Soporte
S.S. Juan Pablo II, Homilía de S.S. Juan Pablo II en la misa dominical, proclamada el 8 de febrero de 1998
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Confiemos en Dios, que guía el destino de la historia con la fuerza de su Espíritu

Homilía de S.S. Juan Pablo II en la misa dominical

8 de febrero de 1998

1. ¬ęNo temas: desde ahora, ser√°s pescador de hombres¬Ľ (Lc 5, 10). El pasaje evang√©lico de hoy nos narra la vocaci√≥n de Sim√≥n Pedro y de los primeros Ap√≥stoles. Despu√©s de haber hablado a la multitud desde la barca de Sim√≥n, Jes√ļs les pide que se alejen de la costa para pescar. Pedro replica manifestando las dificultades que hab√≠an encontrado la noche anterior durante la cual, aun habiendo bregado, no hab√≠an logrado pescar nada. Sin embargo, se f√≠a del Se√Īor y realiza su primer gesto de confianza en √©l: ¬ęPor tu palabra echar√© las redes¬Ľ (Lc 5, 5).

El sucesivo prodigio de la pesca milagrosa es un signo elocuente del poder divino de Jes√ļs y, al mismo tiempo, anuncia la misi√≥n que se confiar√° al Pescador de Galilea, es decir, guiar la barca de la Iglesia en medio de las olas de la historia y recoger con la fuerza del Evangelio una multitud innumerable de hombres y mujeres procedentes de todas las partes del mundo.

La llamada de Pedro y de los primeros Ap√≥stoles es obra de la iniciativa gratuita de Dios a la que responde la libre adhesi√≥n del hombre. Este di√°logo de amor con el Se√Īor ayuda al ser humano a tomar conciencia de sus l√≠mites y, a la vez, del poder de la gracia de Dios, que purifica y renueva la mente y el coraz√≥n: ¬ęNo temas: desde ahora, ser√°s pescador de hombres¬Ľ. El √©xito final de la misi√≥n est√° garantizado por la asistencia divina. Dios es quien lleva todo hacia su pleno cumplimiento. A nosotros se nos pide que confiemos en √©l y que aceptemos d√≥cilmente su voluntad.

2. ¬°No temas! ¬°Cu√°ntas veces el Se√Īor nos repite esta invitaci√≥n! Sobre todo hoy, en una √©poca marcada por grandes incertidumbres y miedos, estas palabras resuenan como una exhortaci√≥n a confiar en Dios, a dirigir nuestra mirada hacia √©l, que gu√≠a el destino de la historia con la fuerza de su Esp√≠ritu, no nos abandona en la prueba y asegura nuestros pasos en la fe.

Amad√≠simos hermanos y hermanas, dejad que esta √≠ntima convicci√≥n impregne vuestra existencia. Dios llama a todos los creyentes a que lo sigan; les pide que se conviertan en cooperadores de su proyecto salv√≠fico. Como Sim√≥n Pedro, tambi√©n nosotros podemos proclamar: ¬ęPor tu palabra echar√© las redes¬Ľ. ¬°Por tu palabra! Su palabra es el Evangelio, mensaje perenne de salvaci√≥n que, si se acoge y vive, transforma la existencia. El d√≠a de nuestro bautismo nos comunicaron esta ¬ębuena nueva¬Ľ que debemos profundizar personalmente y testimoniar con valent√≠a.

La misi√≥n ciudadana, que ya ha entrado en el centro de su celebraci√≥n, pide a todos los cristiano, que proclamen el Evangelio con la palabra, pero sobre todo con la coherencia de su vida. En esta extraordinaria empresa apost√≥lica sentid el apoyo incesante de Jesucristo, nuestro Se√Īor, el primer misionero, enviado por el Padre al mundo.

3. (…)

4. (…)

5. ¬ęAqu√≠ estoy, m√°ndame¬Ľ (Is 6, 8). El relato de la vocaci√≥n de Isa√≠as, que hemos escuchado en la primera lectura, subraya la pronta respuesta del profeta a la llamada del Se√Īor. Despu√©s de contemplar la santidad de Dios y tomar conciencia de las infidelidades del pueblo, Isa√≠as se prepara para la ardua misi√≥n de exhortar al pueblo de Israel a cumplir los grandes compromisos de la alianza, con vistas a la venida del Mes√≠as.

Como sucedi√≥ con el profeta Isa√≠as, proclamar la salvaci√≥n implica para cada creyente redescubrir ante todo la santidad de Dios. ¬ęSanctus, sanctus sanctus¬Ľ, f√≥rmula que se repite en toda celebraci√≥n eucar√≠stica. Quien se encuentra con un cristiano debe poder vislumbrar en √©l, a pesar de la inevitable fragilidad humana, el rostro santo del Alt√≠simo.

La Virgen, morada del Espíritu Santo, nos obtenga el don de una constante adhesión a la llamada divina, y nos ayude especialmente a confiar en él en toda circunstancia, para que podamos colaborar totalmente en su obra de salvación. Amén.

Consultas

© Copyright 2013. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS‚ĄĘ. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico