Soporte
S.S. Juan Pablo II, Sois hijos de Dios: sentíos orgullosos de ello
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Sois hijos de Dios: sentíos orgullosos de ello

Mensaje de despedida de S.S. Juan Pablo II con ocasión de la VI Jornada Mundial de la Juventud

Czestochowa, 15 de agosto de 1991

Queridos jóvenes:

1. Ha llegado el momento de la despedida. Nos despedimos bajo la mirada de la ¬ęVirgen Negra¬Ľ, la Virgen de Jasna G√≥ra, que hoy contemplamos en la gloria de la Asunci√≥n al cielo.

En ella la naturaleza humana alcanzó su expresión más alta, inferior sólo a la perfección del Hijo, el Verbo encarnado. María está delante de nosotros como el modelo de una vida que supo crecer hasta la madurez plena.

¬ęCrecer¬Ľ, ¬ęmadurar¬Ľ: es el empe√Īo caracter√≠stico de la juventud. En el √°mbito biol√≥gico, cuando te detienes, cuando ya no creces, es se√Īal de que comienzas a envejecer.

Esta ley vale también para el espíritu, con la diferencia de que el espíritu no tiene límites biológicos de crecimiento. Precisamente por esta razón no puede envejecer.

Queridos jóvenes, éste es el compromiso que la Virgen os deja: creced como personas, desarrollando los talentos del cuerpo y del espíritu; creced como cristianos, tratando de ser santos; creced como testigos de Cristo, luz del mundo.

2. Mar√≠a Sant√≠sima os indica tambi√©n el camino de este itinerario de crecimiento: el camino es Cristo Jes√ļs. Es un camino empinado, estrecho y fatigoso. Pero para quien sabe recorrerlo, haciendo del Evangelio la norma de la propia vida, es un camino que introduce en la alegr√≠a verdadera.

J√≥venes, ¬ęrecibisteis un esp√≠ritu de hijos¬Ľ (Rm 8, 15). ¬°No desperdici√©is esta estupenda herencia!

Sed exigentes con el mundo que os rodea; sedlo en primer lugar con vosotros mismos. Sed hijos de Dios: ¡sentíos orgullosos de ello!

No os resignéis a la mediocridad, no os rindáis a los condicionamientos de las modas corrientes, que imponen un estilo de vida no conforme con los ideales cristianos; no cedáis a los halagos del consumismo. Cristo os llama a grandes empresas. No lo defraudéis pues os defraudaríais a vosotros mismos.

Con la fuerza que Cristo os da llevad a todos el anuncio de que Dios quiere hacer de cada ser humano un hijo suyo. Que vuestro testimonio sea la levadura de ese mundo nuevo al que cada uno aspira: un mundo verdaderamente justo, solidario y fraterno.

María, la Madre de Dios y de los hombres, camina con vosotros.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico