Soporte
S.S. Pío XI, Casti connubii
Incrementar tama√Īo de fuente Disminuir tama√Īo de fuente
Compartir

Educar y ayudar

39. Tengan, por lo tanto, cuidado los fieles cristianos de no caer en una exagerada independencia de su propio juicio y en una falsa autonom√≠a de la raz√≥n, incluso en ciertas cuestiones que hoy se agitan acerca del matrimonio. Es muy impropio de todo verdadero cristiano confiar con tanta osad√≠a en el poder de su inteligencia, que √ļnicamente preste asentimiento a lo que conoce por razones internas; creer que la Iglesia, destinada por Dios para ense√Īar y regir a todos los pueblos, no est√° bien enterada de las condiciones y cosas actuales; o limitar su consentimiento y obediencia √ļnicamente a cuanto ella propone por medio de las definiciones m√°s solemnes, como si las restantes decisiones de aqu√©lla pudieran ser falsas o no ofrecer motivos suficientes de verdad y honestidad. Por lo contrario, es propio de todo verdadero disc√≠pulo de Jesucristo, sea sabio o ignorante, dejarse gobernar y conducir, en todo lo que se refiere a la fe y a las costumbres, por la santa madre Iglesia, por su supremo Pastor el Romano Pont√≠fice, a quien rige el mismo Jesucristo Se√Īor nuestro.

Debiéndose, pues, ajustar todas las cosas a la ley y a las ideas divinas, para que se obtenga la restauración universal y permanente del matrimonio, es de la mayor importancia que se instruya bien sobre el mismo a los fieles; y esto de palabra y por escrito, no rara vez y superficialmente, sino a menudo y con solidez, con razones profundas y claras, para conseguir de este modo que esta verdades rindan las inteligencias y penetren hasta lo íntimo de los corazones. Sepan y mediten con frecuencia cuán grande sabiduría, santidad y bondad mostró Dios hacia los hombres, tanto al instituir el matrimonio como al protegerlo con leyes sagradas; y mucho más al elevarlo a la admirable dignidad de sacramento, por la cual se abre a los esposos cristianos tan copiosa fuente de gracias, para que casta y fielmente realicen los elevados fines del matrimonio, en provecho propio y de sus hijos, de toda la sociedad civil y de la humanidad entera.

40. Y ya que los nuevos enemigos del matrimonio trabajan con todas sus fuerzas, lo mismo de palabra que con libros, folletos y otros mil medios, para pervertir las inteligencias, corromper los corazones, ridiculizar la castidad matrimonial y enaltecer los vicios más inmundos, con mucha más razón vosotros, Venerables Hermanos, a quienes el Espíritu Santo ha instituido Obispos, para regir la Iglesia de Dios, que ha ganado El con su propia sangre 82 , debéis hacer cuanto esté de vuestra parte, ya por vosotros mismos y por vuestros sacerdotes, ya también por medio de seglares oportunamente escogidos entre los afiliados a la Acción Católica, tan vivamente por Nos deseada y recomendada como auxiliar del apostolado jerárquico, a fin de que, poniendo en juego todos los medios razonables, contrapongáis al error la verdad, a la torpeza del vicio el resplandor de la castidad, a la servidumbre de las pasiones la libertad de los hijos de Dios, a la inicua facilidad de los divorcios la perenne estabilidad del verdadero amor matrimonial y de la inviolable fidelidad, hasta la muerte, en el juramento prestado. Así los fieles rendirán con toda el alma incesantes gracias a Dios por haberles ligado con sus preceptos y haberles movido suavemente a rehuir en absoluto la idolatría de la carne y la servidumbre innoble a que les sujetaría el placer 83 . Asimismo, mirarán con terror y con diligencia suma evitarán aquellas nefandas opiniones que, para deshonor de la dignidad humana, se divulgan en nuestros días, mediante la palabra y la pluma, con el nombre de perfecto matrimonio, y que hacen de semejante matrimonio perfecto no otra cosa que un matrimonio depravado, como se ha dicho con toda justicia y razón.

"Educación fisiológica"

41. Esta saludable instrucción y educación religiosa sobre el matrimonio cristiano dista mucho de aquella exagerada educación fisiológica, por medio de la cual algunos reformadores de la vida conyugal pretenden hoy auxiliar a los esposos, hablándoles de aquellas materias fisiológicas con las cuales, sin embargo, aprenden más bien el arte de pecar con refinamiento que la virtud de vivir castamente.

Por lo cual hacemos Nuestras con sumo agrado, Venerables Hermanos, aquellas palabras que Nuestro predecesor Le√≥n XIII, de f. m., dirig√≠a a los Obispos de todo el orbe en su Enc√≠clica sobre el matrimonio cristiano: Procurad, con todo el esfuerzo y toda la autoridad que pod√°is, conservar en los fieles, encomendados a vuestro cuidado, √≠ntegra e incorrupta la doctrina que nos han comunicado Cristo Se√Īor nuestro y los Ap√≥stoles, int√©rpretes de la voluntad divina, y que la Iglesia cat√≥lica religiosamente ha conservado, imponiendo en todos los tiempos su cumplimiento a todos los cristianos 84 .

"Vivir el sacramento"

42. Mas, como ni aun la mejor instrucci√≥n comunicada por medio de la Iglesia, por muy buena que sea, basta, ella sola, para conformar de nuevo el matrimonio con la ley de Dios, a la instrucci√≥n de la inteligencia es necesario a√Īadir, por parte de los c√≥nyuges, una voluntad firme y decidida de guardar las leyes santas que Dios y la naturaleza han establecido sobre el matrimonio. Sea cual fuere lo que otros, ya de palabra, ya por escrito, quieran afirmar y propagar, se decreta y sanciona para los c√≥nyuges lo siguiente, a saber, que en todo lo que al matrimonio se refiere se sometan a las disposiciones divinas: en prestarse mutuo auxilio, siempre con caridad; en guardar la fidelidad de la castidad; en no atentar jam√°s contra la indisolubilidad del v√≠nculo; en usar los derechos adquiridos por el matrimonio, siempre seg√ļn el sentido y piedad cristiana, sobre todo al principio del matrimonio, a fin de que, si las circunstancias exigiesen despu√©s la continencia, les sea m√°s f√°cil guardarla a cualquiera de los dos, una vez ya acostumbrados a ella.

Mucho les ayudará para conseguir, conservar y poner en práctica esta voluntad decidida, la frecuente consideración de su estado y el recuerdo siempre vivo del Sacramento recibido. Recuerden siempre que para la dignidad y los deberes de dicho estado han sido santificados y fortalecidos con un sacramento peculiar, cuya eficacia persevera siempre, aun cuando no imprima carácter.

A este fin mediten estas palabras verdaderamente consoladoras del santo cardenal Roberto Belarmino, el cual, con otros teólogos de gran nota, así piensa y escribe: Se puede considerar de dos maneras el sacramento del matrimonio: o mientras se celebra, o en cuanto permanece después de su celebración. Porque este sacramento es como la Eucaristía que no solamente es sacramento mientras se confecciona: pues mientras viven los cónyuges, su sociedad es siempre el Sacramento de Cristo y de la Iglesia 85 .

Mas para que la gracia del mismo produzca todo su efecto, como ya hemos advertido, es necesaria la cooperaci√≥n de los c√≥nyuges, y √©sta consiste en que con trabajo y diligencia sinceramente procuren cumplir sus deberes, poniendo todo el empe√Īo que est√© de su parte. Pues as√≠ como en el orden natural para que las fuerzas que Dios ha dado desarrollen todo su vigor es necesario que los hombres apliquen su trabajo y su industria, pues si faltan √©stos jam√°s se obtendr√° provecho alguno, as√≠ tambi√©n las fuerzas de la gracia que, procedentes del sacramento, yacen escondidas en el fondo del alma, han de desarrollarse por el cuidado propio y el propio trabajo de los hombres. No desprecien, por lo tanto, los esposos la gracia propia del sacramento que hay en ellos 86 ; porque despu√©s de haber emprendido la constante observancia de sus obligaciones, aunque sean dif√≠ciles, experimentar√°n cada d√≠a con m√°s eficacia, en s√≠ mismos, la fuerza de aquella gracia.

Y si alguna vez se ven oprimidos m√°s gravemente por trabajos de su estado y de su vida, no decaigan de √°nimo, sino tengan como dicho de alguna manera para s√≠ lo que el ap√≥stol San Pablo, hablando del sacramento del Orden, escrib√≠a a Timoteo, su disc√≠pulo querid√≠simo, que estaba muy agobiado por trabajos y sufrimientos: Te amonesto que resucites la gracia de Dios que hay en ti, la cual te fue dada por la imposici√≥n de mis manos. Pues no nos dio el Se√Īor esp√≠ritu de temor, sino de virtud, de amor y de sobriedad 87 .

"Preparación para él"

43. Todo esto, Venerables Hermanos, depende, en gran parte, de la debida preparaci√≥n para el matrimonio, ya pr√≥xima ya remota. Pues no puede negarse que tanto el fundamento firme del matrimonio feliz como la ruina el desgraciado se preparan y se basan, en los j√≥venes de ambos sexos, ya desde su infancia y de su juventud. Y as√≠ ha de temerse que quienes antes del matrimonio s√≥lo se buscaron a s√≠ mismos y a sus cosas, y condescendieron con sus deseos aun cuando fueran impuros, sean en el matrimonio cuales fueron antes de contraerlo, es decir, que cosechen lo que sembraron 88 ; o sea, tristeza en el hogar dom√©stico, llanto, mutuo desprecio, discordias, aversiones, tedio de la vida com√ļn, y, lo que es peor, encontrarse a s√≠ mismos llenos de pasiones desenfrenadas.

Ac√©rquense, pues, los futuros esposos, bien dispuestos y preparados, al estado matrimonial, y as√≠ podr√°n ayudarse mutuamente, como conviene, en las circunstancias pr√≥speras y adversas de la vida, y, lo que vale m√°s a√ļn, conseguir la vida eterna y la formaci√≥n del hombre interior hasta la plenitud de la edad de Cristo 89 . Esto les ayudar√° tambi√©n para que en orden a sus queridos hijos, se conduzcan como quiso Dios que los padres se portasen con su prole; es decir, que el padre sea verdadero padre y la madre verdadera madre; de suerte que por su amor piadoso y por sus sol√≠citos cuidados, la casa paterna, aunque colocada en este valle de l√°grimas y quiz√°s oprimida por dura pobreza, sea una imagen de aquel para√≠so de delicias en el que coloc√≥ el Creador del g√©nero humano a nuestros primero padres. De aqu√≠ resultar√° que puedan hacer a los hijos hombres perfectos y perfectos cristianos, al imbuirles el genuino esp√≠ritu de la Iglesia cat√≥lica y al infiltrarles, adem√°s, aquel noble afecto y amor a la patria que la gratitud y la piedad del √°nimo exigen.

"Concurso individual"

44. Y así, lo mismo quienes tienen intención de contraer más tarde el sano matrimonio, que quienes se dedican a la educación de la juventud, tengan muy en cuenta tal porvenir, lo preparen alegre e impidan que sea triste, recordando lo que advertíamos en Nuestra Encíclica sobre la educación: Es, pues, menester corregir las inclinaciones desordenadas, fomentar y ordenar las buenas desde la más tierna infancia, y sobre todo hay que iluminar el entendimiento y fortalecer la voluntad con las verdades sobrenaturales y los medios de la gracia, sin la cual no es posible dominar las perversas inclinaciones y alcanzar la debida perfección educativa de la Iglesia, perfecta y completamente dotada por Cristo de la doctrina divina y de los sacramentos, medios eficaces de la gracia 90 .

A la preparaci√≥n pr√≥xima de un buen matrimonio pertenece de una manera especial la diligencia en la elecci√≥n del consorte, porque de aqu√≠ depende en gran parte la felicidad o la infelicidad del futuro matrimonio, ya que un c√≥nyuge puede ser al otro de gran ayuda para llevar la vida conyugal cristianamente, o, por lo contrario, crearle serios peligros y dificultades. Para que no padezcan, pues, por toda la vida las consecuencias de una imprudente elecci√≥n, deliberen seriamente los que deseen casarse antes de elegir la persona con la que han de convivir para siempre; y en esta deliberaci√≥n tengan presente las consecuencias que se derivan del matrimonio: en orden, en primer lugar, a la verdadera religi√≥n de Cristo, y adem√°s en orden a s√≠ mismo, al otro c√≥nyuge, a la futura prole y a la sociedad humana y civil, que nace del matrimonio como de su propia fuente. Imploren con fervor el auxilio divino para que elijan seg√ļn la prudencia cristiana, no llevados por el √≠mpetu ciego y sin freno de la pasi√≥n, ni solamente por razones de lucro o por otro motivo menos noble, sino guiados por un amor recto y verdadero y por un afecto leal hacia el futuro c√≥nyuge, buscando en el matrimonio, precisamente, aquellos fines para los cuales Dios lo ha instituido. No dejen, en fin, de pedir para dicha elecci√≥n el prudente y tan estimable consejo de sus padres, a fin de precaver, con el auxilio del conocimiento m√°s maduro y de la experiencia que ellos tienen en las cosas humanas, toda equivocaci√≥n perniciosa y para conseguir tambi√©n m√°s copiosa la bendici√≥n divina prometida a los que guardan el cuarto mandamiento. Honra a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento en la promesa) para que te vaya bien y tengas larga vida sobre la tierra 91 .

Previsiones sociales

45. Y, porque con frecuencia el cumplimiento perfecto de los mandamientos de Dios y la honestidad del matrimonio se ven expuestos a grandes dificultades, cuando los cónyuges sufran con las angustias de la vida familiar y la escasez de bienes temporales, será necesario atender a remediarles, en estas necesidades, del modo que mejor sea posible.

Para lo cual hay que trabajar, en primer t√©rmino, con todo empe√Īo, a fin de que la sociedad civil, como sabiamente dispuso Nuestro predecesor Le√≥n XIII 92 , establezca un regimen econ√≥mico y social en el que los padres de familia puedan ganar y procurarse lo necesario para alimentarse a s√≠ mismos, a la esposa y a los hijos, seg√ļn las diversas condiciones sociales y locales, pues el que trabaja merece su recompensa 93 . Negar √©sta o disminuirla m√°s de lo debido es gran injusticia y, seg√ļn las Sagradas Escrituras, un grand√≠simo pecado 94 ; como tampoco es l√≠cito establecer salarios tan mezquinos que, atendidas las circunstancias y los tiempos, no sean suficientes para alimentar a la familia.

Procuren, sin embargo, los c√≥nyuges, ya mucho tiempo antes de contraer matrimonio, prevenir o disminuir al menos las dificultades materiales; y cuiden los doctos de ense√Īarles el modo de conseguir esto con eficacia y dignidad. Y, en caso de que no se basten a s√≠ solos, f√ļndense asociaciones privadas o p√ļblicas con que se pueda acudir al socorro de sus necesidades vitales 95 .

46. Cuando con todo esto no se lograse cubrir los gastos que lleva consigo una familia, mayormente cuando √©sta es numerosa o dispone de medios reducidos, exige el amor cristiano que supla la caridad las deficiencias del necesitado, que los ricos en primer lugar presten su ayuda a los pobres, y que cuantos gozan de bienes superfluos no los malgasten o dilapiden, sino que los empleen en socorrer a quienes carecen de lo necesario. Todo el que se desprenda de sus bienes en favor de los pobres recibir√° muy cumplida recompensa en el d√≠a del √ļltimo juicio; pero los que obraren en contrario tendr√°n el castigo que se merecen 96 , pues no es vano el aviso del Ap√≥stol cuando dice: Si alguien tiene bienes de este mundo y, viendo a su hermano en necesidad, cierra las entra√Īas para no compadecerse de √©l, ¬Ņc√≥mo es posible que en √©l resida la caridad de Dios? 97 .


82

Act. 20, 28.

83

Cf. Io. 8, 32 ss.; Gal. 5, 13.

84

Enc. Arcanum.

85

S. Rob. Bellarm. De controversiis t. 2, De Matr. contr. 2, 6.

86

Cf. 1 Tim. 4, 14.

87

2 Tim. 1, 6-7.

88

Cf. Gal. 6, 9.

89

Cf. Eph. 4, 13.

90

Enc. Divini illius Magistri 31 dec. 1929.

91

Eph. 6, 2-3; cf. Ex. 20, 12.

92

Enc. Rerum novarum.

93

Luc. 10, 7.

94

Cf. Deut. 24, 14. 15.

95

Cf. León XIII, enc. Rerum novarum.

96

Mat. 25, 34 ss.

97

1 Io. 3, 17.
Consultas

¬© Copyright 2001. BIBLIOTECA ELECTR√ďNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versi√≥n electr√≥nica de este documento ha sido realizada integralmente por VE MULTIMEDIOS - VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos losderechos reservados. La -BEC- est√° protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben par√°metros para su uso. Patrimonio cultural com√ļn. Hecho el dep√≥sito legal.


Dise√Īo web :: Hosting Cat√≥lico