<< >> Arriba Inicio Contenidos


« He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo » (Mt 28, 20)

25. El coloquio de Jesús con el joven rico continúa, en cierto sentido, en cada época de la historia; también hoy. La pregunta: « Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir la vida eterna? » brota en el corazón de todo hombre, y es siempre y sólo Cristo quien ofrece la respuesta plena y definitiva. El Maestro que enseña los mandamientos de Dios, que invita al seguimiento y da la gracia para una vida nueva, está siempre presente y operante en medio de nosotros, según su promesa: « He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo » (Mt 28, 20). La contemporaneidad de Cristo respecto al hombre de cada época se realiza en el cuerpo vivo de la Iglesia. Por esto el Señor prometió a sus discípulos el Espíritu Santo, que les « recordaría » y les haría comprender sus mandamientos (cf. Jn 14, 26), y, al mismo tiempo, sería el principio fontal de una vida nueva para el mundo (cf. Jn 3, 5-8; Rom 8, 1-13).

Las prescripciones morales, impartidas por Dios en la Antigua Alianza y perfeccionadas en la Nueva y Eterna en la persona misma del Hijo de Dios hecho hombre, deben ser custodiadas fielmente y actualizadas permanentemente en las diferentes culturas a lo largo de la historia. La tarea de su interpretación ha sido confiada por Jesús a los Apóstoles y a sus sucesores, con la asistencia especial del Espíritu de la verdad: « Quien a vosotros os escucha, a mi me escucha » (Lc 10, 16). Con la luz y la fuerza de este Espíritu, los Apóstoles cumplieron la misión de predicar el Evangelio y señalar el « camino » del Señor (cf. Act 18, 25), enseñando ante todo el seguimiento y la imitación de Cristo: « Para mí la vida es Cristo » (Flp 1, 21).

26. En la catequesis moral de los Apóstoles, junto a exhortaciones e indicaciones relacionadas con el contexto histórico y cultural, hay una enseñanza ética con precisas normas de comportamiento. Es cuanto emerge en sus Cartas, que contienen la interpretación --bajo la guía del Espíritu Santo-- de los preceptos del Señor que hay que vivir en las diversas circunstancias culturales (cf. Rom 12, 15; 1 Cor 11-14; Gál 5-6; Ef 4-6; Col 3-4; 1 Pe y Sant). Encargados de predicar el Evangelio, los Apóstoles, en virtud de su responsabilidad pastoral, vigilaron, desde los orígenes de la Iglesia, sobre la recta conducta de los cristianos,[35] a la vez que vigilaron sobre la pureza de la fe y la transmisión de los dones divinos mediante los sacramentos.[36] Los primeros cristianos, provenientes tanto del pueblo judío como de la gentilidad, se diferenciaban de los paganos no sólo por su fe y su liturgia, sino también por el testimonio de su conducta moral, inspirada en la Ley Nueva.[37] En efecto, la Iglesia es a la vez comunión de fe y de vida; su norma es « la fe que actúa por la caridad » (Gál 5, 6).

Ninguna laceración debe atentar contra la armonía entre la fe y la vida: la unidad de la Iglesia es herida no sólo por los cristianos que rechazan o falsean la verdad de la fe, sino también por aquéllos que desconocen las obligaciones morales a las que los llama el Evangelio (cf. 1 Cor 5, 9-13). Los Apóstoles rechazaron con decisión toda disociación entre el compromiso del corazón y las acciones que lo expresan y demuestran (cf. 1 Jn 2, 3-6). Y desde los tiempos apostólicos, los Pastores de la Iglesia han denunciado con claridad los modos de actuar de aquéllos que eran instigadores de divisiones con sus enseñanzas o sus comportamientos.[38]

27. Promover y custodiar, en la unidad de la Iglesia, la fe y la vida moral es la misión confiada por Jesús a los Apóstoles (cf. Mt 28, 19-20), la cual se continúa en el ministerio de sus sucesores. Es cuanto se encuentra en la Tradición viva, mediante la cual --como afirma el Concilio Vaticano II-- « la Iglesia con su enseñanza, su vida, su culto, conserva y transmite a todas las edades lo que es y lo que cree. Esta Tradición apostólica va creciendo en la Iglesia con la ayuda del Espíritu Santo ».[39] En el Espíritu, la Iglesia acoge y transmite la Escritura como testimonio de las « maravillas » que Dios ha hecho en la historia (cf. Lc 1, 49), confiesa la verdad del Verbo hecho carne con los labios de los Padres y de los Doctores, practica sus preceptos y la caridad en la vida de los Santos y de las Santas, y en el sacrificio de los Mártires, celebra su esperanza en la Liturgia. Mediante la Tradición los cristianos reciben « la voz viva del Evangelio »,[40] como expresión fiel de la sabiduría y de la voluntad divina.

Dentro de la Tradición se desarrolla, con la asistencia del Espíritu Santo, la interpretación auténtica de la ley del Señor. El mismo Espíritu, que está en el origen de la Revelación, de los mandamientos y de las enseñanzas de Jesús, garantiza que sean custodiados santamente, expuestos fielmente y aplicados correctamente en el correr de los tiempos y las circunstancias. Esta « actualización » de los mandamientos es signo y fruto de una penetración más profunda de la Revelación y de una comprensión de las nuevas situaciones históricas y culturales bajo la luz de la fe. Sin embargo, aquélla no puede más que confirmar la validez permanente de la revelación e insertarse en la estela de la interpretación que de él da la gran Tradición de enseñanzas y vida de la Iglesia, de lo cual son testigos la doctrina de los Padres, la vida de los Santos, la liturgia de la Iglesia y la enseñanza del Magisterio.

Además, como afirma de modo particular el Concilio, « el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo ».[41] De este modo, la Iglesia, con su vida y su enseñanza, se presenta como « columna y fundamento de la verdad » (1 Tim 3, 15), también de la verdad sobre el obrar moral. En efecto, « compete siempre y en todo lugar a la Iglesia proclamar los principios morales, incluso los referentes al orden social, así como dar su juicio sobre cualesquiera asuntos humanos, en la medida en que lo exijan los derechos fundamentales de la persona humana o la salvación de las almas ».[42]

Precisamente sobre los interrogantes que caracterizan hoy la discusión moral y en torno a los cuales se han desarrollado nuevas tendencias y teorías, el Magisterio, en fidelidad a Jesucristo y en continuidad con la tradición de la Iglesia, siente más urgente el deber de ofrecer el propio discernimiento y enseñanza, para ayudar al hombre en su camino hacia la verdadera libertad.

[35] Cf. S. Ireneo, Adversus haereses, IV, 26, 2-5: Sch 100/2, 718-729.

[36] Cf. S. Justino, Apología, I, 66: PG 6, 427-430.

[37] Cf. 1 Pe 2, 12 SS.; Didajé, II, 2: Patres Apostolici, ed. F. X. FUNK, I, 6-9; Clemente De Alejandría, Paedagogus, I, 10; II,10: PG 8, 355-364; 497-536; Tertuliano, Apologeticum, IX, 8: CSEL, 69, 24.

[38] Cf. S. Ignacio de Antioquía, Ad Magnesios, VI, 1-2: Patres Apostolci, ed. F. X. FUNK, I, 234-235; S. Ireneo, Adversus haereses, IV, 33, 1.6.7: SCh 100/2, 802-805; 814-815; 816-819.

[39] Const dogm. sobre la divina revelación Dei Verbum, 8.

[40] Cf. ibid.

[41] Ibid., 10.

[42] Código de Derecho Canónico, can. 747 SS 2.


<< >> Arriba Inicio Contenidos