Soporte
Conferencia Episcopal Mexicana, Mensaje de la Conferencia Episcopal Mexicana antes del viaje de S.S. Juan Pablo II en 1999.
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

El Sucesor de Pedro el pescador

El Evangelio de San Juan nos ofrece aquella entrañable escena en el lago de Galilea: "Simón Pedro les dijo: "Voy a pescar", y le dijeron: "Nosotros también vamos contigo". Salieron y subieron a la barca" (Jn 21, 3). Pedro camina adelante en la misión de la Iglesia. "Les haré pescadores de hombres" (Mc 1, 17). Pedro toma la iniciativa para comenzar la tarea evangelizadora: "voy a pescar". Él mismo termina la faena, llevando la red, llena de peces, a la orilla y manteniendo la unidad de la Iglesia.

Juan Pablo II es Pedro hoy, es el Pescador en el umbral del tercer milenio. Realiza la pesca en alta mar, en el mundo, sabiendo que el Señor está presente y vigilante, acompañando y alentando el trabajo apostólico. Juan Pablo II es la piedra de la Iglesia universal; es la roca firme para que la Iglesia no sucumba ante las dificultades: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia" (Mt 16, 18); el Papa ha recibido las llaves como mayordomo-servidor de "la Casa de Dios vivo"; es el heraldo de Jesucristo que, desde el inicio de su pontificado, ha proclamado su fe apostólica: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo" (Mt 16, 16). Juan Pablo II es Pedro hoy, llamado a seguir el camino de la entrega total por el rebaño de Jesús: "Apacienta mis ovejas" (Jn 21, 17).

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña: "El Papa, Obispo de Roma y Sucesor de Pedro, "es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles" (Lumen gentium, 23). "El Pontífice Romano, en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera voluntad" (ib., 22)" (n. 882).

El mandato y el amor de Cristo impulsan, una vez más, al Sucesor de Pedro para que sea pescador, maestro y profeta peregrino en tierras de América y de México. Él ha viajado continuamente desde su corazón de Pastor al corazón de las muchedumbres. "Yo he rogado por ti, Pedro, para que tu fe no desfallezca; y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos" (Lc 22, 32).

Juan Pablo II tiene una visión global de la historia y del presente de la humanidad. Su mensaje tiene dimensiones continentales y universales. Como Sucesor de Pedro, impulsa la plenitud de la misión de la Iglesia, su catolicidad, su universalidad misionera. El Papa, hoy, alza la mirada hacia el mar de las multitudes de hombres y mujeres de México y de América diciendo: "Voy a pescar".

Su pontificado está constituido por veinte años de amorosa solicitud pastoral para que la humanidad acepte a Jesucristo: "¡No tengan miedo! No tengan miedo del misterio de Dios; no tengan miedo de su amor. ¡Abran, de par en par, las puertas a Jesucristo!"; veinte años defendiendo la dignidad y los derechos de todo hombre y mujer; veinte años de tender puentes hacia todos los cristianos; veinte años de constantes llamados a la santidad en la Iglesia; veinte años de solicitud por todas las Iglesias y de confirmar la fe de sus hermanos.

Éste es el Papa que nos visita. El Papa misionero itinerante, que trae una palabra de aliento y esperanza a todos los hombres y mujeres que sufren el azote de la enfermedad y la pobreza, el azote del ateísmo y la crisis de valores: "¡Date cuenta, quienquiera que seas, que eres amado! ¡Advierte que el Evangelio es una invitación a la alegría! ¡No te olvides que tienes un Padre, y que cualquier vida, incluso la que para los hombres es más insignificante, tiene un valor eterno e infinito a sus ojos" (Juan Pablo II, Cruzando el umbral de la esperanza, p. 19).

Consultas

© Copyright 2011. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico