Soporte
S.S. Juan Pablo II, Palabras de S.S. Juan Pablo II al equipo italiano de f煤tbol Foggia, pronunciadas el 4 de enero de 1992.
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Sed testigos de amistad

Palabras de S.S. Juan Pablo II al equipo italiano de f煤tbol Foggia

4 de enero de 1992

El d铆a 4 de enero de 1992, el Santo Padre recibi贸 en audiencia a los directivos y jugadores del equipo italiano de f煤tbol Foggia, de primera divisi贸n, y les dirigi贸 las siguientes palabras:

Bienvenidos a esta audiencia, queridos jugadores del equipo de f煤tbol Foggia.

Con verdadero placer he acogido la iniciativa de este encuentro, con ocasi贸n de vuestro viaje a Roma para jugar un partido del campeonato. Os saludo a todos vosotros, al presidente de vuestra asociaci贸n, se帽or Pasquale Castillo, a vuestros familiares, acompa帽antes, colaboradores y t茅cnicos del equipo.

Cada encuentro con vosotros, queridos atletas, me ofrece la oportunidad de reflexionar sobre la influencia que la actividad deportiva ejerce en muchos j贸venes, adolescentes y ni帽os, as铆 como sobre el modelo de vida que vosotros mismos pod茅is presentarles mediante la funci贸n educativa del deporte.

Es obvio que el deporte profesional, aun bajo el aspecto de competici贸n, es siempre una forma de vida asociativa.

Muchas actividades recreativas implican un entendimiento efectivo entre los jugadores y, al mismo tiempo, exigen un esp铆ritu de colaboraci贸n y solidaridad. Bien sab茅is que el 茅xito y la consolidaci贸n de un equipo nacen precisamente de la armon铆a que existe entre sus miembros; y, por el contrario, la discordia y las rivalidades llevan seguramente a la derrota y al fracaso. Por eso, quien os observa se da cuenta f谩cilmente de si existe entre vosotros la colaboraci贸n necesaria, que nace de la lealtad, de la amistad y de las virtudes que aquella requiere.

Por tanto, la preparaci贸n para la pr谩ctica deportiva exige una atenta pedagog铆a de las relaciones sociales que ense帽e a dar preferencia a algunas modalidades de acci贸n y acostumbre a destacar oportunamente algunos valores humanos.

Si el juego es expresi贸n de alegr铆a y libertad, tambi茅n lo es el hecho de que cada competici贸n constituye un ejercicio y una prueba de equilibrio, autocontrol y dominio inteligente de s铆 mismo. Por ello, la actividad deportiva est谩 sujeta a reglas que, si se observan debidamente, sirven para reforzar la personalidad y disponerla a la acogida de los dem谩s.

Si sab茅is manifestar todo esto con vuestro comportamiento, vuestra habilidad se transformar谩 en un testimonio para vuestros admiradores, que sentir谩n mayor pasi贸n por vuestro equipo. Haced que vuestro juego y la vida que llev谩is sean un ejemplo y un est铆mulo para que los j贸venes obren cada vez mejor, con empe帽o, coherencia y lealtad. Espero que os aprecien y os estimen como profesionales, y que se谩is testigos cre铆bles de rectitud, amistad, y humanidad.

Al tiempo que os deseo un feliz a帽o nuevo a la luz de la fe cristiana, la cual os sostendr谩 en vuestros partidos y en vuestra vida personal y familiar, os imparto con mucho gusto mi bendici贸n, que extiendo a todos vuestros seres queridos.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico