cual, apreciándola mucho el sagrado Concilio, por ser tan útil a la función pastoral de la Iglesia, en la educación de la juventud, en la asistencia a los enfermos y en otros ministerios, confirma a los miembros en su vocación y los exhorta a acomodar su vida a las exigencias modernas.

El sagrado Concilio declara que no hay dificultad alguna para que en los institutos de Hermanos, permaneciendo íntegro su carácter laical, por una disposición del Capítulo general, reciban órdenes sagradas algunos de sus miembros, para atender a las necesidades del ministerio sacerdotal en sus propias casas.

Los institutos seculares

11. Los institutos seculares, aunque no son institutos religiosos, llevan, sin embargo, consigo una verdadera y completa profesión de los consejos evangélicos en el mundo, reconocida por la Iglesia. Profesión que consagra a hombres y mujeres, seglares y clérigos que viven en el mundo. Por tanto, busquen una total entrega de sí mismos a Dios, sobre todo con la caridad perfecta. Conserven estos institutos su índole peculiar, es decir, secular, para poder cumplir eficaz y universalmente su apostolado en el mundo y como desde el mundo, para lo cual han surgido.

Sepan, sin embargo, muy bien, que no pueden cumplir un tan gran cometido, si sus miembros no se forman cuidadosamente en las cosas divinas y humanas, de modo que puedan ser fermento en el mundo para robustecer e incrementar el Cuerpo de Cristo. Preocúpense, pues, seriamente los directores de la instrucción sobre todo espiritual que ha de darse a los miembros y de promover su formación ulterior.

La castidad

12. La castidad que los religiosos profesan «por el reino de los cielos» (Mt 19,12) ha de considerarse como un don exquisito de la gracia. Pues libera el corazón del hombre de una forma especial (cf. 1Cor 7,32-35), para que más se inflame con la caridad para con Dios y para con todos los hombres, y, por tanto, es una señal característica de los bienes celestiales y un medio aptísimo con que los religiosos se dediquen decididamente al servicio divino y a las obras del apostolado. De esta forma ellos recuerdan a todos los cristianos aquel maravilloso matrimonio establecido por Dios, y que ha de revelarse totalmente en la vida futura, por el que la Iglesia tiene a Cristo por esposo único.

Es necesario, pues, que los religiosos, procurando conservar fielmente su vocación, crean en las palabras del Señor, y, confiados en el auxilio de Dios, no presuman de sus propias fuerzas, y practiquen la mortificación y la guarda de los sentidos. No omitan tampoco los medios naturales, útiles para la salud del alma y del cuerpo. Con ello conseguirán no dejarse llevar por las falsas doctrinas que presentan la continencia perfecta como imposible o nociva a la plenitud humana, y rechazar como por instinto espiritual cuanto pone en peligro la castidad. Recuerden además, sobre todo los superiores, que la castidad se guarda con más seguridad cuando entre los miembros reina la verdadera caridad fraterna en la vida común.

Como la observancia de la continencia perfecta está íntimamente relacionada con las inclinaciones más hondas de la naturaleza humana, los candidatos no pretendan ni se admitirán a la profesión de la castidad sino después de una prueba verdaderamente suficiente y con la debida madurez psicológica y afectiva. No sólo hay que avisarles sobre los peligros que acechan a la castidad, sino que han de instruirlos de forma que acepten el celibato consagrado a Dios, incluso como un bien para la integridad de la persona.

La pobreza

13. La pobreza voluntaria por seguir a Cristo, cuyo distintivo es hoy sobre todo muy apreciado, ha de ser cultivada diligentemente por los religiosos; y, si fuera necesario, ha de manifestarse con formas nuevas. Por ella se participa de la pobreza de Cristo, que, siendo rico, se hizo pobre por amor nuestro, para que fuésemos ricos con su pobreza (cf. 2Cor 8,9; Mt 8,20).

Pero en cuanto se refiere a la pobreza religiosa, no basta el estar supeditados a los superiores en el uso de las cosas, sino que es preciso que los miembros sean pobres real y espiritualmente, poniendo su tesoro en el cielo (cf. Mt 6,20).

En el cumplimiento de su oficio siéntase cada uno sujeto a la ley común del trabajo, y, mientras se procura lo necesario para el sustento y apostolado, dejen toda inquietud indebida y pónganse en manos de la Providencia del Padre celestial (cf. Mt 6,25).

Las congregaciones religiosas pueden permitir en sus constituciones que los miembros renuncien a los bienes patrimoniales adquiridos o por adquirir.

Los mismos institutos, según la condición de los lugares, han de esforzarse en dar testimonio colectivo de pobreza, y destinen gustosos algo de sus propios bienes para otras necesidades de la Iglesia, para sustento de los necesitados, a quienes todos los religiosos han de amar en las entrañas de Cristo (cf. Mt 19,21; 25,34-46; Stgo 2,15-16; 1Jn 3,17). Las provincias y las casas de los institutos comuniquen unos con otros sus bienes temporales, de forma que las que abundan ayuden a las que tienen necesidad.

Aunque los institutos, salvas las reglas y constituciones, tienen derecho a poseer todo lo necesario para la vida temporal y el apostolado, eviten, sin embargo, toda apariencia de lujo, de lucro inmoderado y de acumulación de bienes.

La obediencia

14. Los religiosos, por la profesión de la obediencia, ofrecen a Dios la total entrega de su voluntad, como sacrificio de sí mismos, y por ello se unen más firmemente y con mayor seguridad a la voluntad salvífica de Dios. Por eso, a ejemplo de Jesucristo, que vino a cumplir la voluntad del Padre (cf. Jn 4,34; 5,30; Heb 10,7; Sal 39,9), y, «tomando forma de siervo» (Fil 2,7), aprendió por sus padecimientos la obediencia (cf. Heb 5,8), los religiosos, movidos por el Espíritu Santo, se entregan confiados a los superiores, representantes de Dios, y por ellos son conducidos al servicio de todos los hermanos en Cristo, como el mismo Cristo sirvió a sus hermanos por su sumisión al Padre, y entregó su vida en redención de muchos (cf. Mt 20,28; Jn 10,14-18). De esta forma se unen más estrechamente al servicio de la Iglesia y se esfuerzan en llegar a la medida de la plenitud de Cristo (cf. Ef 4,13).

Por consiguiente, los religiosos, con espíritu de fe y de amor para con la voluntad de Dios, obedezcan humildemente a sus superiores según las reglas y las constituciones, sirviéndose de las fuerzas de la inteligencia y de la voluntad, y de los dones de la naturaleza y de la gracia en el cumplimiento de los mandatos y en la ejecución de los oficios que se les han encomendado, sabiendo que prestan su colaboración a la edificación del Cuerpo de Cristo según el designio de Dios. Así la obediencia religiosa, lejos de aminorar la dignidad de la persona humana, la lleva a una plena madurez, con la ampliada libertad de los hijos de Dios.

Los superiores, por su parte, que han de dar cuenta a Dios de las almas que se les han confiado (cf. Heb 13,17), dóciles a la voluntad de Dios en el desempeño de su cargo, ejerzan su autoridad con espíritu de servicio a los hermanos, de suerte que manifiesten la caridad con que Dios los ama. Dirijan a sus súbditos como a hijos de Dios y con respeto a la persona humana, promoviendo su subordinación voluntaria. Por tanto, déjenles sobre todo la libertad debida en cuanto al sacramento de la penitencia y a la dirección de conciencia. Guíen a los miembros a cooperar con obediencia activa y responsable en el cumplimiento del deber y en las empresas que se les confíen. Así, pues, los superiores han de escuchar gustosos a los súbditos y promover sus anhelos comunes para el bien del instituto y de la Iglesia, salva, con todo, su autoridad de determinar y ordenar lo que hay que hacer.

Los Capítulos y consejos cumplan fielmente la función que les ha sido confiada en el gobierno y expresen cada uno a su modo la participación y cuidado de todos los miembros para bien de toda la comunidad.

La vida en común

15. La vida en común, a ejemplo de la Iglesia primitiva, en que la muchedumbre de los creyentes tenía un corazón y un alma sola (cf. Hch 4,32), nutrida por la doctrina evangélica, la sagrada liturgia y sobre todo por la Eucaristía, persevere en la oración y en la unión del mismo espíritu (cf. Hch 2,42). Los religiosos, como miembros de Cristo, hónrense a porfía unos a otros con trato fraternal (cf. Rom 12,10), ayudándose mutuamente a llevar sus cargas (cf. Gl 6,2), ya que, habiéndose derramado el amor de Dios en los corazones por virtud del Espíritu Santo (cf. Rom 5,5), la comunidad, como una verdadera familia, reunida en el nombre del Señor, disfruta de su presencia (cf. Mt 18,20). Pero la caridad es el cumplimiento de la ley (cf. Rom 13,10) y vínculo de perfección (cf. Col 3,14), y por ella sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida (cf. 1Jn 3,14). Más aún, la unión de los hermanos manifiesta la venida de Cristo (cf. Jn 13,35; 17,21) y de ella deriva un gran vigor apostólico.

Para que sea más íntimo el vínculo de hermandad entre los religiosos, aquellos que se llaman conversos, cooperadors o con otro nombre, han de participar estrechamente en la vida y en las obras de la comunidad. Si las circunstancias, en verdad, no aconsejan otra cosa, hay que procurar que en los institutos de mujeres se llegue a una sola categoría de hermanas. Por tanto, no hay que conservar más diversidad de personas que la que exija la diversidad de los empleos que las hermanas desempeñan por especial vocación de Dios, o por su aptitud personal.

Los monasterios e institutos de hombres, no meramente laicales, pueden admitir por su condición clérigos y laicos, según la norma de las constituciones, con igual norma de vida, con iguales derechos y obligaciones, salvo los que derivan del orden sagrado.

Clausura de las monjas

16. Permanece firme la clausura papal para las monjas de vida puramente contemplativa, pero debe adaptarse a las condiciones de tiempos y lugares, suprimiendo todas las costumbres anticuadas, después de escuchar los pareceres de los propios monasterios.

Las otras monjas, entregadas por su instituto a las obras externas de apostolado, queden libres de la clausura papal, a fin de que puedan cumplir mejor las obras de apostolado que se les ha confiado, conservando, no obstante, la clausura según la norma de las constituciones.

El hábito religioso

17. El hábito religioso, como señal de consagración, sea sencillo y modesto, pobre y a la vez decente, y además conveniente a las exigencias de la salud y acomodado a las circunstancias de tiempos y lugares y a las necesidades del apostolado. El hábito, tanto de hombres como de mujeres, que no esté conforme con estas normas, ha de cambiarse.

Formación de los religiosos

18. La renovación adecuada de los institutos depende sobre todo de la formación de sus miembros. Por tanto, también los hermanos no clérigos y las religiosas, no sean destinados inmediatamente después del noviciado a obras apostólicas, sino que debe continuarse convenientemente, en casas apropiadas, su instrucción religiosa y apostólica, doctrina y técnica, obteniendo incluso títulos convenientes.

Mas para que esta adaptación de la vida religiosa a las exigencias de nuestros tiempos no sea meramente externa, y a fin de que los que son destinados por el instituto al apostolado externo no sean incapaces de desempeñar su cometido, deben instruirse convenientemente según la capacidad intelectual y la índole personal de cada uno sobre las costumbres reinantes, y en las normas de sentir y de pensar de la vida social moderna. La formación ha de orientarse de manera que por la compenetración armónica de sus elementos contribuya a la unidad de la vida de sus miembros.

Esfuércense durante toda la vida los religiosos por perfeccionar cuidadosamente esta cultura espiritual, doctrinal y técnica, y los superiores por procurarles, con todos los medios, las ayudas y el tiempo necesario para ello.

Es asimismo deber de los superiores el cuidar que los directores y maestros de espíritu y los profesores sean bien elegidos y cuidadosamente formados.

Fundación de nuevos institutos

19. En la fundación de nuevos institutos ha de considerarse mucho la necesidad, o a lo menos su grande utilidad y la posibilidad de su desarrollo, no suceda que se funden institutos inútiles o carentes de la vitalidad necesaria. De modo especial se han de promover y cultivar en las iglesias nuevas, las formas de vida religiosa que tengan en consideración la índole, las costumbres y las condiciones de personas y lugares.

Conservación, acomodación o abandono de las obras propias

20. Los institutos mantengan y cumplan con fidelidad sus ministerios propios, y, atendiendo a la utilidad de toda la Iglesia y de las diócesis, acomódenlos a las necesidades de tiempos y lugares, adoptando medios oportunos incluso nuevos, y abandonando aquellas obras que hoy están menos conformes con el espíritu del instituto y con su carácter genuino.

Consérvese íntegramente en los institutos religiosos el espíritu misional, adaptándolo según el carácter de cada instituto a las circunstancias modernas, de forma que resulte más eficaz la predicación del Evangelio a todas las gentes.

Institutos y monasterios decadentes

21. Mas a los institutos y monasterios que, una vez oídos los ordinarios del lugar al que pertenecen, no ofrecen, según el parecer de la Santa Sede, esperanza fundada de reflorecimiento, prohíbaseles el que en adelante reciban novicios, y, si es posible, únanse a otro instituto o monasterio próspero, que no discrepe mucho en sus fines y en su espíritu.

Unión de institutos

22. Los institutos y monasterios autónomos promuevan federaciones entre sí oportunamente y con la aprobación de la Santa Sede, si pertenecen de algún modo a la misma familia religiosa; o uniones, si es que sus constituciones y usos son semejantes y están informados por un mismo espíritu, sobre todo cuando son demasiado pequeños; o asociaciones, si se dedican a obras externas idénticas o semejantes.

Conferencias de superiores mayores

23. Hay que favorecer las conferencias o consejos de superiores mayores, erigidos por la Santa Sede, que pueden servir mucho para conseguir mejor los fines de cada instituto, para fomentar la más eficaz aspiración común del bien de la Iglesia, para distribuir de una forma más justa los operarios del Evangelio en un territorio determinado y para tratar mejor los asuntos comunes de los religiosos, estableciendo una conveniente coordinación y cooperación con las conferencias episcopales en cuanto al ejercicio del apostolado.

Conferencias de esta índole pueden establecerse también para los institutos seculares.

Fomento de las vocaciones religiosas

24. Los sacerdotes y los educadores cristianos han de poner todos los medios para dar a las vocaciones religiosas, elegidas convenientemente y con cuidado, un nuevo incremento, que responda plenamente a las necesidades de la Iglesia. Incluso en la predicación ordinaria hay que tratar muchas veces de los consejos evangélicos y de abrazar el estado religioso. Educando los padres cristianamente a sus hijos, cultiven y protejan en sus corazones la vocación religiosa.

Los institutos tienen derecho a darse a conocer para fomentar las vocaciones, y a buscar aspirantes, con tal que lo hagan prudentemente y conforme a las normas establecidas por la Santa Sede y los Ordinarios del lugar.

Recuerden, sin embargo, los miembros que el ejemplo de su propia vida es la mejor recomendación de su instituto, y una invitación a abrazar la vida religiosa.

Conclusión

25. Los institutos para los que se establecen estas normas de adecuada renovación respondan con prontitud a su divina vocación y a su misión en la Iglesia en estos tiempos. El sagrado Concilio estima en mucho su género de vida, virginal, pobre y obediente, cuyo modelo es el mismo Cristo Señor, y confía firmemente en su labor, escondida o manifiesta, que es tan fecunda. Todos los religiosos, por tanto, con integridad de fe, y caridad para con Dios y el prójimo, con amor a la cruz, y con la esperanza de la vida futura, difundan el buen Mensaje de Cristo en todo el mundo, a fin de que todos vean su testimonio y sea glorificado nuestro Padre, que está en los cielos (cf. Mt 5,16). De esta forma, por los ruegos de la dulcísima Madre de Dios, la Virgen María, «cuya vida es escuela para todos» 695 , florecerá más y más y producirán frutos ubérrimos de salvación.

Todas y cada una de las cosas establecidas en este Decreto fueron del agrado de los Padres. Y Nos, con la potestad Apostólica conferida por Cristo, juntamente con los Venerables Padres, en el Espíritu Santo las aprobamos, decretamos y establecemos y mandamos que, decretadas sinodalmente, sean promulgadas para gloria de Dios.

Roma, en San Pedro, día 28 de octubre de 1965.

Yo PABLO, Obispo de la Iglesia Católica.

(Siguen las firmas de los Padres)


695

S. Ambrosio, De Virginitate, II, c. II, n. 15.
Consultas

© Copyright 2012. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico