Soporte
S.S. Juan Pablo II, Homil铆a de S.S. Juan Pablo II en la celebraci贸n del milenario del martirio de San Adalberto, durante su viaje apost贸lico a la Rep煤blica Checa, pronunciada el 27 de abril de 1997.
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

San Adalberto nos estimula a purificar la sociedad con el mensaje del Evangelio

Homil铆a de S.S. Juan Pablo II en la celebraci贸n del milenario del martirio de San Adalberto, durante su viaje apost贸lico a la Rep煤blica Checa.

1. 芦El buen pastor da su vida por las ovejas禄 (Jn 10, 11).

Estamos reunidos en esta amplia explanada para cantar juntos el solemne Te Deum por el milenario del nacimiento para el cielo de san Adalberto, obispo de Praga, ap贸stol del Evangelio en el coraz贸n de Europa y testigo de Cristo hasta el supremo sacrificio de su vida.

脡l, como el buen Pastor, ya desde el comienzo dio su vida por la grey, y la dio definitivamente con el martirio sufrido entre los prusianos, cuando a煤n segu铆an las religiones paganas. Por tanto, es el celoso pastor que la Providencia puso al comienzo de la historia de las naciones eslavas de Europa central, de los checos, de los polacos, de los eslovacos y tambi茅n de la naci贸n h煤ngara.

脡ste a帽o recordamos el milenio de su martirio un acontecimiento que todas las Iglesias particulares que desde hace m谩s de diez siglos viven y anuncian el Evangelio precisamente en estas naciones, se sienten comprometidas a celebrar con particular intensidad, empezando por esta tierra de Bohemia, donde naci贸 este ilustre santo.

2. El ministerio de san Adalberto, a quien el Sucesor de Pedro llam贸 al servicio episcopal de la sede de Praga, en Bohemia, fue dif铆cil. Frente a la resistencia que encontr贸 en sus mismos compatriotas, debi贸 abandonar su sede episcopal e irse a Roma, donde, en la colina del Aventino, comenz贸 su vida mon谩stica seg煤n la tradici贸n benedictina.

Volvi贸 a Praga cuando las circunstancias parec铆an m谩s favorables; sin embargo, la oposici贸n de sus compatriotas lo oblig贸 a abandonar de nuevo su patria. Vivi贸 el resto de su vida como misionero primero en la llanura de Panonia 鈥攈oy Hungr铆a鈥�, y despu茅s fue acogido como hu茅sped en Gniezno, en la corte de Boleslao, el Intr茅pido. Sin embargo, ni siquiera ah铆 se detuvo. Parti贸 nuevamente como misionero del Evangelio dirigi茅ndose hacia el B谩ltico, donde encontr贸 el martirio. Boleslao, el Intr茅pido, pag贸 un elevado precio para rescatar los restos mortales de su amigo obispo y los traslad贸 a Gniezno.

En el a帽o 1000, precisamente ante las reliquias del m谩rtir, se celebr贸 un importante encuentro, durante el cual se tomaron decisiones destinadas a influir significativamente en las caracter铆sticas de la vida nacional y eclesial en la Polonia de los Piast. Por ello, los cristianos de esa naci贸n veneran a san Adalberto como uno de sus principales patronos, viendo en 茅l un signo elocuente del v铆nculo de afinidad que, ya desde el comienzo, uni贸 a las naciones lim铆trofes de Bohemia y Polonia. En tierra polaca el recuerdo de san Adalberto se asocia, sobre todo, a la Iglesia de Gniezno. A煤n hoy, con frecuencia, los fieles vienen en peregrinaci贸n a Praga. En efecto, aqu铆 empez贸 la misi贸n del santo, que mantuvo profundos v铆nculos espirituales con los patronos de la Iglesia que est谩 en Bohemia: san Wenceslao y santa Ludmila, los primeros de una larga serie de santos nacidos en vuestra tierra.

3. En el pasaje de la carta a los Colosenses que hemos escuchado, san Pablo afirma: 芦Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia禄 (Col 1, 24).

Es dif铆cil encontrar palabras que expresen mejor el significado del martirio de san Adalberto. Fue ministro del Evangelio y servidor de Cristo vivo en la Iglesia. Como los Ap贸stoles, se convirti贸 en testigo claro y valiente del misterio de Cristo: 芦El misterio 鈥攃omo escribe san Pablo鈥� escondido desde siglos y generaciones, y manifestado ahora a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer cu谩l es la riqueza de la gloria de este misterio entre los gentiles禄 (Col 1, 26-27).

4. Se trata de un misterio destinado a todos los pueblos, tanto a los que en el mundo antiguo visit贸 san Pablo durante sus viajes apost贸licos, como a los que la Iglesia ha dirigido su actividad misionera durante estos dos milenios. Entre el primero y el segundo milenio, san Adalberto hizo suyo este esfuerzo apost贸lico por llevar el misterio de Cristo a las naciones paganas del centro de Europa.

Hoy, al final del segundo milenio, mientras celebramos los mil a帽os del martirio de san Adalberto, parece que 茅l mismo nos habla con las palabras de la carta a los Colosenses: 芦Vivid, pues, seg煤n Cristo Jes煤s, el Se帽or, tal como le hab茅is recibido; enraizados y edificados en 茅l; apoyados en la fe, tal como se os ense帽贸, rebosando en acci贸n de gracias禄 (Col 2, 6-7). El texto paulino nos advierte del peligro de toda ciencia y filosof铆a fundada, como escribe el Ap贸stol, en 芦los elementos del mundo禄 (Col 2, 8), es decir, en una tradici贸n 煤nicamente humana, y no en Cristo. Podr铆amos decir, con lenguaje moderno, que san Pablo nos pone en guardia contra la laicizaci贸n y la secularizaci贸n. Se trata de una advertencia muy actual en esta circunstancia jubilar.

5. Amad铆simos hermanos y hermanas, 隆qu茅 gran alegr铆a siento al poder celebrar hoy, junto con todos vosotros, el milenario de san Adalberto! Doy gracias al Se帽or porque nos brinda la oportunidad de encontrarnos aqu铆, en la explanada de Letn谩, exactamente como hace siete a帽os.

(鈥�)

Recuerdo con emoci贸n al cardenal Frantisel; Tom谩sek, que promovi贸 el decenio de renovaci贸n espiritual como preparaci贸n para el milenario del martirio de san Adalberto, a fin de redescubrir las ra铆ces hist贸ricas del pa铆s y sus profundas tradiciones cristianas. En la perspectiva del gran jubileo del a帽o 2000, esta celebraci贸n plantea algunos interrogantes precisos no s贸lo a los ciudadanos de la naci贸n checa, sino tambi茅n a todos los que veneran al santo m谩rtir como padre en la fe: 驴qu茅 ha sucedido con el patrimonio espiritual que dej贸? 驴Qu茅 frutos ha dado? 驴Sabr谩n los cristianos de hoy encontrar inspiraci贸n y estimulo en las ense帽anzas y en el ejemplo de su gran patrono, para contribuir eficazmente a la edificaci贸n de la nueva civilizaci贸n del amor?

6. San Adalberto ejerce a煤n hoy una fascinaci贸n particular con su gran personalidad unificada, dotada de una firmeza gran铆tica y abierta a las necesidades espirituales y materiales de sus hermanos. Muchos lo reconocen como un digno representante no s贸lo de la naci贸n checa sino tambi茅n de la tradici贸n cristiana a煤n felizmente indivisa.

En esta perspectiva, san Adalberto es un testigo, podr铆amos decir, poli茅drico, que Dios dio a la comunidad cristiana del pasado y del presente. Es un signo de la armon铆a y la colaboraci贸n que deben existir entre la Iglesia y la sociedad. Es un signo de la armon铆a y colaboraci贸n que deben existir entre la Iglesia y la sociedad. Es un signo del v铆nculo existente entre la naci贸n checa y polaca. Digo esto con gran satisfacci贸n, ya que, si Dios quiere, dentro de un mes estar茅 entre mis compatriotas para celebrar con ellos el milenario de vuestro santo. Tambi茅n gracias a 茅l el cristianismo se ha desarrollado bien en Polonia. Un n煤mero considerable de sacerdotes polacos, fruto de la sangre de este gran m谩rtir, vienen actualmente a las di贸cesis checas, para colaborar en el trabajo pastoral de vuestras comunidades, en esta fase de esperanza, despu茅s del largo periodo de violencia y represi贸n.

San Adalberto es un santo para los cristianos de hoy: los invita a no encerrarse en s铆 mismos, guard谩ndose el tesoro de las verdades que poseen, con una actitud de est茅ril defensa ante el mundo. Al contrario, les pide que se abran a la sociedad actual, buscando todo lo bueno y valioso que 茅sta posee para elevarlo y, si fuera necesario, purificarlo a la luz del Evangelio.

7. 芦El buen pastor da su vida por las ovejas禄 (Jn 10, 11).

La liturgia de la Palabra de esta solemnidad encuentra, en cierto sentido, su coronamiento en el pasaje del evangelio seg煤n san Juan. La par谩bola del 芦buen pastor禄 se centra en la persona y la misi贸n de Cristo. 脡l es precisamente el buen Pastor, que da su vida por las ovejas, como sucedi贸 en el Calvario con la pasi贸n y la muerte en la cruz.

En el momento en el que se entrega, Cristo tiene clara conciencia del valor universal que posee su sacrificio. Dice: 芦Doy mi vida por las ovejas禄 (Jn 10, 15). Y a帽ade enseguida pensando en todos aquellos por quienes se entrega: 芦Tengo otras ovejas, que no son de este redil tambi茅n a 茅sas las tengo que conducir y escuchar谩n mi voz y habr谩 un solo reba帽o, un solo pastor禄 (Jn 10, 16). En el G贸lgota ya est谩n presentes espiritualmente los pueblos y las naciones de la tierra, llamados todos a la salvaci贸n.

8. El Evangelio est谩 destinado a todos los hombres, puesto que todos han sido redimidos por la pasi贸n, muerte y resurrecci贸n de Jesucristo. Todos; por tanto, tambi茅n los pueblos a los que hace mil a帽os les fue enviado san Adalberto como testigo del misterio de Cristo.

Despu茅s de mil a帽os, mientras recordamos el martirio y toda la vida evang茅lica de san Adalberto, cantamos con toda la comunidad cristiana: Te Deum laudamus... 芦Te alabamos, oh Dios. Te proclamamos Se帽or. Te aclama el c谩ndido ej茅rcito de los m谩rtires禄.

Al mismo tiempo, encomendamos a la divina Providencia la tierra natal del santo obispo, la ilustre naci贸n en donde naci贸, as铆 como los pueblos eslavos que al comienzo de su historia, experimentaron los frutos de su misi贸n. Salvum fac populum tuum, Domine... 芦Salve a tu pueblo, Se帽or; bendice y protege a tus hijos禄.

Salvum fac! Quiera Dios que la obra de la salvaci贸n, que san Adalberto empez贸 en esta tierra, se mantenga firme y fructifique abundantemente entre vosotros, sus compatriotas, as铆 como entre aquellos a quienes fue enviado. Am茅n.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico