<< >>


El paradójico siglo XX

El siglo XX empezó con una seria preocupación por las consecuencias del desarrollo industrial. Sobre todo se fijaba la atención en las condiciones de trabajo, con el crecimiento de la automatización y su ambiente frío y mecánico. Así, la primera mitad del siglo XX vio desarrollarse una reflexión de un tono marcadamente pesimista. Desde diversos campos se lanzaron voces de alarma contra el desarrollo que estaba alcanzando la técnica y que se veía como deshumanizante[5]. De esto se hace eco también el ambiente literario, como se puede ver por ejemplo en la dramática imagen que pinta Ernst Jünger en su novela Abejas de cristal[6]. Aunque quizá la palma se la lleven los autores de las novelas de la llamada utopía negativa que hacen de la tecnología el vehículo para nuevas y en verdad espeluznantes esclavitudes. Se pueden mencionar en este género: Señor del mundo de R.H. Benson (1900), Un mundo feliz de Aldous Huxley (1931), 1984 de George Orwell[7] (1948), Fahrenheit 451 de Ray Bradbury (1951), Limbo de Bernard Wolfe (1952), Mercaderes del espacio de Frederic Pool y C.M. Kornbluth (1953).

Así, la primera mitad del siglo XX verá una creciente preocupación por las consecuencias negativas de la técnica. Pensadores de diversos orígenes y de distintas tendencias se manifestarán sobre el asunto. Entre los más destacados y conocidos se pueden mencionar: Oswald Spengler[8], Martín Heidegger[9], José Ortega y Gasset[10], los pensadores de la Escuela de Frankfurt --Max Horkheimer[11], Theodor W. Adorno[12] y Herbert Marcuse[13], a los que se sumará después Jürgen Habermas[14]--, Lewis Mumford[15], Harold Innis[16]. Se podrían nombrar a muchos más, como Karl Jaspers, Ernst Bloch, Ludwig Wittgenstein, Jean Paul Sartre y John Dewey. Ya casi como una bisagra entre la primera y la segunda etapa se puede mencionar al francés Jacques Ellul[17], y sobre todo al canadiense Marshall McLuhan[18].

Desde una reflexión más centrada en la fe cabe destacar entre los pioneros de una reflexión orgánica a Friedrich Dessauer[19], así como a Gabriel Marcel[20], pero quizá sobre todo a Romano Guardini con sus reflexiones teológicas marcadamente pesimistas sobre el fenómeno de la tecnología en sus famosas Cartas desde el lago Como[21]. Algunos como Guardini ya en la década de los 20 llamaron a nuestro tiempo la «era de la tecnología»[22].

A partir de la década de los 60 empieza a darse un giro importante en el planteamiento del tema de la tecnología. Desde entonces la reflexión se dispara y se sale del cauce de la literatura, la filosofía y la sociología en el que se había movido hasta ese momento. Se podría decir que en este tiempo adquiere un carácter más popular y al mismo tiempo se difunde una línea de análisis más propiamente técnico. Es éste un período en que la tecnología empieza a colocarse en un lugar cada vez más importante en la sociedad. De esta manera, junto a los aprensivos y a los críticos de la tecnología empiezan a aparecer quienes ven con entusiasmo el desarrollo tecnológico. Y, entre ambos extremos, aparece una vasta variedad de posiciones con multiplicidad de matices y enfoques.

La lista de quienes se están dedicando al análisis del fenómeno tecnológico y su impacto en la sociedad hodierna es en la actualidad amplísima. Ella crece día a día, como se puede ver en un rápido paseo por las bibliotecas o por el universo de la Internet. Son muchos los autores que están reflexionando sobre lo que es la tecnología y sobre su influjo en el ser humano y en la configuración de lo que podríamos llamar la cultura adveniente. Revistas como Newsweek o el magazine del New York Times han dedicado centenares de páginas a tratar el tema. Esto es particularmente notorio en los Estados Unidos, donde se vienen multiplicando los web-sites sobre tecnología. Se podrían mencionar, en una lista muy incompleta, por lo menos a los siguientes: Georges Friedmann[23], Joseph Weizenbaum[24], David Bolter[25], Howard Rheingold[26], Jeremy Rifkin[27], Andrew Feenberg[28], Don Ihde[29], Neil Postman[30], Paul Virilio[31], George Gilder[32], Kevin Kelly[33], Nicholas Negroponte[34], Bill Gates[35], Michael Dertouzos[36], Sherry Turkle[37], Mark Slouka[38], Clifford Stoll[39], Paul Delany y George P. Landow[40].

[5]Debe recordarse que el fenómeno de la llamada primera revolución industrial a principios del siglo XIX despertaba ya entonces la atención sobre la incidencia de los avances mecánicos y técnicos en desmedro de los puestos de trabajo y también como factor de decisiva incidencia en la cuestión social.

[6]Ver Ernst Jünger, Abejas de cristal (1957), Plaza & Janés, Barcelona 1963.

[7] Seudónimo del autor angloparlante Eric Blair.

[8]Ver Oswald Spengler, El hombre y la técnica, Editorial Ver, Buenos Aires 1963.

[9]Ver Martín Heidegger, La pregunta por la técnica (1954), Editorial Universitaria, Santiago 1984.

[10]Ver José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas, Revista de Occidente, Madrid 421972; y Meditación sobre la técnica, en Obras completas de José Ortega y Gasset, Revista de Occidente, Madrid 51961, t. V, pp. 319ss.

[11]Ver M. Horkheimer, Crítica de la razón instrumental, Sur, Buenos Aires 1969.

[12]Ver M. Horkheimer - Th.W. Adorno, Dialéctica del Iluminismo, Buenos Aires 1970.

[13]Ver Herbert Marcuse, El hombre unidimensional, Seix Barral, Barcelona 1971.

[14]Ver Jürgen Habermas, Ciencia y técnica como ideología, Tecnos, Madrid 1986.

[15]Ver Lewis Mumford, Técnica y civilización (1934), Alianza Editorial, Madrid 1971; y El mito de la máquina (1967), Emecé, Buenos Aires 1969.

[16]Ver Harold A. Innis, The Bias of Communication, University of Toronto Press, Toronto 1951.

[17]Ver Jacques Ellul, The Technological Society, Vintage Books, Nueva York 1964.

[18]Ver Marshall McLuhan, La galaxia Gutenberg. Génesis del "Homo typographicus" (1962), Círculo de Lectores, Madrid 1993; Understanding Media. The Extensions of Man (1964), MIT Press, Cambridge 1994.

[19]Friedrich Dessauer (1881-1963) es reconocido como uno de los iniciadores de la filosofía de la técnica. Su oposición a Hitler lo llevó al destierro. Es importante sobre el tema su obra Filosofía de la técnica publicada en alemán en 1927.

[20]Ver Gabriel Marcel, Decadencia de la sabiduría, Emecé, Buenos Aires 1955.

[21]Romano Guardini, Letters from Lake Como. Explorations in Technology and the Human Race, Eedermans, Michigan 1994. Estas cartas aparecieron originalmente en la revista «Schildgenossen» entre 1923 y 1925. Fueron luego recogidas en un tomo por el autor en 1926 y reeditadas en 1960, manteniéndose su redacción inicial.

[22]Allí mismo, p. 82.

[23]Ver Georges Friedmann, El hombre y la técnica (1966), Ariel, Barcelona 1970, p. 124.

[24]Ver Joseph Weizenbaum, Computer Power and Human Reason. From Judgment to Calculation, W.H. Freeman, Nueva York 1976.

[25]Ver J. David Bolter, Turing's Man. Western Culture in the Computer Age, University of North Carolina Press, Chapel Hill 1984.

[26]Ver Howard Rheingold, Tolls for Thought: The People and Ideas of the next Computer Revolution, originalmente publicado por Simon & Schuster, Nueva York 1985.

[27]Ver Jeremy Rifkin, Las guerras del tiempo. El conflicto fundamental de la Historia Humana (1987), Sudamericana, Buenos Aires 1989.

[28]Ver Andrew Feenberg, Critical Theory of Technology, Oxford University, Nueva York 1991.

[29]Ver Don Ihde, Technology and the Lifeworld. From Garden to Earth, Indiana University Press, Indianápolis 1990.

[30]Ver Neil Postman, Tecnópolis (1992), Círculo de Lectores, Madrid 1994. La obra fue originalmente publicada en inglés con el título: Technopoly. La traducción al castellano por Tecnópolis cambia un poco el sentido original del inglés.

[31]Ver Paul Virilio, The Art of the Motor (1993), University of Minnesota, Minneápolis 1995.

[32]Ver George Gilder, Life after Television. The Coming Transformation of Media and American Life (revised edition), W.W. Norton & Company, Nueva York-Londres 1994.

[33]Ver Kevin Kelly, Out of Control. The New Biology of Machines, Social Systems, and the Economic World, Addison-Wesley, Nueva York 1994.

[34]Ver Nicholas Negroponte, Being Digital, Vintage Books, Nueva York 1995, pp. 163ss.

[35]Ver Bill Gates, The road ahead (completely revised and up-to-date), Penguin Books, Nueva York 1996.

[36]Ver Michael L. Dertouzos, What will be. How the New World of Information will change our Lifes, Harper Edge, Nueva York 1997.

[37]Ver Sherry Turkle, Life on the Screen. Identity in the Age of the Internet, Simon & Schuster, Nueva York 1995.

[38]Ver Mark Slouka, War of the Worlds. Cyberspace and the High-Tech Assault on Reality, HarperCollins, Nueva York 1995.

[39]Ver Clifford Stoll, Silicon Snake Oil. Second Thoughts on the Information Highway, Anchor Books, Nueva York 1996.

[40]Ver Paul Delany and George P. Landow, Hypermedia and Literary Studies, MIT Press, Cambridge 1991.


<< >>

Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

VE autoriza la reproducción total o parcial del presente documento sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, pidiendo que se consigne la fuente: "doig, Klinge, Germán, Tecnología, utopía y cultura, en Vida y Espiritualidad, VE, mayo-agosto 1997, año 12, Nro. 37, p. 51".&