Soporte
S.S. Juan Pablo II, Palabras en el 脕ngelus al final de la XV Jornada Mundial de la Juventud
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Palabras de S.S. Juan Pablo II en el 脕ngelus al final de la XV Jornada Mundial de la Juventud

Tor Vergata, Roma, 20 de agosto del 2000

Al final de esta celebraci贸n eucar铆stica, nuestro pensamiento se dirige a la "Mujer", de la que nos habla San Pablo en la segunda lectura de la Misa (Gal 4,4), es decir, la Virgen Mar铆a, en cuya fiesta de la Asunci贸n se ha iniciado esta decimoquinta Jornada Mundial de la Juventud. Con su presencia sol铆cita y materna, Mar铆a ha presidido estas jornadas romanas de intensa experiencia de fe. A ella queremos manifestar todo nuestro agradecimiento por aquel "s铆" que dio al inicio de la "aventura" de la Redenci贸n.

Mientras pido a la Sant铆sima Virgen que vele sobre los j贸venes y las j贸venes del mundo, doy las gracias cordialmente a todos vosotros que hab茅is tomado parte en la decimoquinta Jornada Mundial de la Juventud.

Saludo y doy las gracias ante todo a quienes han organizado este evento: el Pontificio Consejo para los Laicos, presidido por el Cardenal James Francis Stafford; el Vicariato de Roma y la Conferencia Episcopal Italiana, presidida por el Cardenal Camillo Ruini; el Presidente y los miembros del Comit茅 Italiano para la decimoquinta Jornada Mundial de la Juventud, as铆 como tambi茅n las comunidades parroquiales de Roma y de las di贸cesis lim铆trofes, sus asociaciones, movimientos y grupos que, desde hace tres a帽os, han rezado y trabajado con entusiasmo para preparar este evento. Pido a todos que no se deje desperdiciar el rico patrimonio de bien que el trabajo com煤n ha producido.

Mi agradecimiento se dirige tambi茅n a las Autoridades p煤blicas, que con gran esfuerzo se han ocupado de que la compleja organizaci贸n de la Jornada Mundial de la Juventud se desarrollase lo mejor posible.

Saludo, finalmente, a tantos Cardenales y Obispos presentes, a los sacerdotes, a las religiosas y religiosos, a los educadores y a vosotros, j贸venes del mundo, "mi gozo y mi corona" (Flp 4,1).

Antes de concluir esta grande y bella asamblea, deseo anunciar que el pr贸ximo Encuentro Mundial de los J贸venes tendr谩 lugar en Toronto, Canad谩, en el verano de 2002. Al invitar ya desde ahora a los j贸venes del mundo a encaminarse hacia aquella meta, dirijo un saludo especial a la Delegaci贸n canadiense, que ha estado presente en esta celebraci贸n para recoger el "testigo" de su futuro compromiso. Sobre ellos y el encargo que hoy asumen invoco la protecci贸n de la Sant铆sima Virgen.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico