Soporte
S.S. Juan Pablo II, La dormici贸n de la Madre de Dios
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

La dormici贸n de la Madre de Dios

Catequesis de S.S. Juan Pablo II en la audiencia general de los mi茅rcoles

25 de junio de 1997

1. Sobre la conclusi贸n de la vida terrena de Mar铆a, el Concilio cita las palabras de la bula de definici贸n del dogma de la Asunci贸n y afirma: 芦La Virgen inmaculada, preservada inmune de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo禄 (Lumen gentium, 59). Con esta f贸rmula, la constituci贸n dogm谩tica Lumen gentium, siguiendo a mi venerado predecesor P铆o XII, no se pronuncia sobre la cuesti贸n de la muerte de Mar铆a. Sin embargo, P铆o XII no pretendi贸 negar el hecho de la muerte; solamente no juzg贸 oportuno afirmar solemnemente, como verdad que todos los creyentes deb铆an admitir, la muerte de la Madre de Dios.

En realidad, algunos te贸logos han sostenido que la Virgen fue liberada de la muerte y pas贸 directamente de la vida terrena a la gloria celeste. Sin embargo esta opini贸n era desconocida hasta el siglo XVII, mientras que, en realidad existe una tradici贸n com煤n que ve en la muerte de Mar铆a su introducci贸n en la gloria celeste.

2. 驴Es posible que Mar铆a de Nazaret haya experimentado en su carne el drama de la muerte? Reflexionando en el destino de Mar铆a y en su relaci贸n con su Hijo divino, parece leg铆timo responder afirmativamente: dado que Cristo muri贸, ser铆a dif铆cil sostener lo contrario por lo que se refiere a su Madre.

En este sentido razonaron los Padres de la Iglesia, que no tuvieron dudas al respecto. Basta citar a Santiago de Sarug (+ 521), seg煤n el cual 芦el coro de los doce Ap贸stoles禄, cuando a Mar铆a le lleg贸 芦el tiempo de caminar por la senda de todas las generaciones禄, es decir, la senda de la muerte, se reuni贸 para enterrar 芦el cuerpo virginal de la Bienaventurada禄 (Discurso sobre el entierro de la santa Madre de Dios, 87-99 en C. Vona, Lateranum 19 [1953], 188). San Modesto de Jerusal茅n (+ 634), despu茅s de hablar largamente de la 芦sant铆sima dormici贸n de la glorios铆sima Madre de Dios禄, concluye su 芦encomio禄, exaltando la intervenci贸n prodigiosa de Cristo que 芦la resucit贸 de la tumba禄 para tomarla consigo en la gloria (Enc. in dormitionem Deiparae semperque Virginis Mariae, nn. 7 y 14: PG 86 bis, 3.293 3.311). San Juan Damasceno (+ 704), por su parte, se pregunta: 芦驴C贸mo es posible que aquella que en el parto super贸 todos los l铆mites de la naturaleza, se pliegue ahora a sus leyes y su cuerpo inmaculado se someta a la muerte?禄. Y responde: 芦Ciertamente, era necesario que se despojara de la parte mortal para revestirse de inmortalidad, puesto que el Se帽or de la naturaleza tampoco evit贸 la experiencia de la muerte. En efecto, 茅l muere seg煤n la carne y con su muerte destruye la muerte, transforma la corrupci贸n en incorruptibilidad y la muerte en fuente de resurrecci贸n禄 (Paneg铆rico sobre la dormici贸n de la Madre de Dios, 10: SC 80, 107).

3. Es verdad que en la Revelaci贸n la muerte se presenta como castigo del pecado. Sin embargo, el hecho de que la Iglesia proclame a Mar铆a liberada del pecado original por singular privilegio divino no lleva a concluir que recibi贸 tambi茅n la inmortalidad corporal. La Madre no es superior al Hijo, que acept贸 la muerte, d谩ndole nuevo significado y transform谩ndola en instrumento de salvaci贸n.

Mar铆a, implicada en la obra redentora y asociada a la ofrenda salvadora de Cristo, pudo compartir el sufrimiento y la muerte con vistas a la redenci贸n de la humanidad. Tambi茅n para ella vale lo que Severo de Antioqu铆a afirma a prop贸sito de Cristo: 芦Si no se ha producido antes la muerte, 驴c贸mo podr铆a tener lugar la resurrecci贸n?禄 (Antijuli谩nica, Beirut 1931, 194 s.). Para participar en la resurrecci贸n de Cristo, Mar铆a deb铆a compartir, ante todo, la muerte.

4. El Nuevo Testamento no da ninguna informaci贸n sobre las circunstancias de la muerte de Mar铆a. Este silencio induce a suponer que se produjo normalmente, sin ning煤n hecho digno de menci贸n. Si no hubiera sido as铆, 驴c贸mo habr铆a podido pasar desapercibida esa noticia a sus contempor谩neos, sin que llegara, de alguna manera, hasta nosotros?

Por lo que respecta a las causas de la muerte de Mar铆a, no parecen fundadas las opiniones que quieren excluir las causas naturales. M谩s importante es investigar la actitud espiritual de la Virgen en el momento de dejar este mundo. A este prop贸sito, san Francisco de Sales considera que la muerte de Mar铆a se produjo como efecto de un 铆mpetu de amor. Habla de una muerte 芦en el amor, a causa del amor y por amor禄 y por eso llega a afirmar que la Madre de Dios muri贸 de amor por su hijo Jes煤s (Trait茅 de l'Amour de Dieu, Lib. 7, cc. XIII-XIV).

Cualquiera que haya sido el hecho org谩nico y biol贸gico que, desde el punto de vista f铆sico, le haya producido la muerte, puede decirse que el tr谩nsito de esta vida a la otra fue para Mar铆a una maduraci贸n de la gracia en la gloria, de modo que nunca mejor que en ese caso la muerte pudo concebirse como una 芦dormici贸n禄.

5. Algunos Padres de la Iglesia describen a Jes煤s mismo que va a recibir a su Madre en el momento de la muerte, para introducirla en la gloria celeste. As铆, presentan la muerte de Mar铆a como un acontecimiento de amor que la llev贸 a reunirse con su Hijo divino, para compartir con 茅l la vida inmortal. Al final de su existencia terrena habr谩 experimentado, como san Pablo y m谩s que 茅l, el deseo de liberarse del cuerpo para estar con Cristo para siempre (cf. Flp 1, 23).

La experiencia de la muerte enriqueci贸 a la Virgen: habiendo pasado por el destino com煤n a todos los hombres, es capaz de ejercer con m谩s eficacia su maternidad espiritual con respecto a quienes llegan a la hora suprema de la vida.

Consultas

© Copyright 2012. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico