S.S. Juan Pablo II, El puesto de la juventud en el mundo de hoy: Problemas, realidades y esperanzas

El sentido de la vida en una sociedad amenazada de destrucción

Este deseo inspira el tema de mi discurso. Efectivamente, problema real de la vida es el de verificar, ante todo, cuál es el puesto de la juventud en el mundo presente. Pero prefiero, en vez de hablar en abstracto, dirigirme directamente a vosotros y dialogar con vosotros: hablaré, pues, de vuestro puesto, y diré sin vacilaciones que está garantizado, os está “reservado”, es vuestro con todo derecho por la sencilla y elemental razón del recambio generacional. Donde están hoy los adultos, o los ancianos, ahí estaréis un día vosotros mismos y, por añadidura, en un porvenir que el desarrollo tecnológico y la legislación social, que nadie puede detener, hacen más cercano de lo que se cree. Es una afirmación casi banal decir que el futuro es de los jóvenes, aun cuando también se da por descontado de la misma manera que no podrán construir este futuro sin asumir la heredad de las generaciones precedentes, sin “honrar al padre y a la madre” (cf. Dt 5,16), que les han transmitido el don de la vida con los valores y los ideales más entrañables para ellos.

Pero la pregunta se vuelve más sutil e insidiosa, desde el momento en que de una meta que no está lejana, (“tendréis un día el puesto que os corresponde”) se pasa a la actualidad: ¿cuál es el puesto que tenéis ahora, en cuanto jóvenes? Efectivamente, aquí puede surgir alguna duda ante la evidencia de ciertos hechos: ¿cómo negar, por ejemplo, que a veces el mundo de los adultos tiende a excluir a los más jóvenes? ¿cómo negar que hay en el mundo moderno muchas amenazas y peligros que los jóvenes advierten con mayor lucidez e inmediación, y como por instinto? Ante tales amenazas, ¿cómo desentenderse del interrogante crucial de nuestros días acerca del sentido general de la vida hoy: a dónde va el mundo?, y ¿a dónde llegará el progreso técnico-científico con los innegables peligros que comporta, ¿y cómo excluir la locura que lo trastorna todo en un conflicto nuclear?

Vosotros os sentís amenazados por una sociedad que no habéis elegido, una sociedad que no habéis construído, pero que, sin embargo, formáis parte de ella con responsabilidades crecientes. Esta sociedad parece volverse loca cuando moviliza todas sus energías, para lanzarse a lo que consituye su destrucción. El progreso científico y tecnológico aparentemente ha hecho al hombre dueño del mundo material. La experiencia demuestra, por desgracia, que no se trata de un dominio científico neutro, como han pensado algunos. Efectivamente, el hombre moderno tiene la tentación de considerarlo todo como un objeto de manipulación y con frecuencia ha terminado por situarse también a sí mismo entre dichos objetos. ¡Esta es la gran amenaza de nuestra época!

En vosotros está, queridos jóvenes, con esa atenta ponderación que puede conjuntarse muy bien con vuestro natural entusiasmo, ofrecer una aportación personal a la superación de situacionees que no satisfacen, sacando inspiración de vuestra fe y fuerza de vuestro dinamismo. Vosotros lo podéis hacer, manteniendo abierto el diálogo con los adultos y hablándoles con franqueza, libre de toda acritud: Nosotros —les diréis— reconocemos y sacamos provecho de lo que nos ofrecéis; nosotros no os acusamos de los frutos y “conforts” del progreso; no negamos vuestros méritos pero os pedimos poder estar a vuestro lado para eliminar ciertas aberraciones, para superar las injusticias persistentes. Queremos que el progreso sea positivo, y no mortífero; que sea de todos y para todos, no sólo para algunos; que sirva a la causa de la paz, y no a la de la guerra; que promueva hacia lo alto la autenticidad de la humanitas, y no rebaje ni degrade —nunca jamás— el divino destello en el hombre. Algunos de nosotros se sienten ignorados y marginados; no aceptamos soluciones que sean trámite y factor de decadencia; queremos ofreceros la fuerza de nuestra esperanza. La carga vital que hay en nosotros y es don de Dios, está disponible para una utilización que esté siempre en favor del hombre y nunca contra el hombre.

© Copyright 2007. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico