Está en el inicio >> Contenidos


«SEDES SAPIENTAE»
SOBRE LA FORMACIÓN RELIGIOSA

Constitución Apostólica del Papa Pío XII promulgada el 31 de mayo de 1956

 

Todo un año santo hemos consagrado a la veneración de la santísima Virgen María, Sede de la Sabiduría, Madre de Dios, Señor de las Ciencias[1], y Reina de los Apóstoles[2]. No sin razón es Ella considerada como la Madre, y especialmente la Formadora, de todos los que abrazan los estados de aspirar a la perfección y que, además, desean servir en el ejército apostólico de Cristo, Sumo Sacerdote. Y en verdad que tienen necesidad de su dirección y auxilio para aplicarse con eficacia a la preparación y a la formación de tan grande y tan sublime vocación que es, al mismo tiempo, religiosa, apostólica y sacerdotal. ¿No es Ella la que ha sido constituida como Medianera de todas las gracias santificantes? Con toda razón se la denomina Madre y Reina del sacerdocio católico y del apostolado. Imploramos, pues, su favor para que, luego de haber sido la Medianera de la luz celestial en el establecer las reglas presentes, conceda también su auxilio y patrocinio a los que tienen el deber de llevarlas a buen término.


I. LA VOCACIÓN RELIGIOSA

II. LA TAREA DE LOS EDUCADORES

III. LA FORMACIÓN INTELECTUAL


[1] Cf. 1 Reg. (1 Sam.) 2, 3.

[2] Litan. lauret.

Está en el inicio >> Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™ .