Soporte
S.S. Juan Pablo II, Oremos por los j贸venes
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Oremos por los j贸venes

Catequesis de S.S. Juan Pablo II en la audiencia general de los mi茅rcoles

21 de agosto de 1991

Queridos hermanos y hermanas:

Ayer termin茅 una peregrinaci贸n que estaba dividida en dos partes: la primera parte se desarroll贸 en Polonia, sobre todo para participar en la Jornada mundial de la juventud; la segunda, en Hungr铆a. Hoy s贸lo quisiera comentar la primera parte porque los contenidos y lo que hemos vivido es muy abundante para unir las dos visitas. Sobre la visita a Hungr铆a hablaremos el pr贸ximo mi茅rcoles. Esta Jornada mundial de la juventud es ya una tradici贸n, aunque no larga, pues comenz贸 hace algunos a帽os, concretamente en 1984, cuando se celebr贸 aqu铆, en Roma, la primera Jornada, despu茅s del A帽o de la redenci贸n. A partir de esa fecha se decidi贸 celebrar cada a帽o, el Domingo de Ramos, la Jornada mundial de la juventud en toda la Iglesia, tanto en Roma como en las dem谩s di贸cesis.

Cuando resulta m谩s conveniente, esta Jornada se celebra tambi茅n en otras fechas. Pero ya en otras ocasiones se celebr贸 una Jornada especial de dimensiones mundiales, internacionales. En primer lugar, en Roma, en 1985; luego, en Buenos Aires, Argentina, en 1987; por ultimo, en Santiago de Compostela, Espa帽a, en 1988. Y este a帽o en Cz莽stochowa.

Puedo a帽adir que los acontecimientos que tuvieron lugar en Europa central el a帽o 1989 sugirieron a los organizadores celebrar una Jornada mundial de la juventud precisamente en el santuario de Jasna G贸ra, en Cz莽stochowa, Polonia. Fue una experiencia de oraci贸n, una experiencia espiritual, en la que se registr贸 un fuerte aumento de participantes: se habla, de hecho, de m谩s de un mill贸n de personas.

congregadas en el santuario de Jasna G贸ra, procedentes de casi ochenta pa铆ses del mundo, naturalmente en proporciones diferentes, porque es m谩s f谩cil ir a Jasna G贸ra, en Polonia, desde Europa que desde Australia, Asia, Africa o Am茅rica Latina.

Pero tambi茅n desde estos continentes llegaron personas. Una novedad fue la presencia, por primera vez, de muchos j贸venes de Europa del este: muchos llegaron de la Uni贸n Sovi茅tica, de Bielorrusia, de Ucrania, de Lituania, de Letonia y de la misma Rep煤blica rusa. Y se reunieron para rezar por la intenci贸n principal de la Jornada. Digo 芦Jornada禄, pero en realidad fueron muchas jornadas, que concluyeron con la Vigilia del 14 de agosto y la celebraci贸n del 15, solemnidad de la Asunci贸n.

Se trat贸, sobre todo, de jornadas de oraci贸n y reflexi贸n, centradas en las palabras de san Pablo, quien dice que los que est谩n guiados por el Esp铆ritu son hijos de Dios. Procuramos profundizar con estos j贸venes en la realidad de llegar a ser hijos de Dios mediante la obra del Esp铆ritu Santo. Los invitamos a colaborar con el Esp铆ritu Santo en esta transformaci贸n espiritual que permite que un hombre, que cada uno de nosotros, un joven, sea hijo de Dios a semejanza del Hijo 煤nico, Jesucristo. Todo esto se hizo orando y meditando sobre las tres palabras significativas del 芦Apel禄 de Jasna G贸ra. (La primera palabra es 芦yo estoy junto a ti, Mar铆a禄; la segunda, 芦me acuerdo禄; y la tercera, 芦velo禄). Claro est谩 que esas palabras est谩n dichas en polaco y la traducci贸n no logra transmitir toda la fuerza y la agudeza que tienen en la lengua polaca. Ahora bien, con estas tres palabras se compusieron plegarias, como la siguiente: 芦Si yo, un joven, una joven, "soy", soy gracias a ti, Dios m铆o, Creador mio. "Soy" gracias a ti, Cristo, mi Redentor; y te pido a ti, Madre m铆a, que est茅s conmigo, que no olvides jam谩s las maravillas que Dios ha realizado en el mundo, sobre todo en nuestra humanidad, en la historia del hombre: la creaci贸n, la redenci贸n y la santificaci贸n por obra del Esp铆ritu Santo. Y te lo pido, declarando tambi茅n mi disponibilidad a estar atento, a "velar". Habiendo declarado esto, te pido que tambi茅n t煤, Mar铆a, veles conmigo y sobre m铆, de modo que no pierda mi identidad juvenil, mi identidad humana y cristiana禄.

Esta plegaria fue extraordinaria en su sencillez, profundidad y belleza. Y hay que agradecer a todos los que prepararon esta Jornada

mundial de la juventud, tanto espiritual como art铆sticamente, pues le imprimieron un gran car谩cter espiritual y, dir铆a, art铆stico, como lo demuestra esta gran plegaria.

Debo decir que en este encuentro un mill贸n de j贸venes invadieron no s贸lo la ciudad, que cuenta con doscientos mil habitantes, sino tambi茅n los alrededores.

Doy las gracias a cuantos han colaborado. Fueron muchos, aqu铆 en Roma, en Polonia, en Cz莽stochowa y tambi茅n en otros pa铆ses. Doy las gracias tambi茅n a las autoridades que hicieron posible este encuentro, puesto que hay aspectos t茅cnicos que se deben respetar.

Doy las gracias, especialmente a la sant铆sima Virgen Mar铆a por el modo como pudimos celebrar juntos la fiesta de su Asunci贸n, el d铆a de su Resurrecci贸n, de su Pascua, la Pascua mariana.

Y por 煤ltimo, quisiera pedir todav铆a a todos los presentes que recen por los j贸venes de todo el mundo, porque de ellos depende el futuro de la humanidad, de las naciones, de los pueblos y el futuro de la Iglesia. Recemos por los j贸venes. Gracias.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico