<< >> Arriba Inicio Contenidos


El martirio, exaltación de la santidad inviolable de la ley de Dios

90. La relación entre fe y moral resplandece con toda su intensidad en el respeto incondicionado que se debe a las exigencias ineludibles de la dignidad personal de cada hombre, exigencias tuteladas por las normas morales que prohíben sin excepción los actos intrínsecamente malos. La universalidad y la inmutabilidad de la norma moral manifiestan y, al mismo tiempo, se ponen al servicio de la absoluta dignidad personal, o sea, de la inviolabilidad del hombre, en cuyo rostro brilla el esplendor de Dios (cf. Gén 9, 5-6).

El no poder aceptar las teorías de las teorías « teleológicas », « consecuencialistas » y « proporcionalistas » que niegan la existencia de normas morales negativas relativas a comportamientos determinados y que son válidas sin excepción, había una confirmación particularmente elocuente en el hecho del martirio cristiano, que siempre ha acompañado y acompaña la vida de la Iglesia.

91. Ya en la Antigua Alianza encontramos admirables testimonios de fidelidad a la ley santa de Dios llevada hasta la aceptación voluntaria de la muerte. Ejemplar es la historia de Susana: a los dos jueces injustos, que la amenazaban con hacerla matar si se negaba a ceder a su pasión impura, responde así: « ¡Qué aprieto me estrecha por todas partes! Si hago esto, es la muerte para mí; si no lo hago, no escaparé de vosotros. Pero es mejor para mí caer en vuestras manos sin haberlo hecho que pecar delante del Señor » (Dan 13, 22-23). Susana, prefiriendo « morir inocente » en manos de los jueces, atestigua no sólo su fe y confianza en Dios sino también su obediencia a la verdad y al orden moral absoluto: con su disponibilidad al martirio, proclama que no es justo hacer lo que la ley de Dios califica como mal para sacar de ello algún bien. Susana elige para sí la « mejor parte »: un testimonio limpidísimo, sin ningún compromiso, de la verdad sobre el bien y del Dios de Israel; de este modo manifiesta en sus actos la santidad de Dios.

En los umbrales del Nuevo Testamento, Juan el Bautista, rehusando no proclamar la ley del Señor y aliarse con el mal, « murió mártir de la verdad y la justicia » [142] y así fue precursor del Mesías incluso en el martirio (cf. Mc 6, 17-29). Por esto, « fue encerrado en la oscuridad de la cárcel aquél que vino a testimoniar la luz y que de la misma luz, que es Cristo, mereció ser llamado lámpara que arde e ilumina... Y fue bautizado en la propia sangre aquél a quien se le había concedido bautizar al Redentor del mundo ».[143]

En la Nueva Alianza se encuentran numerosos testimonios de seguidores de Cristo --comenzando por el diácono Esteban (cf. Act 6, 8-7, 60) y el apóstol Santiago (cf. Act 12, 1-2)-- que murieron mártires por confesar su fe y su amor al Maestro y por no renegar de él. En esto han seguido al Señor Jesús, que ante Caifás y Pilato, « rindió tan solemne testimonio » (1 Tim 6, 13), confirmando la verdad de su mensaje con el don de la vida. Otros innumerables mártires aceptaron las persecuciones y la muerte antes que hacer el gesto idolátrico de quemar incienso ante la estatua del Emperador (cf. Ap 13, 7-10). Incluso rechazaron el simular semejante culto, dando así ejemplo del rechazo también de un comportamiento concreto contrario al amor de Dios y al testimonio de la fe. Con la obediencia, ellos confían y entregan, igual que Cristo, su vida al Padre, que podía liberarlos de la muerte (cf. Heb 5, 7).

La Iglesia propone el ejemplo de numerosos santos y santas, que han testimoniado y defendido la verdad moral hasta el martirio o han preferido la muerte antes que cometer un solo pecado mortal. Elevándolos al honor de los altares, la Iglesia ha canonizado su testimonio y declaró verdadero su juicio, según el cual el amor implica obligatoriamente el respeto de sus mandamientos, incluso en las circunstancias más graves, y el rechazo de traicionarlos, aunque fuera con la intención de salvar la propia vida.

92. En el martirio, como confirmación de la inviolabilidad del orden moral, resplandecen la santidad de la ley de Dios y a la vez la intangibilidad de la dignidad personal del hombre, creado a imagen y semejanza de Dios. Es una dignidad que nunca se puede envilecer o contrastar, aunque sea con buenas intenciones, cualesquiera que sean las dificultades. Jesús nos exhorta con la máxima severidad: « ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si arruina su vida? ». (Mc 8, 36).

El martirio demuestra como ilusorio y falso todo « significado humano » que se pretendiese atribuir, aunque fuera en condiciones « excepcionales », a un acto en sí mismo moralmente malo; más aún, manifiesta abiertamente su verdadero rostro: el de una violación de la « humanidad » del hombre, antes aún en quien lo realiza que no en quien lo padece.[144] El martirio es, pues, también exaltación de la perfecta « humanidad » y de la verdadera « vida » de la persona, como atestigua san Ignacio de Antioquía dirigiéndose a los cristianos de Roma, lugar de su martirio: « Por favor, hermanos, no me privéis de esta vida, no queráis que muera... dejad que pueda contemplar la luz; entonces seré hombre en pleno sentido. Permitid que imite la pasión de mi Dios ».[145]

93. Finalmente, el martirio es un signo preclaro de la santidad de la Iglesia: la fidelidad a la ley santa de Dios, atestiguada con la muerte es anuncio solemne y compromiso misionero « usque ad sanguinem » para que el esplendor de la verdad moral no sea ofuscado en las costumbres y en la mentalidad de las personas y de la sociedad. Semejante testimonio tiene un valor extraordinario a fin de que no sólo en la sociedad civil sino incluso dentro de las mismas comunidades eclesiales no se caiga en la crisis más peligrosa que puede afectar al hombre: la confusión del bien y del mal, que hace imposible construir y conservar el orden moral de los individuos y de las comunidades. Los mártires, y de manera más amplia todos los santos en la Iglesia, con el ejemplo elocuente y fascinador de una vida transfigurada totalmente por el esplendor de la verdad moral, iluminan cada época de la historia despertando el sentido moral. Dando testimonio del bien, ellos representan un reproche viviente a cuantos trasgreden la ley (cf. Sab 2, 2) y hacen resonar con permanente actualidad las palabras del profeta: « ¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad; que dan amargo por dulce, y dulce por amargo! » (Is 5, 20).

Si el martirio es el testimonio culminante de la verdad moral, al que relativamente pocos son llamados, existe no obstante un testimonio de coherencia que todos los cristianos deben estar dispuestos a dar cada día, incluso a costa de sufrimientos y de grandes sacrificios. En efecto, ante las múltiples dificultades, que incluso en las circunstancias más ordinarias puede exigir la fidelidad al orden moral, el cristiano, implorando con su oración la gracia de Dios, está llamado a una entrega a veces heroica. Le sostiene la virtud de la fortaleza, que --como enseña san Gregorio Magno-- le capacita a « amar las dificultades de este mundo a la vista del premio eterno ».[146]

94. En el dar testimonio del bien moral absoluto los cristianos no están solos. Encuentran una confirmación en el sentido moral de los pueblos y en las grandes tradiciones religiosas y sapienciales del Occidente y del Oriente, que ponen de relieve la acción interior y misteriosa del Espíritu de Dios. Pueda aplicarse a todos la expresión del poeta latino Juvenal: « Considera el mayor crimen preferir la supervivencia al pudor y, por amor de la vida, perder el sentido del vivir ».[147] La voz de la conciencia ha recordado siempre sin ambigüedad que hay verdades y valores morales por los cuales se debe estar dispuestos a dar incluso la vida. En la palabra y sobre todo en el sacrificio de la vida por el valor moral, la Iglesia da el mismo testimonio de aquella verdad que, presente ya en la creación, resplandece plenamente en el rostro de Cristo: « Sabemos --dice san Justino-- que también han sido odiados y matados aquellos que han seguido las doctrinas de los estoicos, por el hecho de que han demostrado sabiduría al menos en la formulación de la doctrina moral, gracias a la semilla del Verbo que está en toda raza humana ».[148]

[142] Missale Romanum, In Passione S. Ionnis Baptiste, Oración Colecta.

[143] S. Beda el Venerable, Homeliarum Evangelii Libri, II, 23; CCL 122, 556-557.

[144] Cf. Conc. Ecum. Vat, II, Const. past. sobre la Iglesia en el mundo actual Gaudium et spes, 27.

[145] Ad Romanos, VI, 2-3: Patres Apostolici , ed. F.X. Funk, I, 260-261.

[146] Moralia in Job, VII, 21, 24: PL 75, 778.

[147] « Summun crede nefas animam praeferre pudori/ et propter vitam vivendi perdere causas »: Satirae, VIII. 83-84.

[148] Apologia II , 8: PG 6, 457-458.


<< >> Arriba Inicio Contenidos