Soporte
San P铆o X, Lamentabili sine exitu
Incrementar tama帽o de fuente Disminuir tama帽o de fuente
Compartir

Sagrada Escritura

8. Hay que juzgar inmunes de toda culpa a quienes no estiman en nada las condenaciones promulgadas por la Sagrada Congregaci贸n del Indice y dem谩s Sagradas Congregaciones Romanas.

9. Los que creen que Dios es verdaderamente autor de la Sagrada Escritura dan prueba de una simplicidad o ignorancia excesivas.

10. La inspiraci贸n de los libros del Antiguo Testamento consiste en que los escritores israelitas transmitieron las doctrinas religiosas bajo un aspecto peculiar poco conocido o ignorado por los paganos.

11. La inspiraci贸n divina no se extiende a toda la Sagrada Escritura de tal modo que preserve de todo error a todas y cada una de sus partes.

12. El ex茅geta, si quiere dedicarse con provecho a los estudios b铆blicos, debe apartar, ante todo, cualquiera preconcebida opini贸n sobre el origen sobrenatural de la Sagrada Escritura e interpretarla no de otro modo que los dem谩s documentos puramente humanos.

13. Fueron los mismos evangelistas y los cristianos de la segunda y tercera generaci贸n quienes elaboraron artificiosamente las par谩bolas del Evangelio; y as铆 explicaron los exiguos frutos de la predicaci贸n de Cristo entre los jud铆os.

14. En muchas narraciones, los Evangelistas contaron no tanto lo que es verdad, cuanto lo que juzgaron m谩s provechoso para sus lectores, aunque fuera falso.

15. Los Evangelios fueron aumentados con continuas adiciones y correcciones hasta que se lleg贸 a un canon definitivo y constituido; en ellos, por ende, no qued贸 sino un tenue e incierto vestigio de la doctrina de Cristo.

16. Las narraciones de San Juan no son propiamente historia, sino una contemplaci贸n m铆stica del Evangelio; los discursos contenidos en su Evangelio son meditaciones teol贸gicas sobre el misterio de la salvaci贸n, destituidas de verdad hist贸rica.

17. El cuarto Evangelio exager贸 los milagros, no s贸lo para que apareciesen m谩s extraordinarios, sino tambi茅n para que resultasen m谩s a prop贸sito a fin de simbolizar la obra y la gloria del Verbo Encarnado.

18. Juan ciertamente reivindica para s铆 el car谩cter de testigo de Cristo; pero en realidad no es sino testigo de la vida cristiana, o de la vida de Cristo en la Iglesia, al terminar el primer siglo.

19. Los exegetas heterodoxos han interpretado el verdadero sentido de las Escrituras con m谩s fidelidad que los exegetas cat贸licos.

Consultas

漏 Copyright 2001. BIBLIOTECA ELECTR脫NICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versi贸n electr贸nica de este documento ha sido realizada integralmente por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos losderechos reservados. La -BEC- est谩 protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par谩metros para su uso. Patrimonio cultural com煤n. Hecho el dep贸sito legal.


Dise帽o web :: Hosting Cat贸lico