Soporte
Cardenal Camillo Ruini, Homil铆a en la Santa Misa por la inauguraci贸n de la oraci贸n diaria por Italia
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Homil铆a en la Santa Misa por la inauguraci贸n de la oraci贸n diaria por Italia

8 de setiembre de 1998,
Fiesta de la Natividad de la Virgen Mar铆a

El mensaje del Santo Padre nos proporciona el sentido aut茅ntico de esta Oraci贸n cotidiana por Italia, que se inicia hoy, y no es sino el aval m谩s preciado y confiable. No es una oraci贸n nueva, es m谩s bien la Gran Oraci贸n por Italia, nacida del especial afecto y solicitud del Papa por nuestra naci贸n, que se viene llevando a cabo aqu铆 en Loreto de forma providente desde hace cuatro a帽os, y que hoy nuevamente, se retoma aqu铆 en Loreto, por feliz iniciativa del Arzobispo y delegado Pontificio, Mons. Angelo Comastri.

Oramos por Italia, es decir por nosotros mismos como comunidad nacional, por nuestro pa铆s, por nuestra patria, por nuestro pueblo. En la oraci贸n nos acercamos a Dios, reconocemos e invocamos su presencia, agente de salvaci贸n, en nuestra vida y en nuestra historia, esa misma presencia que el ap贸stol Pablo nos ha descrito con singular eficacia en la segunda lectura de esta celebraci贸n eucar铆stica.

S铆, Dios no es lejano ni ausente, Dios est谩 en medio de la vida de nuestras familias y de nuestras comunidades, en medio de la vida de los pueblos. Todos pueden y deben volverse a 脡l -no por obligaci贸n sino por sabia y libre elecci贸n- no s贸lo cada individuo, sino tambi茅n las familias, las comunidades y los pueblos. Por ello, esta gran campa帽a de oraci贸n que se inicia hoy, no quiere ser solamente una oraci贸n por Italia, sino una oraci贸n de Italia, una oraci贸n del pueblo italiano que vive sabiamente en uni贸n con Dios, haciendo propias las palabras del Salmo (127,1) "Si el Se帽or no construye la casa, en vano se afanan los constructores. Si el Se帽or no custodia la ciudad, en vano vigila el centinela".

No es casualidad que esta oraci贸n se celebre aqu铆, en el Santuario de la Santa Casa de Loreto. Este lugar, tiene de hecho, un v铆nculo 煤nico y muy especial con la Encarnaci贸n de Jes煤s de Nazaret, el Hijo de Dios hecho hombre por nuestra salvaci贸n en el vientre de la Virgen Mar铆a y criado por ella y su esposo Jos茅 como nos lo ha recordado San Mateo en el Evangelio que hemos escuchado. La oraci贸n que se inicia hoy, nos prepara y nos conduce sobre todo al Gran Jubileo, es decir al dos mil aniversario de esta encarnaci贸n y de este nacimiento, que ha cambiado el curso de la historia y ha renovado el destino del Universo.

Pero Loreto es adem谩s el principal santuario mariano de Italia, aqu茅l donde se re煤nen cada a帽o, millones de peregrinos de varias de nuestras regiones y de nuestras tierras. Aqu铆 se expresa de especial manera el v铆nculo del pueblo Italiano con la Madre de Jes煤s y, as铆, con Cristo y con Dios. A trav茅s de Loreto han pasado a lo largo de siete siglos, y sigue pasando a cada momento, esa trama de fe, de cultura y de historia que ha plasmado y plasma la fisonom铆a y la identidad de nuestro pueblo. Aqu铆 por lo tanto, es particularmente justo y significativo elevar una oraci贸n diaria por Italia.

Los motivos que impulsaron al Santo Padre, el 6 de enero de 1994, a convocarnos a una oraci贸n especial por Italia, son por lo dem谩s totalmente actuales; sin embargo, por ciertos aspectos se han tornado en estos cuatro a帽os aun m谩s fuertes y urgentes.

La larga transici贸n que Italia est谩 viviendo no permite entrever puntos de llegada s贸lidos y confiables. Se han aclarado, es cierto, las ilusiones y las mistificaciones, que tend铆an a dar una imagen demasiado unilateral y sustancialmente falsa, de nuestra reciente historia. Pero no han sido menos los impulsos para alejar a nuestro pueblo de su gran herencia de fe y de cultura, de los fundamentos morales de su existencia. De esta manera, por el respeto de la vida humana, a lo largo de toda su existencia en este mundo, por el reconocimiento del valor y de los derechos de la familia fundada en el matrimonio, por la educaci贸n de los ni帽os y de los j贸venes, por la promoci贸n de las posibilidades de trabajo, por los bienes primarios de las personas y de las comunidades, por el equilibrio que se debe de volver a encontrar entre los poderes del Estado que el Papa se帽alaba, recientemente, como necesario, desde el inicio de 1994.

Esa energ铆a moral que proviene de Dios y la oraci贸n que la invoca y prepara los 谩nimos para recibirla, no son necesarias 煤nicamente para resistir a los males y a las insidias que nos amenazan. Lo son, de igual manera y a pleno t铆tulo, para contribuir a esa gran misi贸n que el Papa, haciendo referencia a la Gran Oraci贸n, le ha se帽alado a Italia: la misi贸n de defender, de mantener vivo, de hacer fructificar en la situaci贸n actual y seg煤n las exigencias de nuestro tiempo, no s贸lo para Italia sino para Europa y para el mundo, ese patrimonio religioso, moral y cultural, esa savia de verdad, de amor y de paz que ha sido insertada en Roma y en Italia desde la 茅poca de la predicaci贸n y el martirio de los ap贸stoles Pedro y Pablo. Los pasos de avance hacia la unidad de Europa que se han llevado a cabo recientemente, con plena participaci贸n de los italianos nos llaman y nos mueven a entrar cada vez m谩s en una din谩mica de evangelizaci贸n y de misi贸n, de renovaci贸n cristiana de las personas, de las sociedades y de las culturas, que tenga como terreno para su desarrollo no s贸lo a Italia sino a Europa, y a una Europa abierta al mundo.

Hermanos y hermanas, la l谩mpara de Italia, la l谩mpara de nuestra fe que estamos a punto de encender, sea s铆mbolo de la perpetua confianza de Italia en la Virgen Mar铆a. Sea un s铆mbolo ver铆dico al cual corresponda, la realidad cotidiana de nuestra oraci贸n, confiada y perseverante, y la fidelidad concreta al Evangelio de nuestro Se帽or Jesucristo, para iluminar con su luz y forjar con el fuego del Esp铆ritu Santo nuestra existencia personal y social, nuestras familias y nuestra cultura, el presente y el futuro de Italia.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS鈩�. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico