Soporte
S.S. San Ceferino, Epístola a los obispos de Egipto
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Epístola del papa Ceferino a los obispos de Egipto

Ceferino, obispo de la ciudad de Roma, a los muy queridos hermanos que sirven al Se√Īor en Egipto.

Hemos recibido una gran responsabilidad del Se√Īor, fundador de esta Santa Sede y de la Iglesia Apost√≥lica, y del bienaventurado Pedro, jefe de los ap√≥stoles: el que podamos trabajar con amor infatigable por la Iglesia universal, que fue redimida por la Sangre de Cristo, y as√≠, con autoridad apost√≥lica, apoyar a los que sirven al Se√Īor, y ayudar a todos los que viven devotamente. Todos los que vivan piadosamente en Cristo deben resistir la condenaci√≥n de los imp√≠os y de los extra√Īos, y ser despreciados por est√ļpidos y locos. As√≠ se har√°n mejores y m√°s puros, aquellos que renuncian a las buenas cosas temporales con el fin de ganar las de la eternidad. Pero el desd√©n y la burla de aquellos que os afligen y os desprecian se volver√°n sobre ellos mismos, cuando su abundancia se torne necesidad y su orgullo confusi√≥n.

Sobre el despojo o la expulsión a ciertos obispos.

La sede de los ap√≥stoles ha sido informada por vuestros delegados que algunos de nuestros hermanos, obispos a saberse, est√°n siendo expulsados de sus iglesias y de sus sedes, privados de sus bienes, y llamados a juicio, siendo adem√°s destituidos y maltratados; esto es algo absurdo, ya que las constituciones de los ap√≥stoles y de sus sucesores, as√≠ como los estatutos de los emperadores y las regulaciones de las leyes y la autoridad de la sede de los ap√≥stoles prohiben hacerlo. En efecto, los antiguos estatutos ordenan que los obispos que han sido expulsados y despojados de sus propiedades, deben recobrar sus iglesias, y que, antes que nada, les repongan todas sus propiedades; luego, en segundo lugar, si es que alguien desea acusarlos justamente, lo har√° con un riesgo similar; que los jueces sean discretos, los rectos obispos deben estar en comuni√≥n con la Iglesia, donde deben ser testimonio para cualquiera que parezca que est√° siendo oprimido; que no deben responder hasta que todo lo que les pertenec√≠a les haya sido devuelto a ellos y a sus iglesias por ley, sin detrimento alguno de ella. Tampoco es extra√Īo, hermanos, que os persigan a ustedes si persiguieron hasta la muerte a vuestra Cabeza, Cristo Nuestro Se√Īor. Inclusive las persecuciones deben ser resistidas con paciencia, para que se√°is conocidos como disc√≠pulos suyos, por quien vosotros tambi√©n sufr√≠s. √Čl mismo tambi√©n lo dice. ‚ÄúBienaventurados los perseguidos por causa de la justicia‚ÄĚ 1 . Animados por estos testimonios, no debemos temer la condena de los hombres, ni tampoco dejarnos derrotar por sus vituperios, pues el Se√Īor nos dio este mandamiento por medio del profeta Isa√≠as: ‚ÄúPrestadme o√≠do, vosotros que conoc√©is lo justo, pueblo m√≠o, en cuyo coraz√≥n habita mi ley; no tem√°is el reproche de los hombres, y no os asust√©is de sus injurias‚ÄĚ 2 , y considerando lo que est√° escrito en el Salmo, ‚Äú¬ŅNo es Dios quien debe escrutar esto? porque √Čl conoce los secretos del coraz√≥n?‚ÄĚ 3 ‚Äúy los pensamientos de aquellos hombres, no son m√°s que vanidad‚ÄĚ 4 . S√≥lo hablaban vanidad, cada cual con su pr√≥jimo: con labios enga√Īosos en sus corazones, y hablaron con coraz√≥n malvado. Pero el Se√Īor debe arrancar todo labio enga√Īoso, la lengua que habla cosas orgullosas, que han dicho: ‚ÄúNuestros labios son nuestros ¬Ņqui√©n es el Se√Īor ante nosotros?‚ÄĚ 5 . Pues si recordaran esto constantemente, jam√°s habr√≠an ca√≠do en tal impiedad. Porque ellos no hacen esto por loable y paternal instrucci√≥n, sino de tal modo que puedan descargar sus sentimientos de venganza contra los siervos de Dios. Porque est√° escrito "El camino de un necio es recto ante sus ojos" 6 ; y, ‚ÄúHay caminos que parecen rectos, pero, al cabo, son caminos de muerte‚ÄĚ 7 . Nosotros que sufrimos ahora estas cosas debemos dejarlas al juicio de Dios, quien dar√° a cada hombre seg√ļn sus trabajos; quien ha tronado sobre sus siervos diciendo, ‚ÄúM√≠a es la venganza: yo recompensar√©‚ÄĚ 8 . Por lo tanto, ay√ļdense efectivamente entre vosotros en la buena fe, por medio de actos y con sincero coraz√≥n; no permit√°is que nadie aparte su mano de la ayuda al pr√≥jimo, pues "en esto ‚ÄĒdice el Se√Īor‚ÄĒ conocer√°n todos que sois disc√≠pulos m√≠os: si os ten√©is amor los unos a los otros" 9 . De lo cual habla tambi√©n por medio del profeta, diciendo, "¬°Mirad qu√© bueno y qu√© agradable habitar los hermanos todos en unidad!" 10 . En una morada espiritual, yo lo interpreto as√≠, y en una concordia que est√° en Dios, y en la unidad de la fe que caracteriza a este agradable vivir de acuerdo a la verdad, que en efecto est√° m√°s piadosamente representada en Aar√≥n y los sacerdotes vestidos con honor, con √≥leo sobre la cabeza, nutriendo el m√°s alto entendimiento y guiando hasta la plenitud de la sabidur√≠a. Porque en este habitar, el Se√Īor ha prometido bienaventuranza y vida eterna. Aprehendiendo, por lo tanto, la importancia de este anuncio del profeta, hemos dicho esta palabra fraterna, por amor y de ninguna manera buscando, o queriendo buscar, nuestro propio beneficio. Es por eso que no es bueno pagar detracci√≥n con detracci√≥n, o de acuerdo al proverbio com√ļn, combatir un palo con otro palo. Que no se d√© esto entre nosotros. Tal comportamiento no es el nuestro. Que sea Dios, pues, quien lo prohiba. Por el justo juicio de Dios, a veces los pecadores tienen el poder para perseguir los santos, a fin de que aquellos a los que el Esp√≠ritu de Dios ayuda y sostiene puedan llegar a tener m√°s gloria a trav√©s de la prueba de los sufrimientos. Para aquellas personas que los persiguen, los reprochan y los injurian, habr√° sin duda aflicci√≥n. Desdichados, desdichados aquellos que injurian a los siervos de Dios; porque el perjuicio contra ellos le concierne a Aquel cuyo servicio realizan, y cuyo oficio llevan a cabo. Nosotros rezamos para que sea colocada sobre sus labios una puerta de clausura, porque no deseamos que nadie perezca o se corrompa por sus propios labios, y que no piensen o hagan p√ļblica alguna palabra hiriente con sus labios. Por eso tambi√©n dice el Se√Īor por medio del profeta "Yo me dije, cuidar√© mis maneras, para no pecar con mi lengua" 11 . Que Dios Todopoderoso y su √önico Hijo y Salvador Nuestro, Jesucristo los mueva a que con todos los medios a su alcance auxilien a todos los hermanos en cualquier tribulaci√≥n que sufran durante sus labores, y que estimen sus sufrimientos como suyos. Denles toda la asistencia posible, con hechos y palabras, de modo que se√°is reconocidos como verdaderos disc√≠pulos de Aquel, que nos mand√≥ a todos amar a los hermanos como a nosotros mismos.

Sobre la Ordenación de Presbíteros y Diáconos

La Ordenaci√≥n de Presb√≠teros y Levitas, debe ser llevada a cabo de manera solemne en la ocasi√≥n conveniente, y en la presencia de muchos testigos; y para este servicio presentad hombres probados y sabios, para que os alegr√©is grandemente por su amistad y ayuda. Pongan sin cesar la confianza de vuestros corazones en la bondad de Dios y digan √©stas y las otras palabras divinas a las siguientes generaciones: "Porque este es nuestro Dios por los siglos de los siglos, y √Čl nos guiar√° a la eternidad" 12 . Dado el siete de noviembre durante el consulado de los ilustr√≠simos Saturnino y Galiciano.

La versi√≥n electr√≥nica de este documento no puede ser reproducida p√ļblicamente sin la debida autorizaci√≥n de los poseedores del Copyright.


1

Mt 5,10.

2

Is 51,7.

3

Sal 44, 21.

4

Sal 94,11.

5

Sal 12, 2-4.

6

Prov. 12,15.

7

Prov. 14,12.

8

Rom. 12,19.

9

Jn 13,35.

10

Sal 133,1.

11

Sal 39,1.

12

Sal 48,15.
Consultas

¬© Copyright 2001. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada integralmente por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Patrimonio cultural com√ļn. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico