Soporte
S.S. Juan Pablo I, Orientaciones para ser buenos
Incrementar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente
Compartir

Orientaciones para ser buenos

Catequesis de S.S. Juan Pablo I durante las audiencias de los miércoles

A mi derecha y a mi izquierda hay cardenales y obispos, hermanos míos en el Episcopado. Yo soy sólo su hermano mayor. Mi saludo afectuoso a ellos y también a sus diócesis.

Recuerdo de Paulo VI

Hace un mes justo, moría en Castelgandolfo Pablo VI, un gran Pontífice, que ha prestado servicios enormes a la Iglesia durante quince años. Los efectos se notan ya ahora en parte, pero creo yo que se verán sobre todo en el futuro. Todos los miércoles venía aquí y hablaba a la gente.

En el Sínodo de 1977 muchos obispos dijeron: «los discursos de los miércoles que pronuncia el Papa Pablo son una auténtica catequesis adecuada al mundo moderno».

Trataré de imitarlo, con la esperanza de poder yo también ayudar de alguna manera a la gente a hacerse más buena. Pero para ser buenos es necesario estar en regla con Dios, con el prójimo y con nosotros mismos.

Los mandamientos de Dios

Ante Dios, la postura justa es la de Abrahán cuando decía: «¡Soy sólo polvo y ceniza ante ti, Señor!». Tenemos que sentirnos pequeños ante Dios. Cuando digo: «Señor, creo», no me avergüenzo de sentirme como un niño ante su madre; a la madre se le cree; yo creo al Señor y creo lo que É1 me ha revelado.

Los mandamientos son un poco más difíciles de cumplir, a veces muy difíciles; pero Dios nos los ha dada no por capricho ni en interés suyo, sino muy al contrario, únicamente en interés nuestro.

Una vez, una persona fue a comprar un automóvil. Él vendedor le hizo notar algunas cosas: Mire que el coche posee condiciones excelentes. trátelo bien: ¿sabe?. gasolina súper en el depósito, y para el motor, aceite del fino. Él otro le contestó: No; para su gobierno le diré que de la gasolina no soporto ni el olor, ni tampoco del aceite; en el depósito pondré champagne que me gusto tanto, y el motor lo untaré de mermelada. Haga Ud. como le parezca, pero no venga con lamentaciones si termina con el coche en un barranco. Él Señor ha hecho algo parecido con nosotros: nos ha dada este cuerpo, animado de un alma inteligente, y una buena voluntad. Y ha dicho: esta máquina es buena, pero trátala bien.

Estos son los mandamientos. Honra al padre y a la madre, no matarás, no te enfadarás, sé delicado, no digas mentiras, no robes... Si fuéramos capaces de cumplir los mandamientos, andaríamos mejor nosotros y andaría mejor también el mundo.

Amor y obediencia a los padres y a los superiores

Y luego, el prójimo...; pero el prójimo está a tres niveles: unos están por encima de nosotros, otros están a nuestro nivel, y otros debajo. Sobre nosotros están nuestros padres. Él catecismo decía: respetarlos, amarlos, obedecerles. Él Papa debe inculcar respeto y obediencia de los hijos a los padres.

Me dicen que están aquí los monaguillos de Malta. Que venga uno, por favor... los monaguillos de Malta, que han prestado servicio durante un mes en San Pedro. Veamos ¿cómo te llamas? --James.--¡James! . Dime, James, ¿no has estado enfermo alguna vez?--No.--¿Nunca?--No.--¿Nunca has estado malo?--No. --Ni siquiera con un poco de fiebre?--No.--¡Qué afortunado! Pero, cuando un niño se pone enfermo, ¿quién le da un poco de caldo, alguna medicina? ¿No es la madre? Pues bien. Después, tú te haces mayor y tu madre envejece; tú te conviertes en un gran señor y tu pobre madre estará enferma en la cama. Entonces, ¿quien le dará a la mamá un poco de leche y medicinas? ¿Quién? --Mis hermanos y yo.--¡Estupendo! Sus hermanos y él, ha dicho. Me gusta. ¿Has entendido?

Pero no sucede así siempre. Yo, de obispo en Venecia, solía ir a voces a visitar asilos de ancianos. Una vez encontré a una enferma, una anciana. «Señora, ¿Cómo está?». --«Bah, comer, como bien; calor, bien también, hay calefacción». --«Entonces, está contenta ¿verdad?».--«No», y casi se echó a llorar. --«Pero, ¿por qué llora?». --«Es que mi nuera y mi hijo no vienen nunca a visitarme. Yo quisiera ver a los nietecitos». No bastan la calefacción, la comida: hay un corazón; es menestar pensar igualmente en el corazón de nuestros ancianos. Él Señor ha dicho que los padres deben ser respetados y amados, también cuando son ancianos.

Y además de los padres, está el Estado, están los superiores. ¿Puede aconsejar el Papa la obediencia? Bossuet, que era un gran obispo, escribió: «Donde ninguno manda, todos mandan. Donde todos mandan, no manda nadie ya, sino el caos». Se ve algo parecido a veces también en este mundo. Respetemos, pues, a los que son superiores.

La justicia y la caridad

Luego están nuestros iguales. Y aquí de costumbre hay dos virtudes que practicar: la justicia y la caridad. Pero la caridad es el alma de la justicia. Hay que amar al prójimo, ¡el Señor nos lo ha recomendado tanto! Yo recomiendo siempre no sólo las grandes caridades, sino las caridades menudas. En un libro titulado «Él arte de ganar amigos», escrito por el americano Carnegie, he leído este episodio insignificante: Una señora tenía quatro hombres en casa: el marido, el hermano y dos hijos ya mayores. Ella se ocupaba de la compra, de lavar y planchar la ropa, de la cocina.... todo ella. Un domingo, llegan a casa. La mesa está preparada, pero en los platos hay sólo un puñado de heno. Protestan y dicen: ¡oh!, pero qué, ¿heno? Y ella dice: «No, todo está preparado. Pero dejadme deciros esto: yo cambio el menú, tengo todo limpio, atiendo todo. Y nunca jamás me habéis dicho ni siquiera una vez: Nos has preparado una comida estupenda. No soy de piedra. Se trabaja más a gusto cuando se ve agradecimiento». Estas son las caridades menudas. En casa todos tenemos alguna persona que espera un detalle nuestro.

Están además los que son más pequeños que nosotros; están los niños, los enfermos, y hasta los pecadores. Como obispo, he estado muy cerca incluso de los que no creen en Dios. Me he convencido de que muchas veces éstos rechazan no a Dios, sino a la idea errónea que de Dios tienen. ¡Cuánta misericordia hay que tener! Y también los que se equivocan... Es necesario de verdad

La mansedumbre y la bondad

Me limito a recomendaros una virtud muy querida del Señor: ha dicho: «Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón».

Corro el riesgo de decir un despropósito. Pero lo digo: el Señor ama tanto la humildad que a veces permite pecados graves. ¿Para qué? Para que quienes los han cometido --estos pecados, digo-- después de arrepentirse lleguen a ser humildes. No viene gana de creerse medio santos, medio ángeles, cuando se sabe que se han cometido faltas graves.

¡Él Señor ha recomendado tanto ser humildes! Aun si habéis hecho cosas grandes, decid: siervos inútiles somos. En cambio la tendencia de todos nosotros es más bien lo contrario: ponerse en primera fila. Humildes, humildes: es la virtud cristiana que a todos toca.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOSâ„¢. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.


Diseño web :: Hosting Católico