<< >> Up Título Contenidos

Conclusión

41,4. Puesto que son muchas las palabras del Señor que anuncian a un solo y el mismo Padre Creador de este mundo, era necesario que nos explayásemos ampliamente en refutar a quienes están atrapados en muchos errores, con la esperanza de que, habiendo sido rebatidos de tantas maneras, se conviertan a la verdad y puedan salvarse. Mas es preciso que a todo este escrito, en seguida de las palabras del Señor, añadamos también la doctrina de Pablo y examinemos su enseñanza. Al exponer al Apóstol, aclaramos todos aquellos dichos de Pablo que los herejes, [1118] o no han entendido en absoluto, o han explicado optando por otras interpretaciones. De este modo ponemos en evidencia su insensata demencia y, a partir del mismo Pablo, del cual toman ocasión para cuestionarnos, desenmascaramos sus mentiras al exponer cómo el Apóstol predicó la verdad, y que todo cuanto enseñó concuerda con ella: que uno solo es el Dios Padre que habló a Abraham, envió de antemano a los profetas, en los últimos tiempos envió a su Hijo, y otorga la salvación a su plasma, que es la substancia de la carne.

Por consiguiente, en el próximo libro expondremos las restantes palabras del Señor mediante las cuales, en forma directa y sin parábolas, enseñó la doctrina sobre el Padre. En seguida agregaremos una exposición acerca de las cartas del Santo Apóstol. Con esta útima tarea te ofreceremos un trabajo completo de <<denuncia y refutación de la falsa gnosis>>. A ti y a nosotros estos cinco libros nos servirán de ejercicio para rebatir a todos los herejes.


<< >> Up Título Contenidos