Soporte
Concilio Vaticano II, Documentos del Concilio Vaticano II
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

Sacrosanctum concilium

Constitución sobre la Sagrada Liturgia.

Roma, 4 de diciembre de 1963.

Este Sacrosanto Concilio se propone incrementar de día en día entre los fieles la vida cristiana, adaptar mejor a las necesidades de nuestro tiempo las instituciones sujetas a cambio, favorecer todo cuanto puede contribuir a la unión de todos los que creen en Jesucristo y fortalecer lo que sirve para atraer a todos los hombres hacia la Iglesia. Por eso cree que, por razones especiales, le corresponde procurar también la reforma y fomento de la Liturgia.

2. En efecto, la Liturgia, mediante la cual se realiza la obra de nuestra Redención 237 , sobre todo en el divino Sacrificio de la Eucaristía, contribuye en sumo grado a que los fieles expresen en su vida, y manifiesten a los demás, el misterio de Cristo y la genuina naturaleza de la verdadera Iglesia. Tiene la Iglesia como propio carácter el de ser, a la vez humana y divina, visible pero rica en realidades invisibles, ferviente en la acción y entregada a la contemplación, presente en el mundo y, sin embargo, peregrina; y todo esto de suerte que en ella lo humano se ordena y subordina a lo divino, lo visible a lo invisible, la acción a la contemplación y lo presente a la ciudad futura, hacia la cual nos encaminamos 238 . Así es como, al edificar, día a día, a los que están dentro de la Iglesia, para que sean templo santo en el Señor y morada de Dios en el Espíritu 239 , hasta llegar a la medida de la plenitud de edad de Cristo 240 , la Liturgia robustece, al mismo tiempo, admirablemente sus fuerzas para predicar a Cristo y presenta así la Iglesia, a los que están fuera, como enseña levantada en medio de las naciones 241 , para que bajo ellas se congreguen en «uno» los hijos de Dios que están dispersos 242 , hasta que no haya sino un solo rebaño y un solo pastor 243 .

3. Por lo cual, el Sacrosanto Concilio estima que han de tenerse en cuenta los principios siguientes, y que se deben establecer algunas normas prácticas en orden al fomento y reforma de la Liturgia.

Entre estos principios y normas hay algunos que pueden y deben aplicarse lo mismo al rito romano que a los demás ritos. Pero las normas prácticas, que siguen, se deben entender aplicadas tan sólo al rito romano, a no ser se trate de cosas que, por su propia naturaleza, se refieran también a los demás ritos.

4. Por último el Sacrosanto Concilio, fiel a la tradición, declara que la Santa Madre Iglesia considera iguales en derecho y en honor a todos los ritos legítimamente reconocidos y quiere, en lo futuro, conservarlos y promoverlos por todos medios. Desea, además, que, si fuere necesario, sean íntegramente revisados con prudencia, de acuerdo con la sana tradición, y que se les dé vitalidad, teniendo en cuenta las circunstancias y necesidades de nuestro tiempo.

CAPÍTULO I
PRINCIPIOS GENERALES PARA LA REFORMA Y FOMENTO DE LA SAGRADA LITURGIA

I. Naturaleza de la Sagrada Liturgia y su importancia en la vida de la Iglesia

5. Dios, que «quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad» (1 Tm., 2,4), «habiendo hablado antiguamente muchas veces y en muchas maneras a nuestros padres por medio de los profetas» (Hb., 1,1), cuando llegó la plenitud de los tiempos envió a su Hijo, el Verbo hecho carne, ungido por el Espíritu Santo, para evangelizar a los pobres y curar a los contritos de corazón 244 , como médico corporal y espiritual 245 , Mediador entre Dios y los hombres 246 . En efecto, su humanidad, unida a la persona del Verbo, fue el instrumento de nuestra salvación. Por eso en Cristo se realizó plenamente nuestra reconciliación con Dios y se nos dio la plenitud del culto divino 247 .

Esta obra de la redención humana y de la perfecta glorificación de Dios, preparada por las maravillas que Dios obró en el pueblo de la Antigua Alianza, Cristo la realizó principalmente por el misterio pascual de su bienaventurada Pasión, Resurrección de entre los muertos y gloriosa Ascensión. Por este misterio con su Muerte destruyó nuestra muerte y con su resurrección nos dio de nuevo la vida 248 . Porque del costado de Cristo dormido sobre la cruz nació el sacramento admirable de la Iglesia entera 249 .

6. Por esta razón, así como Cristo fue enviado por el Padre, El a su vez envió a los Apóstoles, llenos del Espíritu Santo. No sólo los envió a predicar el Evangelio a toda criatura 250 y a anunciar que el Hijo de Dios, con su Muerte y Resurrección, nos libró del poder de Satanás 251 y de la muerte, y nos condujo al reino del Padre, sino también para realizar la obra de salvación que proclamaban, mediante el Sacrificio y los Sacramentos, en torno a los cuales gira toda la vida litúrgica. Y así, por el Bautismo los hombres son injertados en el misterio pascual de Jesucristo; mueren con El, son sepultados con El y resucitan con El 252 ; reciben el espíritu de adopción de hijos «por el que clamamos: Abba, Padre» (Rm., 8, 15), y se convierten así en los verdaderos adoradores que busca el Padre 253 . Y así mismo, cuando comen la Cena del Señor, proclaman su Muerte hasta que vuelva 254 . Por eso en el día mismo de Pentecostés, cuando la Iglesia se manifestó al mundo, los que recibieron la palabra de Pedro fueron bautizados, y con perseverancia escuchaban la enseñanza de los Apóstoles, se reunían en la fracción del pan y en la oración..., alababan a Dios, gozando de la estima general de todo el pueblo (Hch., 2, 41-42.47). Desde entonces, la Iglesia nunca ha dejado de reunirse en asamblea para celebrar el misterio pascual: leyendo cuanto a él se refiere en toda la Escritura (Lc., 24, 27), celebrando la Eucarístia, en la cual se hace de nuevo presente la victoria y el triunfo de su Muerte 255 , y dando gracias al mismo tiempo a Dios por su don inefable (2 Cor. 9,15) en Cristo Jesús, para alabar su gloria (Ef., 1, 12) por la virtud del Espíritu Santo.

7. Para realizar obra tan grande, Cristo está siempre presente en su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica. Está presente en el Sacrificio de la Misa, ya en la persona del ministro, ofreciéndose ahora por ministerio de los sacerdotes el mismo que entonces se ofreció en la cruz 256 , ya, sobre todo, bajo las especies eucarísticas. Está presente con su poder en los Sacramentos, de modo que, cuando alguien bautiza, es Cristo quien bautiza 257 . Está presente con su palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es El quien habla. Está presente, por último, cuando la Iglesia suplica y canta salmos, El, que así prometió: Donde están dos o tres congregados en mi nombre allí estoy Yo en medio de ello (Mt., 18, 20).

Realmente, en esta obra tan grande, por la que Dios es perfectamente glorificado y los hombres santificados, Cristo asocia siempre consigo a su amadísima Esposa la Iglesia, que invoca a su Señor y por El tributa culto al Padre Eterno.

Luego con razón se considera la Liturgia como el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella los signos sensibles significan y, cada uno a su manera, realizan la santificación del hombre, y así el Cuerpo místico de Jesucristo, es decir, su Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro.

En consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es, por excelencia, acción sagrada cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no la iguala ninguna otra acción de la Iglesia.

8. En la Liturgia terrena pregustamos y tomamos parte en aquella Liturgia celestial, que se celebra en la santa ciudad de Jerusalén hacia la cual nos dirigimos como peregrinos, y donde Cristo está sentado a la diestra de Dios como ministro del santuario y el tabernáculo verdadero 258 ; cantamos al Señor el himno de gloria con todo el ejército celestial; veneramos la memoria de los Santos y esperamos tener parte asociada con ellos; aguardamos al Salvador, nuestro Señor Jesucristo, hasta que se manifieste El, nuestra vida, y nosotros nos manifestemos también gloriosos con El 259 .

9. La sagrada Liturgia no agota toda la actividad de la Iglesia. Para que los hombres puedan llegar a la Liturgia, antes han de ser llamados hacia la fe y la conversión: ¿Cómo invocarán a Aquel en quien no han creído? O ¿cómo creerán en El, sin haber oído de El? Y ¿cómo oirán, si nadie les predica? Y ¿cómo predicarán, si no son enviados? (Rm., 10. 14-15).

Por eso a los no creyentes la Iglesia proclama el mensaje de salvación para que todos los hombres conozcan al único Dios verdadero y a su enviado Jesucristo, y se conviertan de sus caminos haciendo penitencia 260 . Y a los creyentes continuamente les debe predicar la fe y la penitencia, y debe prepararlos, además, para los Sacramentos, enseñarles a cumplir todo cuanto mandó Cristo 261 , y estimularlos a toda clase de obras de caridad, piedad y apostolado, para que se ponga de manifiesto que los fieles, sin ser de este mundo son la luz del mundo y dan gloria al Padre delante de los hombres.

10. No obstante, la Liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde se deriva toda su virtud. El trabajo, pues, apostólico se ordena a que, una vez hechos hijos de Dios por la fe y el bautismo, todos se reúnan en asamblea, alaben a Dios en la Iglesia, participen en el Sacrificio y coman la cena del Señor.

Por su parte, la Liturgia misma impulsa a los fieles a que, saciados con los sacramentos pascuales, vivan concordes en la piedad 262 , ruega a Dios que expresen en su vida lo que recibieron por la fe 263 ; y la renovación de la alianza del Señor con los hombres en la Eucaristía enciende y arrastra a los fieles a la apremiante caridad de Cristo. Por lo tanto, de la Liturgia, sobre todo de la Eucaristía, se deriva hacia nosotros la gracia como de su fuente, y se obtiene con la máxima eficacia la santificación de los hombres en Cristo y la glorificación de Dios, hacia la cual todas las demás obras de la Iglesia convergen como a su fin.

11. Mas, para asegurar esta plena eficacia, es necesario que los fieles se acerquen a la sagrada Liturgia con recta disposición de ánimo, pongan su alma en consonancia con su voz y colaboren con la gracia divina, para no recibirla en vano 264 . Y así los sagrados pastores deben vigilar para que en la acción litúrgica no sólo se observen las leyes relativas a la celebración válida y lícita, sino también para que los fieles tomen parte en ella consciente, activa y fructuosamente.

12. Mas la vida espiritual no se contiene exclusivamente en la sagrada Liturgia. Porque el cristiano, aunque está llamado a orar en común, también está obligado a entrar en su soledad a fin de orar al Padre en secreto 265 ; más aún, debe orar sin tregua, según enseña el Apóstol 266 . Y el mismo Apóstol nos exhorta a llevar siempre la mortificación de Jesús en nuestro cuerpo, para que la vida de Jesús se manifieste también en nuestra carne mortal 267 . Por esta causa pedimos al Señor en el Sacrificio de la Misa que, al recibir la ofrenda de la víctima espiritual, haga de nosotros mismo una ofrenda eterna para Sí 268 .

13. Se recomiendan encarecidamente los «ejercicios piadosos» del pueblo cristiano -con tal que sean conformes a las leyes y a las normas de la Iglesia- en particular si se hacen por mandato de la Sede Apostólica.

De una dignidad especial gozan también las prácticas religiosas de las Iglesias particulares, que se celebran por mandato de los Obispos, según las costumbres o los libros legítimamente aprobados.

Ahora bien, es preciso que estos mismos ejercicios se organicen teniendo en cuenta los tiempos litúrgicos, de modo que vayan de acuerdo con la sagrada Liturgia, de forma que en cierto modo se deriven de ella; y hacia ella conduzcan al pueblo, ya que por su naturaleza está muy por encima de ellos.

II. Necesidad de promover la educación litúrgica y la participación activa

14. La santa Madre Iglesia desea ardientemente que se lleve a todos los fieles a aquella participación plena, consciente y activa en las celebraciones litúrgicas, que exige la naturaleza de la Liturgia misma, y a la cual tiene derecho y obligación, en virtud del Bautismo, el pueblo cristiano, «linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido» (1 Pe., 2,9; cf. 2, 4-5).

Al reformar y fomentar la Sagrada Liturgia se ha de tener muy en cuenta está plena y activa participación de todo el pueblo, porque es la fuente primaria y necesaria de donde los fieles han de beber el espíritu verdaderamente cristiano; y por lo mismo los pastores de almas deben procurarla con suma diligencia en toda su actuación pastoral, por medio de una educación adecuada.

Y como no se puede esperar que esto ocurra, si antes los mismos pastores de almas no se impregnan totalmente del espíritu y de la fuerza de la Liturgia y llegan a ser maestros de la misma, es indispensable que se provea antes que nada a la educación litúrgica del clero. Por lo tanto, el Sacrosanto Concilio ha decretado establecer lo que sigue.

15. Los profesores que se elijan para enseñar la asignatura de sagrada Liturgia en los seminarios, escolasticados religiosos y facultades teológicas, deben formarse a conciencia para su misión en institutos destinados especialmente a ello.

16. La asignatura de sagrada Liturgia se debe considerar entre las materias necesarias y más importantes en los seminarios y escolasticados de religiosos, y entre las principales en las facultades teológicas. Se explicará tanto bajo el aspecto teológico e histórico como bajo el aspecto espiritual, pastoral y jurídico. Además los profesores de las otras asignaturas sobre todo los de teología dogmática, sagrada Escritura, teología espiritual y pastoral procurarán exponer el misterio de Cristo y la historia de la salvación partiendo de las exigencias intrínsecas del objeto propio de cada asignatura, de modo que así quede muy clara su conexión con la Liturgia y la unidad de la formación sacerdotal.

17. En los Seminarios y casas religiosas, los clérigos han de adquirir una formación litúrgica de la vida espiritual, por medio de una adecuada iniciación que les permita comprender los sagrados ritos y participar en ellos con toda el alma, ya con la celebración de los sagrados misterios, ya con otros ejercicios de piedad imbuídos por el espíritu de la sagrada Liturgia; aprendan al mismo tiempo y con diligencia a observar las leyes litúrgicas, de modo que en los seminarios e institutos religiosos la vida esté totalmente saturada de espíritu litúrgico.

18. A los sacerdotes, tanto seculares como religiosos, que ya trabajan en la viña del Señor, se les ha de ayudar con todos los medios apropiados para que comprendan cada vez más plenamente lo que realizan en las funciones sagradas, de modo que vivan la vida litúrgica y la comuniquen a los fieles confiados a ellos.

19. Los pastores de almas con diligente paciencia, promueven la educación litúrgica y la activa participación de los fieles, interna y externa, conforme a su edad, condición, género de vida y grado de cultura religiosa. Así cumplirán uno de los principales deberes del fiel dispensador de los misterios de Dios; mas que, en todo esto, cuiden de guiar a su grey, no sólo con la palabra sino también con el ejemplo.

20. Las transmisiones radiofónicas y televisivas de acciones sagradas, sobre todo cuando se trata de la celebración de la Santa Misa, se hagan con discreción y decoro, bajo la dirección y responsabilidad de una persona idónea para tal oficio destinada por los Obispos.

III. Restauración de la sagrada Liturgia

21. Para que en la sagrada Liturgia el pueblo cristiano obtenga con mayor seguridad gracias abundantes, la santa Madre Iglesia debe proveer con solicitud a una reforma general de la misma Liturgia. Porque la Liturgia consta de una parte que es inmutable, por ser de institución divina, y de otras partes sujetas a cambio, que en el decurso del tiempo pueden y aun deben variar, si es que en ellas se han introducido elementos que no responden tan bien a la naturaleza íntima de la misma Liturgia o han llegado a ser menos apropiados.

En esta reforma los textos y los ritos se han de ordenar de manera que expresen con mayor claridad las cosas santas que significan; y que, en lo posible, el pueblo cristiano pueda comprenderlas fácilmente y participar en ellas por medio de una celebración plena, activa y comunitaria.

Por esta razón el Sacrosanto Concilio ha establecido estas normas generales.

A) Normas Generales

22. § 1 La reglamentación de la sagrada Liturgia es de la competencia exclusiva de la autoridad eclesiástica; esta reside en la Sede Apostólica y, según manda el derecho, en el Obispo.

§ 2 En virtud del poder concedido por el derecho, la reglamentación de las cuestiones litúrgicas corresponde también, dentro de los límites establecidos, a las competentes conferencias territoriales de Obispos de distintas clases, legítimamente constituidas.

§ 3 Por lo mismo, que nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la Liturgia.

23. Para conservar la sana tradición y abrir, a la par, el camino a un progreso legítimo debe preceder siempre una concienzuda investigación teológica, histórica y pastoral sobre cada una de las partes de la Liturgia que se deben revisar. Téngase en cuenta además, no sólo las leyes generales de la estructura y del espíritu de la Liturgia, sino también la experiencia derivada de la reforma litúrgica reciente y de los varios indultos concedidos. Por último, no se introduzcan innovaciones, si no lo exige una utilidad verdadera y cierta de la Iglesia, y sólo después de haber tenido la precaución de que las nuevas formas se desarrollen, por decirlo así, orgánicamente, partiendo siempre de las ya existentes.

En cuanto sea posible, evítese también las diferencias notables de ritos entre territorios contiguos.

24. En la celebración litúrgica, la importancia de la sagrada Escritura es sumamente grande, puesto que de ella se toman las lecturas que luego se explican con la homilía; y los salmos que se cantan, las preces, oraciones e himnos litúrgicos están saturados por su espíritu y de ella reciben su significado las acciones y los signos.

Por lo tanto, para procurar la reforma, el progreso y la adaptación de la sagrada Liturgia se ha de fomentar aquel amor suave y vivo hacia la sagrada Escritura que atestigua la venerable tradición de los ritos, tanto orientales como occidentales.

25. Revísense cuanto antes los libros litúrgicos, valiéndose de peritos y consultando a Obispos de diversas regiones del mundo.

B) Normas derivadas de la naturaleza de la Liturgia como acción jerárquica y comunitaria

26. Las acciones litúrgicas no son acciones privadas, sino celebraciones de la Iglesia, que es «sacramento de unidad», es decir, pueblo santo congregado y ordenado bajo la dirección de los Obispos 269 .

Por eso pertenecen a todo el Cuerpo de la Iglesia, influyen en él y lo manifiestan; pero cada uno de los miembros de este Cuerpo recibe un influjo diverso, según la diversidad de órdenes, funciones y activa participación.

27. Siempre que los ritos, cada cual según su naturaleza propia, admitan una celebración comunitaria, con asistencia y participación activa de los fieles, incúlquese que debe ser preferida, en cuanto sea posible, a una celebración individual y cuasi privada.

Esto vale sobre todo para la celebración de la Misa (quedando siempre a salvo la naturaleza pública y social de toda Misa) y para la administración de los Sacramentos.

28. En las celebraciones litúrgicas, cada cual, ministro o simple fiel, al desempeñar su oficio, hará todo y sólo aquello que le corresponde por la naturaleza de la acción y las normas litúrgicas.

29. Los acólitos, lectores, comentadores y cuantos pertenecen a la schola cantorum, desempeñan un auténtico ministerio litúrgico. Ejerzan, por lo tanto, su oficio con sincera piedad y con el orden que a tan gran ministerio conviene y que con razón les exige el pueblo de Dios.

Con ese fin, es preciso que cada uno de a su manera esté profundamente penetrado del espíritu de la Liturgia, y que sea instruido para cumplir su función debida y ordenadamente.

30. Para promover la participación activa se fomentarán las aclamaciones del pueblo, las respuestas, la salmodia, las antífonas, los cantos y también las acciones o movimientos corporales. Guárdese, además, a su debido tiempo, un silencio sagrado.

31. En la revisión de los libros litúrgicos téngase muy en cuenta que en las rúbricas esté prevista también la participación de los fieles.

32. Fuera de la distinción que se deriva de la función litúrgica y del Orden Sagrado, y exceptuados los honores debidos a las autoridades civiles, según las leyes litúrgicas, no se hará acepción alguna -en la Liturgia- de personas o de clases sociales ni en las ceremonias ni en las solemnidades exteriores.

C) Normas consiguientes al carácter didáctico y pastoral de la Liturgia

33. Aunque la sagrada Liturgia sea principalmente el culto de la divina Majestad, contiene también una gran instrucción para el pueblo fiel 270 . En efecto; en la Liturgia Dios habla a su pueblo y Cristo sigue anunciando el Evangelio. Y el pueblo responde a Dios, ya con el canto ya con la oración.

Más aún: las oraciones que dirige a Dios el sacerdote -que preside la asamblea representando a Cristo- se dicen en nombre de todo el pueblo santo y de todos los circunstantes. Los mismos signos visibles que usa la sagrada Liturgia han sido escogidos por Cristo o por la Iglesia para significar realidades divinas invisibles. Por lo tanto, no sólo cuando se lee lo que se ha escrito para nuestra enseñanza (Rm., 15, 4) sino también cuando la Iglesia ora, canta o actúa, la fe de los asistentes se alimenta y sus almas se elevan hacia Dios para tributarle un culto racional y recibir su gracia con mayor abundancia.

Por eso, al realizar la reforma, se han de observar las normas generales que siguen.

34. Los ritos deben resplandecer con una noble sencillez; deben ser breves, claros, evitando las repeticiones inútiles, sean adaptados a la capacidad de los fieles, de tal suerte que, en general, no tengan necesidad de muchas explicaciones.

35. Para que resalte con claridad la íntima conexión entre la palabra y el rito en la Liturgia:

1) En las celebraciones sagradas debe haber lecturas de la sagrada Escritura más abundantes, más variadas y más apropiadas.

2) Por ser el sermón parte de la acción litúrgica, se indicará también en las rúbricas el lugar más apto, en cuanto lo permita la naturaleza del rito; cúmplase con la mayor fidelidad y exactitud el ministerio de la predicación. Las fuentes principales de la predicación serán la sagrada Escritura y la Liturgia, ya que es una proclamación de las maravillas obradas por Dios en la historia de la salvación o misterio de Cristo: misterio, que está siempre presente y activo en nosotros, particularmente en las celebraciones litúrgicas.

3) Incúlquese también por todos los medios la catequesis más directamente litúrgica y, si es preciso, ténganse previstas en los ritos mismos breves moniciones que dirá el sacerdote u otro ministro competente, pero sólo en los momentos más oportunos, con las palabras prescristas u otras semejantes.

4) Foméntese la celebración sagrada de la palabra de Dios en las vísperas de las fiestas más solemnes, en algunas ferias de Adviento y Cuaresma y los domingos y días festivos, sobre todo en los lugares donde no haya sacerdote, en cuyo caso debe dirigir la celebración un diácono u otra persona delegada por el Obispo.

36. 1 Se conservará el uso de la lengua latina en los Ritos latinos, salvo derecho particular.

§ 2 Sin embargo, como el uso de la lengua vulgar es muy útil para el pueblo en no pocas ocasiones, tanto en la Misa como en la administración de los Sacramentos y en otras partes de la

Liturgia, se le podrá dar mayor cabida, ante todo, en las lecturas y moniciones, en algunas oraciones y cantos, conforme a las normas que sobre esta materia se establecen para cada caso en los capítulos siguientes.

§ 3 Supuesto el cumplimiento de estas normas corresponde a la competente autoridad eclesiástica territorial, de la que se hablado en el artículo 22 § 2, determinar si ha de usarse la lengua vulgar y en qué proporción; estas decisiones han de ser aceptadas, es decir, confirmadas por la Sede Apostólica. Si hiciera falta, se consultará a los Obispos de las regiones limítrofes, de la misma lengua.

§ 4 La traducción del texto latino a la lengua vulgar, que ha de usarse en la Liturgia, debe ser aprobada por la competente autoridad eclesiástica territorial antes mencionada.

D) Normas para adaptar mejor la Liturgia a la índole y tradiciones de los pueblos

37. La Iglesia no pretende imponer una rígida uniformidad en lo que no afecta a la fe o al bien de toda la comunidad, ni siquiera en la Liturgia; por lo contrario, respeta y promueve la índole y las cualidades peculiares de las distintas razas y pueblos. Estudia con simpatía y, si puede, conserva íntegro lo que en las costumbres de los pueblos encuentra que no esté indisolublemente vinculado a las supersticiones y errores, y aún a veces lo acepta en la misma Liturgia, siempre que se pueda armonizar con las exigencias del verdadero y auténtico espíritu litúrgico.

38. Al revisar los libros litúrgicos, salvada la unidad sustancial del Rito romano, se admitirán variaciones y adaptaciones legítimas a los diversos grupos étnicos, regiones, pueblos, especialmente en las Misiones; y se tendrá esto en cuenta oportunamente, al establecer la estructura de los ritos y en el ordenamiento de las rúbricas.

39. Corresponderá a la competente autoridad eclesiástica territorial, de la que se habla en el artículo 22 § 2, determinar estas adaptaciones dentro de los límites establecidos en las ediciones típicas de los libros litúrgicos, sobre todo en lo tocante a la administración de los Sacramentos, a los Sacramentales, procesiones, lengua litúrgica, música y artes sagrados, siempre en conformidad con las normas fundamentales contenidas en esta Constitución.

40. Sin embargo, en ciertos lugares y circunstancias urge una adaptación más profunda de la Liturgia, lo cual implica mayores dificultades. Por lo tanto:

1) La competente autoridad eclesiástica territorial, de la que se habla en el artículo 22 § 2, considerará con solicitud y prudencia los elementos que se pueden tomar de las tradiciones e índole de cada pueblo para incorporarlos al culto divino. Las adaptaciones que se consideren útiles o necesarias se propondrán a la Sede Apostólica, para que sean introducidas con su consentimiento.

2) Para que la adaptación se realice con la necesaria cautela, si es preciso, la Sede Apostólica concederá a la misma autoridad eclesiástica territorial la facultad de permitir y dirigir unas previas experiencias necesarias en algunos grupos preparados para ello y por un tiempo determinado.

3) Como las leyes litúrgicas suelen presentar dificultades especiales en cuanto a la adaptación, sobre todo en las Misiones, al elaborarlas se empleará la colaboración de hombres peritos en la cuestión de que se trata.

IV. Fomento de la vida litúrgica en la diócesis y en la parroquia

41. El Obispo debe ser considerado como el gran sacerdote de su grey: de él se deriva y depende en cierto modo la vida -en Cristo- de sus fieles.

Por eso conviene que todos tengan en gran aprecio la vida litúrgica de la diócesis en torno al Obispo, sobre todo en la Iglesia catedral; persuadidos de que la principal manifestación de la Iglesia se realiza en la participación plena y activa de todo el pueblo santo de Dios en las mismas celebraciones litúrgicas, particularmente en la misma Eucaristía, en una misma oración, junto al único altar donde preside el Obispo, rodeado por su presbiterio y ministros 271 .

42. Como no le es posible al Obispo, siempre y en todas partes, presidir personalmente en su Iglesia a toda su grey, debe por necesidad erigir diversas comunidades de fieles. Entre ellas sobresalen las parroquias, distribuidas localmente y puestas bajo la guía de un pastor que hace las veces del Obispo; porque de alguna manera representan a la Iglesia visible establecida por todo el orbe.

De aquí la necesidad de promover teórica y prácticamente, entre los fieles y el clero, la vida litúrgica parroquial y su relación con el Obispo. Debe ponerse gran empeño para que florezca el sentido comunitario parroquial, sobre todo en la celebración común de la Misa dominical.

V. Fomento de la acción pastoral litúrgica

43. El celo por reformar y promover la sagrada Liturgia se considera, con razón, como un signo de las disposiciones providenciales de Dios sobre nuestro tiempo, como el paso del Espíritu Santo en su Iglesia, y da un sello característico a su vida, e incluso a todo el pensamiento y a la acción religiosa de nuestra época.

En consecuencia, para promover todavía más este acción pastoral litúrgica en la Iglesia, el Sacrosanto Concilio decreta:

44. Conviene que la competente autoridad eclesiástica territorial de que se habla en el artículo 22 § 2, instituya una Comisión Litúrgica con la que colaborarán especialistas en la Liturgia, Música, Arte sagrado y Pastoral. A esta Comisión ayudará en lo posible algún Instituto de Liturgia Pastoral, compuesto por miembros eminentes en estas materias, sin excluir a los seglares, según las circunstancias. La Comisión tendrá como tarea encauzar, dentro de su territorio, la acción pastoral litúrgica y promover los estudios y experiencias necesarias, cuando se trate de adaptaciones que deban proponerse a la Sede Apostólica: todo ello, siempre bajo la dirección de la autoridad eclesiástica territorial, antes mencionada.

45. Asimismo, en cada diócesis habrá una Comisión de sagrada liturgia para promover la acción litúrgica bajo la autoridad del Obispo.

A veces puede ser conveniente que varias diócesis formen una sola Comisión que, con común acuerdo, promueva el apostolado litúrgico.

46. Además de la Comisión de sagrada Liturgia, se establecerán también en cada diócesis, en cuanto sea posible, Comisiones de Música sacra y de Arte sagrado.

Es necesario que estas tres Comisiones trabajen en estrecha colaboración; y aún, muchas veces, convendrá que se fundan en una sola.

CAPÍTULO II
SOBRE EL SACROSANTO MISTERIO DE LA EUCARISTíA

47. Nuestro Salvador, en la última Cena, la noche en que él se entregaba, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y Sangre, con el cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su venida, el Sacrificio de la Cruz y a confiar a su amada Esposa, la Iglesia, el memorial de su Muerte y Resurrección: sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad 272 , banquete pascual en el cual se come a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la futura gloria 273 .

48. Por lo tanto, la Iglesia, con solícito cuidado, procura que los cristianos no asistan a este misterio de fe como extraños y mudos espectadores, sino que entendiéndolo bien por medio de los ritos y oraciones participen consciente, piadosa y activamente en la acción sagrada, sean instruidos con la palabra de Dios, se alimenten en la mesa del Cuerpo del Señor, den gracias a Dios, aprendan a ofrecerse a sí mismos al ofrecer la hostia inmaculada no sólo por manos del sacerdote, sino que, juntamente con él, se perfeccionen día a día por Cristo Mediador 274 , en la unidad con Dios y entre sí, para que, finalmente, Dios sea todo en todos.

49. Por consiguiente, para que el Sacrificio de la Misa, aún por la forma de los ritos alcance plena eficacia pastoral, el Sacrosanto Concilio, teniendo en cuenta las Misas que se celebran con asistencia del pueblo, especialmente los domingos y fiestas de precepto, decreta lo que sigue.

50. Revísese el «ordinario» de la Misa, de modo que se manifieste con mayor claridad el sentido propio de cada una de las partes y su mutua conexión y se haga más fácil la piadosa y activa participación de los fieles.

En consecuencia, simplifíquense los ritos, conservando con cuidado su sustancia; suprímase las cosas menos útiles que, con el correr del tiempo, se han duplicado o añadido; restablézcanse, en cambio, de acuerdo con la primitiva norma, según la tradición de los santos Padres, algunas cosas que han desaparecido a causa del tiempo, según se estime conveniente o necesario.

51. A fin que la mesa de la palabra de Dios se prepare con más abundancia para los fieles, se abran con la mayor amplitud los tesoros de la Biblia, de modo que, en un determinado período de años, se lean al pueblo las partes más significativas de la Sagrada Escritura.

52. Se recomienda encarecidamente, como parte de la misma liturgia, la homilía, en la cual se exponen durante el ciclo del año litúrgico, sobre la base de los textos sagrados, los misterios de la fe y las normas de la vida cristiana. Más aún: en las Misas, que se celebran los domingos y fiestas de precepto con asistencia del pueblo, nunca se omita la homilía, sino sólo por una causa grave.

53. Se restablezca la «oración común» o «de los fieles» después del evangelio y la homilía, principalmente los domingos y fiestas de precepto, para que, con la participación del pueblo, se hagan súplicas por la santa Iglesia, por los gobernantes, por los que sufren cualquier necesidad, por todos los hombres y por la salvación del mundo entero 275 .

54. En las Misas celebradas con asistencia del pueblo puede darse el lugar debido a la lengua vulgar, principalmente en las lecturas y en la «oración común» y, según las circunstancias del

lugar, también en las partes que corresponden al pueblo, conforme al artículo 36 de esta Constitución.

Sin embargo, se procure que los fieles lleguen también a recitar o cantar juntos, en latín, las partes del «ordinario» de la Misa que les corresponden.

Si en algún sitio parece oportuno un uso más amplio de la lengua vulgar en la Misa, cúmplase lo prescrito en el Art. 40 de esta Constitución.

55. Se recomienda especialmente la participación más perfecta en la Misa, la cual consiste en que los fieles, después de la Comunión del sacerdote, reciban del mismo Sacrificio el Cuerpo del Señor.

Manteniendo firmes los principios dogmáticos declarados por el Concilio de Trento 276 , la Comunnión bajo ambas especies puede concederse, en los casos que la Sede Apostólica determine, tanto a los clérigos y religiosos como a los laicos, a juicio de los Obispos; como, por ejemplo, a los ordenados en la Misa de su sagrada ordenación, a los que profesaren en la Misa de su profesión religiosa, a los neófitos en la Misa que sigue a su Bautismo.

56. Las dos partes de que consta la Misa, a saber, la Liturgia de la palabra y de la Eucaristía, están tan íntimamente unidas que constituyen un solo acto de culto. Por esto, el Sacrosanto Concilio exhorta con ardor a los pastores de almas para que, en la catequesis, instruyan con cuidado a los fieles sobre la participación en toda la Misa, especialmente en los domingos y fiestas de precepto.

57. § 1 La concelebración, en la cual se manifiesta apropiadamente la unidad del sacerdocio, se ha practicado hasta ahora en la Iglesia, tanto en Oriente como en Occidente. En consecuencia, el Concilio ha decidido ampliar la facultad de concelebrar a los casos siguientes:

1o. a) El Jueves Santo, tanto en la Misa crismal como en la Misa vespertina;

b) En las Misas de los Concilios, Conferencias episcopales y sínodos;

c) En la misa de bendición de un Abad.

2o. Además, con permiso del Ordinario, al cual pertenece juzgar de la oportunidad de la concelebración:

a) En la Misa conventual y en la Misa principal de las iglesias, cuando la utilidad de los fieles no exija que todos los sacerdotes presentes celebren por separado;

b) En las Misas celebradas con ocasión de cualquier clase de reuniones de sacerdotes, lo mismo seculares que religiosos.

§ 2 1o. Mas corresponde al Obispo reglamentar la disciplina de la concelebración en la diócesis.

2o. Sin embargo, quede siempre a salvo para cada sacerdote la facultad de celebrar la Misa individualmente, pero no al mismo tiempo en la misma iglesia, ni el jueves de la Cena del Señor.

58. Elabórese el nuevo rito de la concelebración e inclúyase en el Pontificial y en el Misal romano.

CAPÍTULO III
SOBRE LOS DEMÁS SACRAMENTOS, Y LOS SACRAMENTALES

59. Los Sacramentos están ordenados a la santificación de los hombres, a la edificación del Cuerpo de Cristo y, en definitiva, a dar culto a Dios; pero, en cuanto signos, tienen también un fin pedagógico. No sólo suponen la fe, sino que, a su vez, la alimentan, la robustecen y la expresan con palabras y con cosas; por esto se llaman sacramentos de la fe. Confieren ciertamente la gracia, pero hasta su misma celebración prepara perfectamente a los fieles para recibir con fruto la misma gracia, rendir culto a Dios y practicar la caridad.

Por consiguiente, es de suma importancia que los fieles comprendan fácilmente los signos de los Sacramentos y reciban con la mayor frecuencia posible aquellos Sacramentos que han sido instituidos para alimentar la vida cristiana.

60. La santa Madre Iglesia instituyó, además, los Sacramentales. Estos son signos sagrados creados según el modelo de los Sacramentos, por medio de los cuales se expresan efectos, sobre todo, de carácter espiritual, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Por ellos los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los Sacramentos, a la vez que se santifican las diversas circunstancias de la vida.

61. Por lo tanto, la liturgia de los sacramentos y de los Sacramentales hace que, en los fieles bien dispuestos, casi todos los actos de la vida sean santificados por la gracia divina que emana del misterio pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, de quien todos los Sacramentos y Sacramentales reciben su poder; y hace también que apenas haya ningún uso de las cosas materiales, siendo decoroso, que no pueda ordenarse a la santificación del hombre y a la alabanza de Dios.

62. Habiéndose introducido en la administración de los ritos de los Sacramentos y Sacramentales, con el correr del tiempo, ciertos elementos que actualmente oscurecen de alguna manera su naturaleza y su fin, y siendo necesario acomodar otros a las necesidades presentes, el Sacrosanto Concilio determina lo siguiente para su revisión.

63. Como, con frecuencia el uso de la lengua vulgar puede ser muy útil para el pueblo en la administración de los Sacramentos y de los Sacramentales, debe dársele mayor cabida, conforme a las normas siguientes:

a) En la administración de los Sacramentos y Sacramentales se puede usar la lengua vulgar, conforme al artículo 36;

b) Las competentes autoridades eclesiásticas territoriales, de las que se habla en el artículo 22 § 2 de esta Constitución, preparen cuanto antes, conforme a la nueva edición del Ritual romano. Rituales particulares acomodados a las necesidades de cada región, también en cuanto a la lengua; y, una vez aceptados por la Sede Apostólica, empléense en sus correspondientes regiones. En la redacción de estos Rituales, o particulares Colecciones de ritos, no se omitan las instrucciones que, en el

Ritual romano, preceden a cada rito, tanto las pastorales y de rúbrica como las que encierran una singular importancia social.

64. Se restaure el catecumenado de adultos dividido en distintos grados, cuya práctica dependerá del juicio del Ordinario del lugar: de esta manera el tiempo del catecumenado, destinado para una conveniente instrucción, podrá ser santificado con los sagrados ritos que en tiempo oportuno se irán sucediendo.

65. En las Misiones, además de los elementos de iniciación contenidos en la tradición cristiana, pueden admitirse también los que se practican en cada pueblo, siempre que puedan acomodarse al rito cristiano según la norma de los arts. 37-40 de esta Constitución.

66. Se revisen ambos ritos del Bautismo de adultos, tanto el simple como el solemne, teniendo en cuenta la restauración del catecumenado, e insértese en el Misal romano la Misa propia «In collatione Baptismi».

67. Se revise el rito del Bautismo de niños y adáptese realmente a su condición; y póngase más de manifiesto, en el mismo rito, la participación y las obligaciones de los padres y padrinos.

68. Para los casos de Bautismos numerosos, en el rito bautismal deben figurar las adaptaciones necesarias, que se emplearán a juicio del Ordinario del lugar. Redáctese también un Rito más breve que pueda ser usado principalmente en las Misiones por los catequistas y, en general, ante el peligro de muerte, por los fieles mismos, cuando faltare un sacerdote o un diácono.

69. En lugar del rito llamado «Ordo supplendi omissa super infantem baptizatum», se prepare otro nuevo, en el cual se ponga de manifiesto con mayor claridad y precisión que el niño, bautizado con el rito breve, ya ha sido recibido en la Iglesia.

Además, para los que, bautizados ya válidamente, se convierten a la religión católica, se compondrá un nuevo rito, significativo de que son admitidos en la comunión de la Iglesia.

70. Fuera del tiempo pascual, el agua bautismal puede ser bendecida, dentro del mismo rito del Bautismo, con una fórmula más breve que fuere aprobada.

71. Se revise también el rito de la Confirmación, a fin de que se vea más clara la íntima relación de este Sacramento con toda la iniciación cristiana; por lo tanto, conviene que la renovación de las promesas del Bautismo preceda a la recepción misma del Sacramento.

La Confirmación puede ser administrada, según las circunstancias, dentro de la Misa. Para el rito, fuera de la Misa, se prepare una fórmula que será usada a manera de introducción.

72. Se revisen el rito y las fórmulas de la Penitencia de forma que expresen más claramente la naturaleza y el efecto del Sacramento.

73. La «Extremaunción», que también, y mejor, puede llamarse «Unción de enfermos», no es sólo el Sacramento de los que se encuentran en los últimos momentos de su vida. Por lo tanto, el tiempo más oportuno, para recibirlo, es cuando el cristiano ya empieza a estar en peligro de muerte por enfermedad o vejez.

74. Además de los ritos separados de la Unción de enfermos y del Viático, se redacte un Rito continuado, según el cual la Unción sea administrada al enfermo después de la confesión y antes de recibir el Viático.

75. Se adapte, según las circunstancias, el número de las unciones, y se revisen las oraciones correspondientes al rito de la Unción de tal modo que respondan a las diversas situaciones de los enfermos que han de recibir el Sacramento.

76. Se revisen los ritos de las Ordenaciones, así en lo referente a las ceremonias como a los textos. Las alocuciones del Obispo, al comienzo de cada Ordenación o Consagración, pueden hacerse en lengua vulgar.

En la Consagración Episcopal todos los Obispos presentes pueden imponer las manos.

77. Se revise y se enriquezca el rito de la celebración del Matrimonio que se encuentra en el Ritual romano, de modo que se exprese la gracia del Sacramento, y se inculquen los deberes de los esposos con mayor claridad.

Si en alguna parte se practican otras laudables costumbres y ceremonias en la celebración del Sacramento del Matrimonio, el Santo Sínodo desea ardientemente que se conserven 277 .

Además, la competente autoridad eclesiástica territorial, de que se habla en el artículo 22 § 2 de esta Constitución, tiene la facultad, conforme al artículo 63, de elaborar un rito propio adaptado a las costumbres de los diversos lugares y pueblos, quedando siempre firme la ley de que el sacerdote asistente pida y reciba el consentimiento de los contrayentes.

78. Se celebre habitualmente el Matrimonio dentro de la Misa, después de la lectura del Evangelio y de la homilía, antes de la «oración de los fieles». La oración por la esposa, oportunamente revisada, de modo que inculque la igualdad de ambos esposos en el mismo deber de mutua fidelidad, puede decirse en lengua vulgar.

Si el Sacramento del Matrimonio se celebra sin Misa, léanse al principio del rito la Epístola y el Evangelio de la Misa «por los esposos» y se de siempre la bendición a los esposos.

79. Se revise el texto de los Sacramentales, teniendo siempre presente como norma fundamental la participación consciente, activa y fácil de los fieles, y atendiendo a las necesidades de nuestros tiempos. En la revisión de los Rituales, según la norma del art. 63, se pueden añadir también nuevos Sacramentales, si la necesidad de nuestro tiempo lo exigiere.

Sean muy pocas las Bendiciones reservadas, y sólo en favor de los Obispos u Ordinarios.

Se provea el que ciertos Sacramentales, al menos en circunstancias particulares y a juicio del Ordinario, puedan ser administrados por laicos que reúnan las necesarias cualidades.

80. Se revise el rito de la Consagración de Vírgenes, que forma parte del Pontifical romano.

Se redacte, además, un rito para la profesión religiosa y para la renovación de votos, que contribuya a una mayor unidad, sobriedad y dignidad. Deberá ser aceptado por todos los que realizan la profesión o renovación de votos dentro de la Misa, salvo derecho particular.

Es laudable que se haga la profesión religiosa dentro de la Misa.

81. El rito de las exequias debe expresar con mayor claridad el sentido pascual de la muerte cristiana y responder mejor a las circunstancias y tradiciones de cada país, aun en lo que se refiere al color litúrgico.

82. Se revise el rito de la sepultura de niños, asignándole una Misa propia.

CAPÍTULO IV
EL OFICIO DIVINO

83. El Sumo Sacerdote de la Nueva y eterna Alianza, Cristo Jesús, al tomar la naturaleza humana, introdujo en este exilio terrestre aquel himno que se canta perpetuamente en las moradas celestiales. El mismo une a Sí la comunidad entera de los hombres y se la asocia en el canto de este divino himno de alabanza.

Porque esta función sacerdotal se prolonga a través de su Iglesia, que sin cesar alaba al Señor e intercede por la salvación de todo el mundo no sólo cuando se celebra la Eucaristía, sino también de otras maneras, principalmente cuando se recita el Oficio divino.

84. Por una antigua tradición cristiana, el Oficio divino está organizado de tal manera que la alabanza de Dios consagre el curso entero del día y de la noche. Y, cuando los sacerdotes, y todos los destinados a aquella función por institución de la Iglesia, cumplen debidamente ese admirable cántico de alabanza, o cuando los fieles oran unidos al sacerdote en una forma aprobada, entonces es en verdad la voz de la misma Esposa que habla al Esposo; más aún, es la oración que Cristo, con su Cuerpo, presenta al Padre.

85. Por lo tanto, todos los que ejercen esta función, por una parte cumplen la obligación de la Iglesia y, por otra, participan del altísimo honor de la Esposa de Cristo, porque mientras alaban a Dios, están ante el trono de Dios en nombre de la Madre Iglesia.

86. Los sacerdotes dedicados al sagrado ministerio pastoral recitarán el Oficio divino con tanto mayor fervor cuanto más vivamente estén convencidos de que han de observar esta amonestación de San Pablo: «Orad sin interrupción» (1 Ts., 5, 17); porque sólo el Señor puede dar eficacia y crecimiento a la obra en que trabajan, según dijo: «Sin Mí no podéis hacer nada» (Jn., 15, 5); por esta razón los Apóstoles, al constituir diáconos, dijeron: «Así nosotros nos dedicaremos de lleno a la oración y al ministerio de la palabra» (Hch., 6, 4).

87. Pero, a fin de que los sacerdotes y demás miembros de la Iglesia puedan rezar mejor y más perfectamente el Oficio divino en las circunstancias actuales, el Sacrosanto Concilio, prosiguiendo la reforma felizmente iniciada por la Santa Sede, ha determinado establecer lo siguiente, con referencia al Oficio según el rito romano.

88. Porque el fin del Oficio es la santificación del día, restablézcase el curso tradicional de las Horas de modo que, en lo posible, de modo que a las Horas se devuelva su verdadero tiempo, y a la vez, se tengan en cuenta las circunstancias de la vida moderna en que se hallan especialmente los que se dedican al apostolado.

89. Por lo tanto, en la reforma del Oficio, se guarden estas normas:

a) Laudes, como oración matutina, y Vísperas, como oración vespertina, que, según la venerable tradición de toda la Iglesia, son el doble eje sobre el que gira el Oficio cotidiano, se deben considerar y celebrar como las Horas principales;

b) Las Completas tengan una forma que responda al final del día;

c) La Hora llamada Maitines, aunque en coro conserve el carácter de alabanza nocturna, se adapte de tal manera que pueda rezarse a cualquier hora del día; y se componga de menos salmos y de lecturas más extensas;

d) Se suprima la Hora de Prima;

e) En el coro, se conserven las Horas menores: Tercia, Sexta y Nona. Fuera del coro, se puede decir una de las tres, la más acomodada al momento del día.

90. El Oficio divino, por ser la oración pública de la Iglesia, es, además, una fuente de piedad y un alimento de la oración personal. Por lo cual se exhorta en el Señor, a los sacerdotes y a todos que participan en el Oficio divino, a que, al rezarlo, su mente concuerde con su voz; y, para conseguirlo mejor, adquieran una instrucción litúrgica y bíblica más intensa, principalmente acerca de los salmos.

Al realizar la reforma, se adapte el tesoro venerable del Oficio romano de manera que puedan disfrutar de él con mayor amplitud y facilidad todos aquellos a quienes se confía.

91. Para que pueda realmente observarse el curso de las horas, propuesto en el artículo 89, distribúyanse los salmos no en una semana sino en un periodo de tiempo más largo.

El trabajo de revisión del Salterio, felizmente emprendido, llévese a término cuanto antes; mas téngase muy en cuenta así el latín «cristiano» como su uso litúrgico, incluido el canto, y toda la tradición de la Iglesia latina.

92. En cuanto a las lecturas, se observe lo siguiente:

a) Se ordenen las lecturas de la Sagrada Escritura de modo que los tesoros de la palabra divina sean accesibles con mayor facilidad y plenitud;

b) Estén mejor seleccionadas las lecturas tomadas de los Padres, Doctores y Escritores eclesiásticos;

c) Se devuelva su verdad histórica a las Pasiones o vidas de los Santos.

93. Se restituya a los Himnos, en cuanto sea conveniente, la forma primitiva, quitando o cambiando cuanto tenga sabor mitológico o sea menos conforme a la piedad cristiana. Cuando fuere conveniente, se introduzcan también otros sacados del tesoro de los himnos.

94. Ayuda mucho, así para santificar realmente el día como para recitar con fruto espiritual las horas, que en su recitación se observe el tiempo más aproximado al verdadero tiempo que corresponde a cada Hora canónica.

95. Las comunidades obligadas al coro, además de la Misa conventual, están obligadas a celebrar cada día el Oficio divino en el coro en esta forma:

a) Todo el Oficio: las Ordenes de canónigos, de monjas y frailes y de otros Regulares obligados al coro por derecho o constituciones.

b) Los Cabildos catedrales o colegiales, las partes del Oficio a que les obliga el derecho común o particular;

c) Todos los miembros de dichas Comunidades que o tengan Ordenes mayores o hayan hecho profesión solemne, exceptuados los legos, deben recitar en particular las horas canónicas que no hubieren rezado en coro.

96. Los clérigos no obligados a coro, si tienen Ordenes mayores, están obligados a rezar diariamente, en privado o en común, todo el Oficio, conforme al artículo 89.

97. Las rúbricas determinen, en forma precisa, las oportunas conmutaciones del Oficio divino con una concreta acción litúrgica.

En casos particulares, y por causa justa, los Ordinarios pueden dispensar a sus súbditos de la obligación de rezar el oficio, en todo o en parte, o bien conmutárselo.

98. Los miembros de cualquier Instituto de estado de perfección que, en virtud de las Constituciones, rezan alguna parte del Oficio divino, realizan la oración pública de la Iglesia.

Asimismo hacen oración pública de la Iglesia si rezan, en virtud de las Constituciones, algún Oficio parvo, con tal que esté compuesto a manera del Oficio divino y sea debidamente aprobado.

99. Porque el Oficio divino es la voz de la Iglesia, o sea, de todo el Cuerpo místico, que alaba públicamente a Dios, se recomienda que los clérigos no obligados a coro, y principalmente los sacerdotes que viven en comunidad o se hallan reunidos, recen en común, por lo menos, una parte del Oficio divino.

Todos los que rezan el Oficio, ya en coro ya en común, cumplan la función que se les ha confiado con la máxima perfección, tanto por la devoción interna como por el comportamiento exterior.

Y, además, se cante el Oficio en el coro o en común, siempre que así fuere posible.

100. Procuren los pastores de almas que las Horas principales, especialmente las Vísperas, se celebren comunitariamente en la Iglesia, los domingos y fiestas más solemnes. Se recomienda asimismo que los laicos recen el Oficio divino, con los sacerdotes o reunidos entre sí, e incluso en particular.

101 § 1) Conforme a la tradición tan secular del rito latino, en el Oficio divino se ha de conservar para los clérigos la lengua latina. Sin embargo, para aquellos clérigos, para quienes el uso del latín signifique un grave obstáculo en el rezo digno del Oficio, el Ordinario puede conceder en cada caso particular el uso de una traducción vernácula, compuesta según la norma del artículo 36.

§ 2) El competente Superior puede conceder a las monjas y también a los miembros, varones no clérigos o mujeres, de los Institutos de estado de perfección, el uso de la lengua vulgar en el Oficio divino, aun para la recitación coral, con tal que la versión esté aprobada.

§ 3) Cualquier clérigo que, obligado al Oficio divino, lo celebra en lengua vulgar con un grupo de fieles o con aquellos a quienes se refiere el § 2, cumple su obligación, siempre que la traducción esté aprobada.

CAPÍTULO V
EL AÑO LITÚRGICO

102. La santa Madre Iglesia considera deber suyo celebrar con un sagrado recuerdo en días determinados a través del año la obra de salvación operada por su divino Esposo. Cada semana, en el día que llamó «del Señor», conmemora su Resurrección que, una vez al año celebra también, junto con su santa Pasión, en la máxima solemnidad de la Pascua.

Además, a través de todo el año desarrolla todo el misterio de Cristo, desde la Encarnación y la Natividad hasta la Ascensión, Pentecostés y la expectativa de la dichosa esperanza y venida del Señor.

Al conmemorar así los misterios de la Redención, abre los tesoros del poder santificador y de los méritos de su Señor, de tal manera que, en cierto modo, dichos misterios se hacen presentes en todo tiempo para que puedan los fieles ponerse en contacto con ellos y llenarse con la gracia de la salvación.

103. En la celebración de este círculo anual de los misterios de Cristo, la Santa Iglesia venera con amor especial a la Bienaventurada Madre de Dios, [la Virgen] María, unida con lazo indisoluble a la obra de salvación operada por su Hijo. En María, la Iglesia admira y ensalza el fruto más espléndido de la Redención, y la contempla gozosamente como una purísima imagen de lo que ella misma, toda entera, ansía y espera ser.

104. Además, la Iglesia introdujo en el círculo anual el recuerdo de los Mártires y de los demás Santos que, llegados a la perfección por la multiforme gracia de Dios y habiendo ya alcanzado la salvación eterna, cantan la perfecta alabanza a Dios en el cielo e interceden por nosotros. Porque, al celebrar la [celestial] natividad de los Santos, la Iglesia proclama el misterio pascual cumplido en ellos, que sufrieron y fueron glorificados con Cristo, y propone a los fieles sus ejemplos, los cuales atraen a todos por Cristo al Padre: y por los méritos de los mismos implora los beneficios divinos.

105. Por último, en diversos tiempos del año, de acuerdo con las instituciones tradicionales, la Iglesia completa la formación de los fieles por medio de ejercicios de piedad espirituales y corporales, de la instrucción, de la plegaria y las obras de penitencia y misericordia.

En consecuencia, el Sacrosanto Concilio decidió establecer lo que sigue.

106. La Iglesia, por una tradición apostólica que comienza en el mismo día de la Resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, en el día que es llamado con razón «día del Señor» o domingo. En este día los fieles deben reunirse a fin de que, al escuchar la palabra de Dios y al participar en la Eucaristía, recuerden la Pasión, la Resurrección y la gloria del Señor Jesús, y den gracias a Dios que los hizo renacer a la viva esperanza por la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos (1 Pe., 1, 3). Por esto, el domingo es la fiesta primordial que debe presentarse e inculcarse a la piedad de los fieles de modo que se convierta también en día de alegría y de liberación del trabajo. No se le antepongan otras solemnidades, a no ser que sean, de veras, de suma importancia, puesto que el domingo es el fundamento y el núcleo de todo el año litúrgico.

107. Se revise el año litúrgico de manera que, conservadas o restablecidas las costumbres e instituciones tradicionales de los tiempos sagrados conforme a las circunstancias de nuestra época, se mantenga su índole primitiva que alimente debidamente la piedad de los fieles con la celebración de los misterios de la redención cristiana, muy especialmente del misterio pascual. Las adaptaciones requeridas por las circunstancias locales, si son necesarias, háganse conforme a los artículos 39 y 40.

108. Se oriente el espíritu de los fieles, sobre todo, hacia las fiestas del Señor, en las cuales se celebran los misterios de salvación durante el curso del año. Por lo tanto, el ciclo temporal debe anteponerse a las fiestas de los Santos, a fin de que convenientemente se conmemore íntegro el ciclo de los misterios de la salvación.

109. Puesto que el tiempo de la Cuaresma prepara a los fieles, entregados más intensamente a oír la palabra de Dios y a la oración, para que celebren el misterio pascual, sobre todo mediante el recuerdo o la preparación del Bautismo y mediante la penitencia, se ha de dar un particular relieve, en la liturgia y en una más amplia catequesis litúrgica, al doble carácter de dicho tiempo. Por consiguiente:

a) Se empleen, más abundantemente, los elementos bautismales propios de la liturgia cuaresmal; y, según las circunstancias, se restauren ciertos elementos de anterior tradición;

b) Dígase lo mismo de los elementos penitenciales. Y en cuanto a la catequesis, se inculque a los fieles, junto con las consecuencias sociales del pecado, la naturaleza propia de la penitencia, que lo detesta por ser ofensa de Dios; no se olvide tampoco la participación de la Iglesia en la acción penitencial y se intensifique la oración por los pecadores.

110. La penitencia del tiempo cuaresmal no debe ser sólo interna e individual, sino también externa y social. Foméntese la práctica penitencial de acuerdo con las posibilidades de nuestro tiempo y de los diversos países y condiciones de los fieles, y sea recomendada por las autoridades, de las que se habla en el artículo 22.

Sin embargo, téngase como sagrado el ayuno pascual: ha de celebrarse en todas partes el Viernes de la Pasión y Muerte del Señor y aun se extenderá, según las circunstancias, al Sábado Santo, para que de este modo se llegue con ánimo elevado y abierto al gozo de la Resurrección del Señor.

111. De acuerdo con la tradición, la Iglesia rinde culto a los Santos y venera sus imágenes y sus reliquias auténticas. Porque las fiestas de los Santos proclaman las maravillas de Cristo en sus siervos y proponen ejemplos oportunos a la imitación de los fieles.

Para que las fiestas de los Santos no prevalezcan sobre las fiestas que conmemoran los misterios de la salvación, déjese la celebración de muchas de ellas a las Iglesias particulares, naciones o familias religiosas, extendiendo a toda la Iglesia tan sólo las que recuerdan a Santos de importancia realmente universal.

CAPÍTULO VI
MÚSICA SAGRADA

112. La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable, que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la liturgia solemne.

En efecto, el canto sagrado ha sido ensalzado tanto por la Sagrada Escritura 278 como por los santos Padres y por los Romanos Pontífices, los cuales, en los últimos tiempos, empezando por San Pío X, han expuesto en forma más insistente la función ministerial de la Música sacra en el servicio divino.

La Música sacra, por consiguiente, será tanto más santa cuanto más íntimamente se halle unida a la acción litúrgica, ya sea expresando con mayor delicadeza la oración y fomentando la unanimidad, ya sea enriqueciendo con mayor solemnidad los ritos sagrados. Además, la Iglesia aprueba y admite en el culto divino todas las formas de arte auténtico, siempre que estén adornadas con las debidas cualidades.

Por lo tanto, el Sacrosanto Concilio, manteniendo las normas y preceptos de la tradición y disciplina eclesiástica, y atendiendo a la finalidad de la Música sacra, que es la gloria de Dios y la santificación de los fieles, establece lo que sigue.

113. La acción litúrgica reviste una forma más noble cuando los Oficios divinos se celebran solemnemente con canto y cuando en ellos intervienen los ministros sagrados y el pueblo también participa activamente.

En cuanto a la lengua que debe usarse, cúmplase lo dispuesto en el artículo 36; en cuanto a la Misa, el artículo 54; en cuanto a los Sacramentos, el artículo 63; en cuanto al Oficio divino, el artículo 101.

114. Consérvese y cultívese con sumo cuidado el tesoro de la Música sacra. Foméntense, con diligencia, las «scholae cantorum», sobre todo en las iglesias catedrales. Los Obispos y demás pastores de almas procuren con gran cuidado que en cualquier acción sagrada, que haya de realizarse con canto, toda la comunidad de los fieles pueda aportar la participación activa que les corresponde, conforme a los artículos 28 y 30.

115. Se dé mucha importancia a la enseñanza y a la práctica musical en los Seminarios, en los noviciados y es los escolasticados de Religiosos, de ambos sexos, así como también en las demás instituciones y escuelas católicas. Para que se pueda conseguir esta enseñanza, fórmense con esmero profesores encargados de la Música sacra.

Se recomienda, además, que, según las circunstancias, se erijan Institutos Superiores de Música sacra.

A los compositores y cantores, en particular a los niños, se les debe dar una auténtica formación litúrgica.

116. La Iglesia reconoce el canto gregoriano como el propio de la liturgia romana; en igualdad de circunstancias, por lo tanto, se le debe otorgar el primer lugar en las acciones litúrgicas.

Los demás géneros de Música sacra, y en particular la polifonía, de ninguna manera quedan excluidos en la celebración de los Oficios divinos, si responden al espíritu de la acción litúrgica, según el artículo 30.

117. Se complete la edición típica de los libros de canto gregoriano; más aún: prepárese una edición más crítica de los libros ya editados después de la reforma de San Pío X.

También conviene preparar una edición que contenga melodías más sencillas para uso de las iglesias menores.

118. Se fomente con cuidado el canto religioso popular, de modo que, en los ejercicios piadosos y sagrados y en las acciones litúrgicas mismas, de acuerdo con las normas y prescripciones de las rúbricas, resuenen las voces de los fieles.

119. Como en ciertas regiones, principalmente en las Misiones, hay pueblos con una tradición musical propia que tiene mucha importancia en su vida religiosa y social, dése a esta música la debida estimación y el lugar correspondiente, no sólo para formar su sentido religioso, sino también para acomodar el culto a su propia índole, conforme a los artículos 39 y 40.

Por esta razón, en la formación musical de los misioneros procúrese con sumo cuidado que, dentro de lo posible, puedan promover la música tradicional en dichos pueblos, tanto en las escuelas como en las acciones sagradas.

120. Se tenga en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias de la Iglesia, y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales.

En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, a juicio y con el consentimiento de la autoridad eclesiástica territorial competente, conforme a los arts. 22 §2, 37 y 40, siempre que sean aptos o puedan adaptarse al uso sagrado, estén a tono con la dignidad del templo y contribuyan realmente a la edificación de los fieles.

121. Los compositores, verdaderamente cristianos, deben sentirse llamados a cultivar la Música sacra y a acrecentar su tesoro.

Compongan melodías que presenten las características de verdadera Música sacra y que no sólo puedan ser cantadas por las «scholae cantorum» mayores, sino que también estén al alcance de coros más modestos y fomenten la activa participación de toda la asamblea de los fieles.

Los textos destinados al canto sagrado deben estar de acuerdo con la doctrina católica; más aún, deben tomarse principalmente de la Sagrada Escritura y de las fuentes litúrgicas.

CAPÍTULO VII
ARTE Y OBJETOS SAGRADOS

122. Entre las más nobles actividades del ingenio humano se cuentan, con razón, las bellas artes, singularmente el arte religioso y su perfección, el arte sacro.

Estas [las bellas artes] ya por su naturaleza se refieren a la infinita belleza divina, cuya expresión, aunque parcial, son las obras humanas. Y tanto más pueden orientarse hacia Dios y aumentar su alabanza y gloria, cuanto que no se les señala otra finalidad que la de colaborar lo más posible con sus obras para encaminar piadosamente las mentes de los hombres hacia Dios.

Por ello la Santa Madre Iglesia siempre favoreció a las bellas artes y requirió su noble servicio, sobre todo para lograr que las cosas destinadas al sagrado culto resplandecieran realmente por su dignidad, decoro y belleza, como signos y símbolos de las realidades celestiales. Más aún: la Iglesia se ha considerado siempre como árbitro de las mismas, escogiendo entre las obras artísticas las que mejor respondieran a la fe, a la piedad y a las normas religiosas tradicionales, y que así resultaran mejor adaptadas al uso sagrado.

La Iglesia procuró siempre con interés especial que los objetos sagrados sirvieran al esplendor del culto con dignidad y belleza, aceptando la variedad de materia, forma y ornato que el progreso de la técnica ha introducido a lo largo de los siglos.

Por todo ello, los Padres han decidido determinar sobre este punto lo que sigue.

123. Nunca la Iglesia consideró como suyo propio ningún estilo artístico; mas, al acomodarse siempre al carácter y condiciones de los pueblos y a las necesidades de los diversos Ritos, aceptó las formas singulares de cada tiempo, creando así, en el curso de los siglos, un tesoro artístico digno de ser celosamente conservado. También el arte de nuestro tiempo, y el de todos los pueblos y regiones, tenga su libre expresión en la Iglesia, con tal que sirva siempre a los edificios y ritos sagrados con el debido honor y reverencia; así podrá unir su voz al admirable concierto que hombres excelsos entonaron a la fe católica en los tiempos pasados.

124. Los Ordinarios, al favorecer y promover un arte auténticamente sacro, busquen más bien una noble belleza que la mera suntuosidad. Lo mismo ha de aplicarse a las vestiduras y ornamentos sagrados.

Pongan sumo cuidado los Obispos en excluir de los templos y demás lugares sagrados aquellas obras artísticas que repugnan a la fe, a las costumbres y a la piedad cristiana o que ofendan al sentimiento auténticamente religioso, ya por la depravación en las formas, ya por la insuficiencia, la mediocridad o la falsedad en la expresión artística.

Al edificar los templos, procúrese con suma diligencia que sean aptos para la celebración de las acciones litúrgicas y para la participación activa de los fieles en ellas.

125. Se mantenga firme la práctica de exponer -en las iglesias- Imágenes sagradas a la veneración de los fieles; sean pocas en número y guarden entre sí el debido orden, de suerte que no causen extrañeza al pueblo cristiano ni fomenten una devoción que no sea recta.

126. Al juzgar las obras de arte, los Ordinarios de lugar oigan a la Comisión diocesana de Arte Sagrado y, cuando fuere necesario, a otras personas entendidas, así como también a las Comisiones de las que se habla en los artículos 44, 45 y 46.

Velen, pues, con sumo cuidado los Ordinarios para que los objetos sagrados y las obras preciosas, ya que son ornamento de la casa de Dios, ni se vendan ni se destruyan.

127. Los Obispos, por sí mismos o por medio de idóneos sacerdotes, que sean conocedores y amantes del arte, se interesen por los artistas, a fin de formarlos en el espíritu del Arte sacro y de la sagrada Liturgia.

Se recomienda, además, que, allí donde se juzgare oportuno, se funden escuelas o Academias de Arte Sacro para la formación de los artistas.

Todos los artistas que, llevados de su ingenio, desean glorificar a Dios en la santa Iglesia, recuerden siempre cómo su trabajo es en cierto modo una imitación sagrada de Dios Creador, y que sus obras están destinadas al culto católico, a la edificación de la piedad y a la educación de los fieles todos.

128. Se revisen cuanto antes, junto con los libros litúrgicos, conforme al artículo 25, los cánones y prescripciones eclesiásticas relativos a la disposición de las cosas externas en el culto sagrado, sobre todo en lo que toca a la digna y apropiada construcción de los templos, a la forma y disposición de los altares, a la nobleza, colocación y seguridad del Sagrario, así como también a la dignidad más conveniente del baptisterio, al mejor uso de las sacras imágenes, de la decoración y del ornato. Se corrijan o se supriman todas normas menos conformes con la reforma liturgica; pero se conserven o se introduzcan las que resultaren favorables a ella.

En este punto, sobre todo en lo que toca a la materia y a la forma de los objetos y ornamentos sagrados, se faculta a las Asambleas territoriales de Obispos, para que se adapten a las costumbres y necesidades locales, conforme al artículo 22 de esta Constitución.

129. Los clérigos [seminaristas], durante todos los cursos de filosofía y de teología, sean también instruidos sobre la historia y la evolución del arte sacro, así como sobre los sanos principios en que se deben fundar las obras de dicho arte sacro: que de este modo sepan apreciar y conservar los venerables monumentos de la Iglesia y hasta puedan orientar, con oportunos consejos a los artistas en la realización de sus obras.

130. Conviene que el uso de las insignias pontificales quede reservado sólo a aquellas personas eclesiásticas que tuvieren el carácter episcopal o que gozaren alguna jurisdicción particular.

Apéndice
Declaración del Sacrosanto Concilio Vaticano II sobre la revisión del calendario

El Sacrosanto Concilio Ecuménico Vaticano II, teniendo muy en cuenta los deseos de muchos sobre la fijación de la fiesta de Pascua en un domingo determinado y sobre la adopción de un calendario fijo, luego de examinar con cuidado las posibles consecuencias derivadas de la introducción de un nuevo calendario, declara lo siguiente:

[1] El Sacrosanto Concilio no se opone a que la fiesta de Pascua quede fijada en un determinado domingo dentro del Calendario Gregoriano, si dieren su asentimiento todos los interesados en ello, especialmente los hermanos separados de la comunión con la Sede Apostólica.

[2] Asimismo, el Sacrosanto Concilio declara no oponerse a las iniciativas ordenadas a introducir en la sociedad civil un calendario «perpetuo».

Y entre los diversos proyectos que se estudian para establecer un calendario perpetuo e introducirlo en la sociedad civil nada tiene que oponer la Iglesia, siempre que se conserve y garantice la semana de siete días con el domingo, sin añadir día alguno fuera de la semana, de modo que la sucesión de las semanas quede intacta, a no ser que existan gravísimas razones, sobre las cuales la Sede Apostólica habrá de pronunciarse.


237

Miss. Rm., orat sup. obl. dom. IX p. Pent.

238

Cf. Hb., 13, 14.

239

Cf. Ef., 2, 21-22.

240

Cf. Ef., 4, 13.

241

Cf. Is., 11, 12.

242

Cf. Jn., 11, 52.

243

Cf. Jn., 10, 16.

244

Cf. Is., 61, 1; Lc., 4, 18.

245

S. Ign. Antioch. Ad Ephesios 7, 2: F. X. Funk Patres Apostolici 1, Tubingae, 1901, 218.

246

Cf. 1 Tm., 2, 5.

247

Sacramentarium Veronense (Leonianum): C. Mohlberg, Romae, 1956: 1265, 162.

248

Praef. pasch. in Missali Rm.,

249

Cf. S. Agustín, Enarr. in Sal., 138, 2: Corpus Christianorum 40, Turnholti, 1956, p. 1991 et Orat. post sec. lect. Sabb. Sci. (antes de la reforma de la Semana Santa).

250

Cf. Mc., 16, 15.

251

Cf. Hch., 26, 18.

252

Cf. Rm., 6, 4; Ef., 2, 6; Col.,3, 1; 2 Tm., 2, 11.

253

Cf. Jn., 4, 23.

254

Cf. 1 Cor., 11, 26.

255

Cc. Trento, s. 13, 11 oct. 1551, Decr. De SS. Eucharist. c. 5: Concilium Tridentinum, Diariorum, Actorum, Epistolarum, Tractatuum nova collectio, ed. Soc. Goerresiana, t. 7, Actorum pars IV, Friburgi Brisgoviae 1961, 202.

256

Cc. Trento, s. 22, 17 sept. 1562. Doctr. De SS. Missae sacrif. c. 2: Concilium Tridentinum, ed. cit., t. 8 Actorum pars V, Friburgi Brisgoviae, 1919, 960.

257

Cf. S. Agustín, In Ioannis Ev. tr. 6, cap. 1 n. 7 PL 35, 1428.

258

Cf. Ap., 21, 2; Col.,3, 1; Hb., 8, 2.

259

Cf. Flp., 3, 20; Col.,3, 4.

260

Cf. Jn., 17, 3; Lc., 24, 47; Hch., 2, 38.

261

Cf. Mt., 28, 20.

262

Missale romanum, postcom. Vigiliae pasch. et dominicae Resurrectionis.

263

Ibid. orat. Missae fer. III infra octavam Paschae.

264

Cf. 2 Cor., 6, 1.

265

Cf. Mt., 6, 6.

266

Cf. 1 Ts., 5, 17.

267

Cf. 2 Cor., 4, 10-11.

268

Missale romanum, oratio sup. obl. fer. II infra octavam Pentecostes.

269

S. Cypr. De cath. eccl. unitate, 7: ed. G. Hartel, in CSLE 3, 1, Vindobonae, 1868, 215-6. Cf. Ep. 66 n. 8, 3: ed. cit. 3, 2, Vindobonae, 1871, 732-3.

270

Cf. Cc. Trento, sess. 22, 17 sept. 1562, Doctr. De SS. Missae sacrif. c. 8; Concilium Tridentinum, ed. cit. 8, 961.

271

Cf. S. Ign. Antioch. Ad Magn. 7; Ad. Flp., 4; Ad Smyrn. 8: F. X. Funk, 1, 236. 266, 281.

272

Cf. S. Agustín, In Jn., Ev. tr. 26, 6, 13 PL 35, 1613.

273

Brev. Rm., in festo SS. Corporis Christi, ad II Vesp. ant. ad Magnificat.

274

Cf. S. Cyr. Alex. Comment. in Jn., Evangelium 11, 11-12 PG 74, 557-565, praes. 564-565.

275

Cf. 1 Tm., 2, 1-2.

276

Sess. 21, Doctrina de Communione sub utraque specie et parvulorum, cap. 1-3; can. 1-3: Concilium Tridentinum, ed. cit. t. 8, 698-9.

277

Cc. Trento, Sessio 24, De reformatione c. 1: Concilium Tridentinum, ed. cit. t. 9, Actorum pars. VI, Friburgi Brisgoviae, 1924, 969. Cf. Rituale Rm., tit. VIII, c. 2, n. 6.

278

Cf. Ef., 5, 19; Col.,3, 16.
Consultas

© Copyright 2012. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico