Soporte
S.S. Juan Pablo II, Discurso al Congreso Internacional «De anima in doctrina Sancti Thomae in homine», proclamado el 4 de enero de 1986.
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

La existencia humana

4. Pero la antropología tomista no se reduce a la consideración abstracta de la naturaleza humana; sino que muestra también, sobre la base de la experiencia y, sobre todo, de las enseñanzas de la Revelación, una notable sensibilidad—tan apreciada por los modernos—hacia la condición concreta e histórica de la persona humana—según diríamos hoy—, por su “situación existencial» de criatura herida por el pecado y redimida por la sangre de Cristo, por la originalidad y la dignidad de cada persona, por su aspecto dinámico y moral, y, finalmente, por la “fenomenología” de la existencia humana, dicho con una expresión hoy en boga. En efecto, dice Santo Tomás: “Perfectissimum autem est ipsum individuum generatum, quod in generatione humana est hypostasis, vel persona, ad cuius constitutionem ordinatur et anima et corpus” (Cont. Gent., IV, c. 44).

Para comprender el aprecio que el Doctor Angélico tiene de la realidad personal, debemos tener presente su metafísica, en la que el ser, entendido como “acto de ser” (esse ut actus), constituye la máxima perfección. Ahora bien, la persona todavía más que la “naturaleza” y que la “esencia”, mediante el acto de ser que la hace subsistir, se eleva exactamente al sumo de la perfección del ser y de la realidad, y, por lo tanto, del bien y del valor.

Consultas

© Copyright 2001. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada integralmente por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos losderechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Patrimonio cultural común. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico